Ficha Nº 5

Click here to load reader

  • date post

    02-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    151
  • download

    25

Embed Size (px)

Transcript of Ficha Nº 5

EL PAISAJE: VALORES E IDENTIDADES

Esta publicacin ha contado con la generosa colaboracin de Caja Duero y la Junta de Castilla y Len. 2010 Fundacin Duques de Soria. Santo Tom, 6. 42004 Soria. www.fds.es // [email protected] 2010 Ediciones de la Universidad Autnoma de Madrid. Ciudad Universitaria de Cantoblanco. 28049 Madrid. www.uam.es/publicaciones // [email protected]

Esta obra es el resultado del seminario organizado por la Fundacin Duques de Soria, y celebrado del 8 al 9 de julio de 2009, en Soria.

Reservados todos los derechos. Est prohibido, bajo las sanciones penales y el resarcimiento civil previsto en las leyes, reproducir, registrar o transmitir esta publicacin, ntegra o parcialmente (salvo en este ltimo caso, para su cita expresa en un texto diferente, mencionando su procedencia), por cualquier sistema de recuperacin y por cualquier medio, sea mecnico, electrnico, magntico, electroptico, por fotocopia o cualquier otro, sin la autorizacin previa por escrito de Ediciones de la Universidad Autnoma de Madrid. ISBN: 978-84-8344-154-1 Depsito Legal: Imagen de portada: Georges Braque: El Parque Carrires Saint-Denis (1909) Maquetacin y diseo de cubierta: Miguel A. Tejedor Lpez

EL PAISAJE: VALORES E IDENTIDADESEduardo Martnez de Pisn Nicols Ortega Cantero (Editores)

ndiceNota preliminar ......................................................................................................9

Valores e identidades ........................................................................................11 Eduardo Martnez de Pisn Paisaje e identidad en la cultura espaola moderna ...........................47 Nicols Ortega Cantero Toledo como paisaje de memoria ................................................................69 Jacobo Garca lvarez Paisajes identitarios: Mxico ...................................................................... 105 Manuel Moll Ruiz-Gmez El Camino de Santiago Francs. Paisaje y territorio ......................... 117 Francisco Alonso Otero El espacio pblico abierto y el paisaje urbano de Madrid.............. 149 Elia Canosa Zamora Patrimonio natural y desarrollo rural: los paisajes forestales de la comarca soriana de Pinares Llanos y la gestin del recurso micolgico .................... 175 Rodrigo Torija Santos Publicaciones del Instituto del Paisaje (FDS) ...................................... 201 7

NOTA PRELIMINAR

Como en aos anteriores se desarroll en julio de 2009 el seminario del Instituto del Paisaje de la Fundacin Duques de Soria, aunque, circunstancialmente, de modo algo ms reducido en nmero de das. Participamos en l ocho ponentes, que expresamos y debatimos nuestros datos y tesis sobre los valores y las identidades de los paisajes desde perspectivas generales tericas y culturales, y en relacin con algunas de sus expresiones concretas, tratadas en estudios de casos, especficamente en Toledo como lugar urbano, en Mxico como mbito propio, en el Camino de Santiago como dimensin itinerante, en el paisaje urbano de Madrid, en modalidades de los paisajes rurales como asimilacin del cambio y en las prcticas cinegticas propias de escenarios rurales y naturales. Todas las ponencias presentadas, salvo una (la referida a las prcticas cinegticas), se recogen en este libro. El Seminario del Paisaje de 2009 desarroll, por tanto, estos aspectos de los valores del paisaje y de su conexin con el universo de las identidades, conceptualmente y aplicados a cuestiones concretas. Las referencias fueron los diversos mbitos paisajsticos mencionados (paisajes naturales y paisajes culturales, paisajes de memoria y paisajes identitarios, paisajes rurales y paisajes cinegticos, paisajes pblicos y paisajes de itinerario), y en todos los casos se procur desentraar su dimensin cualitativa, es decir, lo que significan desde el punto de vista de los valores y las identidades, para seguir el camino abierto en anteriores Seminarios del Paisaje, e ir avanzando en los diversos aspectos de la comprensin de sus valores y cualidades, tal como se vienen atribuyendo al paisaje en el mundo moderno.

Nuestro planteamiento estuvo fundamentado, por tanto, en una interpretacin de orden geogrfico, segn la cual la visin moderna del paisaje descubre en su configuracin, relacin y unidad no slo formas visibles, aspectos materiales y observables, sino tambin un conjunto de valores que hacen de l una entidad con sentido, un mundo de significados. Para entender el paisaje cabalmente hay que prestar atencin al tiempo a su fisonoma y a lo que9

est detrs de esa fisonoma. Por un lado, a las estructuras territoriales a las que responden sus formas y, por otro, a las dimensiones cualitativas, a la vez otorgadas e inherentes, que entraa. Para la mirada moderna, el paisaje es la expresin de un proceso y un orden que, adems de natural e histrico, es un orden de valores, un orden esttico y moral. Y ese orden atae tambin al mbito de las identidades, al universo de las cualidades y valores en las que se proyectan y se reconocen las sociedades. Se encuentran as conexiones y correspondencias entre los paisajes y los grupos humanos, con sus caracterizaciones colectivas y sus desenvolvimientos histricos y nacionales. El paisaje adquiere de ese modo un alto valor identitario, se hace expresin fidedigna de la identidad de quienes en l viven y actan.

10

El paisaje: valores e identidades

Eduardo Martnez de Pisn Nicols Ortega Cantero

VALORES E IDENTIDADES

Eduardo Martnez de Pisn Universidad Autnoma de Madrid Instituto del Paisaje (FDS)

Est-ce que la gographie nest pas du paysage? Julio Verne, 1892

Valores y valoraciones

Si hay en nuestras letras recientes una poesa paisajista es la de Antonio Machado. Ni los gegrafos podemos ver a Soria desnuda de su ropaje potico derivado de Machado. La diafanidad de sus escritos, deca Gaya Nuo, tiene su clave en los ros, cerrillos y sierras que iba descubriendo1. Es decir, en los objetos geogrficos simples, que eran, en efecto, a su travs, un descubrimiento. El regalo de un descubrimiento para los dems, pues los espaoles afirmaba Gaya no saben ver su tierra. Necesitamos un relator que nos la cuente para poder mirarla contemplativamente. Utiliz las musas para sintetizar una poesa de salutacin al paisaje ms pobre y austero de Castilla. Nadie conoca la primavera de Soria. All, prosigue Gaya, slo se saba del verano y del invierno, no de la primavera humilde. Soria era un paisaje indito hasta que lleg el poeta. Nadie haba cantado a la sierra ni al campesino; acaso al pasado tan slo. No vean el paisaje.1. Gaya Nuo, J. A. (1953): El santero de San Saturio. Madrid, Espasa-Calpe.

La verdad nunca puede ser dicha de modo que sea comprendida sin ser creda. William Blake (1757-1827)

11

12

Eduardo Martnez de Pisn

Soria pas a ser cosa distinta y mejor de lo que era, sin dejar de ser ella misma; recibi luz. Esto es el paisaje, territorio iluminado por la cultura. Luego, todo retorno al esqueleto es prdida de luz. Hablo en sentido general, pero tambin pienso en la geografa. Cuando nos referimos a los paisajes, no a otros objetos o facetas, por qu preferir la penumbra? Aunque las colinas estn desnudas, el poeta ha hecho grande su desnudez. Soria, en cambio, no tuvo pintores de aquella generacin. Sus colores curiosamente los vieron los poetas, no los pintores, y por eso son paisajes con ms alma que rostro. Hay, recuerda Gaya, plateadas colinas, grises alcores, crdenas roquedas, lamos dorados, montes de violeta, porque as los recopil Machado. Ello ha hecho del paisaje algo sutil. El paisaje es, pues, en buena medida, el roco de la cultura que lo cubre. El ojo, sin embargo, es atrapado por los colores del paisaje, escriba Verne en 1892 en una de sus novelas menos conocidas, Claudius Bombarnac. Y, aunque los nombres geogrficos engaen aada, pues el Mar Negro no es negro, ni el Rojo es rojo ni el Blanco blanco, ni tampoco el Ro Amarillo es amarillo, la primera geografa, que es el paisaje, entra inevitablemente por la mirada Acaso tambin los gegrafos hemos olvidado la primavera y el otoo? No tenemos ninguna obligacin de ser poetas ni pintores, claro est; pero la cuestin no es de orden profesional sino de aten-

Pramo castellano (Fotografa de Antonino Gonzlez).

Valores e identidades

cin adecuada al objeto y al concepto ntegros que denominamos paisaje. Vamos a referirnos a ello desde la experiencia que, a estas alturas del oficio, al menos, no nos falta. Pues es en esta capa recubriente de la esfera del concepto de paisaje donde se encuentra la capacidad de valoracin. Por un lado, de dar valor a los hechos y por otro de otorgarlo a los contenidos y desde ellos. La relacin de identidad o de filiacin se establece de diversos modos, desde una simple adscripcin local a una identificacin elaborada. La primera puede tener ingredientes llammoslos espontneos (nunca lo son del todo), pero tambin inducidos. La segunda corresponde a un campo propio de la cultura y de la ideologa. Hay naturalmente estados mixtos e intermedios y cruces entre ambas; hay patrones de conducta y de ideas y hay estados creativos.

13

En cualquier caso, nos interesa aqu ms la cultura que la sociologa. De los valores pueden proceder identidades; las identidades nacen de los valores. Si fuera a la inversa estaramos ante una ideologizacin del paisaje. Las identidades pueden ser de fondo y pueden ser formales. Los estereotipos ideolgicos de identidad proceden a la inversa, no provienen del paisaje sino que se inculcan en l, con sentido lugareo, y acaban frecuentemente en la prctica con ms contenidos territoriales (pragmticos) que paisajsticos (geogrficos y culturales). Con los valores ocurre que hay que reconocerlos y tambin darlos. Deca un antiguo consejero de medio ambiente del que guardo un grato recuerdo, pero que no dur suficientemente en el cargo, qu