Pol­tica: El voto ciego

Click here to load reader

download Pol­tica: El voto ciego

of 4

  • date post

    07-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    218
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Cuando la imagen influye en la escena política y el marketing de los candidatos, ser incapaz de ver podría favorecer elecciones más sabias.

Transcript of Pol­tica: El voto ciego

  • 19Newsweek 15 de Junio, 2011

    CUANDO LA IMAGEN INFLUYE EN LA ESCENA POLTICA Y EL MARKETING DE LOS CANDIDATOS, SER INCAPAZ DE VER PODRA FAVORECER ELECCIONES MS SABIAS.

    POR CRISTIAN H. SAVIO

    EL VICEPRESIDENTE Richard Nixon, candidato republicano, lleg desmejorado despus de una dura campaa. En cmara apareci demacrado, bajo de peso, con aspecto enfermi-zo. Su traje de tonalidad clara se confunda con el fondo del estudio. Visiblemente incmo-do, con una pierna flexionada que no mostraba firmeza. Lo peor fue cuando se sec la transpiracin con un pauelo. Al otro lado del cuadro, un sobrio John F. Kennedy, en traje oscuro y bien maquillado para la ocasin, miraba a cmara con aplomo y seguridad. Para la mayora de los casi 80 millones de estadounidenses que lo vieron por televisin, el ga-nador indiscutible del debate haba sido el senador demcrata. El vuelco en las encuestas, y el resultado de las elecciones, les dieron la razn. Sin embargo, los analistas polticos y quienes lo siguieron por radio opinaron que Nixon haba sido el mejor.Ocurri en 1960, durante el primer debate poltico televisado en la historia. Y fue el anti-

    cipo del camino que la poltica habra de seguir durante el medio siglo posterior: una prima-ca cada vez mayor de la imagen visual y las expresiones no verbales por sobre el contenido del mensaje, exacerbada en tiempos proselitistas. A medida que se acercan las elecciones, las calles se ven invadidas por los afiches de campaa: un desfile de sonrisas esforzadas, de rostros amigables que derrochan confianza y que invitan a votar por ellos. Pero qu ocurre cuando no se los ve? El vestuario negro luto de la presidente Cristina

    Fernndez, el tatuaje de Francisco de Narvez, el bigote corto de Mauricio Macri o el parecido fsico de Ricardo Alfonsn con su padre; los mnimos detalles de la artillera visual son ino-

    18Newsweek 15 de Junio, 2011

    NOTA DE TAPA POLTICA

    GUSTAVO BOSCO

    SABEMOS CUANDO UN POLTICO HABLA CON IRONA, CON SARCASMO, CUANDO TE SONRE O TE EST SOBRANDO. ME IMAGINO SUS CARAS.OMAR CASTRO

    254-CIEGOS.indd 16 14/06/2011 10:12:39 p.m.

  • 19Newsweek 15 de Junio, 2011

    Se estima que los partos hogareos representa un 5 por ciento de los nacimientos a nivel nacional, con mayor injerencia en centros urbanos.

    18Newsweek 15 de Junio, 2011

    254-CIEGOS.indd 17 14/06/2011 10:12:47 p.m.

  • 20Newsweek 15 de Junio, 2011

    cuos ante un sector de la poblacin que no tiene otro remedio que relacionarse con la poltica a travs de lo que escucha. Son, acaso, los ciegos, electores ms sabios y me-nos superficiales que el resto de la pobla-cin? Aquellos que ven lo que a otros se escapa? Es una idea fascinante, subraya a NEWSWEEK Victor Ottati, profesor de Psi-cologa de la Universidad Loyola de Chicago y experto en la influencia de factores no ver-bales en el proceso de decisin poltica. Por lo pronto, los estudios en torno a los

    mecanismos psicolgicos que se ponen en juego a la hora de votar subrayan el papel de la emocionalidad en la construccin de acti-tudes polticas, advierte Orlando DAdamo, director del Centro de Opinin Pblica de la Universidad de Belgrano. Los discursos pol-ticos apelan a las emociones como reforza-

    dores de las propuestas que se haga, y estos refuerzos incluyen poderosas claves visua-les, colores y tonalidades, escenografas, n-gulos y el manejo del mensaje no verbal, es decir los gestos y posturas corporales. Nada de esto influye en la opinin de un

    ciego. Lo decisivo en ellos tiene que pasar por su capacidad superior para detectar in-flexiones en la voz, impostaciones, inseguri-dades o titubeos como contrapartida de vo-ces que les transmitan seguridad, afecto y cercana emocional, opina DAdamo.

    El problema es que la gente no escucha, remarca Anbal Raa, que tiene 58 aos y hace 4 perdi por completo la vista. La ce-guera me llev a agudizar los sentidos, y lo que ms agudizs es el odo, dice. Adelanta que su voto en octubre, si se presenta, ser para Cristina Fernndez de Kirchner. Cuan-do ella habla, escucho que se puso un pas al hombro. Una mujer inteligente. Y otra cosa: se le nota que no lee los discursos. Hay muy pocos polticos que pueden hacerlo.A Macri se le nota a las claras, en el dis-

    curso, la intencionalidad. Y, en las antpodas, tambin es transparente y compulsivo Luis DEla, advierte Enzo Ferlauto (29), quien slo perciba colores hasta los 13 aos y des-pus perdi por completo la vista. Ferlauto, cajero de banco, tambin destaca

    la misma transparencia en el discurso de la

    presidente, Cristina Kirchner. Roxana Daz (39) coincide y dice que esa fuerza e inteli-gencia se le notan en la voz. A Daz le queda un mnimo resto de vista, pero su retinosis pigmentaria aumenta desde hace 10 aos. No puede apreciar serenidad y honestidad en el rostro de Daniel Filmus, pero s en el habla del senador. Las veces que lo escuch, me pareci un tipo sincero, dice del hom-bre al que votar el 10 de julio para jefe de Gobierno porteo. Aunque agrega que otro buen candidato es Pino Solanas: Es de los

    Pino Solanas, Mauricio Macri y Cristina Kirchner: algunos de los polticos cuyo discurso procesan, con singular agudeza, los electores ciegos.

    FOTOS: GUSTAVO BOSCO - BRUNO BERTAGNA - TELA

    M

    21Newsweek 15 de Junio, 2011

    NOTA DE TAPA POLTICA

    NO ESTAMOS INFLUENCIADOS POR LA IMAGEN, POR LO CUAL ESO NO NOS DISTRAE DE LOS DISCURSOS. PERO DEPENDE DEL INTERS DE CADA UNO.VERNICA GONZLEZ BONET

    pocos que expresan claramente sus propues-tas, como el tema de los ferrocarriles o la ley de minera.Yo creo que voy a votar a Pino, seala

    Vctor Ganttman. Lo que busco en un can-didato es que no me venda lo que no puede hacer, dice este hombre al que en 2002 un desprendimiento de retina dej ciego del ojo derecho (del otro veo poco y nada, como por un tubo) en plena autopista, cuando manejaba su taxi.Sabemos cundo alguien habla con iro-

    na, con sarcasmo, cuando sonre o cuando te est sobrando, asegura Omar Castro. Este ex gasista matriculado tiene 58 aos y hace 9 que perdi la vista por un glaucoma irrever-sible. Cuando hablo con alguien me imagino la cara, s los gestos que est haciendo.De qu se re (Florencio) Randazzo? No

    es verdad que se vive riendo?, pregunta sobre el ministro del Interior Enrique Carrizo (62), quien el 8 de junio cumpli 22 aos de ciego. Para Ottati, el acadmico de Chicago, bajo

    ciertas condiciones una expresin facial feliz puede reducir la tendencia de los electores a centrarse en el contenido del mensaje del candidato, probablemente porque el votante asume que el contenido no es grave o impor-tante. Un ciego sera impermeable a ese efecto de distraccin. Sentados a una mesa en la Asociacin de

    Ayuda al Ciego (ASAC), Omar Castro y Enri-que Carrizo aseguran que hablan mucho de poltica entre ellos y, lgicamente, se pelean. Yo tengo una grabacin de Eva Pern que copi de la radio y la escucho cada tanto. Y me parece que la presidente incorpor a su discurso algunas cosas de ella, dice Enri-que. Es una buena imitadora de Eva, admi-te Omar. Pero no me transmite nada. Cuan-

    254-CIEGOS.indd 18 14/06/2011 10:12:55 p.m.

  • 20Newsweek 15 de Junio, 2011

    21Newsweek 15 de Junio, 2011

    MACRI Y CRISTINA SON HONESTOS EN SU DISCURSO. PERO LA IMAGEN DE UN CANDIDATO TAMBIN SE CONSTRUYE DE OTROS SMBOLOS.ENZO FERLAUTO

    do Eva hablaba, emocionaba. Igual, a Cristina la siento sincera.A m no me engrupe cuando quiere pare-

    cerse a Eva, sentencia Daniel (56), quien pre-fiere no dar su apellido. Y a la hora de destacar polticos por su discurso, cita al diputado Fe-derico Pinedo y a Pino Solanas, que estn diametralmente opuestos pero te dan una idea clara de lo que quieren y a dnde van.Cal Lightman, el experto en lenguaje facial

    que encarna Tim Roth en la serie Lie to me (Minteme), sembr pnico en los polticos de todo el mundo al desnudar los gestos que denotan una verdad que se oculta. Si bien un ciego no puede advertir con claridad cuando su interlocutor se rasca, baja la vista o tuerce la boca, existen seales en la voz que tambin evidencian el engao. Nuestro cuerpo co-lapsa si est tenso, explica a NEWSWEEK Cintia Contreras, locutora nacional, periodis-ta y coach en oratoria para polticos. Advierte que en el caso de la mentira hay marcaciones muy sutiles a las que denomina microin-flexiones: determinadas inflexiones, mati-ces o pausas que evidencian esa falta de se-guridad que resulta de la conciencia de la mentira. La voz es como una caja de resonan-cia del cuerpo. El sonido final da la pauta de que algo no est siendo del todo honesto. Y aquel que no ve podra estar en una posicin especial para advertirlo.

    LA SUPUESTA SABIDURA profunda de los ciegos, a menudo no desprovista de tintes inquietantes, aflora en la cultura popular. En Ensayo sobre la ceguera, de Jos Saramago, uno de los protagonistas, quien acababa de perder la visin, se asombra por el espritu lgico que se iba descubriendo, la rapidez y el acierto de los razonamientos. En Informe sobre ciegos, de Ernesto Sabato, el paranoico Fernando Vidal Olmos cuenta de uno de sus encuentros con un tipgrafo que se haba quedado ciego por accidente: Senta que otros ojos, ojos colocados detrs de su frente, ojos invisibles pero crecientemente implaca-bles y astutos, quedaban fijos sobre mi per-sona, escrutndome hasta el fondo. No s si soy ms sensible que alguien que

    ve: no puedo compararme, admite Andrea Grassia, de 24 aos y ciega de nacimiento. Pero dice que s se da cuenta de cundo una persona, por cmo titubea, parece que es-tuviera sobreactuando, por los tonos de voz pero adems incluso por el discurso, que a veces no parece creble. En 1749, el filsofo francs Denis Diderot haba escrito sobre un ciego capaz de reconocer voces con gran precisin. Y los cientficos han demostrado

    que los no videntes adquieren la capacidad