jota

Click here to load reader

  • date post

    27-Sep-2015
  • Category

    Documents

  • view

    21
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of jota

  • 147Jentilbaratz. 14, 2012, 147-186

    Jotas y fandangos en el sudeste de Teruel (Jotas and fandangos in the South East part of Teruel)

    Ibor Monesma, CarolinaUniv. de Zaragoza. Fac. de Empresa y Gestin Pblica. Plaza de la Constitucin s/n. 22001 Huesca [email protected]

    Recep.: 19.10.2011 BIBLID [1137-859X (2012), 14; 147-186] Acep.: 01.08.2012

    Desde hace tiempo en Aragn resulta muy difcil hallar testimonios sobre la jota como baile po-pular aprendido por tradicin y al margen del mbito escnico. Al sudeste de Teruel ha pervivido, en activo o en el recuerdo, integrada en los bailes de mayorales o en los de las fiestas ordinarias y bureos. El estilo y mbito interpretativos son comunes con la zona limtrofe de Castelln.

    Palabras Clave: Jota. Guitarra. Rondalla. Baile. Tradicin. Aragn. Reinao. Fandango.

    Aragoin aspaldidanik oso zaila da jota herri dantzari buruzko lekukotasunak aurkitzea, hots, tradizioz ikasi eta eszena eremutik kanpoko jotari buruzkoak. Jardueran edo oroitzapenean bizirik iraun du Terueleko hego-ekialdean, de mayorales izeneko dantzetan edo ohiko jaietan eta olgete-tan integraturik. Interpretazio estiloa eta eremuak komunak dira Castelloko mugaldekoekin.

    Giltza-Hitzak: Jota. Kitarra. Errondaila. Dantza. Tradizioa. Aragoi. Reinao. Fandangoa.

    Il y a longtemps quen Aragon il est trs difficile de trouver des tmoignages sur la jota comme tant une danse populaire apprise par tradition et en marge su domaine scnique. Au sud est de Teruel elle a survcu, activement ou dans le souvenir, intgre dans les danses de mayorales ou dans les ftes ordinaires et les bringues. Le style et le milieu interprtatifs sont communs avec la zone limitrophe de Castellon.

    Mots-Cls: Jota. Guitare. Troupe de musiciens. Danse. Tradition. Aragon. Reinao. Fandango.

    mailto:[email protected]
  • Ibor Monesma, Carolina: Jotas y fandangos en el sudeste de Teruel

    148 Jentilbaratz. 14, 2012, 147-186

    1. INTRODUCCIN

    All por 1947 sealaba el musiclogo y folklorista Arcadio de Larrea que pese a la copiosa literatura que trata de este tema, el estudio de la jota, como en general el de toda la msica popular aragonesa, est por hacer (Larrea, 1947: 175). Creo que no peco de exigente si considero que no hemos avanzado mucho en este particular. Tambin apuntaba el chistavino que a los intentos de llevarlo a cabo deba preceder una amplia recogida de material (Larrea, 1947: 175). En efecto, para formular tesis y elaborar teoras de marco amplio o macro, como las que sugieren las preguntas planteadas en la convocatoria de estas jornadas, es necesario contar con abundante y detallada informacin de mbito micro.

    En Aragn, pese a diversas campaas recopilatorias que se han desarro-llado muy pocas antes y algunas ms despus de los tiempos de Larrea con mayor intensidad desde finales de los ochenta, todava no disponemos de demasiados datos sobre esa msica popular a la que l se refera en gene-ral. Sobre la jota en particular ya no va a ser fcil obtenerlos a da de hoy a partir de la importante fuente que constituye la tradicin oral. Seguramente resultarn curiosas estas afirmaciones para quienes no viven en Aragn, pues como es bien sabido, desde mediados del s. XIX se ha venido sublimando el baile de la jota, as como el canto y la msica de rondalla hasta convertir-los en smbolo regional. La, digamos, jota escnica o acadmica, estili-zada para subirla a un escenario, bien vigente en nuestros das y pletrica de salud, todava requiere un estudio pormenorizado. La jota bailada al margen de los mbitos acadmicos o escnicos est prcticamente perdida, pas su moda: ha ido desapareciendo del repertorio popular desde principios del s. XX con mucha ms rapidez e intensidad que en otras regiones espaolas, supongo que en parte debido como asimismo sealaba Larrea (1947: 188) al modelo de prestigio en que se fue convirtiendo la jota escnica, quedando as este baile confiado a los virtuosos profesionales; es por ello que, como digo, prcticamente no contamos con tradicin popular, lo cual dificulta enor-memente su estudio. Otros derroteros ha llevado la jota cantada llamada de estilo, que debi configurarse a partir de la jota de ronda (Ibor y Escolano, 2003: 236) establecindose como gnero autnomo y escnico desde finales del XIX y que, en esos caminos de idas y vueltas, subidas y bajadas del esce-nario a la reunin, que siguen tantos gneros y repertorios, goza hoy en da de gran vigencia popular, adems de sobre los escenarios, en cualesquiera ron-das, sobremesas y dems reuniones familiares y de amigos.

    En la dcada de los noventa, junto con mis compaeros Diego Escolano y rsula Solaz, iniciamos una campaa de entrevistas sobre msicas y bailes a informantes de cierta edad en varios pueblos al este de la provincia de Teruel, dispersos en una sierra limtrofe con la provincia de Castelln, aproximada-mente la zona que hoy se conoce como Comarca del Maestrazgo1. En estas

    1. La denominada Comarca del Maestrazgo se constituy en 2003 en el marco de la nueva divisin administrativo territorial de Aragn y viene a corresponderse, aunque no exactamente, con

    ...

  • Ibor Monesma, Carolina: Jotas y fandangos en el sudeste de Teruel

    149Jentilbaratz. 14, 2012, 147-186

    tierras, quiz por sus malas comunicaciones y relativo aislamiento, ubicacin perifrica todava hemos podido conocer a personas que bailan, cantan y tocan la jota aprendida a travs de la tradicin, al margen de los parmetros de lo escnico. Una prctica, insisto, excepcionalmente mantenida a lo largo del siglo XX, si bien con ciertas discontinuidades, que nos proporciona abundante informacin y material relacionados con la rondalla y la jota. Todo ello, junto con los testimonios y la vigorosa tradicin local relativos a determinadas fiestas y bailes asociados a las mismas, que vamos a ir viendo, creo que no slo da cuenta de la cultura musical de la zona, sino que tambin permite mejorar la comprensin de determinados hechos musicales de la tradicin en el resto de Aragn, en lugares donde ya tan solo se conocan escasos vestigios.

    Fig. 1. Situacin de la zona en que hemos desarrollado el trabajo de campo y de otros lugares que se mencionan. Geoter Consultores S.C. www.geoterconsultores.com

    el rea en que desarrollamos inicialmente nuestros trabajos, que comprenda las localidades de Tronchn, Mirambel, La Cuba, Cantavieja, La Iglesuela, Mosqueruela, La Caada de Benatanduz, Villarluengo, Montoro de Mezquita, Pitarque, Fortanete, Villarroya de los Pinares, Miravete de la Sierra. Parte del nuestra labor se financi con una ayuda del XV concurso de Ayudas a la Investigacin del Instituto de Estudios Turolenses (1997) y la Beca de Investigacin en Folklore (tambin de 1997) que convocan anualmente con carcter nacional el Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y de las Artes (CIOFF) y el Instituto Nacional de las Artes Escnicas y la Msica (INAEM). Posteriormente extendimos nuestra campaa a otras localida-des hacia el sur (sierra de Gdar) y el sudoeste de las anteriores, como parte del proyecto que comenzamos Diego Escolano y yo misma sobre La msica de rondalla en Aragn, para el que obtuvimos en 2003 y 2004 sendas becas del Servicio de Patrimonio Etnolgico, Lingstico y Musical del Gobierno de Aragn.

    ...

  • Ibor Monesma, Carolina: Jotas y fandangos en el sudeste de Teruel

    150 Jentilbaratz. 14, 2012, 147-186

    Por el contrario y por poner un ejemplo, en la actualmente denominada Comarca de Valdejaln (Zaragoza), en la cuenca media del ro Jaln, prxima a la capital, cuna de grandes cantadores de jota y donde he realizado entrevistas entre 2005 y 2010, la jota al margen, insisto del repertorio acadmico-esc-nico ya no la ha bailado ninguno de los informantes, ni siquiera la mayora de los padres de los hoy ancianos. Es ms, el repertorio actual de rondalla y canto, con algunas excepciones, se corresponde ya con el habitual de los grupos folklricos, generalmente difundido a travs de sus actuaciones y de los medios de comunicacin como una forma ms de retroalimentacin en el repertorio popular2. Es la tnica predominante en el resto de la comunidad aragonesa.

    En las pginas que siguen sintetizar las informaciones relativas a las mencionadas tierras turolenses que ya expusimos en otros lugares (Ibor, Escolano y Solaz, 2001; Ibor y Escolano, 2003 y 2005), aadiendo datos y reflexiones adicionales fruto de mis experiencias en los ltimos aos. No pocos de los comentarios musicales que aparecen en aquellos trabajos, en parte reproducidos aqu, se deben a la aguda observacin de Diego Escolano durante nuestras temporadas de labor conjunta. Har uso de la cursiva para introducir ciertos vocablos y expresiones locales.

    Me referir a los tipos de baile suelto que dan ttulo a las presentes pgi-nas: el fandango y sobre todo la jota, en esa zona de Teruel que venimos frecuentando desde los aos noventa. Desarrollar la exposicin en torno a cuatro puntos:

    1. El mbito o contexto de interpretacin

    2. Su estado de vigencia en los aos noventa y en la actualidad

    3. Algunas de sus caractersticas

    4. Su estrecha relacin con el repertorio de la zona limtrofe en la pro-vincia de Castelln

    En los pueblos aragoneses de la zona que nos ocupa y sus vecinos cas-tellonenses, esos viejos repertorios comparten unas caractersticas comu-nes tanto en los gneros y formas como en el estilo interpretativo. Si esto es algo lgico y natural entre cualesquiera territorios limtrofes, en este caso podra serlo ms, dado el tipo de hbitat disperso de estas comarcas, donde muchas familias habitaban en explotaciones dispersas por el trmino: las

    2. En cambio, s que se mantienen en la zona, en el recuerdo o en activo, numerosas mues-tras de lo que en Aragn se conoce como dance, que incluye representaciones teatrales y danzas de palos, de espadas Tambin se recuerdan en alguna localidad de la comar