Alkarren Barri 160

Click here to load reader

  • date post

    25-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    227
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Revista de la diócesis de Bilbao

Transcript of Alkarren Barri 160

  • N

    160

    ekai

    na 2

    008

    Pequeos y mayores... de fiesta!Pequeos y mayores... de fiesta!

    Al habla con:Mario Iceta

    Caritasek hamar milalagun artatu ebazan

    lbum de Camboya

  • Edita: Delegacin de Medios deComu-nicacin Social de la Dicesis

    de Bilbao.

    Director: Federico Merino Prez.Secretaria de redaccin y admi-nistracin: Begoa Kareaga Menika.Redaccin: Miren Gonzlez VelascoDiseo: Suspergintza Elkartea. Imprime: Berekintza.N Depsito legal: BI-523-00

    Suscripcin anual: 16 euros por envoindividualizado y 14,5 euros por envo devarios nmeros a una misma direccin

    Virgen de Begoa, 38. 48006 BilbaoTfno. 94 466 79 34 / 33Fax 94 466 79 71E-mail:komunika@bizkeliza.org Comunicacin/Alkarren Barri es unarevista con contenidos de mbitodiocesano. La Direccin de C/ABslo se compremete a publicaraquellas informaciones y artculosque hayan sido solicitados y seenven exclusivamente a esta revista. Las informaciones y dossiersfirmados, que contienen valoraciones,igual que los artculos de opinin ylas respuestas en entrevistas, sonresponsabilidad de sus autores.

    Dos misioneras en Ecuador 10

    Mi lbum deCamboya 30

    indiceaurkibidea

    4.000 laguninguru elizba-rrutiko jaian20

    Entrevista con Mario Iceta6

    Los centros diocesanos visitan

    Viena9

    Caritasek hamarmila lagun artatuebazan8

    2junio2008

  • Dos acontecimientos denuestra Iglesia diocesananos mueven a recordar unavez ms la causa primordial y deci-siva de las vocaciones sacerdotales.El da 9 de junio -es el primero- tra-taremos en la sesin del ConsejoPresbiteral sobre las vocacionessacerdotales. Y el da 27 -es elsegundo hecho- celebraremos lasbodas de plata, de oro y de dia-mante de la ordenacin sacerdotalde un grupo de presbteros, unin-donos a ellos en la accin de gra-cias a Dios por su ministerio pasto-ral y por la perseverancia en elencargo recibido, a pesar de laspruebas que existen siempre, y endeterminadas circunstancias pue-den ser ms duras.

    Hago mas las palabras del Card.W. Kasper, que en un libro titulado Elsacerdote, servidor de la alegra (cf. 2Cor 1,24) (Salamanca 2008), conocasin de sus cincuenta aos deordenacin, ha escrito: Las visitas alas comunidades parroquiales comoobispo "eran un claro testimonio deque el pueblo creyente necesitasacerdotes, quiere sacerdotes, pidesacerdotes y est agradecido por lossacerdotes" (p. 18). El ministeriosacerdotal no slo es insustituible enla Iglesia, sino tambin es percibidoas por el sentido de la fe y la expe-riencia histrica de los cristianos.Aunque el sacerdote quiz haya per-dido alguna relevancia en la socie-dad, es cierto sin embargo que laIglesia aprecia y reconoce su servicio.Por esto las parroquias y otras comu-nidades cristianas estn orgullosasde los sacerdotes y de los seminaris-tas originarios de las mismas; y se

    comprende, ya que las vocacionesson un signo relevante de su vitalidadcristiana; o con palabras de Benedic-to XVI en un coloquio con los obisposde las Dicesis de USA: "La capacidadde suscitar vocaciones al sacerdocioy a la vida religiosa es un signo segurode la salud de una Iglesia local". En lafiesta del da 18 de mayo en el BECnuestra Dicesis manifest gozosa-mente su vitalidad; pues bien, pida-mos al Seor que podamos respon-der con generosidad al reto que nosplantean las palabras del Papa. Antela ausencia de los apoyos socialesque en otras circunstancias pudieronexistir, hoy nos damos cuenta que larespuesta a la vocacin nicamentepuede surgir recorriendo con intensi-dad el camino de la vida cristiana.Slo si la fe, el amor, la oracin, elseguimiento de Jess y la participa-cin cordial en la vida de la Iglesia sonvigorosos hallan las vocaciones terre-no propicio.

    Existe una relacin estrechaentre oracin y vocaciones, ya queson don de Dios que llama a las per-sonas en el secreto del corazn. Esmuy difcil que se oiga la suave invita-cin de Dios si vivimos inmersos en laagitacin, los intereses egostas, losruidos y la superficialidad. La oracinpor las vocaciones es una primeraforma de esa relacin, que debe ocu-par lugar preferente cuando presen-tamos a Dios las necesidades de laIglesia.

    Pero el Papa en el mismo colo-quio, ha incidido en otra forma derelacin que es muy importante. "Laoracin misma, nacida en las familiascatlicas, fomentada por programasde formacin cristiana, reforzada porla gracia de Dios, es el medio principalpor el que llegamos a conocer la

    voluntad de Dios para nuestra vida. Eldiscernimiento de una vocacin esante todo el fruto del dilogo ntimoentre el Seor y sus discpulos. Losjvenes, si saben rezar, pueden tenerconfianza de saber qu hacer ante lallamada de Dios". La oracin es elmbito cristiano apto para escucharel rumor de Dios cuando empieza allamar, para aclarar el discernimiento,para madurar la respuesta, para con-servar la fidelidad. Todos con el Evan-gelio en las manos debemos decir unda y otro da: "Habla, Seor, que tusiervo escucha". La vocacin no ter-mina el da en que recibimos la orde-nacin; ms bien, entramos enton-ces en la fase de la realizacin fiel dela vida asentada en la vocacin escu-chada y respondida.

    Desde este lugar felicito tambina los sacerdotes que cumplen esasefemrides tan gozosas de la vidaministerial; e invito a los jvenes aque no tengan miedo a decir s aJess si los invita, ya que siguindoloseremos mejores, ms felices y msserviciales de los dems. A la comuni-dad diocesana saludo cordialmente,compartiendo con todos la causasagrada de las vocaciones.

    Mons. Ricardo BlzquezObispo de Bilbao

    Vocaciones sacerdotales

    comunicacinalkarrenbarri n160

    3ekaina2008

    gotzainaobispo

  • com

    unic

    aci

    nalk

    arre

    nbar

    ri n

    160

    ETA ha perdido elfuturo, aunque sigamatando en el pre-

    sente

    Juan ManuelPiuel haba llegadohacia dos meses aEuskadi buscandopuntos, los queotorga la peligrosi-dad de estar en uno,en el de mira. En unmacabro laberintocon dcadas de his-toria e impotenciapoltica que slo sepone de acuerdopara las condenas,que es tanto comopagar a medias lasflores para el funeral

    no sin antes haber discutido por la frase a colocar ensu corona.

    ETA cree que est en una guerra, en la suya. Ylleva dcadas tratando de hacer prisionera a toda lasociedad vasca, que se resiste como puede, que dealguna manera s es prisionera, porque los dirigen-tes no ayudan mucho y un da levantan un muro y alotro una escalera, pero una sociedad que empieza aliberarse a pesar de que el dolor se prolongue y lasheridas no acaben de cicatrizar nunca. Una socie-dad que no va a invocar ningn convenio, que sim-

    plemente va a coger lo que es suyo, el futuro, enguerra o en paz, pero de espaldas a la violencia y decara a la libertad. ETA es de otra poca, de otrosiglo, de otro tiempo, de otro pas que ya no existe;y que ha perdido el futuro aunque siga matando enel presente.

    Malditas leccio-nes de geografa

    No, no es culpa de nadie. Ni siquiera pode-mos pretender que entre en el ranking de nues-tras preocupaciones oficiales; vivienda, paro,terrorismo, seguridad. Pero mirar lejos, especial-mente all donde las cosas no slo no van bien,sino que van mal, nos da una nueva perspectiva; ysi sta es la aldea global, ese es uno de sus barrios; ysus habitantes tambin son nuestros vecinos.Malditas lecciones de geografa las que nos ense-an los "turoperadores", las lneas de bajo coste ylas calamidades que siempre caen en el mismocuadrante.

    SICHUAN - CHINA: Entre muertos y des-aparecidos el balance del terremoto alcanza las90.000 personas. Ms all de los rescates milagro-sos queda un nivel de tragedia inapelable. A las

    p a n o

    4

  • comunicacinalkarrenbarri n160

    5ekaina2008

    autoridades polticas chinas no se les ha ocurridootra cosa que flexibilizar la poltica de "hijo nico"para los afectados.

    IRRAWADDY-MYANMAR: El cicln Nargisha hecho desaparecer la taza de arroz de Birmania,que es como se conoce la zona afectada, y con ella a60.000 almas. La naturaleza ha castigado Asia condos catstrofes de enorme magnitud. La JuntaMilitar no permite injerencias, ni miradas molestasy a la vez que mal administra la ayuda internacional

    prosigue con su rgimen de locura despiadadaTenemos abundante informacin sobre estas

    dos catstrofes, pero hace falta muchsima imagi-nacin para hacerse a la idea de la montaa de dolory desesperacin que aplasta a las vctimas que hanquedado vivas.

    La madre de todoslos problemas

    Todos estamos en el grupo de los que piensanque la tecnologa, las semillas transgnicas y lo quehaga falta son la solucin al problema planetarioms grave y urgente, por mucho que seamos capa-ces de reconocer que no faltan alimentos sinovoluntad de repartirlos .

    Como somos listos, o al menos eso nos cree-

    mos, ya tenemos muy interiorizado que el pre-cio del petrleo; la inversin en biocombusti-bles; la creciente demanda de China e India ylas condiciones climticas derivadas del dicho-so cambio, son los causantes de esta situacin.

    Probablemente acabar habiendo, por-que las inventarn, semillas resistentes a lasequa, pero no servirn de mucho porque elconsumo crece por encima de la produccin, noel consumo normal y necesario sino el consumodesaforado, la caracterstica ms importante dela sociedad en la que vivimos, y que es capaz deechar a la basura cada da la tercera parte de la

    comida de la que dispone.Ya supongo que son las amenazas de la globa-

    lizacin y sobre todo del mercado y de esta econo-ma en crisis donde las empresas, determinadasempresas siguen exhibiendo miles de millones debeneficios netos para satisfaccin de todos susaccionistas, evidentemente ninguno hambrientoni en riesgo de estarlo nunca.

    Por eso me quedo con una frase pronunciadala semana pasada por el director general el FondoMonetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, nada sospechoso de subversivo,