1797 - Los Cuatro Libros De Arquitectura (Andrea Palladio)

Click here to load reader

  • date post

    21-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    402
  • download

    48

Embed Size (px)

description

POR DON JOSEPH FRANCISCO ORTIZ T SANZ, MADRID EN LA IMPRENTA REAL. TRADUCIDOS É ILUSTRADOS CON NOTAS DE ORDEN SUPERIOR. PRESBÍTERO. SIENDO REGENTE D. PEDRO JULIAN PEREYRA, IMPRESOR DE CÁMARA DE S. M. AÑO DE 1797. AL EXC.MO SEÑOR PIÚNCIPE DE LA PAZ, ETC. Los favores de que la Real Academia de S. Fernando se re- se, y mucho menos satisfacerse sino con la sincera y perenne gra.

Transcript of 1797 - Los Cuatro Libros De Arquitectura (Andrea Palladio)

  • LOS QUATRO LIBROS

    DE ARQUITECTURADE ANDRES PALADIO, VICENTINO.

    TRADUCIDOS ILUSTRADOS CON NOTAS

    POR DON JOSEPH FRANCISCO ORTIZ T SANZ,

    PRESBTERO.

    DE ORDEN SUPERIOR.

    MADRID EN LA IMPRENTA REAL.SIENDO REGENTE D. PEDRO JULIAN PEREYRA, IMPRESOR DE CMARA DE S. M.

    AO DE 1797.

  • AL EXC.MO SEOR PINCIPE DE LA PAZ, ETC.

    Los favores de que la Real Academia de S. Fernando se re-conocedeudora V. E. s.u digno protector, no pueden numerar-se, y mucho menos satisfacerse sino con la sincera y perenne gra.

  • titud que-le tributa. Aun no llenan del todo sus votos estas de-mostraciones privadas. Cree que V. E. las debe recibir pblicas, fin de que la beneficencia y gratitud se transmitan la poste-ridad en honor y bien de la patria. Asi yo, aunque' el menor delos individuos de este ilustre quanto necesario Cuerpo, tengo elhonor en su nombre, y tambien en calidad de personal tributomio, de consagrar V. E. la preciosa Arquitectura de AndresPaladio que he traducido ilustrado. Espero aceptar benigna-mente V. E. este mi pequeo don, tanto por la predileccion conque V. E. mira esta noble Arte, quanto por ceder en utilidadpblica, que V. E. promueve y fomenta con el mayor desvelo.Madrid 28 de Junio de 1797.

    EXC.MO SEOR.

    Joseph Francisco Ortiz.

  • '1' 7,"1":'< ':~/./II(, / l"I,I~ltI',

  • MEMORIASSOBRE

    LA VIDA DE AND R E S PALADIO.

    Andres Paladio, uno de los primeros restauradores de la Arquitectura Griega, naci enel ao de 1518 1 en Vicencia, ciudad del territorio de Trviso en el Estado de Venecia. JDesde sus primeros aos se dedic las buenas letras, Dibuxo, Geometria, Aritmtica,Perspectiva, Historia y demas artes prvias la Arquitectura civil, que principalmentese sentia inclinado !l. El clebre literato y Poeta Juan Jorge Trisino paisano suyo, cuyo buen.gusto y discernimiento en las bellas artes era ya bien conocido en Italia, se le aficion mu-cho, y le comenz sembrar en el nimo algunas semillas de antiquaria que lo inflamasen mayores estudios. El mismo Paladio lo dice asi en el prlogo los Comentarios de Ce-sar, que imprimi en Italiano ilustrados con diseos suyos, como mas adelante diremos.

    Muchos son de dictamen que Trisino di tambien Paladio las primeras nociones 6rudimentos de la Arquitectura. Pero Tomas Temanza y Alexandro Pompei, ArquitectosVenecianos de nuestros dias, han sido de otro parecer. Dicen que si Paladio hubiera sidodiscpulo de Trisino en la Arquitectura, lo hubiera manifestado en sus escritos, especial-mente quando lo nombra en ellos. Persuadenlo con que siendo Paladio hombre muy aten..fO, agradecido y de costumbres irreprehensibles, no hubiera cometido ingratitud semejante.Sin embargo, mi sentir es que estas conjeturas no bastan destruir la opinion comun y re-cibida; pues tampoco nombra Paladio otro por su maestro en el arte, y es natural 10 hu.biese tenido, ya que tambien calla haberla estudiado sin maestro. Siempre he tenido por cier-to que T risino dirigi al joven Paladio en los primeros pasos de la Arquitectura, le mandestudiar y copiar algun libro de principios, las traducciones de Vitruvio que ya entonceshabia ( quizas el original mismo), le hizo entrar en gusto, concurrir las Academias p..blicas y privadas que en Vicencia habia, y finalmente 10 puso en el camino real que con-duce la adquisicion de las bellas proporciones griegas. Con estos estmulos y fundamen-tos tuvo bastante el feliz genio de Paladio para caminar gran paso por s solo, guiandosepor los admirables restos de la Arquitectura Griega que subsisten aun en Roma y otras par-tes de Italia; los que visit, midi y observ repetidas veces con sumo cuidado. Que Tri-sino le ense la Polmica Arte Militar de los antiguos lo confiesa Paladio en el arriba ci-tado prlogo. Asi, no seria extrao que dandole lecciones de Arquitectura Militar, se lasdiese tambien de la Civil, siendo ambas inseparables en la mayor parte. Esto se persuademas con haberselo T risino llevado Roma, donde como en el libro abierto de los edificiosantiguos estudiase radicalmente las verdaderas reglas, proporciones y belleza del arte vincu-ladas en e110s.

    Poco hubo menester el noble talento de nuestro joven para enamorarse de aquellos ad-mirables monumentos, que como maestros mudos estal1 dando voces los ojos ilustrados.Qued sorprehendido y transportado al contemplar hasta qu grado de magnificencia, ma-gestad y hermosura llevaron los antiguos el arte de edificar. Ello es tal, que si por dichano quedase en pie un gran numero de sus edificios, se hubieran algunos modernos atrevido negar hubiesen eXIstido, y tratal de embusteros Plinio, Pausanias y otros escritores,

    1 Francisco Buttoni, de quien hablaremos adebnte, ponesu nacimiento en 1508 contra todos los dernas escritores, y sindar la razon en que se funela para esta diferencia.

    1 El ciudo Bunoni afirma que su primer exr:rcido fue deCantero. Si esto fue asi , no debi de permanecer mucho tiem~

    po en el ollcio; pues su mas que mediana instntcrion el1 lasbuenas letras, y snm:l m el diseo y Arquitcctura, prueb.mque desde sus primeros anos se dedic ~ esto' altos estudios.Otra prueba es que de 14 anOs de edad eI'3fa bucn Arquitectoy dirigi edificios cOllsidenlbl\:Se

    b

  • VI .MHWRIAS SOBRE LA VIDA

    como 10 han executado en otras cosas que no alcanzaron ni entendieron. Vencida Greciapor Roma, hubo esta de confesarse tcitamente ve~cida por a~uella en todo lo que no eraarmas y fiereza. Enriquecise Roma con los despoJos de Grecia. Traxose no solo 1:1sartesy artistas, sino tambien las maS apre~iab1es?bras que en ella ,se ha~lar~n. Hasta co1unas.ex-traordinariamente grandes y de matenas. precIosas tras1~darona Iral:a, fuese.por memona ytrofeo, fuese por no creer hubie:e ArquItectos que suple.sencons;r~urlas de Igual hermos~r~.Fecundse entonces Roma con Ideas grandes. Los ArqUItectos Gnegos hallaron en ella am-mos generosos, atrevidos, propensos levantar edifi~ios inmens.os para ete:niz.ll" su vanidady nombre, y con caudales inagotables para consegUIrIo. EstudIaron .tamblen los Romanosen los libros griegos las ciencias y artes, entre las quales fue la ArqUitectura la mas favore-cida, como que era la mas propia para mostra.r la magestad y g:ande~l dd L:1perio: Dcsdeluego visti nuevas galas en este como mas neo: pe~o la exceSIva nqueza m la hIzo mashermosa ni la di mas gracia. De la inumerable multItud de templos, teatros, anfiteatros,circos, balos, naumaquias, foros, arcos, prticos, sepulcros, &c. que tenia Roma en elsiglo de Augusto, solo quedan algun0s residuos, arruinados en parte y en frag~entos, lamanera de una gran nave destrozada por el furor de las tormentas. P.:ro todavla bastan nosolo para formar una justa idea de lo que fue Roma y el Imperio Romano, sino tambien paraque los aficionados la Arquitectura satisfagan su gusto, y depositen en el nimo la noble-za y armonia de partes que reynan en casi todos: aunque no todos los que permanecen sonlos mejores que habia; pues de unos dos siglos y medio esta parte han desaparecido mo-numentos muy preciosos.

    Esto sucedi l)aladio. Embelesado en 10 que vea lo quiso ver todo. No se contentcon vedo todo: se dedic estudiado

    ~ medido, copiado, combinar sus partes con el todo,examinar su correspondenciay muruas proporciones, y sacar d~ ello el resultado, que fueel verdadero y cientfico sistema arquitectnico, de que despues supo usar tan ventajosamen-te, acomodandolo con sagacidad y destreza en las ocasiones que se le ofrecieron. En una pa-labra, se di meditar y filosofarsobre el Antiguo en busca de la razon y fLll1damentoquetuvo la antigedad para obrar asi, sentando principios y reglas sustancialmente invariablespara los venideros. Con estas observaciones, atentas y repetidas al pie de los edificiosgrie-gos adquiri Paladio tanta facilidad y conocimiento del arte, que se elev sobre el comunde los Arquitectos de su siglo y posteriores, hasta el grado de profesor excelente. Pero almismo tiempo confiesa con ingenuidad y candor, que los preceptos de Vitruvio son el ca-mino que debe trillar el Arquitecto que desee poseer el arte. A propsito de esto no puedomenos de extrallar mucho el que algunos profesores de nuestros dias teniendo un tan sabro-so manantial en la doctrina de Vitruvio, se vayan beber en los cenagales de Pozzo, Gua-rini, Hondio, Borromini, Juvara, Bibiena y otros muchos, que 110 solo corrompieron lascncillez y hermosura de las proporciones griegas, sino que se inventaron una nueva formade Arquitectura desarreglada y abominable, en cuya comparacion es la Gtica un cluTIulode bellezas.

    A los "ente y quatro aios de edad invent y dirigi Paladio la quinta de los SeoresGodi en l.uncdo, pueblo del Vicenrino, segun la describe en el Cap. 15 del Libro lI.rag. 6$ LAM. X~IX. Deb} de conoc~r l mismo

    ~u~ su gusto en la bella Arquitecru-ra no estaba todaVla hecho 111sazonado. Al punto volo a Roma~ y se detuvo en ella tiem-po considerable, midiendo y eX~lminando nu.evamente el Antiguo, estudiando sin intermi-

    sion sus proporciones y grac~:ts. No \'~olvi ,. Vicen~ia hasta el ao de 1547, que era el'29 de su edad, en cuyo penodo de C1I1COanos acabo de aprender lo que conoci le (':dta-~~a. I~t'sd~ entonces comen~? Paladio manifestar

    .ot:\~ vig?r de. invencion , un nuevo esp-lltU ) tah::nro, un gusto solIdo y

  • DE ANDRES PALADIO. VII

    mal gusto, semigtica y muy incmoda. Executlo Paladio satisfaccion con preferencia otros Arquitectos, aadiendola en derredor una galeria Drica. No pudo menos de co-meter algunas faltas, siendo moralmente imposible hermanar sin ellas la Arquitectura malacon ]a buena. V anse sus diseos en las LAM. XVIII. y XIX. del Libro IlI.

    Este grande edificio y otros que Pa1adio dirigi por entonces, hicieron volar su famahasta Roma. Hallabase Trisino en aquel emporio de las bellas artes; y es de creer no per-dia ocasion de adelantar su discpu