Indice - fsspx.es · PDF filede las logias y del mundialismo imperante, hizo que no temblara...

Click here to load reader

  • date post

    12-Nov-2018
  • Category

    Documents

  • view

    214
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Indice - fsspx.es · PDF filede las logias y del mundialismo imperante, hizo que no temblara...

  • IndiceEditorial: Monseor de Castro Mayer: fidelidad sin fisuras ...... 1Carta a los amigos y bienhechores n 81 ................................... 3

    Mons. Bernard Fellay

    Compendio de verdades oportunas que se oponen a los errores modernos. I. La liturgia ............ 8

    Mons. Antonio de Castro Mayer

    San Eulogio y los mrtires de Crdoba del siglo IX ................. 21 Julio Melones Espolio

    La Inmaculada Concepcin y el plan de Dios ........................... 30P. Jos Mara Mestre Roc

    Las boticas monsticas ............................................................... 33Rvdo. D. Eduardo Montes

    Crnica de la Hermandad en Espaa ........................................ 35La primavera del postconcilio ................................................... 37

    L. Pintas

    Foto de portada: Monseor Antonio de Castro Mayer, en su visita a Ecne con motivo de las consagraciones episcopales, el 30 de junio de 1988.

    Le recordamos que la Hermandad de San Po X en Espaa agradece todo tipo de ayu-da y colaboracin para llevar a cabo su obra en favor de la Tradicin. Los sacerdotes de la Hermandad no podrn ejercer su ministerio sin su generosa aportacin y asistencia.

    NOTA FISCALLos donativos efectuados a la Fundacin San Po X son deducibles, en un 25 %, de

    la cuota del I.R.P.F. Todo ello, con el lmite legal establecido(10 % de la base liquidable).

    Donativos- Giro postal: a nombre de Fundacin San Po X

    Casa San Jos28607 - EL ALAMO (Madrid)

    - Talones: a nombre de Fundacin San Po X- Transferencias: a nombre de Fundacin San Po X

    Banco Espaol de CrditoPlaza de la Constitucin, 828607 - EL ALAMO (Madrid)

    Cdigo Cuenta Cliente: 0030/1197/12/0010482271

    Depsito legal: M-39630-1984

  • Catecismo de la Suma TeolgicaR. P. Toms Pegues, o. P.

    Santo Toms de Aquino na-ci probablemente el ao de 1225 en Italia. En 1230 fiaron sus padres la educacin del nio, que contaba con cinco aos, a los cuidados y solicitud de su to Sinibaldo, abad de Monte Casino. All fue donde, infante de pocos aos, haca a sus maestros la pregunta en que cifr la obsesin de toda

    su vida: Quin es Dios? Slo para contestar a este tre-mendo interrogante vivi, escribi y ense...

    El Rvdo. P. Pgues, de la orden de los dominicos, realiz una labor extraordinaria al comentar, en miles de paginas, la Suma Teolgica del doctor anglico de la Fe catlica, y despus de haberla comentado, analizado y explicado, punto por punto, nos presenta un resumen de esta misma obra en forma de catecismo, con preguntas y respuestas.

    Este mtodo suscita la atencin y despierta la curiosidad intelectual del lector y despus le da la respuesta a la duda que le haba surgido.

    Este libro contiene toda la ciencia divina y humana que un cristiano debe conocer, para saber para qu existe, por qu vive en esta tierra, a dnde va y cul es el camino para llegar a la felicidad, en este mundo y en el otro...

    Pueden hacer su pedido a nuestra direccin.Precio: 12

  • Capillas de la Hermandad San Po X en Espaa

    MadridCapilla Santiago Apstol C/ Jtiva, frente al n 8Metro: Pacfico, salida Dr. Esquerdo.Bus: 8, 10, 24, 37, 54, 56, 57, 136, 140 y 141Domingos: 10 h.: misa rezada 12 h.: misa cantada.Laborables: 19 h.

    (20 h. en julio y agosto)

    BarcelonaCapilla de la Inmaculada ConcepcinC/ Tenor Massini, 108, 1 1Domingos: misa a las 11 h.Viernes y sbados: misa a las 19 h.Ms informacin: 93 354 54 62

    CrdobaC/ Angel de Saavedra, 2, portal B, 2 izq.Lunes siguiente al 1er domingo, misa a las 19 h.Ms informacin: 957 47 16 41

    GranadaCapilla Mara ReinaPl. Gutierre de Cetina, 32Autobs: 71er domingo de cada mes, misa a las 11 h.Sbado precedente, misa a las 19 h.Ms informacin: 958 51 54 20

    MurciaSbado anterior al 1er domingo de mes, misa a las 11 h.Ms informacin: 868 97 13 81

    OviedoCapilla de Cristo ReyC/ Prez de la Sala, 51Viernes anterior al 3er domingo, misa a las 1900 h.Sbado siguiente, misa a las 11 h.Ms informacin: 984 18 61 57

    Palma de MallorcaCapilla de Santa Catalina TomsC/ Ausas March, 27, 4 24 domingo de cada mes, misa a las 19 h.Ms informacin: 971 20 15 53

    Santander3er domingo de cada mes, misa a las 12 h.

    ValenciaC/ Pizarro, 1, 3, pta. 123er domingo de cada mes, misa a las 11 h.

    VitoriaCapilla de los Sagrados CorazonesPl. Dantzari, 83er domingo de cada mes, misa a las 19 h.

    Tambin se celebranmisas en: Salamanca, Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

    Para cualquier tipo de informacin sobre nuestro apostolado ylugares donde se celebra la Santa Misa, pueden llamar al 91 812 28 81

    Impreso: Compapel - Telf. 629 155 929

  • Ed

    ito

    rialMonseor de Castro Mayer: fidelidad sin fisuras

    La figura de Monseor Antonio de Castro Mayer (1904-1991) alcanza, una vez transcurrido el tiempo desde su muerte, una categora moral e histri-ca de trascendencia innegable. Alumno del Seminario Mayor de So Paulo y reconocido por sus superiores como estudiante brillantsimo, es enviado para ampliar y completar sus estudios a la Universidad Gregoriana. Ordenado sacer-dote el 30 de octubre de 1927, es consagrado obispo el 6 de marzo de 1948 por Monseor Carlo Chiarlo. Su lema episcopal Ipsa conteret muestra bien su piedad filial y sincera en la Santsima Virgen, Madre del Redentor. Acab sus das como obispo emrito de Campos aunque una de sus mayores glorias es la de haber com-batido por el mantenimiento de la Tradicin en la Iglesia permaneciendo al lado de Monseor Marcel Lefebvre, de manera especial en aquella jornada del 30 de junio de 1988 cuando los dos, con ardor de guerreros, para la mayor gloria de Dios, se decidieron a consagrar obispos que asegurasen el mantenimiento de la verdadera Misa catlica, el sacerdocio y todo el legado teolgico-doctrinal de la santa Iglesia.

    En este nmero de Tradicin Catlica aparece un primer bloque sobre el cate-cismo de Monseor de Castro Mayer que versa sobre una amplia serie de consi-deraciones en torno a los errores modernos ms sobresalientes o de ms amplia difusin, y esto escrito a finales de la primera mitad del siglo XX. Antes ya del Concilio Vaticano II, mucho antes, el enemigo de la Tradicin, el enemigo de la iglesia Catlica, estaba alerta. Y en referencia a este trabajo del obispo emrito de Campos caben tres consideraciones que merecen ser analizadas. Estas tres re-flexiones, que no excluyen otras por supuesto, son las siguientes: el obispo como vigilante y mantenedor de la disciplina revelada, el obispo defensor insobornable de la libertad e independencia de la Iglesia y finalmente el obispo, sucesor de los Apstoles, celoso pastor que cuida sin descanso por la salvacin de las almas a l encomendadas.

    No cabe ninguna duda de que Monseor de Castro Mayer, respecto a la pri-mera reflexin, fue fiel sin reservas en cuanto a su deber episcopal de guardar y mantener el depsito de la Revelacin. Durante todo su ministerio sacerdotal y episcopal Monseor ense en todos los sectores de la dicesis la ms estricta doctrina catlica, atento siempre a los asaltos de aquellos que queran engaar, tergiversar o innovar la enseanza perenne de la Iglesia. Prueba irrefutable de ello es el catecismo que nuestra revista va a presentar en sucesivos nmeros so-bre los errores ms comunes que ya en aquellos aos cincuenta del pasado siglo amenazaban la pureza doctrinal de la Iglesia. Pero de forma muy especial fue con ocasin del Concilio Vaticano II cuando Monseor se destaca como paladn de la ortodoxia catlica. A pesar de los cambios conciliares el obispo de Campos guarda

  • 2en su dicesis la liturgia multisecular de la Iglesia y cuando la jerarqua eclesisti-ca intenta marginar su labor episcopal l se mantiene firme y con un nmero muy elevado de sacerdotes de su dicesis se enfrenta a lo que podemos llamar el triunfo del Rin sobre el Tiber. Su adhesin al apostlico combate de Monseor Lefebvre en pro de la Tradicin le valen con todo derecho el ttulo de testigo fiel en su lucha por la Verdad. Y la Verdad es Nuestro Seor Jesucristo y su santa Iglesia, catlica y apostlica, nica arca de salvacin.

    En segundo el amor de Monseor de Castro Mayer por la Iglesia Catlica, por su libertad e independencia frente a las logias y poderes de este mundo, esclavos de las logias y del mundialismo imperante, hizo que no temblara ante las penas cannicas con las que un obscuro Vaticano amenazaba sin querer ver ni or los acentos de alarma lanzados por los dos obispos firmes en su misin. No pudieron amedrentarlo con una excomunin invlida que si ante los ojos del mundo consti-tua una grave condena, ante Dios, ante la iglesia de los mrtires y de los confeso-res y ante la recta y autntica interpretacin del Cdigo de Derecho Cannico no era nada ms que un abuso de poder y un intento de que claudicase el anciano y venerable obispo frente a los poderes ocultos que humillan a la Iglesia de Nuestro Seor Jesucristo. Mas el obispo de Campos ni por un momento vacil ante el de-gradante ataque. Sigui firme en su misin hasta aquel 25 de abril de 1991 en que rindi su alma ante el Altsimo. Justo un mes despus del fallecimiento del funda-dor de la Hermandad de San Po X Dom Antonio de Castro Mayer alcanzaba el descanso prometido a los siervos fieles y prudentes que han cumplido con el man-dato de su Seor. Despus sus continuadores en la misin tomaron otros rumbos, otras veredas, quisieron or en los cantos de sirena promesas de restauracin sin hacer caso alguno de los lobos que se disfrazan de ovejas.

    Y como ltima reflexin meditemos un poco sobre el obispo como celoso pas-tor que est atento en todo momento por la salvacin eterna de sus fieles, de las almas a l encomendadas. Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, segn nos dice el texto paulino. Mas teniendo en cuento esto hay que decir que difcilmente nos podremos salvar si concedem