Revista Artemisia

download Revista Artemisia

of 37

  • date post

    25-Jun-2015
  • Category

    Education

  • view

    153
  • download

    8

Embed Size (px)

description

Alumnos: María Paula Gallloni, Diame Gilabert y Belén Molina Herrán Asignatura: Producción Periodística Docente: Sergio Spinella Año: 2013

Transcript of Revista Artemisia

  • 1. A circuito cool: Miami desing district Charla con rodrigo abd + Ping pong a Candelaria Tinelli conociendo buenos aires el Colon vs. rests en casas mil caras de una artista chic FlorTorrente

2. E l significado de la palabra arte es mltiple. Prueba de ello, para la Real Academia Espaola (RAE) existen nueve interpretaciones: Virtud, disposicin y habilidad para hacer algo, ma- nifestacin de la actividad humana mediante la cual se expresa una visin personal y desinteresada que in- terpreta lo real o imaginado con recursos plsticos, lings- ticos o sonoros, maa, astucia, instrumento que sirve para pescar Pero realmente qu significa el arte para nosotros? Por lo pronto, no podramos encasillarlo en una sola lnea. Tal vez, tampoco en un prrafo o siquiera en una carilla. Es mucho ms que eso. Es ver, sentir, apreciar, fas- cinarse, enamorarse, conmoverse, rerse y actuar. Para aque- llos que entienden esta pasin, o los que buscan sumarse a ella, creamos Artemisia. As, las invitamos a disfrutar de los encantos artsticos que estn ocultos, seguir fogoneado los ms populares y en- contrar nuevas formas de expresin. Es un paso ms a la libertad porque no hay restricciones, la creatividad, para estas pginas, tiene va libre. Todo est permitido, no hay barreras; as consideramos que es el arte, cualquier tipo de herramienta que posibilite expresarnos y comunicarnos con otros. La impronta la heredamos de nuestra musa, Artemi- sia Gentileschi, una inolvidable pintora del siglo XIV que supo conquistar terrenos desconocidos para el gnero. Pero esta erudita tiene ms que estas pocas lneas en esta edicin. Ya vern. La pintura, una de las expresiones artsticas ms antiguas del mundo, es otra de las protagonistas. Tambin ocupan un espacio relevante otros miembros de las bellas artes como la danza, la msica, la literatura y el cine. La fotografa y la moda, el boom del siglo XX, tienen un lugar especial en Artemisia, al igual que el diseo. Ustedes, las lectoras pueden experimentar un papel tras- cendental. No pretendemos ser una simple revista de culto y queremos que participen porque el arte es camalenico, puede tomar infinidad de formas y encontrarse en cualquier parte del mundo. Y es posible que para este nfimo grupo editorial sean inaccesibles aquellos minsculos recovecos donde el arte se esconde. As, esperamos que lean, se di- viertan, aprendan y tambin se involucren y nos abran las puertas a lo desconocido. Queremos que esto sea arte. Tenemos musa 2 3 editorial 3. E l significado de la palabra arte es mltiple. Prueba de ello, para la Real Academia Espaola (RAE) existen nueve interpretaciones: Virtud, disposicin y habilidad para hacer algo, ma- nifestacin de la actividad humana mediante la cual se expresa una visin personal y desinteresada que in- terpreta lo real o imaginado con recursos plsticos, lings- ticos o sonoros, maa, astucia, instrumento que sirve para pescar Pero realmente qu significa el arte para nosotros? Por lo pronto, no podramos encasillarlo en una sola lnea. Tal vez, tampoco en un prrafo o siquiera en una carilla. Es mucho ms que eso. Es ver, sentir, apreciar, fas- cinarse, enamorarse, conmoverse, rerse y actuar. Para aque- llos que entienden esta pasin, o los que buscan sumarse a ella, creamos Artemisia. As, las invitamos a disfrutar de los encantos artsticos que estn ocultos, seguir fogoneado los ms populares y en- contrar nuevas formas de expresin. Es un paso ms a la libertad porque no hay restricciones, la creatividad, para estas pginas, tiene va libre. Todo est permitido, no hay barreras; as consideramos que es el arte, cualquier tipo de herramienta que posibilite expresarnos y comunicarnos con otros. La impronta la heredamos de nuestra musa, Artemi- sia Gentileschi, una inolvidable pintora del siglo XIV que supo conquistar terrenos desconocidos para el gnero. Pero esta erudita tiene ms que estas pocas lneas en esta edicin. Ya vern. La pintura, una de las expresiones artsticas ms antiguas del mundo, es otra de las protagonistas. Tambin ocupan un espacio relevante otros miembros de las bellas artes como la danza, la msica, la literatura y el cine. La fotografa y la moda, el boom del siglo XX, tienen un lugar especial en Artemisia, al igual que el diseo. Ustedes, las lectoras pueden experimentar un papel tras- cendental. No pretendemos ser una simple revista de culto y queremos que participen porque el arte es camalenico, puede tomar infinidad de formas y encontrarse en cualquier parte del mundo. Y es posible que para este nfimo grupo editorial sean inaccesibles aquellos minsculos recovecos donde el arte se esconde. As, esperamos que lean, se di- viertan, aprendan y tambin se involucren y nos abran las puertas a lo desconocido. Queremos que esto sea arte. Tenemos musa 2 3 editorial 4. 4 5 MiamiDesingdistrict MIAMI desing DISTRICT la otra mirada Desde hace algunos aos, Wynwood se convirti en uno de los barrios ms vanguardistas en el estado de la florida gracias a un enorme proyecto arquitectnico que se est llevando a cabo. de esta manera, miami suma propuestas para todos los gustos. 5. 4 5 MiamiDesingdistrict MIAMI desing DISTRICT la otra mirada Desde hace algunos aos, Wynwood se convirti en uno de los barrios ms vanguardistas en el estado de la florida gracias a un enorme proyecto arquitectnico que se est llevando a cabo. de esta manera, miami suma propuestas para todos los gustos. 6. Todas las emociones se pueden sentir al mirar una pintura, graffiti o leer alguna de las frases que abundan en las paredes 6 7 MiamiDesingdistrict S eamos sinceros, Miami no es uno de los destinos tursticos a los que uno va para empaparse de cultura. Por el contrario, la popular ciudad yankee, ubicada en el es- tado de la Florida, se caracteriza por sus paradisacas playas y por sus preciados shoppings -esos en los que los argentinos olvidamos el valor real del dlar-, y lejos est por cautivar al visitante con visitas guiadas o espectaculares exposiciones en museos. Y aunque corren tiempos de cam- bio en la city, gracias a una fuerte corrien- te vanguardista con hipsters a la cabeza, es difcil poder quitar de nuestras cabezas el tradicional estereotipo de un ciudadano miamiense. Lo cierto es que hay un fuerte cambio en la ciudad. Lo supe en m ltimo viaje. Pero no me lo contaron, lo viv. Sucedi un da nublado -algo comn durante el mes de octubre- cuando decid averiguar qu actividad poda hacer adems de ir al shopping, pasear por Lincoln Road o tomar un trago en la zona de Brickell. Entonces, consult. La recepcionista del hostel una norteamericana con padres argentinos- me sugiri visitar Wynwo- od. Qu hay ah?, fue lo primero que atin a preguntar. S te gusta la fotogra- fa, te vas a volver loca, me respondi la pseudo-argentina mientras seala- ba m cmara. Hablaba tan bien que no desconfi. Adems, no tena mucho ms para hacer. Mis cinco amigas se suma- ron a la propuesta y partimos rumbo al downtown. Llegamos a la interseccin de 2nd Avenue y 40th Street un poco des- ilusionadas porque solo veamos ms lo- cales de firmas deluxe como Cartier, Dior y Louis Vuitton. Pero decidimos explo- rar un poco y empezamos a alejarnos de los nuevsimos edificios que bordeaban a las grandes marcas. Caminamos por una lindsima plazoleta donde nos topamos con exhibiciones del brasileo, Romero Britto, quin actualmente causa sensacin en U.S. Con sus tradicionales colores, el artista arm un feliz payaso, una mariposa y un enorme corazn. Y lo que estbamos buscando no se hizo desear mucho ms. Seguimos caminando por 2nd Avenue y los colores empezaron a brotar. En cada pared haba una hue- los ciu- dadanos empiezan a reconocer un distrito cul- tural. en el corazon de una ciudad que atrae al turismo prin- cipalmente por una fuerte movi- da comercial 7. Todas las emociones se pueden sentir al mirar una pintura, graffiti o leer alguna de las frases que abundan en las paredes 6 7 MiamiDesingdistrict S eamos sinceros, Miami no es uno de los destinos tursticos a los que uno va para empaparse de cultura. Por el contrario, la popular ciudad yankee, ubicada en el es- tado de la Florida, se caracteriza por sus paradisacas playas y por sus preciados shoppings -esos en los que los argentinos olvidamos el valor real del dlar-, y lejos est por cautivar al visitante con visitas guiadas o espectaculares exposiciones en museos. Y aunque corren tiempos de cam- bio en la city, gracias a una fuerte corrien- te vanguardista con hipsters a la cabeza, es difcil poder quitar de nuestras cabezas el tradicional estereotipo de un ciudadano miamiense. Lo cierto es que hay un fuerte cambio en la ciudad. Lo supe en m ltimo viaje. Pero no me lo contaron, lo viv. Sucedi un da nublado -algo comn durante el mes de octubre- cuando decid averiguar qu actividad poda hacer adems de ir al shopping, pasear por Lincoln Road o tomar un trago en la zona de Brickell. Entonces, consult. La recepcionista del hostel una norteamericana con padres argentinos- me sugiri visitar Wynwo- od. Qu hay ah?, fue lo primero que atin a preguntar. S te gusta la fotogra- fa, te vas a volver loca, me respondi la pseudo-argentina mientras seala- ba m cmara. Hablaba tan bien que no desconfi. Adems, no tena mucho ms para hacer. Mis cinco amigas se suma- ron a la propuesta y partimos rumbo al downtown. Llegamos a la interseccin de 2nd Avenue y 40th Street un poco des- ilusionadas porque solo veamos ms lo- cales de firmas deluxe como Cartier, Dior y Louis Vuitton. Pero decidimos explo- rar un poco y empezamos a alejarnos de los nuevsimos edificios que bordeaban a las grandes marcas. Caminamos por una lindsima plazoleta donde nos topamos con exhibiciones del brasileo, Romero Britto, quin actualmente causa sensacin en U.S. Con sus tradicionales colores, el artista arm un feliz payaso, una mariposa y un enorme corazn. Y lo que estbamos buscando no se hizo desear mucho ms. Seguimos caminando por 2nd Avenue y los colores empezaron a brotar. En cada pared haba una hue- los ciu- dadanos empiezan a recono