Rino Fisichella

download Rino Fisichella

of 42

  • date post

    14-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Rino Fisichella

  • 7/30/2019 Rino Fisichella

    1/42

    LA TEOLOGA DE LA REVELACIN.SITUACIN ACTUAL

    RINO FISICHELLA

    Premisa

    Placuit Deo in sua bonitate et sapientia seipsum revelare et notumfacere sacramentum voluntatis suae (DV2). Dictada por la sabiduria delEspritu que, en el transcurso de los siglos, impulsa a la Iglesia deCristo hacia la verdad completa y hacia su comprensin ms profundaUn 16, 13), no podamos encontrar una expresin ms adecuada parainiciar nuestra reflexin sobre la situacin actual de la teologa de larevelacin.

    Con estas pocas palabras Dei Verbum resume la doctrina de latradicin eclesial acerca de la revelacin, al tiempo que expresa lasgrandes lneas innovadoras, tpicas de la teologa del Concilio.Como es bien sabido, el texto de Dei Verbum proviene de unacita de la constitucin Dei Filius, con un pequeo cambio terminolgico, nada secundario 1, que manifiesta un horizonte de reflexin msamplio y una nueva precomprensin de la doctrina acerca de la revelacin.Slo en apariencia podran interpretarse carentes de un significado teolgico la anticipacin de bonitate a sapientia y la sustitucin de

    decreta voluntatis suae por sacramentum voluntatis suae. Pero, adems,no debemos olvidar que el acaso nunca ha regido la reflexin eclesial,menos an referido al hecho mismo de la revelacin. As pues, elcambio terminolgico indicara, en primer lugar, una preferencia deliberada del dato bblico sobre el magisterial, o -s i se prefiere- mani-

    1. Cfr. G. LAFONT, La constitucin Dei Verbum et ses prcednts conciliaires,en NRTh 110 (1988) 58-73.

  • 7/30/2019 Rino Fisichella

    2/42

    42 RINO FISICHELLA

    festara la disposicin de los Padres conciliares a reivindicar la dimensin bblico-patrstica sobre la propiamente especulativa.

    Sabemos bien que este no es el momento de exponer el cambiodoctrinal que, acerca del sentido de la revelacin 2, acaeci entre losconcilios Vaticano I y Vaticano 11, pero la lgica de la reflexin -quenecesita considerar las afirmaciones precedentes como condicin paracomprender el presente,- y la necesidad de mostrar el autntico progreso y la originalidad de la accin del Espritu en este periodo de laIglesia, nos mueven a recordar algunos aspectos.

    1. El tema de la revelacin entre los Concilios Vaticano 1 y JISi estudiamos el contexto histrico-eclesial de la Constitucin

    Dei Filius, advertimos que, desde un siglo antes, la Iglesia, adems derechazar embates cada vez ms fuertes contra su poder temporal 3, debi enfrentarse con ahnco a teoras que minaban los cimientos de sumisma existencia; la Iglesia -en definitiva- se vio obligada a defenderla posibilidad de la revelacin sobrenatural de un Dios Creador y Salvador con existencia personal, no frente a ataques lanzados por unpensador cualquiera, autor aislado de volmenes ilegibles, sino propagados sutilmente por medio de escritos de fcil lectura, dirigidos a unpblico culto cada vez ms amplio 4. Por si fuera poco, durante elsiglo precedente, la teologa haba orientado sus mejores esfuerzos hacia temas de segundo orden 5; de modo que faltaban las premisas para

    2. Cfr. H. J. POTTMEYER, Der Glaube vor dem Anspruch der Wissenschajt, Freiburg1968: G. VOLTA, La nozione di rivelazione de! Vaticano I al Vaticano 11, enAAVV., La teologa italiana oggi, Brescia 1979, 195-244; P. EICHER, Offenbarung. Prinzip neuzitlicher Theologie, Mnchen 1977, 108-119; H. BOUILLARD, Le concept deRvlation de Vatican I a Vatican 11, en AAVV., Rvlation de Dieu et language deshommes, Paris 1972.

    3. Poder temporal que finalizar con la ocupacin de Roma poco despus, en 1870,aunque no faltaron anteriores presagios de dicho fin: fuga de Pio IX hacia Gaeta en1848 e instauracin de la I Repblica Romana.

    4. M. CHAPPIN, Vaticar'01, en R. LATOURELLE-FISICHELLA, Dizionario di Teologia Fondamentale (DTF), Assisi 1990, 1431.

    5. Podemos pensar, en modo particular, en las diatribas teolgicas a partir de temas de por s secundarios, como e! Jansenismo, Episcopalismo y las diversas formasde jurisdiccionalismo.

  • 7/30/2019 Rino Fisichella

    3/42

    LA TEOLOGA DE LA REVELACIN. SITUACIN ACTUAL 43

    una lectura coherente de los acontecimientos histricos y para una ge-nuina explicacin de la naturaleza de la revelacin.Muy pronto pudieron comprobarse los primeros frutos de unracionalismo cada vez ms exagerado, cuajados en el predominio de al-gunas posturas intelectuales: agnosticismo, modernidad -con expresiones incoherentes ya condenadas en el Syllabus (8 dic. 1864)- e influjocreciente de las teoras de Marx 6. En pocas palabras, el concilio nodeba condenar errores particulares, sino enfrentarse a la difusin deuna mentalidad que resquebrajaba el concepto de revelacin sobrenatural, razn ltima de la fe cristiana. De modo significativo, el ttulopropuesto por Franzelin para el esquema pre-conciliar indica el statusquaestionis: Decretum de doctrina catholica contra multiplices errores exrationalismo deriva tos.

    1. 1. La Revelacin en Dei FiliusLa doctrina y comprensin del concepto de revelacin segn elconcilio Vaticano 1 podra sintetizarse con un binomio: veritas et auc-

    toritas. Verdad y autoridad resumen, en efecto, la pre-comprensin dela frmula de la revelacin en la Constitucin Dei Filius y proveen, almismo tiempo, las claves hermenuticas para su comprensin.

    Ante todo, la constitucin Dei Filius presenta la revelacin enuna visin gnoseolgica, con valor tpicamente notico. Segn emergede la lectura del segundo captulo, el concilio tuvo como objetivoprincipal revestir de connotacin sobrenatural el concepto de revelacin frente a toda posible interpretacin positivista.

    y si es verdad que, antes de nada, se afirma la posibilidad de unconocimiento natural de Dios 7, se agrega inmediatamente: sin embar-go, plugo a Dios en su sabidura y bondad revelarse El mismo al gne-ro humano y revelar los decretos de su eterna voluntad a travs de

    6. En pocas palabras, pareda acrecentarse la tesis de un complot mas6nico, Jacobino, liberal y comunista contra la Iglesia.7. Eadem sancta mater Ecclesia tenet et docet, Deum, rerum omnium principiumet finem, naturali humanae rationis lumine et rebus creatis certo cognosci posse, cfr.

    G. ALBERIGO (ed. ), Conciliorum Oecumenicorum Decreta, Bologna 1973, 806 (cfr. DS3004).

  • 7/30/2019 Rino Fisichella

    4/42

    44 RINO FISICHELLA

    otra va sobrenatural 8. La revelacin, de este modo, se presenta contrminos prcticamente opuestos al conocimiento natural: las expresio-nes attamen y alia via as deben, necesariamente, interpretarse. Larevelacin, por tanto, es verdadera por ser sobrenatural y elevarse so-bre la razn natural, sin depender de las reglas lgicas del hombre.

    El segundo trmino, autoridad 9, sigue inmediatamente las im-plicaciones del primero, ya que la revelacin, siendo sobrenatural, es-capa al control y a la autonoma de la razn. De este modo, la tesisdefendida por la constitucin Dei Filius se desarrolla progresivamentehasta el tercer captulo, donde, al describir la respuesta de obedienciade la fe frente a la autonoma de la razn, se afirma que el contenidorevelado es verdadero non propter intrinsecam rerum veritatem natu-rali rationis lumine 10, sino en razn de la auctoritas ipsius Dei re-velantis qui nec falli nec fallere potest 11. Sin embargo, la constitu-cin conluye tambin que el acto de fe, aunque obediencial, es libre,porque, adems de internis Spiritus Sancti auxiliis existen pruebasexternas de la revelacin, o sea hechos divinos, en primer lugar mila-gros y profecas que garantizan y demuestran a la razn su origen di-vino y su credibilidad, como signos ciertos de la revelacin y adecua-dos a la inteligencia de todos 12.

    En esta perspectiva, la revelacin aparece revestida de un ropajedoctrinal, al consistir en un conjunto de decretos misteriosos que su-peran el intelecto creado, pero, al mismo tiempo, son aprehendiblespor la mente humana. La presencia de los signa se considera comoprueba extrnseca de la formulacin de la credibilidad; y la auctoritasDei revelantis, si bien no impide, limita el espacio para un encuentropersonal con Dios en la respuesta de fe 13. Consecuencia: la teologa dela fe sufre tambin las limitaciones propias del argumento ex auctoritate.

    8. Attamen placuisse eius sapientiae et bonitati, alia eaque supernaturali via se ip-sum ad aeterna voluntatis suae decreta humano generi revelare, Ibidem, 806 (cfr. DS3004).

    9 Para una lectura ms global, cfr. P. EICHER, Offenbarung, 120-134.10. Tesis que expresa la condena de Ermes.11. G. ALBERIGO, Conciliorum Oecumenicorum Decreta, 806 (cfr. DS 3008 et Ca-

    nones).12. Ibidem, 806 (DS 3009).13. Ante todo, el texto, en efecto, habla del acto de la revelacin como un se ip-

    sum revelare, de modo que nos encontramos con la dimensin personal; sin embar-go, las categoras filosficas y la teologa no podan todava alcanzar la lectura perso-nal del se ipsum.

  • 7/30/2019 Rino Fisichella

    5/42

    LA TEOLOGA DE LA REVELACIN. SITUACIN ACTUAL 45

    Se puede advertir, entonces, que la constitucin Dei Filius no seenfrenta al problema a partir de una exigencia interna de la revelacinque reflexiona sobre s misma, sino arrastrada por una provocacinexterna, impulsada, fundamentalmente, por el racionalismo. Pero,probablemente, cualquier otro modo de afrontar el tema resultaba imposible. Adems, por vez primera, la revelacin se sita como objetoexplcito de formulacin dogmtica del Magisterio. Y quizs comonunca antes -y nunca despus-, la revelacin se concibe dentro delhorizonte de la verdad; de una verdad cierta y absoluta que permite alcreyente entrar en relacin con Dios, y participar de los bienes divinos, aunque superen del todo la inteligencia de la mente humana(DS 3005).

    1. 2. La Revelacin en Dei VerbumPara recuperar el sentido de la revelacin como unidad inseparable entre un nico acontecimiento histrico y salvfico, fue nece