watts, alan - El gurú tramposo

Click here to load reader

  • date post

    25-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    252
  • download

    33

Embed Size (px)

Transcript of watts, alan - El gurú tramposo

INDICE

Ttulo original: THE ESSENTIAL ALAN WATTS

Traduccin: Jordi Fibla

Diseo portada: Agustn Pniker

1974, 1977 by Celestial Arts

y Editorial Kairs, S. A., 1986

Primera edicin: Enero, 1987

LS.B.N.: 84-7245-166-6 Dep. Legal: B- 43.528 /1986

Fotocomposicin: Fepsa. Larforja, 23. 08006 Barcelona

Impresin y encuadernacin: ndice. Caspe, 116. 08013 Barcelona

PREFACIO

En los siguientes captulos el lector descubrir una perspectiva singular de la filosofa del tardo Alan Watts, uno de los principales intrpretes occidentales del pensamiento oriental. Las selecciones incluidas aqu tienen un doble origen, pues los dos primeros captulos son ensayos de Watts, mientras que los siguientes se basan en su palabra hablada. Este libro, que se inicia con El gur tramposo y Hablando personalmente (los ensayos), empieza con sabor autobiogrfico y cpntinua revelando las ideas de Watts en su forma definitiva y ms concisa.

El gur tramposo resultar familiar al lector que conozca la tradicin oriental de los gurs. Quiz sea el artculo ms personal escrito jams porAlan Watts, en el que examina el mito del gur desde afuera. Lectores, maestros y gurs por igual encontrarn este tratamiento de lo ms humorstico e indulgente. El gur pcaro aparece a la postre como un personaje irnicamente virtuoso. En Hablando personalmente, Watts reflexiona sobre su propia vida y, de hecho, menciona su autobiografa, cuya publicacin estaba prxima por entonces, refirindose a ella como Coincidencia de contrarios. Ms tarde cambi el ttulo por el de In My Own Wayl, aprovechando su seminario titulado Being in the Way (Estar en el camino).Los captulos Cuanto ms cambian las cosas y El trabajo como juego se han tomado de Las conferencias esenciales de Alan Watts, una serie de programas de vdeo grabada en 1971, dos aos antes de su muerte. Reflejan as la culminacin de una tarea indagatoria que dur toda su vida sobre las cuestiones filosficas bsicas a las que se enfrenta la humanidad. A principios de los aos setenta, Watts haba reunido a una multitud de seguidores, y se esforzaba por presentar sus ideas con la mayor sencillez, de modo que todo el mundo pudiera comprenderlas. Watts llamaba a esta prctica evitar los espantajos, lo cual, traducido libremente, significaba no utilizar palabras o conceptos msticos que pudieran ser poco familiares y, en consecuencia, produjeran confusin.

Los captulos restantes, El individuo como hombre/mundo, Omnipotencia oriental y Psicoterapia y religin oriental son conferencias dirigidas a pblicos generales y profesionales. Watts seleccion estas charlas entre centenares de horas de grabacin para publicarlas en diversas revistas y peridicos.

Mark Watts Junio, 1984

1. Traducido al castellano con el ttulo Memorias y publicado por Kairs, l980.

EL GUR TRAMPOSO

A menudo he pensado en escribir una novela, parecida a Las confesiones de Felix Krll, de Thomas Mann, que sera la historia de un charlatn que se ganara la vida como maestro gur, iniciado en el Tibet o quiz presentndose como la reencarnacin de Nagarjuna, Padmasambhava o algn otro gran sabio histrico de Oriente. Sera un relato romntico y fascinante, sazonado con el aroma a pinos de los valles himalayos, jardines en lugares remotos de Alejandra, templos en las montaas de Japn y reuniones e iniciaciones secretas en casas de campo situadas en las afueras de Pars, Nueva York o Los ngeles. Tambin planteara algunas cuestiones filosficas inesperadas, como las relaciones entre el misticismo autntico y la magia como espectculo. Pero no tengo la paciencia ni la habilidad del novelista, por lo que no puedo hacer ms que bosquejar la idea para uso de algn otro autor ms dotado.

Los atractivos de ser un gur tramposo son numerosos. Estn los del poder y la riqueza, a los que se aade la satisfaccin de ser un actor sin necesidad de escenario, que convierte en un drama la vida real. No es, adems, una empresa ilegal, como vender acciones de empresas inexistentes, hacerse pasar por mdico o falsificar cheques.

No existen cualificaciones reconocidas y oficiales para ser gur, aunque ahora que algunas universidades ofrecen cursos de meditacin y yoga Kundalini, quiz pronto sea necesario pertenecer a la Fraternidad Norteamericana de Gurs. Pero un autntico y hbil tramposo debiera eludir todo eso e inventar una disciplina completamente nueva ms all de toda forma conocida de enseanza esotrica.

Hay que comprender desde el principio que el gur tramposo cubre una autntica necesidad y realiza un servicio pblico indiscutible. Millones de personas buscan afanosamente un verdadero padre-mago*, sobre todo en una poca en que los clrigos y los psiquiatras son poco convincentes y no parecen tener el valor de sus convicciones o sus fantasas. Quiz han perdido nimo debido a una valoracin excesiva de la virtud de la sinceridad, como si un pintor sintiera la necesidad de dar a sus paisajes la fidelidad de la fotografa. Para poner en prctica esta compasiva vocacin, el gur tramposo ha de ser, ante todo, muy animoso. Tambin debe haber ledo mucha literatura mstica y ocultista, tanto lo que es histricamente autntico y bien establecido por la erudicin, como lo que se presta a debate, por ejemplo, los escritos de H. P. Blavatsky, P. D. Ouspensky y Aleister Crowley.

* Tambin ha habido madres-magas tan eficaces como Mary Baker Eddy, Helena Blavatsky, Aimie McPherson, Annie Besant y Alice Bailey.

No es nada conveniente que sorprendan la ignorancia de uno con respecto a detalles que ahora conoce un amplio pblico.

Tras estos estudios preparatorios, el primer paso consiste en frecuentar los crculos donde los gurs son especialmente buscados, como los diversos grupos de culto que siguen religiones orientales o formas peculiares de psicoterapia, o simplemente el medio artstico e intelectual de cualquier gran ciudad. Ha de ser silencioso y solitario, no hacer nunca preguntas, pero, en ocasiones, aadir una observacin muy breve a lo que ha dicho alguien. No ha de ofrecer voluntariamente informacin sobre su vida personal, pero de vez en cuando, con aire distrado, dejar caer algn nombre para sugerir que uno ha viajado ampliamente y ha pasado algn tiempo en el Turquestn. Puede esquivar el interrogatorio detallado dando la impresin de que el simple viaje es un tema sin importancia del que apenas merece la pena hablar, y que los intereses de uno se encuentran realmente en niveles mucho ms profundos.

Si usted se comporta as, la gente no tardar en pedirle consejo. No lo d en seguida, y sugiera que la cuestin es bastante profunda y habra que comentarla por extenso en algn lugar tranquilo. Concierte una cita en algn restaurante o caf agradable, no en su casa, a menos que tenga una librera impresionante y no haya seal alguna de que tiene lazos familiares. A1 principio no responda nada, pero, sin un interrogatorio directo, haga que la persona se ex tienda sobre su problema y escuche con los ojos cerrados, no como si durmiera, sino como si estuviera percibiendo las profundas vibraciones internas del otro. Finalice la entrevista con una orden ligeramente velada de hacer algn ejercicio ms bien extravagante, como tararear un sonido y luego detenerse bruscamente. Instruya cuidadosamente a la persona para que sea consciente de la ms ligera decisin de detenerse antes de hacerlo realmente, e indique que de lo que se trata es de poder detenerse sin ninguna decisin previa. Concierte otra cita para verlos progresos.

Para llevar esto a trmino, debe idear toda una serie de ejercicios inslitos, tanto psicolgicos como fsicos. Algunos deben ser trucos bastante difciles pero que puedan realizarse, a fin de dar a su alumno la sensacin de un avance autntico. Otros deben ser prcticamente imposibles, como pensar al mismo tiempo en las palabras s y no, repetidamente durante cinco minutos, o con un lpiz en cada mano tratar de golpear la mano opuesta, que es tanto como intentar defenderse y atacar al contrario. No d a todos sus alumnos los mismos ejercicios, porque a la gente le encanta singularizarse, renalos en grupos segn sus signos astrolgicos o de acuerdo con sus clasificaciones privadas, a las que pondr los nombres ms estrambticos.

Un uso juicioso de la hipnosis, evitando todos los trucos corrientes de alzar la mano, mirar luces con fijeza o decir reljese, reljese, mientras cuento hasta diez, producir unos cambios agradables de sensacin y la impresin de alcanzar niveles superiores de conciencia.

En primer lugar, describa esa etapa muy vivamente -por ejemplo, la sensacin de andar por el aire- y luego haga que sus alumnos caminen descalzos, procurando no producir el menor sonido y, sin embargo, apoyando todo su peso contra el suelo. Dles a entender que el suelo pronto les parecer un cojn, luego ser como agua y, al final, como el aire. Poco despus indique que hay motivos para creer que algo parecido es la etapa inicial de levitacin.

A continuacin, escalone los progresos en treinta o cuarenta etapas diferentes, numrelas y sugiera que todava existen etapas muy elevadas ms all de las numeradas que slo pueden comprender quienes han superado las veintiocho primeras... por lo que sera intil comentarlas ahora. Tras la estratagema de andar por el aire, puede hacer que extiendan los brazos y empujen con todas sus fuerzas, como si alguna fuerza abrumadora tirase de ellos. Invierta el procedimiento. Esto produce rpidamente la sensacin de que uno no est haciendo lo que hace y hace lo que no est haciendo. Dgales que permanezcan en este estado mientras realizan sus actividades cotidianas.

A1 cabo de algn tiempo haga saber que tiene unos antecedentes bastante especiales y peculiares. Cuando algn alumno le pregunte dnde consigui sus conocimientos, responda modestamente que aprendi una o dos cosas en el Turquestn o diga que es bastante mayor de lo que aparenta o que la reencarnacin no