¿Son reconciliables altos niveles de flexibilidad laboral ... · PDF fileseguridad y...

Click here to load reader

  • date post

    20-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of ¿Son reconciliables altos niveles de flexibilidad laboral ... · PDF fileseguridad y...

  • PAPERS DE LA FUNDACI/138

    Son reconciliables altos niveles de flexibilidad laboral yuna amplia proteccin social?

    Javier Ramos-Daz

  • PAPERS DE LA FUNDACI/138

    Son reconciliables altos niveles de flexibilidad laboral y una ampliaproteccin social?Javier Ramos-Daz

    Edita: Fundaci Rafael CampalansVia Laietana, 3808003 BarcelonaTel. 93 319 54 12 Fax 93 319 98 44e-mail: fundacio@fundaciocampalans.comwww:fundaciocampalans.com

    Impressi: Espai Grfic Anagrafic, S.L. - Tel. 93 372 32 62

    ISSN: 1138-4514

    Dipsit legal: B-47.542-97

    Javier Ramos-Daz. Doctoral Researcher en el Instituto Universitario Europeo deFlorencia. Investigador doctoral en la Fundacin Juan March de estudios einvestigaciones. Profesor asociado en el departamento de Ciencia Poltica ySociologa de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

  • PAPERS DE LA FUNDACI/138

    3

    SON RECONCILIABLES ALTOS NIVELES DE FLEXIBILIDAD LABORAL YUNA AMPLIA PROTECCIN SOCIAL?

    Javier Ramos-Daz

    Las siguientes pginas son un intento de responder afirmativamente a la preguntaque da nombre a este artculo. Analizando las estrategias laborales y diversosaspectos del mercado de trabajo, intentaremos demostrar que lasincompatibilidades y objeciones que desde distintas posiciones ideolgicas sehacen a la posibilidad de combinar altas dosis de flexibilidad y proteccin social son,cuanto menos, rebatibles. Para ello, analizaremos cmo han cambiado cuatromercados laborales, el espaol, el holands, el ingls y el dans, y cmo estoscambios han repercutido en sus niveles de actividad laboral, desempleo, crecimientodel empleo atpico y pobreza. La conclusin de este artculo es que la combinacinde altas dosis de flexibilidad y una extensa proteccin social no slo son posibles,tambin son deseables.

    El Mercado Laboral Europeo: un contexto cambiante

    Tras la Segunda Guerra Mundial las instituciones que determinaban el bienestarpersonal, esto es, el mercado, el estado y la familia encontraron unas pautas decoexistencia que favorecieron altos niveles de crecimiento econmico y proteccinsocial que se tradujeron en bajos niveles de desempleo y pobreza. Lainstitucionalizacin de pautas pacficas de convivencia entre el trabajo y el capitalgarantizaron tanto la propiedad privada como ciertos derechos sociales, en unmarco caracterizado por el apogeo de formas especficas de produccin(FordismoTailorismo) proteccin social (Estado del Bienestar), intervencin pblicaen economa (keynesianismo) y estructura familiar (un solo perceptor, normalmentevarn) que moldearon el orden socioeconmico de lo que Crouch (1999) hadenominado El compromiso de mitad de siglo.

    Las polticas pblicas implementadas para disminuir el impacto de las crisis quecclicamente afectan a la economa dieron a las empresas la estabilidad y confianzanecesarias para disear estrategias expansivas. El gasto pblico en educacin,sanidad y proteccin social no slo mejor la cualificacin laboral de lostrabajadores/as, con el consiguiente beneficio para la productividad general de laeconoma, sino que permiti a quienes carecan de empleo (parados,discapacitados, pensionistas) mantener unos niveles de demanda que favorecieronel crecimiento y adems proporcionaron legitimidad al compromiso de mitad desiglo. En este clima de consenso, expansin econmica y cifras cercanas al plenoempleo, los empresarios demandaron una fuerza laboral estable y fuertemente

  • vinculada a la empresa mientras el principal inters de los sindicatos fue laconsecucin de empleo estable y seguro. Esta coincidencia de intereses facilit eldesarrollo de una legislacin laboral protectora que implcitamente estimul laexpansin del empleo permanente a tiempo completo y, por extensin, configur eltrabajo temporal, a tiempo parcial, etc., como formas atpicas de empleo.

    La estructura familiar predominante favoreci este desarrollo. La relacin entreempleo y proteccin social surgi sobre la base de un modelo familiar caracterizadopor la existencia de roles bien diferenciados entre hombres y mujeres. Los primerosparticipaban activa y permanentemente en el mercado de trabajo mientras que lassegundas se ocupaban de labores domsticas a tiempo completo oespordicamente aceptaban trabajos atpicos. Esta estructura familiar era elresultado del principio liberal de dejar separados, aunque no aislados, la esferafamiliar y laboral. Como Crouch (1999) ha sealado, los conflictos entre los criteriosque gobiernan la economa, basados en relaciones de intercambio racionalmentecalculadas, y los que gobiernan la familia, de corte ms afectivo, se superarongracias a la segregacin de las mujeres casadas del mercado de trabajo. Suseguridad y bienestar se hizo depender de la situacin laboral del marido ensistemas de proteccin social que reflejaban el sesgo masculino imperante en elmercado de trabajo. Como resultado, la participacin laboral femenina fuecomparativamente baja, intermitente y predominante en sectores donde el empleode baja remuneracin y a tiempo parcial era mayoritario, (Lewis, 1992, OReilly andSpee 1997; Rubery et al. 1997; Rubery 1998).

    PAPERS DE LA FUNDACI/138

    4

  • PAPERS DE LA FUNDACI/138

    5

    El Fin del Consenso: el Contexto Ideolgico de la Flexibilidad

    Pero estas pautas de coexistencia armnica entre mercado, estado y familiaempezaron a resquebrajarse. La legislacin protectora y el contexto de plenoempleo al que hacamos referencia empuj al alza los salarios y redujo los incentivospara que los trabajadores aceptasen trabajos de baja remuneracin. Se recurri a laemigracin para cubrir estos puestos, lo que origin un mercado dual osegmentado1 de trabajadores protegidos y bien remunerados y otro desprotegido yde baja remuneracin en condiciones laborales ms precarias. Esta situacin pudomantenerse ms o menos estable hasta las crisis del petrleo de 1973-74 y 1978-79. Despus las empresas vieron limitadas sus previsiones de beneficios porcondiciones econmicas ms desfavorables que se tradujeron en mayor desempleoy previsiones de gasto y dficit pblico mayores. Para superar esta situacin se optpor una estrategia de aumento de la productividad, expansin de mercados ydescentralizacin del trabajo que hizo necesarios procesos ms intensos deflexibilidad laboral2, innovacin tecnolgica y movilidad de capital, lo que a su vezfavoreci la aparicin de mercados laborales ms interdependientes y menosregulados (Castells 1996). A esta actitud empresarial se uni la cada vez ms

    1 Para un anlisis en profundidad sobre la Segmentacin del Mercado de trabajo: Averitt,(1968); Bluestone (1970), Doeringer and Piore (1971); Edwards (1979); Gordon et al. (1982);Rubery (1978); Carter (1982); Piore and Sabel, (1984); Berger and Piore, (1980),Sengenberger, (1981).

    2 La flexibilidad laboral puede adoptar tres formas bsicas: Flexibilidad Numrica o Externa.Es la que busca facilitar el ajuste de plantillas a las necesidades de produccin, haciendoms fcil la contratacin y/o el despido de trabajadores/as. La posibilidad de contratar deforma temporal, parcial o subcontratar trabajadores a otras empresas, la reduccin de lascompensaciones por despido o la redefinicin de las causas legtimas que justifican laextincin del contrato de trabajo son ejemplos de flexibilidad externa. Flexibilidad Funcionalo Interna. En este caso lo que se busca es ajustar las tareas de trabajo a las necesidadesde produccin. Cuando as se requiere, los trabajadores/as cambian de tareas porque hansido instruidos para ello. Otra posibilidad es variar las horas de trabajo en funcin de laproduccin, pero manteniendo el nmero de puestos de trabajo. En general esta forma deflexibilidad no busca tanto el ajuste de plantillas como su adaptacin a nuevos procesos deproduccin. Flexibilidad de Rentas. Este tipo de flexibilidad busca adaptar los salarios a lasfluctuaciones cclicas y a los cambios internos y externos en la produccin. Se trata de quelos salarios estn determinados por el mercado y no por agentes externos. Los clsicosajustes de rentas por razones de inflacin no son una forma de flexibilidad propiamentedicha. Ms bien suponen una interferencia al mercado, sin embargo su objetivo es impedirque una elevada inflacin limite la competitividad de la economa.

  • PAPERS DE LA FUNDACI/138

    6

    extendida idea de que los altos niveles de desempleo en Europa, frente al bajodesempleo norteamericano, eran el resultado de la excesiva rigidez imperante en losmercados de trabajo. Los altos e igualitarios salarios, las limitaciones al despido y laexcesiva generosidad de las prestaciones sociales fueron sealadas comoresponsables del dbil crecimiento de una Europa esclerotizada frente aldinamismo norteamericano (Ellman,1985; Krugman, 1993). A pesar de la crisis, enEuropa se estaban manteniendo las restricciones al despido y a la contratacinms flexible mientras se mantena una amplia cobertura social que no haca sinofavorecer el dficit, la presin impositiva y la inflacin. Esto lejos de crear empleo lodisminua por su efecto negativo sobre la competitividad general de la economa.

    Quienes vieron en la proteccin social y laboral un impedimento al dinamismoeconmico y a la creacin de empleo empezaron a ganar fuerza acadmica ypoltica. Sus argumentos, de clara inspiracin neoclsica, solan coincidir en unaspecto fundamental: la rigidez salarial, los costes del despido y la generosidad delas prestaciones sociales vinculadas al trabajo permanente a tiempo completo eranresponsables de los altos niveles de desempleo:

    1-) Un sistema salarial rgido dificulta la creacin de empleo porque como lasnegociaciones colectivas garantizan un nivel de rentas para aos sucesivos, futurascrisis econmicas deben ser tratadas recurriendo al despido ante la imposibilidad dereducir los salarios (Bertola and Rogerson, 1997; Bertola 2000).

    2-) Los Costes del despido empeoran an ms la situacin. Los empresariosincorporan los costes de d