PIEZAS TEATRALES CORTAS

Click here to load reader

  • date post

    06-Jan-2017
  • Category

    Documents

  • view

    268
  • download

    7

Embed Size (px)

Transcript of PIEZAS TEATRALES CORTAS

  • P I E Z A S .

    T E A T R A L E S

    C O R T A S

    C O N S E J O S U P E R I O R D E ( P ^ L P

    YESTIGACIONES CIENTFICA

    B I B L I O T E C A L I T E R A R I A . D E L E S T U D I A N T E < ^ ) V I 6 * 9

    PIEZAS TEATRALES

    C O R T A S

  • B I B L I O T E C A L I T E R A R I A D E L E S T U D A M E

    A presente BIBLIO-

    en t r e i n t a tomitos las obras cuyo conocimiento nos parece ms esencial o ms conveniente en los primeros aos de la ense-anza. Los treinta vol-menes estn formados obedeciendo a un canon literario, a un catlogo previamente establecido, de aquellas obras mejores que el estudiante debe frecuentar en el comien-zo de sus estudios p a r a adquirir los fundamentos de su cultura tradicional hispnica.

    Estos volmenes tie-nen de 150 a 350 pginas, es tn pulcramente im-presos y llevan bellas ilustraciones. Los precios de los tomos, que van siendo objeto de reimpre-sin, han de someterse, por fuerza, a las condi-ciones actuales del arte de imprimir. No obstante, el CONSEJO SUPERIOR DE

    INVESTIGACIONES C I E N T -

    FICAS ha procurado con-servar esta coleccin al alcance de la juventud escolar, a la que est de-dicado.

    T E C A ha reunido

  • PIEZAS TEATRALES CORTAS

  • t B I B L I O T E C A L I T E R A R I A D E L . E S T U D I A N T E v

    TOMO v r

    P I E Z A S T E A T R A L E S

    C O R T A S SELECCIN, OBSERVACIONES

    P R E L I M I N A R E S Y N O T A S

    l'Oi:

    MAR1U, M C M X L I V

    CONSEJO SUPERIOR D E INVESTIGACIONES CIENTFICAS

    INSTITUTO ANTONIO D E N E B R I J A

  • BDITOBIAL ieUi.lir.EK, C * * B I i 8 , . T.LF0KO 721)24. H A D B I D

    http://ieUi.lir.EK

  • L a s piezas cortas estn ntimamente ligadas a los orgenes del teatro espaol, y, por circunstancias com-prensibles, proporcionan documentacin antiqusima sobre las representaciones dramticas de carcter re-ligioso. No faltaban las de ndole seglar; pero, de la misma forma que los juglares conservaban en la me-moria sus cantos, y slo excepcionalmente se han conservado cdices como el Cantar del Mo Cid, el fragmento de Roucesvalles y la lrica composicin de Elena y Mara, tambin hay ejemplos y alusiones que permiten suponer la existencia de obras que se han perdido o que slo vivieron en la mente de los acto-res, por tratarse de improvisaciones muertas al nacer.

    U n texto de Alfonso el Sabio revela claramente la insistencia de la doble orientacin del teatro: " R e -presentacin hay que pueden los clrigos facer; asi como de la Nascencia de Nuestro Seor Jesu Chris-to, en que muestra como el ngel vino a los pintores e como les dixo como era Jesu Christo nacido, E otros de su aparicin, como los tres Reyes Magos le

  • OBSERVACIONES PRELIMINARES

    vinieron a adorar. E de su Resurreccin, que muestra que fu crucificado y resucit el tercer d i a . . . " En cam-bio, les prohibe "ser facedores de los juegos desear-nio porque los venga a uer gentes, como se fazen. E si otros ornes los fizier non deuen los clrigos y ucnir, porque fazen muchas villanas y desaposturas."

    Esta doble ndole del teatro se refleja en las obras de Gmez Manrique, cuyas son, tanto la representa-cin del Nacimiento de Nuestro Seor, a instancias de doa Mara de Manrique, vicaria en el Monaste-rio de Calabazanos, hermana suya, y Lamentaciones fechas para la Semana Santa, como la pieza titulada " E n nombre de las Virtudes que iban Momos al nas-cimiento de un sobrino suyo" .

    Muchas composiciones lricas llegaron a los linde-ros de lo dramtico; pero no pueden sealarse como manifestaciones teatrales, sino como prueba de lo di-fcil que resulta adaptar rgidamente a la realidad la clasificacin de materias, puesto que toda clasifica-cin tiene su raz en la limitacin de nuestra inteli-gencia, y no en la discontinuidad de los hechos rea-les. X o son obras dramticas: ni algunas de San Isidoro, de Sevilla : ni los Diloi/os, de P. Compos-telano; ni el Duelo de le lirtjen. de Gonzalo de Herceo ; ni la fbula de Don Meln y doa Endrina, que el Arcipreste de Hita incluy en el libro llamado Libro de Buen Amor; ni la Danza de la Muerte; ni los cantares, as como escnicos, del abuelo del mar-qus de Santularia, don Pedro Gonzlez de Men-doza ; ni el Dilogo de Bias contra Fortuna, de don

    6

  • OBSERVACIONES PRELIMINARES

    Iigo Lpez de Mendoza; ni las Corlas de Mingo Revulgo, ni otras muchas poesas en las que, aun em-plendose la forma dialogada, no hay materia de representacin. Algn atisbo dramtico se encuentra en el Dilogo cutre el .mor y un Viejo, de Rodrigo Cota de Maguaque, y teatral es la representacin de Navidad, incrustada por fray Iigo de Mendoza en su poema Vita Cliristi.

    Tres grupos formamos para dar a conocer muestras de las obras cortas de nuestro teatro: a) teatro reli-gioso ; b) loas v bailes ; c) entremeses y sanetes.

    Para la transcripcin de los textos respetamos fun-damentalmente la ortografa de los originales, a fin de que puedan hacerse las oportunas observaciones filolgicas. Para evitar dudas acentuamos segn las normas modernas. Si hemos de suplir palabras o le-tras, lo que hacemos slo en casos que pueden originar confusiones, las encerramos entre [1, y las palabras

  • TEATRO RELIGIOSO

  • La liturgia catlica tena un germen dramtico en s misma, que fcilmente haba de ampliarse al tomar la definitiva estructura propia para la representacin. Fiestas diversas sirvieron de base para las concepcio-nes teatrales de tipo religioso: la Natividad del Se-or ; la Epifana; la Pasin del Seor ; las devocio-nes marianas, muy especialmente la Asuncin de Xuestra Seora, y otras varias. Con el desarrollo del teatro se inspiraron los autores en vidas de San-tos y problemas teolgicos de honda preocupacin, y nacieron en Espaa los Autos Sacramentales, pie-zas cortas que honraran por s solas toda una li-teratura.

    Una de las ms antiguas piezas cortas de nuestro teatro religioso es el Auto de los Reyes Magos, cuya redaccin primitiva debe de ser de mediados del siglo x i n . El manuscrito fu descubierto en la biblioteca de la Catedral de Toledo por el entonces cannigo don Felipe Fernndez Yallejo. quien fu ms tarde arzobispo de Santiago de Compostela. Se

    1 1

  • TEATRO RELIGIOSO

    ha sealado el espritu crtico del rey que quera ver tres noches seguidas la estrella para decidirse a adoptar su significado. Lo cierto es que aun cuando se ha querido derivar esta obra de las fuentes france-sas, tiene una independencia y una modalidad tales, que dejan bien descubierto su origen espaol. E s lstima que haya desaparecido el final de este Auto ; crese que terminara con la adoracin y cantndose algn villancico- Tal vez terminase con el sacrificio de los santos inocentes.

    Rica muestra de las primitivas obras dramticas breves espaolas constituye el Cdice de los Autos Viejos, que se conserva en la Biblioteca Nacional, y fu publicado por el hispanfilo francs Leo Rouanet. Las producciones que contiene se han clasificado en tres grupos: i . ' D c asuntos bblicos, ya del Antiguo, ya del Nuevo Testamento. 2." Leyendas y Vidas de Santos; y 3." Alegoras llamadas Farsas, que desarro-llan temas teolgicos. Inclumos uno de los Autos, referente al tema de la Asuncin de la Virgen, tan popular en nuestra Patria. A l corresponden el Mis-terio de Elche, de tan extraordinario inters, y mul-titud de fragmentos y copias conservados en varias poblaciones. (Vase Eduardo Jul ia Martnez, Repre-sentaciones teatrales de carcter popular en la pro-vincia de Castelln. Madrid, 1930, en especial p-gina 1 3 y siguientes.)

    L a mxima gloria del teatro religioso espaol se encarna en los Autos Sacramentales, en los que se

    12

  • OBSERVACIONES

    enaltece el Misterio de la Eucarista preferentemente. L a fiesta del Corpus se instituy en la ciudad de Lie ja , en 1246, por el obispo Roberto de Torote, a consecuencia de las misteriosas visiones de la monja agustina beata Juliana de Cornelin. El Pontfice Urbano IV , que antes de la elevacin a la silla ponti-ficia haba sido arcediano en la Catedral de 1 -ieja, expidi en 1264 una bula ordenando la celebracin de esta fiesta en todo el orbe catlico, fijndola para el prximo jueves despus de la octava de Pentecos-ts, y encargando a Santo Toms de Aquino la re-daccin del oficio del Santsimo Sacramento. Muerto el Papa el da 3 de octubre de aquel ao, se interrum-pi la celebracin de esta solemnidad durante ms de cuarenta aos, hasta que fu restaurada, en 1 3 1 2 , por Clemente V . Pronto se destac de entre todas las festividades, y las representaciones escnicas constituyeron atractivo especial en aquel da.

    Primeramente se desenvolvieron dentro del templo, entrando los sacerdotes en la accin; ms tarde se levant el tablado en el exterior de las iglesias, y luego se utilizaron carros, cuya construccin y ade-cuado arreglo evolucion hasta una complicacin ex-traordinaria. Hubo poblaciones en las que progres con resultados artsticos destacados; la popularidad hizo que muchos pueblos quisieran imitar lo que con-quistaba el aplauso general en las grandes ciudades. Con frecuencia se encuentran recibos correspondien-tes a los pagos por el alquiler del vestuario utilizado

    1.?

  • TEATRO RELIGIOSO

    por las compaas en los aos anteriores, y que iban a hacer las delicias de la gente pueblerina, no acos-tumbrada por aquel entonces a desplazarse para bus-car diversiones.

    L a simplicidad de los primitivos Autos Sacramen-tales llena todava gran parte de los que escribi el librero valenciano Juan de Timoneda.

    Gran conocedor por su oficio de los gustos y afi-ciones del pblico, seleccionaba en su librera lo que despertaba el fervor popular, confeccionando as obras que alcanzaban el consenso general fcilmente. Los prelados valencianos favorecieron a Timoneda para que escribi