alkarren barri 164

Click here to load reader

  • date post

    21-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    229
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Cocinando contra una crisis permanente Comedores sociales 60. urteurrenean Mensaje de los Obispos ante la crisis Etiopía III parte: Nº 164 urtarrila 2009

Transcript of alkarren barri 164

  • 60. urteurrenean

    Eliza eta GizaEskubideak

    N

    164

    urta

    rrila

    200

    9

    Comedores sociales

    Cocinando contra una crisis permanente

    Etiopa III parte:La sonrisa

    de los supervivientes

    Mensaje de los Obispos ante la crisis

    Austeridad y solidaridad

  • Edita: Delegacin de Medios de ComunicacinSocial de la Dicesis de Bilbao. Director: Federico Merino Prez.Secretaria de redaccin y administracin:Begoa Kareaga Menika.Redaccin: Fernan Gorrotxategi.Diseo: Suspergintza Elkartea. Imprime: Berekintza.N Depsito legal: BI-523-00

    Suscripcin anual: 16 euros por envoindividualizado y 14,5 euros por envo devarios nmeros a una misma direccin

    Virgen de Begoa, 38. 48006 BilbaoTfno. 94 466 79 34 / 33Fax 94 466 79 71E-mail:komunika@bizkeliza.org Comunicacin/Alkarren Barri es unarevista con contenidos de mbitodiocesano. La Direccin de C/AB slose compremete a publicar aquellasinformaciones y artculos que hayansido solicitados y se envenexclusivamente a esta revista. Las informaciones y dossiers firmados,que contienen valoraciones, igual quelos artculos de opinin y las respuestasen entrevistas, son responsabilidad desus autores.

    El Tiempo Libre Cristiano:Un buen espacio para latransmisin de la fe 20

    indiceaurkibidea

    As se sirve un men solidario18

    Austeridad ysolidaridad desde la

    justicia y la caridad4

    Plan de choquepara tiempos

    de crisis8

    Iglesia y DerechosHumanos6

    22 Bizkaia Irratia, Lauaxeta saria jaso dau

    29 Etiopa III parte: La sonrisa de lossupervivientes

    San Pablo y laactualidad de sulegado 14

    Rwanda, etsipenarigaina hartzekolehian

    26

  • comunicacinalkarrenbarri n164

    urtarrila20093

    Querido Jess: En carnaval mevoy a disfrazar de diablo. No te impor-ta, verdad?

    Miguel.

    Querido Nio Jess: Cuando tupadre hizo el universo, no era mejorque en vez del domingo hubiera des-cansado los das de cole?

    Enrique.

    Querido Nio Jess, gracias por elhermanito, pero yo lo que haba pedidoera un perro.

    Gianluca.

    Querido Jess, Cmo es que hac-as tantos milagros antiguamente yahora ya no los haces?

    Jacobo.

    Querido Jess: Cuando hiciste alprimer hombre, funcionaba biencomo nosotros ahora?

    Toms.

    Querido Nio Jess: Est bien quehagas tantas religiones, pero no teconfundes nunca?

    Francisco.

    Querido Nio Jess,Cmo es que no has inventado

    algn animal en los ltimos tiempos?Tenemos los de siempre.

    Laura.

    Querido Nio Jess:Me gustara que hicieras gente

    que no se rompa tanto. A m ya me hanpuesto tres puntos y una inyeccin.

    Sandra.

    Querido Nio Jess: A lo mejorCan y Abel no se mataban si hubierantenido una habitacin cada uno. Conmi hermano funciona.

    Lorenzo.

    Querido Nio Jess: T cmosabas que eras Dios?

    Carlos.

    QueridoNio Jess: Por favor,mndame un cachorrito. Nunca te hepedido nada, lo puedes comprobar.

    Bruno.

    Querido Nio Jess, me gustamucho el padrenuestro. Se te ocurrienseguida o lo tuviste que hacer variasveces? Yo siempre que escribo algo lotengo que repetir.

    Andrea.

    Querido Nio Jess, por favor ponun poco de vacaciones entre Navidad ySemana Santa. Es que ahora en mediono hay nada. Marco.

    Querido Jess, te mando una poesa:Te quiero porque con lo que nos dasVivir nos hars,Pero me tienes que decirpor qu nos dejas morir?

    Daniel (8 aos)

    Hay lugares donde la carta en vez de escri-

    brsela a los Reyes Magos, con la nica inten-

    cin de pedir regalos, se la escriben al nio

    del pesebre, disimulando el mismo inters

    en los regalos pero con alguna que otra con-

    sideracin tan infantil como profunda. En

    estos das ha circulado por Internet una

    recopilacin de misivas llenas de simptica

    teologa. Verdad o mentira, resultan tan

    interesantes como divertidas, lo suficiente

    como para colocar algunas de ellas como

    regalo impreso al principio de la revista.

  • com

    unic

    aci

    nalk

    arre

    nbar

    ri n

    164

    Este ao lo vivimos en el contexto de una profundacrisis econmica que afecta de modo particular a las eco-nomas ms modestas. Por este motivo, queremos ofre-ceros unas reflexiones que nos ayuden a vivir estas fies-tas conforme a lo que realmente celebramos. No preten-demos analizar en detalle las causas y el alcance de estacrisis, pero vemos oportuno realizar las siguientes consi-deraciones:

    1. En el origen de la crisis, adems de los problemastcnicos, se encuentra la actuacin irresponsable e inmo-ral de un nmero importante de entidades financieras dembito internacional, que han podido actuar de tal modopor la inexistencia de los necesarios controles pblicos.Las manifestaciones y efectos de la crisis son tan amplios,profundos e interdependientes que muestran las gravescarencias tcnicas y morales del sistema sobre el que se

    construye nuestra economa y, por tanto, nuestro estilode vida.

    2. Si bien no todos somos responsables en igualmedida, el alcance de la actual crisis no sera tal si noestuviramos, de alguna manera, implicados conscienteo inconscientemente en la misma. Un desarreglo tan pro-fundo slo ha sido posible en virtud de una cultura gene-ralizada de bsqueda imparable del bienestar por mediodel mayor beneficio en el menor plazo posible. Una cultu-ra as se ve necesitada de profundas reformas, para evitarsu deriva hacia una situacin social y moralmente insos-tenible y grave.

    3. Como en toda crisis, las principales vctimas estnsiendo las personas ms dbiles y desfavorecidas tantoen nuestro propio mbito como en todo el mundo. Hemosde tener presente que la mayora de nosotros formamosparte de la minora del planeta que vive en condicionesprivilegiadas en relacin a la mayora de la poblacinmundial que vive en una miseria que violenta cruelmentela dignidad de la persona. Es sta una diferencia escan-dalosa que nos debe hacer reflexionar en vistas a instau-rar los medios adecuados para una justa y equitativa dis-tribucin de bienes. Una poltica activa y solidaria con losdesfavorecidos ha permitido reducir los niveles de pobre-za en nuestro mbito. A pesar de ello, siguen existiendopobres y vctimas de la exclusin, principalmente entrelos inmigrantes, los trabajadores en precariedad y losgrupos de poblacin considerados marginales. Mujeres yjvenes son quienes acumulan ms situaciones y riesgode pobreza.

    4 enero2009

    obispo sgotzainak

    Austeridad y solidaridad d

    Los obispos de Bilbao, Ricardo Blzquez y MarioIceta, han hecho pblico un documento en el queabordan frontalmente la crisis econmica en la queya hemos entrado y realizan una serie de considera-ciones sobre la misma. Adems de proponer actitu-des e iniciativas que abogan por la austeridad, la jus-ticia y la solidaridad, solicitan una reforma de estruc-turas de la vida poltica y econmica "que favorezcanla responsabilidad social y la primaca del biencomn y del destino universal de los bienes, contan-do con acciones y controles pblicos legtimos y ade-cuados". A continuacin lo reproducimos ntegra-mente:

  • En estas circunstancias la celebracin del Nacimien-to del Hijo de Dios adquiere para nosotros una relevanciaparticular. Por ello, queremos proponer las siguientesactitudes e iniciativas:

    1. Una revisin profunda de la cultura del bienestarmaterial como valor supremo y de sus pilares basados enel xito inmediato y en la satisfaccin consumista. Frentea esta cultura, hemos de impulsar un estilo de vida res-ponsable marcado por la austeridad y la sobriedad perso-nal y social. Estas actitudes adquieren mayor relevanciaen unos das en los que el despilfarro y el derroche con-trastan escandalosamente con el genuino espritu navi-deo.

    2. La promocin y reforma de estructuras y funcio-namientos en la vida poltica, econmica y financiera quefavorezcan, en un mundo globalizado, la creatividad y lainiciativa de todos, la responsabilidad social y la primacadel bien comn y del destino universal de los bienes, con-tando con acciones y controles pblicos legtimos y ade-cuados.

    3. El desarrollo de la justicia y la solidaridad comoexigencia universal de la propia dignidad humana yexpresin de la caridad, virtud cristiana fundamental.Para ello es preciso que el Evangelio interpele profunda-mente nuestro estilo de vida.

    En nuestro mbito ms inmediato, tales actitudesdeben reflejarse en la promocin y mantenimiento delempleo, en la respuesta privada y pblica a las demandas

    y necesidades de los grupos sociales ms vulnerables,en el fortalecimiento de las redes primarias de solidari-dad, entre las que sobresale particularmente la familia,en la utilizacin responsable de los servicios sociales, enel cumplimiento de las obligaciones fiscales y en otrosmbitos e iniciativas. Se trata de construir una sociedadms justa y fraterna, ms acorde con la dignidad huma-na. La comunidad cristiana est llamada, de modo parti-cular, a expresar con su modo de vida el amor incondicio-nal de Dios por cada persona y hacer realidad su manda-miento del amor. Precisamente la Navidad, conmemo-rando el nacimiento de Jess en Beln, manifiesta elamor de Dios en la sencillez, austeridad y compasin, ascomo su amor preferencial por los desfavorecidos, lospequeos, los cansados y agobiados.

    La campaa de Critas en esta situacin cobra unsignificado especial para la comunidad cristiana. Consti-tuye una buena ocasin para preparar los caminos delSeor, orando intensamente y compartiendo solidaria ygenerosamente nuestros bienes, para ser as fermentode esperanza. En este sentido, nuestras dicesis han

    decidido destinar una cantidad adicional significativapara ayudar, por medio de Caritas, a las personas desfa-vorecidas ms afectadas por la crisis.

    A este mensaje de Navidad seguirn otros dos, conmotivo de la fiesta de la S