“AGRICULTORES FAMILIARES DE SANTIAGO DEL ESTERO. ... agropecuarias alcanzó 21% en todo...

Click here to load reader

  • date post

    30-May-2020
  • Category

    Documents

  • view

    1
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of “AGRICULTORES FAMILIARES DE SANTIAGO DEL ESTERO. ... agropecuarias alcanzó 21% en todo...

  • “AGRICULTORES FAMILIARES DE SANTIAGO DEL ESTERO. UNA MIRADA HACIA SUS ESTRATEGIAS PRODUCTIVAS. CUATRO ESTUDIOS DE CASO”

    Estrategias y experiencias para el trabajo en extensión

    Experiencia

    Ing. Agr. Patricia Hermelo Lic. en Adm. de Empresas Patricia Carabajal

    Téc. Agropecuario Orlando Ledesma

    Centro de Formación para la Agricultura Familiar del Noroeste Argentino Subsecretaria de Agricultura Familiar, Delegación Santiago del Estero

    Santiago del Estero - Argentina

    Email: patricia_2h@hotmail.com – Tel: 0385-154768711

    INTRODUCCION

    El objetivo de este trabajo es el de caracterizar los sistemas productivos de los agricultores familiares, que los diferencia de otros productores agropecuarios en cuanto a superficie de tierra cultivada, posesión de la misma, forma de organización, adquisición de insumos, cantidad y calidad de mano de obra empleada, y su vínculo o relación con los mercados.

    Debido a la escasez de tiempo y medios, el alcance de este trabajo y las conclusiones a las se llega, están necesariamente limitados por el reducido número de entrevistas logradas, pero creemos que permite tener una idea del universo peculiar del agricultor familiar.

    El agricultor familiar, definido como aquel que aporta su trabajo al proceso productivo y la gestión de su explotación conjuntamente con su familia, ha tenido últimamente un reconocimiento por parte de organismos e instituciones oficiales, debido al hecho que se adjudica a la Agricultura Familiar la responsabilidad de gran parte del notable crecimiento económico de los países asiáticos.

    En el término “agricultura familiar” convergen figuras sociales como el pequeño productor, el minifundista, el campesino, el chacarero, el colono, el productor familiar y también los campesinos y productores rurales sin tierra, así como las comunidades de pueblos originarios (extraído del Documento del Foro Nacional de la Agricultura Familiar, 2006:4).

    El Foro Nacional de la Agricultura Familiar (2006) la describe como “… un tipo de producción donde la Unidad Doméstica y la Unidad Productiva están físicamente integradas, la agricultura es la principal ocupación y fuente de ingreso del núcleo familiar, la familia aporta la fracción predominante de la fuerza de trabajo utilizada en la explotación, y la producción se dirige al autoconsumo y al mercado conjuntamente…”

    En este contexto, se observa que el Agricultor Familiar pone en práctica estrategias propias y a veces diferentes de las de otros tipos de agricultores para organizar su producción, acceder a los mercados y proveer a su subsistencia y la de su familia, que lo caracterizan y revelan como tal. Es nuestra intención investigar y describir esas estrategias.

    Varios autores en todo el mundo destacan el proceso continuado de desaparición de la pequeña empresa agropecuaria, al mismo tiempo que aumenta la concentración de las tierras en posesión de un número reducido de propietarios.

    Argentina no constituye la excepción. Comparando los resultados del Censo Nacional Agropecuario del año 2002 con el anterior realizado en 1988, se observa que la caída del número de explotaciones

    mailto:patricia_2h@hotmail.com

  • agropecuarias alcanzó 21% en todo el país, lo cual equivale a cerca de 90,000 explotaciones (Lazzarini, 2004). (Citado por Raúl Paz, 2008). Sin embargo, el sector de la Agricultura Familiar en la provincia de Santiago del Estero no parece que vaya a desaparecer ni debilitarse (Mitos y Realidades sobre la Agricultura Familiar en la Argentina, Raúl Paz, 2008), ya que según Obschatko et al, (2006) representan el 66% del total de explotaciones de Argentina y el 53% del empleo total nacional, mientras que en Santiago del Estero representa el 85% de la fuente de empleo en el ámbito rural. (Paz, 2008).

    Feder (1972), (citado por Marcelo Carmagnani en “La Agricultura Familiar en América Latina, 2008) cree que la pobreza rural puede combatirse con el apoyo a la Agricultura Familiar. En un estudio realizado en Brasil en las décadas del 60 y 70 se observó que la Agricultura Familiar ocupaba el 15,2% de la superficie cultivada, el 2,6% de la tierra y producía el 31,7% de la producción agropecuaria total. Esta observación nos alienta a investigar las causas por las cuales la agricultura familiar sería más eficiente que la empresarial. Otro motivo es que, en una época en que crece la conciencia colectiva sobre los efectos del daño ambiental que produce el exceso de la tecnología aplicada por las producciones a gran escala, el agricultor familiar emplea técnicas de bajo impacto ambiental y busca alternativas más económicas que las empleadas por la gran empresa agropecuaria, que no son cuantificadas por los análisis económico-estadísticos que registran los censos.

    Existe un amplio rango de explotaciones agropecuarias familiares que no figuran en los censos ni en las estadísticas oficiales porque la extensión que ocupan es inferior al pre-establecido por el diseñador del Censo. Su ¨no inclusión¨ en las estadísticas impide la planificación de políticas que ayuden a estas personas a salir de la pobreza. Según un estudio financiado por el Banco Mundial, región de América Latina y El Caribe, en el año 2007 ( Informe No. 39947 – AR) ….“Los pobres invisibles, Un panorama de la pobreza rural en Argentina”) nos dice:“…Aunque la población rural dispersa está disminuyendo, todavía representa 68 por ciento de la población rural global”.( “…”). “Si bien la agricultura claramente domina, el sector rural tiene una economía diversa que no encaja en una caracterización simplista de sociedad productora monolítica. Los datos de los censos muestran que la mayor parte de las personas en áreas rurales dispersas efectivamente trabajan en la agricultura y en actividades relacionadas a ésta. Las cifras de una limitada encuesta realizada en el 2003 en cuatro provincias confirman que en las áreas rurales dispersas los pobres y no pobres obtienen la parte principal de sus ingresos totales —54 y 68 por ciento, respectivamente— de las actividades agropecuarias “…” “Comprender la pobreza rural en Argentina es difícil debido a la falta de datos. Los pobres rurales son invisibles en muchos debates sobre políticas, debido a que no son capturados en la Encuesta Permanente de Hogares.” . ” Se cita este informe en particular porque sus observaciones se basan en encuestas realizadas en el año 2007, posiblemente más realistas que las del Censo Nacional Agropecuario de 2002, en la que los datos obtenidos estaban muy cercanos en el tiempo a las consecuencias catastróficas de la crisis del 2001, como ellos mismos argumentan.”

    De la lectura de estos trabajos se deduce que, por lo general, las estadísticas no reflejan la realidad de un sector productivo que crece en importancia pero al mismo tiempo necesita de un apoyo económico, social y tecnológico que incremente su participación en el mercado y en la disminución de la pobreza rural, porque tiene potencialidades significativas en la disminución del impacto de la tecnología sobre el medio ambiente, la sustentabilidad de la producción y el empleo de estrategias novedosas, impensadas desde las instituciones y los “paquetes tecnológicos” impuestos por ellas. (Van der Ploeg, 2007)

    METODOLOGÍA:

    Se realizaron entrevistas a productores de los territorios de Avellaneda de Riego (eventual), Río Hondo y Banda. Aquí va el extracto de la descripción de ambas zonas, basado en los informes de los Técnicos Patricia Carabajal y Orlando Ledesma. La descripción del Departamento Río Hondo ha sido aportada por la Srta. Paola Nazar, técnica de la zona.

    La Provincia de Santiago del Estero está dividida en 27 departamentos, posee en general un clima continental, cálido, tal como corresponde al de las regiones subtropicales por estar situada entre las isotermas de 20º C y 22º C., con una variación desde el árido y semiárido hasta el subhúmedo continental, con una marcada estación seca, entre mayo y octubre, que se acrecienta de este a oeste. El régimen de temperaturas es del tipo continental, cálido en verano y frío en invierno.

  • La temperatura media anual oscila alrededor 21,5º C, con una máxima absoluta en verano de hasta 47 º C y una mínima absoluta en invierno de hasta -5º C. En el verano, la media ronda los 27 º C, con máximas superiores a los 45 º C . En invierno la media se sitúa en los 12 º C con mínimas absolutas de -5º C , con una marcada amplitud térmica diaria. Las precipitaciones anuales oscilan entre los 500 y 950 mm. en gran parte del territorio, produciéndose una disminución en sentido este-oeste. Se distinguen dos estaciones: lluviosa (de octubre a marzo) y seca (abril-septiembre).

    Los vientos dominantes en la provincia son, los del norte en la época estival y los del sur en la época invernal. Estos últimos son los más beneficiosos porque provocan lluvias frontales. Las heladas ocurren entre mayo y agosto, y el granizo, que es poco frecuente en la provincia, ocurre entre octubre y marzo.

    Se caracteriza por tener gran sequedad del medio ambiente, días de temperaturas altas y noches frescas, incluso con heladas y una estación muy seca entre mayo y octubre.

    En el sudoeste, la marcada continentalidad y la ausencia de influencia marítima, se manifiestan en el clima árido serrano, con veranos calurosos, secos y ventosos e inviernos templados. En los veranos tórridos el agente atemperador es la altura de las sierras. En éstas, las precipitaciones son más abundantes en las laderas orientales, pues están expuestas a los vientos húmedos del este. Bajo este tipo climático l