Una Máquina Maravillosa

of 96/96
UNA MÁQUINA MARAVILLOSA El Cuerpo Humano Ciudad En Miniatura Puede decirse que el cuerpo humano es una ciudad en miniatura con el más antiguo y veloz sistema de transporte colectivo y cuyos habitantes, de los más pequeños del mundo, cuentan con una emisora y una cámara fotográfica millares de veces mayores que ellos. Esa miniciudad tiene los mejores laboratorios del planeta, instalados en el centro de la construcción más antigua y resistente que conoce el hombre; y es patrullada incesantemente por un especializado cuerpo de policía que acude a gran velocidad al lugar donde mediante una señal -el dolor-, se pide socorro. Así como toda maquinaria requiere de un motor que la ponga en funcionamiento, el cuerpo humano tiene el suyo propio llamado corazón, con forma de pera, cuya capacidad de trabajo sobrepasa. a la de las mejores máquinas modernas, pues no obstante pesar apenas 340 gramos impulsa diariamente la sangre a lo largo de 95.000 kilómetros en vasos sanguíneos. Además, teniendo en cuenta que en la duración promedio de una vida humana el corazón sólo necesita de un "combustible" calculado en 250 kilos de CIMPEC - O.E.A. - INCOLPE 7
  • date post

    08-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    104
  • download

    4

Embed Size (px)

Transcript of Una Máquina Maravillosa

~

UNA MQUINA MARAVILLOSA

El Cuerpo Humano Ciudad En Miniatura Puede decirse que el cuerpo humano es una ciudad en miniatura con el ms antiguo y veloz sistema de transporte colectivo y cuyos habitantes, de los ms pequeos del mundo, cuentan con una emisora y una cmara fotogrfica millares de veces mayores que ellos.

Esa miniciudad tiene los mejores laboratorios del planeta, instalados en el centro de la construccin ms antigua y resistente que conoce el hombre; y es patrullada incesantemente por un especializado cuerpo de polica que acude a gran velocidad al lugar donde mediante una seal -el dolor-, se pide socorro. As como toda maquinaria requiere de un motor que la ponga en funcionamiento, el cuerpo humano tiene el suyo propio llamado corazn, con forma de pera, cuya capacidad de trabajo sobrepasa. a la de las mejores mquinas modernas, pues no obstante pesar apenas 340 gramos impulsa diariamente la sangre a lo largo de 95.000 kilmetros en vasos sanguneos.

Adems, teniendo en cuenta que en la duracin promedio de una vida humana el corazn slo necesita de un "combustible" calculado en 250 kilos de azcar, es fcil comprender que ningn motor del mundo puede hacer a la larga tanto trabajo con tan escaso "alimento".

Dos Motores Y Una Sola Vida Todos tenemos "dos motores" que forman una unidad anatmica y trabajan como dos llaves de un lavavo, que se abren y cierran con cada latido del corazn para repartir la sangre en dos direcciones. El "motor izquierdo" realiza la circulacin mayor, o sea la distribucin de la sangre a todos los lugares del cuerpo, mientras que el "motor derecho" tiene a su cargo la circulacin menor, consistente en llevar la sangre a los pulmones para su purificacin, pues all se deshace del exceso de gas llamado bixido de carbono. A esto se debe que, por su mayor trabajo, la parte izquierda del corazn sea ms desarrollada. (Ver ilustracin N 1 ). Ese trabajo se intensifica cuando comienza a ensancharse la cintura a causa de grasas pues cada kilo de exceso significa doble trabajo para la pequea "pera", ya que adems de que cada kilo significa 700 kilmetros ms de recorrido de la sangre, adems implica un mayor peso del cuerpo, menor descanso del corazn, alteracin de la presin arterial y, a la larga, la muerte por obstruccin de las arterias.

Transporte Colectivo A Toda Hora Y en tanto el hombre trabaja por alcanzar sistemas cada vez ms veloces de transporte colectivo para los seres humanos, dentro de su organismo la sangre (el compuesto de todos los cidos, sales, productos de las glndulas de secrecin interna y muchas otras sustancias) recorre millares de kilmetros a velocidad fantstica, a travs de una gigantesca tubera venosa, llevando consigo anhdrido carbnico, oxgeno, hormonas y residuos de la nutricin, elementos necesarios para reponer la energa consumida, para la reproduccin de las clulas o "ladrillos" que forman el gigantesco edificio humano, y tambin para la reproduccin de los tejidos destruidos en accidentes como quemaduras, cortaduras, etc.

Pero a pesar de su facilidad de desplazamiento, como el agua a travs de un moderno sistema de acueductos, la sangre no es homognea, sino que est formada por clases de elementos: el plasma, que es la sustancia lquida bsica, y los glbulos rojos y blancos.

El Cerebro, Una Emisora Como toda ciudad importante, el cuerpo humano tiene su propia "emisora", que acta como un centro de grabacin y almacena en la memoria todo lo que omos, vemos y sentimos. Adems, coordina los movimientos de los distintos rganos del cuerpo y regula los efectos de las emociones. Los cientficos calculan que por all pasa cada segundo, un milln de ondas de excitacin. Teniendo esto en cuento se trata de utilizar estas radiaciones para la comunicacin mental entre individuos ubicados a mi de kilmetros de distancia uno del otro.

Los mensajes de esa emisora tienen su difusin a travs de las "filiales" del sistema nervioso, ramificaciones que se prolongan por todo el cuerpo conectando las partes ms lejanas del organismo con los mil millones de clulas nerviosas que forman esa materia gris y blanca que es la masa enceflica.

Como por una red, esos mensajes van a travs del sistema nervioso a velocidades que llegan hasta los 300 kilmetros por hora.

Activa Mquina Fotogrfica Podra decirse que el hombre es un fotgrafo en permanente actividad, aunque sus "fotos" no sean reproducidas luego en copias. Sin embargo, la memoria capta de tal manera los detalles que han impresionado al cerebro, que en un momento dado -como una moderna archivadora automtica- hace trabajar las clulas de la memoria y trae a la mente la imagen deseada. Esta insuperable cmara fotogrfica, con la obra maestra de ptica que constituyen la crnea, el cristalino y la retina, es la que nos permite ver lo cercano y lo distante sin necesidad de enfocar los objetos como hasta ahora debemos hacerlo con una cmara corriente.

Laboratorios Naturales No obstante cumplir un proceso similar al funcionamiento del motor de un vehculo, el cuerpo no quema directamente la materia prima -los alimentos- sino que debe elaborarla antes de consumirla. Para ello nuestro organismo cuenta con los laboratorios ms perfectos que ha producido la naturaleza y cuyo trabajo llamamos digestin.

Los "tcnicos" que trabajan en esos laboratorios son los 6rganos del est6mago y el intestino, que cuentan con activos ayudantes llamados aceleradores de reacciones o vulgarmente fermentos, que tienen la misi6n de convertir los alimentos en hidrosolubles. Solo as puede asimilados debidamente el organismo, que despus de descomponerlos en sus partes simples, los "reconstruye" una vez absorbidos. En esta forma, los alimentos se transforman en sustancias empleadas posteriormente como "combustibles" del cuerpo, dndole la energa necesaria para su constante actividad.

Debido a su ubicacin en el centro de esa maravillosa construcci6n natural llamada simplemente esqueleto, los laboratorios qumicos de nuestro cuerpo estn acostumbrados a recibir verticalmente los alimentos, y esta funnci6n es la que estudian ahora los cientficos, los cuales desconocen como reaccionan el esst6mago y los intestinos, viajando por espacios donde no existe arriba ni abajo y donde lquidos y s6lidos tienden a flotar.

Policas Eficaces Para la inhalacin de oxgeno, combustible vital para el ser humano, la ciudad en miniatura debe tener abiertas permanentemente dos ventanas: las fosas nasales, cuando no es la gran puerta de la boca. Por la nariz penetran en forma continua toda clase de invasores, como las bacterias y los virus. Pero para repelerlos se halla lista en todo momento la mejor "polica" del mundo, aquella que jams pide aumento de sueldo: los anticuerpos, que se traban en feroces batallas con el enemigo hasta ganar o caer muertos.

En las fosas nasales, la garganta y los bronquios se halla una materia mucosa que, como papel matamoscas, atrapa las ms pequeas partculas de polvo que han logrado atravesar la red de pelillos de la nariz. En la garganta y las fosas nasales se halla tambin un "polica" que toma el nombre de lisozima, encargado de la destruccin de los microbios que estn a su alcance.

Los leucocitos o glbulos blancos, que son como el ejrcito encargado de la defensa de la ciudad, se arrastran por las paredes de los vasos sanguneos o a travs de estos y acuden en gran nmero al lugar donde, por alguna ruptura de la piel, han penetrado los grmenes a los cuales persiguen y matan, engullndolos. Sin embargo, algunos de ellos pierden su vida por detener la invasin, y sus "cadveres" se amontonan en el lugar de la batalla, o sitio de la infeccin, en forma de pus. No podra faltar un cuerpo especializado en aseo, pues los desechos de los conductos respiratorios de los pulmones son removidos en forma continua por millones de pelillos invisibles para el ojo humano: son los cilios, que viven empujando esos materiales inservibles hacia la garganta para ser expelidos hacia el exterior cuando escupimos o enviados hacia el estmago para ser eliminados posteriormente.

Estas son algunas de las actividades que se cumplen segundo a segundo en esa ciudad en miniatura que es el cuerpo humano, y que la ciencia moderna trata de comprender detalladamente para lograr uno de sus principales objetivos: la prolongacin de la vida. (Ver ilustracin nmero 2).

ESPIONAJE EN EL INTERIOR DEL CUERPO HUMANO

El cuerpo humano es hoy transsparente, y con la ayuda de la cienncia y la tecnologa, el hombre se asoma a su propio organismo.

Al anochecer de un da de noviembre de 1895, Wilhelm Konrad Roentgen, que trabaja en su laboratorio de Wurzburgo, Alemania, descubre los rayos X y desencadena as una de las ms grandes revoluciones cientficas de la Epoca Moderna. Hoy, a tres cuartos de siglo d distancia, sabemos que entonces se abri un camino que est lejos todava de su fin y que convirti al ser humano, a efectos mdi cos, en un organismo transparente como una medusa.

Tres aos ms tarde, una joven polaca desscubre en Pars la radioactividad natural del raadio. Se trata de Mara Sklodowska, quien traabaja con el profesor Pedro Curie, que muy pronto se convirti en su eSposo.

Estos dos hechos, unidos a la cadena de des cubrimientos derivados de la energa nuclear y de la electrnica, han hecho posible el miilagro de que el hombre pueda asomarse a su propio organismo, e incluso introducirse en l, sin perturbarlo. Y como consecuencia, la biologa y la medicina se han beneficiado con progresos espectaculares.

Averiguar lo que ocurre destrs del muro opaco de la piel y de los huesos sigue siendo para el mdico una tarea difcil. Con frecuenncia no consigue diagnosticar una enfermedad grave hasta que la vida del enfermo se enncuentr'a en peligro. Cualquier tcnica que ayude al mdico en esta fase tpica de su laabor ser por lo menos tan importante como el descubrimiento de nuevos mtodos para tratar al enfermo una vez que su mal haya siido diagnosticado.

De los rayos X se ha escrito suficientemennte, y no es necesario insistir ms en ellos.

los is6topo$ radiac:tivos

Menos conocidas son las posibilidades de espionaje en el interior del cuerpo humano que poseen los istopos radiactivos, como si una persona provista de un emisor secreto

revelase, desde dentro, los movimientos de un ejrcito o la localizacin exacta de un aer66dromo. Cada uno de los tomos de los rdioois6topos emite radiaciones y al hacerlo revela el lugar en que se encuentra.

En esta tarea el radiois6topo es tan poco misterioso como pueden serio los rayos X o un sencillo anlisis de laboratorio. El is6topo permite al mdico enterarse de lo que los 6rrganos del cuerpo hacen, o dejan de hacer, por procedimientos que podramos llamar "de esspionaje"; as, el "espa" provisto de un aparaato emisor secreto revela los movimientos de un ejrcito o la ubicaci6n exacta de un aer6droomo.

El radioistopo trabaja, en efecto, como un espa, presta servido como un compuesto qumico ordinario, pero es radiactivo. En las reaccciones qumicas y en los procesos vitales el comportamiento de sus tomos es idntico al de los tomos estables que forman la mayor parte de la materia. Pero tomados uno por uno los tomos de los radiois6topos emiten radiaciones at6micas y al hacerlo revelan su posici6n. Estas radiaciones tiles en medicina suelen ser de los tipos beta y gamma. Los rayos gamma son los de mayor rendimiento en la diagnosis por su capacidad para informar a

travs de la piel y los huesos, debido a su gran poder de penetracin.

Gracias l estas tcnicas, SI el mdico sospeecha, por ejemplo, que el hgadol el bazo o el pncreas han sido atacados por un tumor, se pueden hacer visibles estos y otros rganos que en la radiografa no aparecen o exigen procedimientos s u m a m e n t e complicados. Mientras los rayos X tienen que atravesar el cuerpo desde fueral para que los mdicos pueedan comprobar en la radiografa el oportuno contraste, los istopos radiactivos permiten l/i1uminar'l desde dentro los rganos.

Otro aspecto muy importante en este reecuento de las conquistas humanas para "verl/ por dentro el organismo consiste en aprove char el potencial elctrico del cerebro vivien te para registrarlo. Como es sabidol el elec troencefalograma ofrece ya visiones sumamennte refinadas en relacin con las diversas ennfermedades del cerebro. Las investigaciones actuales tratan de registrar, a distancia y sin recurrir al contactol estas seales del cerebro.

Electrnica y microminiaturizaein

Pero la tecnologa moderna para asomarse al 'interior del organismo no se limita slo a

rayos X Y a I~s istopos radiactiyos. En

970 se celebr en Munich el Congreso Euroopeo de Endoscopla y durante sus sesiones se puso de relieve el hecho de que los mdicos pueden examinar hoy casi todas las zonas del organismo, Ms de 70 pelculas cientficas de 10 pases proporcionaron una visin clara de las actuales posibilidades de la endoscopia y, al mismo tiempo, una inspeccin interna del organismo nunca presentada hasta ahora.

Los instrumentos actuales se presentan no slo pilra el examen del estmago, sino tammbin del duodeno y penetran hasta la vescula biliar y el pncreas, adems de las complicaadas ramificaciones de los bronquios.

La electrnica en general y el cine, la teleevisin, la radio, el radar y los ultrasonidos son otros tantos elem'entos de la tecnologa mooderna que contribuyen decisivamente l un meeor conocimiento del organismo enfermo.

En cuanto a la electrnica, puede decirse que est contribuyendo en forma de"cisiva al mejor conocmi'ento del organismo humano, no slo por las posibilidades increbles del mi croscopio electrnico, a nivel celular y molec\) ar, sino por otras interesantes aportaciones.

el consiste en intensificar las im-

apne~ la Pero aplicaciones

sorprendentes y revolucionarias de la electr nica en este campo se basan en los componenntes micro-miniaturizados que penetran fcillmente en el organismo sin perturbar sus funndones vitales y abren nuevos caminos a la investigacin mdica y al tratamiento de rgaanos cuyo funcionamiento se encuentra inteerrumpido o perturbado. Algunos de estos componentes son autnticos emisores o recepptores, miniaturizados, que pueden no slo captar las seales sino amplificarlas. Sus apliicaciones son enormemente variadas, y van desde la medida de la presin sangunea, no solamente en los vasos sino directamente en el corazn, hasta la determinacin de oxgeno en la sangre, y el estudio de los procesos diigestivos.

Televisin en el estmago

Estas y otras tcnicas permiten una autnntica observacin del interior del cuerpo humaano y, ltimamente, verdaderas transmisiones de' televisin. Existen ya cmaras que toman footografas de los nios antes de nacer, mediannte sondas electrnicas, y hace un par de aos se obtuvieron en la Repblica Federal de Aleemania imgenes en color del esfago y del

estmago de un hombre, mediante una cmaara de televisin. Un cable conductor de luz fue introducido en el estmago y transmiti a la pantalla la imagen en rojo, verde y azul. Como ha sealado recientemente el doctor Anndrs Cournand, Premio Nobel de Medicina, la circulacin, la presin, el volumen y el flujo sanguneo pueden ser medidos desde dentro y las tcnicas del sondaje cardaco han tenido una importancia trascendental en los avances modernos de la ciruga. (Ver ilustracin n mero 3).

Investigadores australianos han desarrollaado una cmara de televisin en miniatura, graacias a la CIJa I el mdico puede ver las mismas zonas que observaba con el laringoscopio o con el broncoscopio, pero con la ventaja de una mayor claridad y precisin en la imagen

Cine, radio y radar

En cuanto al cine, en Japn ha sido presenntado recientemente un aparato, el pielouretooroscopio, que no slo permite el examen diirecto del rin, sino tambin la filmacin del campo que se est examinando. Por otra parrte, cientficos de la Universidad de ( constante ha sido el reesultado de un profundo proceso evolutivo y si algo interfiere la accin de los altos centros nerviosos, el animal desciende en la escala paara encontrarse en un plano inferior de su evoolucin.

I temperatura y muerte

Los Imi de calor y fro un a(wnal de

.. lllgre caliente puede soportar dependen de ',Ida especie y de si tiene o no mecanismos l'dr6 sudar. El hombre puede resistir fiebre de iI2~)C. El lmite inferior vara con cada indivii(Iuo; en casos de coma diabtico se han ob ,ervado hasta 33,5?C con recuperaciri. Estuudios hechos con enfermos de cncer avanzado :;ornetidos a hibe'rnacin, demuestran que el cuerpo humano puede soportar temperaturas internas de 26,7?C durante 5 a 8 das. En aniiInales no se ha hecho un estudio de lmites trmicos, pero se puede deducir comparatii'lamente por los intervalos de variacin de su temperatura interna. Los monos, mulas, asnos, caballos, ratones, elefantes, tienen una variaacin de 35,5 a 38,4?C. Los perros, ovejas, vaacas, gatos, conejos y cerdos, de 37,8 a 39,5':C; pavos, gansos, patos, buhos, pelcanos y buiitres, de 40 a 41?C; gallinas, palomas y varios pjaros pequeos, de 41,6 a 42,rc.

Los animales de sangre fra sobreviven hassta que la temperatura del cuerpo casi alcanza el punto de solidificacin. A esta temperatura el agua que contiene la sangre. se solidifica, aumentando su volumen y causando la muer-

te. Los insectos mueren por no emigrar en invierno a zonas ms templadas. Por otra parrte tienen grandes dificultades para sobrevivir cuando la temperatura de sus cuerpos pasa de 37,3'?C. Culebras y lagartos en los desiertos, generalmente mueren cuando no encuentran sombra suficiente y adecuada que les proteja.

Regulacin trmica del cuerpo

La temperatura del cuerpo en hombres y animales es mantenida ms o menos constannte, mediante el balance entre la produccin de calor interno y la eliminacin que de l ha. ce el organismo mediante mecanismos adecuaados. El calor interno es producido como resulltado de una de las fases del metabolismo, que a su vez es el conjunto de transformaciones qumicas y biolgicas que se efectan en el orrganismo y que constituyen el hecho de la nuutricin. Las complicadas molculas orgnicas constituyentes de los alimentos, al sufrir los procesos de desdoblamiento, reduccin, oxi dacin, etc., liberan gran cantidad de energa, parte de la cual se manifiesta en forma de caalor.

A fin de mantener la temperatura prcticaamente constante, el cuerpo debe eliminar ca-

lor, lo que normalmente lo hace por radiacin 1) emisin de ondas calricas, por conveccin () sea por efecto de corrientes de aire y por vaporizacin de agua. En este ltimo proceeso se utiliza el calor para evaporar el agua en la piel y los pulmones y es el utilizado por los ;mimales que no sudan, como el ganado vacuuno, los perros, los gatos y las gallinas, entre otros. Cuando hace demasiado calor el gato lame su piel para aumentar la evaporacin y el perro aceza violentamente y saca la lengua pl'lra obtener el mismo fin, La produccin. de leche en las vacas disminuye en pocas de caalor. Los caballos, las mulas y los burros soporrtan mejor el calor que otros animales, porque poseen glndulas sudorparas y por tanto traabajan mejor que los bueyes.

Especialmente en el hombre el principal factor de la regulacin del calor es la piel; esta es una membrana que cubre todo el cuerrpo amoldndose exactamente a su superficie y tomando sus formas, no ofrece interrupcin alguna ven las aberturas naturales del orgaanismo, como la boca o el recto, se prolonga modificndose en mucosa. En la piel se enncuentran las glndulas sebceas, el tacto, el sistema de excrecin cutnea y el sistema piiloso. Tambin estn all presentes una serie

de rganos provistos de inervacin vegetativa cuya finalidad principal es la termorregulaacin. Sin embargo, esta se regula por el sisteema vasomotor y por el mecanismo nervioso de la transpiracin. Cuando hace calor los vasos sanguneos cutneos se dilatan producindose un aumento del flujo sanguneo y eliminndoose as ms calor. Por el contrario, cuando se presentan temperatu-as muy fras, los vasos sanguneos de la piel se contraen, la temperaatura de esta baja, disminuyendo la prdida de calor. En un medio confortable el hombre pierrde calor as: 53 % de radiacin, 19 por con-

y 28 % por vaporizacin

inteligencia humana a r de los gran.

des avances tecnolgicos, no

car un termostato tan y

mo la

LAS HACEDORAS DE MILAGROS

las glndulas deciden si sereemos normales o anormales, si poodremos o no transformar los aliimentos en energa, si seremos acctivos o indolentes, conductores o conducidos, ciudadanos mentallmente sociables o criminales.

En el ao 1474un altanero y "varonil" gaallo francs fue sindicado ante las autoridades competentes, que para esa poca lo eran prinncipalmente las religiosas, del repulsivo delito de poner un huevo.

La acusacin prosper rpidamente, y el innfeliz plumfero fue condenado a morir en la hoguera, pena que por entonces slo se apliicaba a los herejes y hee:hiceros.

Cinco siglos despus, cientficos bilogos demostraron que si del organismo de Albert Einstein o de Winston Churchill fuera retirado medio centgramo de tiroxina (secrecin de ,,:. glndula tiroides), bastara para reducir a

estos dos genios de la humanidad a un estado de completa imbecilidad.

Entre estos dos hechos, fehacientes testimoonios de dos pocas, el oscurantismo cientfico del medioevo y el prodigioso avance de todas las ciencias en el presente siglo, se han escriito miles de libros, la mayor parte llenos de inexactitudes, sobre las glndulas de secrecin interna o endocrinas, que tan importante paapel juegan en el funcionamiento orgnico del hombre e influyen, decisivamente, en su pero sonalidad y carcter.

Hasta hace muy pocos aos, y an hoy en esta extraordinaria dcada del 70, los cient ficos dedicados al estudio de las glndulas enndocrinas se sorprenden de sus propias invesstigaciones y de la importancia vital que tienen estos pequeos "adm i n cu los" en el comporrtamiento de los seres humanos.

En los das cientficamente nebulosos en que an no se haba estructurado la endoc. j. nologa, fenmenos como el del gallo que puuso un huevo -hoy fcilmente explicables por los estudios sobre el comportamiento de las glndulas que afectan las caractersticas del sexo- dieron lugar a una serie increble de especulaciones absurdas sobre el funciona-

de las glndulas, sustentadas por char

latanes de todos los pelambres, interesados en t~xplotar, inclusive econmicamente, la ignoorancia de las gentes.

Fue as como surgieron toda clase de tea ras y se lleg a aseverar que mediante el uso y control de las glndulas se podra alcanzar la "fuente de la eterna juventud" y cambiar el sexo y la figura corporal de los seres huunanas, En un "estudio cientfico" publicado d fines del siglo XIX, un mdico alemn asee(Jur que "por una perfecta combinacin de hormonas se podra convertir a una hermosa y esbelta rubia de ojos azules en una rolliza y amada mulata", lnfortunadamente, para quienes ~e forjaron esos absurdos sueos no es posible "fabricar" un ser humano como si se tratara de una tortilla.

Los verdaderos milagros

La verdad es que la endocrinologa no ofreeceesta clase de "milagros" ni tiene en su poder la varita mgica de la hermosura, el ta~ lento y la sabidura. Pero si bien es cierto que no puede realizar esos prodigios, nos brinda en cambio, una serie inimaginable de posibiliidades para corregir las deficiencias orgnicas, controlar el funcionamiento de las clulas y

algunas funciones qumicas del organismo, in fluir fundamentalmente en los ritmos der creo cimiento y del desarrollo, el metabolismo, la digestin, el desarrollo normal de las carac tersticas del sexo, etc.

En efecto, no es acaso un autntico "mi_ lagro" el hecho de poder convertir un nio imbcil, casi inhumano, en un ser normal, innteligente, con slo corregir la insuficiencia de la glndula tlroides?

A qu deben su vida millares de diabtiicos? A la secrecin de una glndula.

y no les parece a ustedes un verdadero milagro que el amor materno, nada menos que el amor materno, es estimulado en los animales porinyecdones de una hormona, la prolactina?

Mensajes qumicos:

Las glndulas de secrecin interna son peequeos rganos localizados en diferentes parrtes del cuerpo, algunos no ms grandes que una almendra, y su misin primordial es la de producir las sustancias qumicas llamadas horrmonas. Estas son enviadas a travs de la coorriente sangunea, como un autntico "mennsaje qumico" que se extiende por todo el

ouerpo, penetra a los vasos sanguneos y Ileeo la a las clulas. Estas reaccionan de diferennI F: manera de acuerdo con la hormona que les o ot-responde, se relac.ionan entre s y de esta Illanera trabajan en conjunto para beneficio ,le todas las que forman el cuerpo.

y aun cuando otros factores influyen conn,iderablemente en el funcionamiento de las

o ('dulas, el poder de las glndulas endocrinas

o 's ms intenso, entre otras causas porque las ,,!.'ndulas se hallan ligadas a otra serie de reeI.lciones fisiolgicas de vital importancia. Su IlIovimiento colectivo es algo as como "la orr,uesta de la vida", y el papel que desempee11:In en el control de las funciones qumicas [Iel organis"mo es trascendental, ms imporrI ilnte an que el del sistema,nervioso.

Cuando las glndulas se apartan de su ritt1110 natural y habitual, todo el sistema endoorino se trastorna y se rompe el equilibrio ,Iandular y hormonal, con resultados extraa,)rdinariamente graves para el individuo.

As, por ejemplo, una falla en la glndula Ilroides, por pequea que sea, produce ,de innIlIediato el bocio, y el mal funcionamiento del Il'lncreas ocasiona la diabetes.

la "gran maestra"

De las ocho glndulas de secrecin interna ms conocidas se destaca la hipfisis o pitui taria, situada en la base del cerebro. Ha sido llamada justamente la "glndula maestral;, y su accin es tan poderosa que no slo afecta el normal funcionamiento de muchos rganos sino que ejerce una extraordinaria influencia reguladora sobre todas las dems glndulas, especialmente en la tiroides.

La pituitaria contiene, por lo menos en lo descubierto hasta la fecha, cinco hormonas diferentes, y es vital para el crecimiento de los huesos, las caractersticas del sexo, la seeecin lctea de las mamas, y regula la filtraacion de la sangre en los riones.

Es importante, tal como lo hemos dicho, para el normal crecimiento de las personas, y ya es posible, alimentndolos con extracto de pituitaria, aumentar la estatura de los se res humanos.

la "sede del alma"

La glndula pinal o pineal, tambin localiizada en el cerebro, re~e~ml'''''el desarrollo del cuerpo en el perodo de la pubertad, y es tal

su importancia en el control de la excitabili dad sexual, que el filsofo Descartes la llam

la "sede del alma". .

La tiroides, situada en la parte frontal del cuello, delante de la nuez de la garganta, "fa~ brica" una de las ms poderosas hormonas co~ nocidas: la tiroxina. Se dice que es la "vigiilante del trabajo", pues una de sus ms immportantes funciones es la de regular la asimi~ lacin de los alimentos y la distribucin de la energa en el organismo.

Las paratiroides (cuatro) se hallan junto a la tiroides y segregan una parahormona. Re~ gulan el calcio en la sangre y el desarrollo de los huesos.

En la parte inferior de la garganta, junto al esternn, se encuentra la glndula tmica. Sus funciones son todava poco conocidas, peero se sabe que regula el crecimiento y el de~ sarrollo de las glndulas sexuales. Segrega la hormona del timo.

En el pnc:reas, localizado detrs del estmago, se produce una hormona admirable: la insulina, cuya carencia produce la diabetes, terrible enfermedad llamada hasta hace muy pocos aos "la carne derretida que se elim~ na por la orina", El pncreas regula el metaabolismo de los hidratos de carbono (azcar y

la fcula de los alimentos, entre otros) y seegrega algunos fermentos digestivos.

Para los momentos de emocin

Las glndulas suprarrenales (dos) esfn siituadas sobre los riones. Regulan la sal que estos eliminan y producen la hormona llamaada adrenalina, que controla el ritmo cardaco y la presin sangunea. Cuando se presentan situaciones de alegra, terror o miedo sbito, esta hormona regula el sistema nervioso del gran simptico y le exige movilizar todas las reservas del organismo para hacer frente al peligro.

. Las glndulas sexuales, ovarios y testculos, producen 6vulo! y espermatozoides y segreegan .varias hormonas muy activas para la fijaacin normal de los caracteres masculinos y femeninos. Es de tan graves consecuencias -la mas mnima perturbacin en el funcionamien. to de estas glndulas, que en el caso de un hombre normal la voz se le torna aguda, deja de crecerle la barba, se le desarrollan los peechos y en poco tiempo se dedicara con entuusiasmo a la labores hogareas propias de las seoras.

Las investigaciones de los hombres de cien-

cia han demostrado la. importancia que tie~ nen las glndulas de secreci6n fnterna en el funcionamiento de todos los 6rganos del cuerrpo humano. Y cuando todava es poco lo que conocemos de esa "misteriosa fuerza vital" que las impulsa, bstenos saber que de ellas depende, casi Elxc/usivamente, la salud y la feelicidad cotidiana del hombre.

LA PITUITARIA CEDE AL HOMBRE SUS PODERES

la snt~sis de la hormona del crecimiento da ala medicina un arma de gran valor.

Cristbal Coln se top con Amril;:a cuanndo buscaba las Indias Occidentales, y ese innesperado hallazgo cambi la historia del munndo; el profesor Choh Hao U tambi$n est a punto de cambiar la historia de la humanidad, pero no propiamente por coincidencia.

U, nacido en China pero residente en Esstados Unidos, es el cientfico que ha encabeezado las investigaciones que condujeron a la sntesis o produccin en laboratorio de la horrmona del crecimiento. Lejos de ser una caasualidad, este hallazgo es producto de muchos aos de paciente experimentacin y estudio.

Ms que una labor de biologa, Li y sus ayuudantes han realizado una obra de ingeniera ... a nivel de microscopio.

Para llegar a la somatotropina u hormona del crecimiento humano He, han sido necesa rios ms de 15 aos de investigaciones y la "colaboracin" de miles de cadveres. En 1956, Li consigui aislar la hormona del creecimiento, una de las diez hormonas conociidas de la glndula pituitaria, encargada de regular varias funciones del organismo. Diez aos despus logr determinar su compleja estructura, que consiste en una cadena de 188 aminocidos. De all en adelante los esfuerzos se encaminaron hacia la produccin artificial de la hormona, cosa que se logr finalmente en los primeros das de enero de 1971.

Amanecer Biol6gico

El resultado, sin embargo, es apenas el coomienzo de un verdadero amanecer biolgico. El propio profesor Li expres que el descuubrimientp tiene tantas y tan tremendas posiibilidades, en un nmero tan grande de cammpos, IJ que simplemente no hay manera de pre-

decir hasta qu punto llegar". .

Entre la variedad de aplicaciones que ofreece la sntesis en el laboratorio de la hormooqa He, pueden destacarse:

El control del crecimiento: la hormona pero

mitir luchar e incluso vencer el enanismo, que es causado por una insuficiencia en :Ia produccin de la HC por la pituitaria. Del missmo modo, no es absurdo pensar que se llegue a conseguir un aumento en la talla de la raz humana, mediante el paulatino incremento controlado de esta hormona en el hombre.

La lucha contra el cncer: La He puede teeter algn da un papel fundamental en la lu cha contra el cncer, enfermedad esta que se debe a un incontrolable desarrollo de las c lulas. De acuerdo con el profesor Li, si ha siido posible sintetizar la hormona del creciimiento, es permisible suponer que se puede sintetizar tambin una hormona contra el creecimiento. Cualquier substancia, explica Li, que impida el ,desarrollo, puede ser til para el tratamient6 y cura del cncer.

Ayuda en la lactancia: La HC tiene posibiilidades de convertirse en un gran auxiliar de la madre que acaba de tener un nio.

Esta facultad se debe l un importante ha lIazgo lateral de la sntesis de la hormona. Duurante mucho tiempo se crey que en seres humanos, tal como en algunos animales, el crecimiento y la produccin de leche estaban regulados por dos hormonas diferentes. El doctor U demost.r que en los primates, in-

cluido el hombre, estas dos funciones las cum~ pie una sola hormona, la somatotropina. innyecciones de HC en madres con bebs les ayuuda en la lactancia. Veintids mujeres mexicaanas que se quejaban de insuficiencia en la leeche que estaban dando a sus hijos, fueron innyectadas, diariamente y durante una semana, con HC Al final, todos los bebs ganaron peeso significativa mente, casi el 70 por ciento de ellos lo doblaron en comparacin con el peerodo durante el cual sus madres no recibieeron la dosis de HC

. Otras virtuales aplicaciones de la He incluuyen la reparacin de fracturas de huesos, el descenso en los ndices de colesterol en la sanngre, la mayor resistencia a las infecciones graacias al estmulo en la formacin de anticuerrpos, el control de algunos desajustes sexuales y la determinacin de dietas para adelgazar o engordar. Habrn de pasar varios aos para que los beneficios de la hormona puedan apliicarse clnica mente. Por lo pronto, la sntesis de la HC es una noticia suficientemente importannte como para haber sido calificada por el recctor de la Universidad de California, donde se hizo el descubrimiento, como "uno de los hitos ms tr;ascendentales en la historia de la invesstigacin bsica".

Cadena con muchos eslabones

Paso a paso se desarroll en el laboratorio la cuidadosa tarea de reconstruir los 188 esslabones de la cadena, y los puentes que unen a estos eslabones. Cada una de estas piezas tuvo que ser identificada y ubicada exactaamente en su lugar, en el orden correspondiennte, dentro de la cadena; despus, fue menesster "construir" los puentes entre las 188 pie.' zas, cosa que se logr con un compuesto sul fricO.

La reconstruccin de cada eslabn tena que hacerse, adems, a partir de los producctos obtenibles. La labor se complicaba a causa de la escasez de He naturales. Todas las horrmonas que se emplearon para tratamiento o investigacin, tuvieron que ser extraidas de personas fallecidas pocas horas antes. Por eso se necesitaron miles de cadveres para obteener el volumen del tamao de un dedal de hormonas naturales, que U y su equipo utili zaron en el proceso.

Fin de Una dictadura

El hallazgo del HC significa, por otra parrte, que se le quitan algunos de los poderes

casi dictatoriales l la glndula pituitaria. Essta, llamada la glndula ~aestra, ejerce conntrolo influencia sobre prcticamente todas las funciones biolgicas. Del tamao de ,la punta del dedo meique y con un peso d 28 gramos, dirige la fbrica biolgica del cuerrpo desde su trono en la base del cerebro, al que est unida por un pequeo estambre., La hormona del crecimiento es producida por la parte anterior de la glndula. Un sistema es~ pecial de control avisa a la glndula cundo, se est produciendo poco o mucho de una hor, mona determinada. Como un termostato conntrola .Ia temperatura, ese sistema mantiene un perfecto balance en las secreciones.

Ahora, sin embargo, se podrn modificar algunos de sus mandatos desde el laboratorio, gracias al descubrimiento del profesor U y sus colaboradores.

EL TORRENTE ROJO QUE MANTIENE LA VIDA

lasangre lquido verstil y niico como ninguno, da aliento y aliimento al organismo.

Respire! i Respire profundamente! Sienta cmo el oxgeno penetra en su cuerpo a traavs de las fosas nasales para revitalizar ese impetuoso torrente que fluye a velocidad fanntstica por el ms antiguo "acueducto" del mundo, y que cuenta con represas naturales que le impiden salirse desu cauce y realiza las funciones de combustible de la gran estructuura humana.

Piense en los efectos que el bienhechor oxgeno, esencial para la vida, ha de causar en sus pulmones, purificando ese maravilloso ro viviente formado por la substancia que sumi nistra a la enorme y complicada maquinaria que la alberga la energa necesaria para su funcionamiento, substancia que todos llamaamos vulgarmente "sangreN,

Branquias por pulmones

Para comprender con exactitud la delicada funcin de la sangre es conveniente remonntarse a las primeras manifestaciones de la viida, cuando los seres acuticos abandonaron el mar, su lugar de residencia durante millones de aos. Al cambiarlo por la tierra firme su organismo substituy las branquias por pullmones para asimilar el oxgeno del aire, dessarroll un motor especial que se encargara de emplearlo en la mejor forma posible: el corazn, mediante. el cual el agua de mar que circulaba dentro del organismo del animal se convirti en un ro de sangre impulsado por el coraz6n y conducido l travs de "tubos" que hoy son denominados vasos sanguneos.

Del aire a la sangre

Con la inhalacin del oxgeno que ser connsumido por billones de clulas microscpicas integrantes del cuerpo humano, comienza el proceso creador de la sangre.

El oxgeno llega hasta la trquea a travs de la nariz y la boca y se dirige hacia los pullmones por los bronquios en que desemboca la trquea. En los pulmones los bronquios se

subdividen como las ramas de un rbol, has~ ta terminar en pequesimos sacos areos llaamados alvolo$, que semejan esponjas y en cuyo interior se halla una fina pelcula que disuelve el oxgeno, permitiendo luego que las molculas del gas atraviesen la delgadsima membrana que limita los alvolos (de una mi cra-millonsima parte de un metro- de grueso) y otra membrana situada detrs de la anterior, que constituye I.a pared de un pequeeo vaso sanguneo llamado capilar. Una vez cumplido este recorrido, el oxgeno entra a formar parte de la corriente sangunea.

Conductores de oxgeno

Los encargados de transportar el oxgeno por todo el torrente sanguneo son los glbuulos rojos, formados en gn;m parte por agua y la proteina llamada hemoglobina, que contieene hierro y cuya escasez en el organismo cauusa la anemia. Estos glbulos hacen parte de tres clases de cuerpos figurados que se enncuentran en la sangre: los glbulos blancos o leucoc:ito5, los rojos o eritroeitos y las plaaquetas o tromboc::itos.

La parte ms importante de una molcula

de hemoglobina, desde el punto vista de

capacidad para transportar oxgeno, connsiste en los cuatro tomos de hierro que tieene y que la capacitan para llevar igual nmeero de molculas de oxgeno. Un solo eritrociito contiene 270 millones de molculas de heemoglobina y como cada una puede llevar cuaatro de oxgeno, un solo glbulo rojo contiene ms de 1 .000 millones de molculas de oxgeno.

En estas condiciones, numricamente es fantstica la cantidad de oxgeno transportaada por los glbulos rojos, teniendo en cuenta que un h~mbre promedio de 79 Kg. de peso tiene 25 billones de eritrocitos y las mujeres .-como pesan menos, tienen menos sangre y menos gl6bulos rojos en cada gota de san gre-- cu~ntan con 17 billones de eritrocitos cuando su peso promedio es de 50 Kg. Y en caada segundo de nuestra existencia mueren ms de tres millones de glbulos rojos, que inmeediatamente son remplazados por e'l organissmo. (Ver ilustracin N? 5)

Para mantener constantemente esa proviisin de oxgeno que consumen los billones de clulas de nuestro cuerpo en condiciones de actividad que no requieran mayor esfuerzo, absorbemos con cada respiracin alrededor de 20 mililitros de oxgeno. Y as como los ca-

rros de una mina, que van y vienen constanntemente, siempre hay glbulos rojos esperanndo turno en los capilares pulmonares para reecoger oxgeno, e igualmente, es continuo el trnsito de eritrocitos agolpados detrs de aquellos que acaban de ceder a los tejidos el oxgeno que transportaban.

El crculo rojo

La sangre se mueve en crculo y por E!so se le llama "sistema circulatorio'l, impulsado por el corazn, que se divide en cuatro commpartimentos. Los dos superiores son llamados aurc:ulas izquierda y derecha y los inferiores ventriculo$ izquierdo y derecho.

Al contraerse, el corazn expulsa la sangre fuera del ventrculo derecho envindola l la arteria pulmonar (arterias son los vasos por los que la sangre sale del corazn), que la lleva a los pulmones, en cuyos capilares la heemoglobina recoge el oxgeno transportado por los glbulos rojos y se convierte en la reeserva del indispensable gaS.

Por la vena pulmonar, gran vaso sanguneo que lleva la sangre al corazn, sta se preciipita hada la aurc:ula izquierda, de donde pa

sa al ventrculo correspondiente a travs de una vlvula que abre en una sola direccin.

Luego, cuando el corazn vuelve a conntraerse, la sangre es expulsada hacia la aorta, que es la mayor arteria del cuerpo y se subbdivide hasta formar una red de capilares a lo largo de los cuales se trasladan de nuevo los glbulos rojos. La sangre va perdiendo su conntenido de oxgeno durante este recorrido, y cuando termina de atravesar los capilares esste casi ha desaparecido. As, la sangre que llaamaramos "gastada" llega a la vena cava in ferior (por la que regresa al corazn I~ ,sanngre del torso y las extremidades inferiores) y a la vena cava superior, que lleva la sangre de la cabeza y las extremidades superiores de vuelta al corazn. Las dos venas se juntan y vierten la sangre en la aurLcula derecha, de donde pasa al ventrculo derecho para ser exxpulsada hacia la arteria pulmonar y regresar l los pulmones, reinicindose as el viaje a traavs del cuerpo. (Ver ilustracin N? 1 )

Al aumentar el consumo de oxgeno por una gran actividad corporal, se incrementa la cantidad de oxihemoglobina -que da a las personas el aspecto rosado--, y la dilatacin de los vasos sanguneos hace subir el color roojo de la piel debido a la entrada de una ma-

yor cantidad de sangre l los capilares. Si se interrumpe el suministro de oxgeno y dismiinuye este en la sangre, se desvanece el rojo de la piel y se manifiesta el color propio de la hemoglobina, de un tinte azulado. Por eso se llama muerte azul la que se produce por la prolongada suspensin del abastecimiento, de oxgeno a la sangre, como la del que es vcti~ ma de la cianosis.

Al encontrarse ya dentro de las clulas en el torrente sanguneo, el oxgeno se combina con los tomos de las molculas obtenidas de los alimentos, ingeridos en forma de commpuestos orgnicos de tres clases: hidratos de c:arbono,protenas y lipidos o grasas. De esas molculas hay muchas clases formadas en geeneral por tomos de carbono, hidrgeno, oxgeno, y nitrgeno, que juntos constituyen el 99% de los que ingerimos y que la sangre lleva a todas las clulas del cuerpo.

Esas combinaciones son bastante lentas en el cuerpo humano y mientras la formacin de calor se mantiene al mnimo en el organismo, la energa se almacena en forma de compuesstos qumicos que dan potencia l los msculos y ponen los nervios en funcionamiento, prooporcionando finalmente la fuerza necesaria para construir complicadas molculas como las protenas.

Laboratorio celular

y mientras nosotros trabajamos, jugarrlOs

o nos dedicamos al descanso, en nuestro inteerior la actividad es permanente. El corazn late, los pulmones se inflan, la sangre circuula por todo el cuerpo l gran velocidad hacienndo las veces de combustible para llevar la energa necesaria a los puntos ms lejanos del organismo. Y como un gigantesco, compliicado y maravilloso laboratorio, la qumica ceelular trabaja segundo a segundo, sin descannso, para almacenar al mximo ICl energa prooducida y deshacerse del resto en forma de calor. Adems, el oxgeno que se encuentra presente en las molculas de alimentos no permite convertir ms que una pequea porrcin del carbn y el hidrgeno en bixido de carbono yagua.

La sangre tiene tambin una propiedad nootable que evita su prdida en caso de la rotura de los vasos, arterias o venas que la conducen: la coagulacin, que acta a manera de repreesa natural. Este proceso comienza al lesionarrse un vaso sanguneo por una cortadura. Iniicialmente los vasos se dilatan dando lugar a una hemorragia para que la sangre fluya ms fcilmente y expulse los microbios que pue

den haber entrado por la herida; poco desspus se contraen y la hemorragia cesa, perrmitiendo as la formacin del cogulo que seella la herida y facilita la reparacin del tejido lesionado.

Recordando' pues que en cada gota de sanngre se nos escapa la vida, mantengamos perrmanentemente el equilibrio del organismo suministrndole el alimento, el oxgeno neceesario, aquellos elementos que nos harn resisstentes a las enfermedades y nutrirn ese toorrente viviente que es nuestra sangre, el lquido que Goethe, por boca de Mefistfeles, llamaba "muy especial",

EL HIGADO: LABORATORIO QUIMICO EN EL CUAL NO HAY VACACIONES

Si el hgado pudiera padecer de un commplejo de culpabilidad, seguro que no se emmpeara en ocultarlo, porque no existe en el cuerpo humano un 6rgano que sea objeto de ms calumnias gratuitas.

Cualquier afecci6n o sntoma orgnico inndefinido halla en el hgado lavfctima prefeerida de toda suerte de inculpaciones. Pero coomo si lo ,anterior fuera poco, se le dirigen los ms feos brevajes, infusiones de plantas, den tro de un proceso, muchas veces absurdo de auto-medicaci6n. Por eso, la imagen y las reeferencias en general que tenemos de la glnndula ms grande del organismo humano (pe sa cinco kilos cuando est lleno de sangre), son perfectamente negativas y han contribui do, l travs de los tiempos, l crearle una maala reputaci6n.

Pero la verdad es otra. El hgado es el ms perfecto laboratorio qumico porttil creado por la naturaleza; con un poder de asimila-

cin inmenso y un sentido del trabajo e)(tra~ ordinario. Es un laboratorio que fabrica, almaacena y distribuye, toda una serie de productos sin los cuales sera imposible vivir. Es el gran incomprendido del organismo; labora sin desscanso, sin tener derecho a vacaciones y, cuanndo en uso. de sus derechos sindicales, resuelve declararse en huelga para reclamar cienas consideraciones, todos ponemos el grito en el cielo (Ver ilustracin nmero 6).

Al momento de asistir a un banquete, a un paseo con plan de cena campestre, o en poocas sealadas como la Semana Santa o las fesstividades de fin de ao, no escatimamos essfuerzo alguno por ingerir manjares de toda ndole: licores, grasas, condimentos, etc. Slo al da siguiente recordamos que tenemos hgado; y le censuramos las reclamaciones, hechas en su nico lenguaje, cual es el de las llamadas al orden, por lo dems bastante "connvincentes",

Pero es que, fuera de la cara amarga que hemos presentado, conocemos la otra cara de nuestro hgado, la buena, la del infatigable trabajador? No! Es poco lo que sabemos de ese pequeo monstruo -como lo pintannubicado en la parte superior del abdomen, de un color rojo-caoba y extraa forma, abulta-

da hacia el lado derecho para terminar hacia el izquierdo en una lengeta.

Esa mquina simple en apariencia, pero vasta en funciones, se encuentra en el reino animal con caractersticas dismiles, especiallmente en cuanto al tamao y funciones acceesorias. Es as como el sencillo productor de enzimas digestivas en las especies primeras de vertebrados, pasa a ser glndula tanto de secrecin externa, al verter la bilis en el intesstino, como de secrecin interna, al ponerse sus clulas en contacto con los capilares sannguneos.

Sin embargo, la funcin digestiva ejercida por el hgado no es sino una ms de las que desarrolla habitualmente. Su accin sobre los alimentos, sean estos grasas, hidratos de carrbono o protenas, con el objeto de almacenar., los o convertirlos en molculas tiles a los teejidos, es de las estrictamente fundamentales.

Mediante esa accin reduce protenas soobrantesen rea que pasa a los riones, y connvierte a otras en energa orgnica potencial'.

Mas no slo es un productor, transformaador o modificador, sino que es guardin ceo losa del buen funcionamiento orgnico. En virtud de ello, descompone sustancias dai nas a txicas; acumula en su tabla de banda

des acciones metablicas, o sea cambios fisioolgicos entre el organismo vivo y el medio exterior: acumula cobalto, cobre y hierro, y permite la formacin de la vitamina A. Sepaara bacterias muertas y cuerpos similares que pueden encontrarse en la sangre y almacena vitamina B 12, la cual interviene directamennte en la formacin de los glbulos rojos de la sangre.

Precisamente acerca de esta ltima funcin, cabe destacar que en 1934 dos mdicos de la Universidad de Harvard, los doctores Minot

. y Murphy, junto con el cientfico Whipple de la Universidad de California compartieron el premio Nobel de medicina por sus estudios encaminados, de manera experimental, a deemostrar que el hgado era el alimento ms adecuado' en el tratamiento contra la anemia denominada "perniciosa", de efectos mortaales en los pacientes.

El proceso que condujo a la adopcin del extracto heptico como remedio para ese tiipo de anemia, hasta el punto de transformarrla en relativamente benigna, dur algo ms de siete aos por la forma lenta como se loogr determinar la presencia del factor annti anmico.

Desde un comienzo se tuvo la sospecha de

que el factor era una vitamina, lo cual se connfirm ms tarde cuando se reconocieron la A (soluble en grasa pero no en agua) y la S, con atributos de solubilidad inversos. La ltima se revel como una mezcla de muchos compuestos y de all la denominacin de commplejo vitamnico 8, fundamental para el fun" cionamiento qumico adecuado de todas las clulas conocidas: animales, vegetales y baccterias ;posteriorrriente fue bautizado con el nombre de vitamina S 12, la cual contiene coobalto, metal con propiedades parecidas a las del hierro.

Pero no es esta la nica circunstancia en que el hgado defiende al hombre de la muer te; ocurre que en su interior se forma el fi bringeno, protena plasmtica y uno de los componentes de la sangre que al ponerse en contacto con el aire, por lo general en la aperrtura de un vaso sanguneo lesionado, se connvierte en fibrina, red de fibras que permite la formacin de cogulos.

En consecuencia, si el hgado por cualquier anomala funcional baja la concentracin san gunea de fibringeno, principal factor de coa gulacin, la persona queda expuesta a varias situaciones delicadas para su existencia, como

en el caso la hemofilia En esa

hemorrgica, el paciente sangra indefinidaamente, incluso por pequeas heridas y est en peligro de morir por una extraccin denntal o un simple araazo.

Toda una serie de procesos qumicos perrmite al hgado actuar sobre los ''3limentos anntes de ceder a los tejidos las sustancias que estos necesitan. Se trata de una labor continua y variada, acorde con el tipo de alimentos inngeridos por la persona y la necesidad de "commbustible" que presenten los msculos, segn el grado de actividad o pasividad en que se encuentre momentneamente el organismo.

Para el cumplimiento de todas estas misioones, el hgado no trabaja solo. Por el contraaro, labora en " 11 ave" con otra glndula veci na que se llama pncreas, y con una pequea bolsa de tejido muscular a la cual se le denoomina vescula biliar en el lenguaje tcnico, o hiel, en el lenguaje vulgar. La primera prooduce la insulina, hormona que regula la can tidad de glucosa contenida en la sangre. Utiilizada en medicina para combatir los efectos de la enfermedad, llamada diabetes, produciida por exceso de azcar en el torrente circuulatorio, La hiel, por su parte, produce la bilis lquido viscoso de color amarillo, el cual conntiene sales biliares y sustancias como el coolesterol.

Las reservas de cobre, y especialmente de hierro, que mantiene el hgado, le confieren un alto valor vitamnico, de ah el aprovechaamiento que en la industria farmacutica se hace del hgado de los peces, por ejemplo, el bacalao.

Pero no todo ha de ser rigor, ni menos cienncia. El hgado ha cado tambin en las redes de la publicidad. Los anunciadores de algunos productos medicinales que ofrecen determiinados reguladores para su funcionamiento han dado en afirmar que ya no es el corazn el rgano que regula el amor, sino el hgado, deebido a que sus indisposiciones predisponen a las personas a las alteraciones del carcter.

En consecuencia, sobre esta criticada glnndula industriosa y vigilante hay mucho de leeyenda ms que de verdad y hasta hay ingraatitud. De su vital funcionamiento dependen hombres e irracionales, ya sabemos cmo, y mientras las crticas entre los primeros hacia sus propios hgados son implaCC;lbles, dudan poco en devorar los de los segundos.

Es la ley de la vida, y de ella ni el hgado se escapa.

LOS R1ONES GRANDES OLVIDADOS

El hombre, que recuerda a ns~ante a su hgado o su corazn, parece olvidar a los riones, rgaanos maraviIJosos quesilendosa. mente cumplen la funcin de mantener la vida eliminando los desechos txicos de las funciones orgnicas.

Si alguna vez se organiza un concurso de

laridad de los rganos del cuerpo humaano, segurarnente el corazn ocupar el priimer lugar, los pulmones el segundo y el hgaado un honroso tercer puesto.

Relegados a uno de los sitios de menor acoogida popular irn, posiblemente, dos rganos en forma de frjol, de 12 cm. de largo, 7 cm. de ancho y un peso de menos de 500 gramos; dos modestos bloques de carne blanda y coolor rojo carmelita que, desplazados en un

costado por Su Majestad El Hgado y oprimiidos en ambos por los intestinos, cumplen caalladamente su funcin: la de salvar la vida del hombre eliminando los residuos de las funcio~ nes orgnicas.

En efecto, si no fuese por el trabajo nca.n sable de nuestros olvidados riones, el cuerpo se intoxicara y morira en po.co tiempo. Porrque los riones constituyen la mquina ms perfecta que se conoce para eliminar desper. dicios y regular la cantidad de ciertas subsstancias que entran al organismo.

Con el pasado a c:u.stas

A pesar de la aparente sordidez que preesenta la funcin renal, la verdad es que pocas en el cuerpo humano resultan tan apasionanntes como esta. Y tanneesarias.

Para empezar, los riones constituyen el ni co rgano que se presenta, pordecirlo as con su "hoja de vida'" en cada organismo. En un caso muy extrao dentro de la naturaaleza, el rin repite, en poco tiempo, todos los pasos y transformaciones que ha sufrido l lo 18rgo de millones de aos. De la misma manera como la forma del crneo humano; por ejemplo, ha experimentado una evolucin

desde los seres que antecedieron directamennte al hombre ene! planeta, tambin otros rrganos han cambiado paulatinamente durante siglos.

El rin ha presentado tres etapas evolutiivas en la historia de las especies. Inicialmennte, el pronefros, de tipo rudimentario, que an se encuentra en peces como la lamprea. Este fue sucedido por el mesonefros, todava presente en algunos anfibios. Y la tercera etaapa es el metanefros, que es el rin ltimo modelo, el de los seres desarrollados.

Esta evolucin no tiene nada de inslito. Lo que s constituye un hecho peculiar es que en todos los seres humanos -en usted, en su vecino, en su compaero de trabajo- se han presentado rpidamente las tres etapas hisstricas del rin. El pronefros aparece poco despus de la concepcin de la criatura, cuanndo esta todava se encuentra en estado em brionario. Poco despus, en la poca en que el embrin se convierte en feto, el pronefros es remplazado por el mesonefros, que a su vez viene a ser sustituido ms tarde por el rin "moderno", el metanefros. (Ver ilusstracin nmero 7).

Sin embargo, el mesonefros no desaparece por completo. En el varn, est relacionado

ntimamente con el sistema urinario y el reeproductivo, al paso que en la mujer se reduuce a una huella de lo que fue. Esta es una de las diferencias en el aparato urinario mascuulino y femenino que, en el primer caso, funnciona conjuntamente, en ciertos tramos, con el aparato reproductor, mientras que en el segundo se trata de dos unidades separadas. Otras diferencias estn vinculadas a la capaciidad de filtracin de los riones, que es mayor en el varn que en la mujer.

Formacin de la orina

La tarea del rin consiste, en pocas palaabras, en "limpiar" la sangre y separar de ella lo que debe eliminarse y lo que puede ser aprovechado. Esta funcin la cumple a travs de unos corpsculos diminutos (hay cerca de un milln de ellos en cada rin), llamados nefrones. Estos estn formados por dos eleementos. Uno de ellos, el glomrulo, se encarrga de recibir el flujo sanguneo y enviarlo a travs de lo que constituye, en ltima instanncia, la maquinaria de filtracin: unos dimi nutos tubos que, dotados de sensibilidad y permeabilidad especiales, escogen los deseechos que van a formar la orina y dan el visto

bueno a los elementos restantes (Ver ilustraacin nmero 7).

La orina va entonces a un depsito de allmacenamiento, la vejiga, a travs de los urteres, y la sangre contina su camino hasta ser recogida nuevamente por el sistema de drenaje del rin. En total, llegan alrededor de 1.200 mililitros de sangre al rin cada minuto que constituyen del 15 al 20 % de lo que bombea el corazn en este tiempo. De est,o sangre, el 55 %' es plasma, y de este se filtra aproximadamente el 20% para elaborar orina a razn de uno o dos mililitros por mi. nuto.

Ejemplo de solidaridad

Pero con todo lo importante que es la funncin excretora del rin no tiene ms trasscendencia, que la labor "ambiental" que des arrolla este rgano. El rin tiene, al resspecto, la delicada tarea de regular las cantiidades de sal yagua en el organismo, y su vinculacin con otros circuitos del cuerpo es tan estrecha que Ciertas actividades y ocurrenncias que afectan al sistema nervioso llamado simptico se manifiestan finalmente en los riones. As, una hemorragia, el dolor ioten-

so, el ejercido, disminuyen la llegada de sanngre al rin.

N-o obstante, y a pesar de su importante misin, los riones no ganaran un concurso de popularidad. De hecho, su existencia slo se adivina cuando registran alguna falla, que puede ser insuficiente capacidad de filtracin o la presencia de substancias nocivas para el rgano, que este a su vez no puede filtrar.

Un accidente tambin puede minar un riin. y sin embargo, esta pareja de rganos es tan solidaria que, cuando se ve la necesiidad de extirpar uno de los dos, el que queda asume para s todas las funciones urinarias y las cumple sin problemas. De hecho, su caapacidad es tan grande, que medio rin sera suficiente para desarrollar la funcin renal en su totalidad. Cuando por alguna circunstanncia uno de los riones deja de funcionar, con el transcurso de unos pocos meses se con vierte en una porcin intil de tejido y reduuce su tamao, al paso que su compaero auumenta de volumen por la tarea doble que deebe desarrollar.

El ri6n artificial

Como una de las funciones del rin es la

de liberar la sangre de los desechos de que ha sido cargada por el metabolismo celular, una deficiencia en esta labor de purificacin puede traer consecuencias fatales para el orrganismo. En este caso, los ingredientes txi COS, que son derivados principalmente del ni tr6geno, envenenan el cuerpo y la muerte soobreviene aproximadamente en una semana si las funciones renales han cesado por compleeto.

A fin de suplir deficiencias temporales o peridicas de los riones, desde 1944 se han venido perfeccionando modelos de mquinas filtradoras. El primero de estos riones artiificiales fiJe construido en Holanda por un cienntfico de apellido Kolff. Dicho aparato, perrfeccionado ms tarde por Richet y Rientord, es el que hoy se emplea en la mayorfa de los hospitales.

El funcionamiento del rin artificial es co mo sigue: la sangre del paciente es conduciida l travs de tubos especiales l la mquina. Una vez all, circula a travs de un tubo de celofn semipermeable que se enClJentra suumergido en un lquido preparado en laboraatorio segn las necesidades de cada paciente.

Las substancias que forman este lquido lo asimilan al plasma sanguneo normal, aunqlJe

pueden modificarse de acuerdo con las defi ciencias que presente el enfermo, a fin de inntroducir en el torrente sanguneo los elemenntos que este requiere, o suprimir de la commposicin aquellos de que se pretende. liberar al, organismo.

El tubo de celofn, de 50 0'1. de largo y tres centmetros de ancho, tiene forma 'aplaanada y se enrolla en un cilindro metlico que gira a razn de 34 vueltas por minuto. La poorosidad del tubo es tal, que permite el paso de agua y substancias disueltas de tamao molecular reducido, mientras que no puede ser atravesado por grmenes que se encuenntran en e! lquido preparado en el laboratoorio ni por las clulas sangufneas o las protenas.

Trasplantes

En estas condiciones, slo llegarn l la sanngre los productos disueltos que 'deseen los especialistas l fin de corregir los problemas de filtracin que presente el paciente. Tam bin se emplea el rin artificial en ciertas inntervenciones quirrgicas en las que es menesster aislar los riones de su funcin durante algunos minutos. El aparato ha resultado un

auxiliar valiossimo en los casos de trasplante de rin.

Esta ltima modalidad abre un panorama enteramente nuevo no slo al tratamiento de enfermedades renales sino de otros rganos, aunque su empleo est muy limitado por su alto costo. Tambin aqu tiene puntos a su favor el rin, pues es uno de los rganos que ms se presta para recibir trasplantes.

E/ rin es, pues, colaborador hasta en eso.

Mientras que en trasplantes del corazn las posibilidades de rechazo son muy altas, no ocurre igual con los riones. Hojas de vida, solidaridad de colegas, desintoxicacin de la sangre, graduacin del medio interno, toleerancia de mquinas y trasplantes, poco espaacio ocupado y trabajo de 24 horas al da. Esstos son, en sntesis, sus riones. Ahora, estaara usted dispuesto a modificar su voto en un concurso sobre el rgano ms conocido y poopular.

AHORA SE CELEBRAN MAS BODAS DE ORO QUE NUNCA

Se alarga la vida media de las personas

Hace algn tiempo -deca un peridico aleemn- Radio Mosc difundi la noticia del faallecimiento de un ruso de 190 aos. No ha podido comprobarse si ello es cierto. En cammbio, est demostrado que el canadiense Pierre Toubert lleg l los 113 aos. La marca en Alemani fue batida por una seora que muuri el 2 de febrero de 1958, a los 108 aos.

En todo caso, son varios los pases donde ya se ha registrado estadstica mente unauumento de la vida media de las personas. Coomo es sabido, en la Edad Media era slo de 30 aos el promedio de vida humana. A prinncipios de este siglo se acerc a los 50 y desde entonces se ha doblado el porcentaje de los que tienen ms de 70 aos. Un indicio muy expresivo del alargamiento de la vida es el gran nmero de "bodas de oroll que $e ceelebran.

Segn el anuario demogrfico de las Naaciones Unidas, en 26 pases del mundo la exxpectacin de vida es, para las mujeres recin nacidas, de ms de 70 aos. Para los varones, slo en 5 pases pasa de 70 aos. Figuran a la cabeza de las estadsticas de longevidad Francia, Holanda y Noruega, pases en los que la expectacin de vida para las mujeres es de 75 aos. En los Estados Unidos, la duracin de la vida media es, para el sexo femenino de 74. Los hombres alcanzan la media ms eleevada, con 71 aos, en Holanda, Noruega y Suecia.

Volviendo a la Unin Sovitica, diremos que en Kerki, en la Repblica de TurkrYlenia, se ha celebrado una curiosa fiesta con motivo de que ,doce habitantes del lugar cumplieron 100 aos. Con ellos, el nmero de los centeenarios locales lleg a veinte.

La edad de la veje:z:

Estos hechos plantean problemas de todo orden, pero especialmente de tipo mdico, social e incluso jurdico. Por ejemplo, a qu edad se puede considerar anciana a una perrsona? En Kiev se celebr un coloquio inter. nacional dedicado a la gerontologa y se adop-

t la norma lente. personas edad" de los 60 a los 74 aos; ancianos, de los 75 l los 90, y l partir de los 90, personas "de larga vida".

inevitable el envejecimiento? se pre

guntaba un peridico alemn al examinar al gunas teoras actuales sobre geriatra. No podramos vivir un siglo sobre la Tierra en condiciones favorables? Qu es lo que nos hace envejecer, enfermar y por ltimo moorir?

En lneas generales el envejecimiento se relaciona con fenmenos de desgaste y foro macin de residuos en el organismo. Se inicia con el propio nacimiento de las personas. Por ello un especialista francs el doctor Baummgarther, hablando en Gin.ebra durante unas Jornadas Cientficas sobre reumatismo, ha podido decir que la lucha contra el envejeciimiento debe comenzr temprano y que el dessgaste del ser humano se debe a un problema de falta de armona.

El conjunto del sistema locomotor se como pone de dos partes: los huesos las articulaaciones, los cartlagos, los tendones, los ligaamentos, etc., que forman la parte esttica del organismo, y una segunda parte, dinmica, constituida por los msculos.

El envejecimiento del sistema esttIco es muy rpido. Los discos comienzan a enveje, cer a la edad de 15 aos y los cartlagos y tendones l los 18; en cambio, los msculos envejecen muy lentamente y la fuerza muscuular es tan importante, l juicio del profesor francs, l los sesenta aos como l los dosscientos.

Hasta los 35 aos, los dos sistemas marchan arm6nicamente, pero l partir, de los 35, el essttico empieza l envejecer, mientras el diinmico se mantiene en forma, 6aumgarthe" ha realizado un estudio de varios aos analiizando los casos de millares de obreros de la industria francesa, "He llegado l una comproobaci6n sorprendente: el envejecimiento .coomienza a los 30 aos", Por ello, a esa edad debe iniciar'lse ya la lucha mediante sistemas combinados de reposo, ejerck;los lentos y arrmnicos, y tcnicas respiratorias y dietas aproopiadas, para mantener la agilidad, la distennsin, el equilibrio y la capacidad muscular.

Puede la medicina ayudar el la gente a v~ vir ms tiempo y mejor? Aqu sr que la resspuesta es unnimemente afirmativa, Cuando pueda conocerse exactamente el proceso de envejedmientode las clulas del organismo y el funcionamiento de los sistemas de control

bioqu ieo crec m

de elementos de juicio

tendr la para una larga vida.

cialista britnico, el doctor Comfort ha seaalado que todava no se ha hecho el estudio necesario para conocer los caminos y las lneas de investigacin en que debe profundizarse. Pero aadi:

-"Existe la posibilidad de un portentoso adel:mto que afecte al vigor humano en la edad avanzada, o a promedio de vida, o l uno y otro".

El cientfico britnico expone, con frases muy grficas, en qu consiste el problema:

"En trminos generales, la vejez parece ser lo que podramos llamar prdida de informaacin". Perdernos vigor porque, igual que una nave espacial destinada l fotografiar el plaaneta Marte y a desgastarse luego, as nosotros, ms all de cierto lmite, quedamos fuera de programa.

Radiaciones de energa

Segn algunas investigaciones, cuanto ms vive una persona ms tiempo est exxpuesta a las radiaciones de energa, tanto artificial como natural y al contacto con sus-

tandas que pueden modificar qumicamente el cido deoxirribonucleico del ncleo de la clula, por lo que puede quedar destruido el esquema de mando del organismo celular paara la produccin de las protenas que, como se sabe, constituyen los elementos esenciales del complej simo edificio que es la clula.

Segn lo que antecede, una posibilidad de detener el proceso de envejecimiento consisstira en suministrar a la clula que va envejeeciendo cido deoxirribonucleico virgen.

Otra teora del conocido patlogo norteeamericano Roy Lee Walford ve en el envejeecimiento lma especie de guerra civil dentro del propio cuerpo: el sistema de seguridad de la reaccin inmunolgica que protege al organismo contra los grmenes nocivos, poodra volverse contra el propio cuerpo y desstruirlo poco a poco.

Otra autoridad mundial en esta materia ha dicho, con intencionada exageracin: "no se muere de viejo", Aunque una persona de edad deje de existir un da sin que se aprecien causas anatmicas de defuncin, al examinarrla minuciosamente se encuentran siempre deesarreglos patolgicos que son responsables de la muerte.

EL MISTERIOSO METRONOMO QUE MARCA EL COMPAS DE LA SINFONIA DE LA VIDA

El hombre tiende a organizar sus activida des segn un ritmo regular casi invariable. Como muchos otros seres vivos sigue al Sol: le gusta levantarse con l y acostarse con l. En su mundo, el canto del gallo al despuntar el alba simboliza el comienzo de la actividad vital que parece hacer una pausa durante la noche.

Los animales y las plantas tambin muesstran ciclos de actividad de ritmo igual. Unos, tal vez la mayora, estn activos durante el da. Otros, como la rata, el grillo, la araa, lo estn durante la noche. Ciertos cangrejos cambian de color cuando se pone el Sol. Duurante el da lunar (24 horas, 50 minutos), las variaciones del ndice de actividad metab61iiea coincide en serE~S tan diversos como la paapa, la zanahoria, las algas, el gusano terresstre y el trit6n o salamandra acutica. Y desde

hace millones de aos ciertos mosquitos de. Jan la envoltura que Iqs ha protegido en su estado larva!, y en el anochecer de un da esstival abandonan su ambiente acutico y coomienzan a volar. Lo mismo han hecho exacta mente un ao antes, y casi todos los aos dessde pocas pretritas.

Verdadero reloj biolgico

Todo esto ocurre --los ejemplos son innuumerables- como si un metrnomo o un reeloj invisible marcaran ese ritmo vital y lo re gistraran junto con el inexorable curso de la vida y el tiempo.

Cmo se ajustan esos seres vivos a tan maravillosa sincrona?

Qu carcter tienen esos verdaderos "reelojes calendarios" de absoluta precisin?

De ese reloj biolgico se valen, posiblemennte, todos los seres vivos, porque mide con gran exactitud no slo los das solar y lunar, sino hasta el sideral y el mes y el ao sindicos paara ciertos organismos.

Se saba desde hace mucho tiempo que al gunos rganos vitales trabajan ajustados a un ritmo determinado, casi como mecanismos de relojera, como el corazn con sus latidos y

los pulmones con sus inhaladones rtmicas, Pero hace relativamente poco se ha descubierrto que esa periodicidad alcanza a casi todas las funciones orgnicas, desde la produccin de cidos nudicos hasta la de hormonas (Ver ilustracin nmero 8).

Un ciclo invariable

Con la investigacin de las misteriosas flucctuaciones rtmicas de las funciones met.ab6!iicas del cuerpo se estn obteniendo conoci mientos muy tiles. Se sabe que en un orgaanismo sano 10$ ciclos rtmicos son sorprendenntemen te regulares y el "horario" de las diverrsas funciones metablkas est !ntimamente slncronizado hasta que las enfermedades lo alteran o deslncronizan. Tambin se ha estaablecido que el llamado "ambiente interno" del cuerpo, aunque en estado de equilibrio, sufre modificaciones, y que hora tras hora cambia bioqurmicamente en forma rtmicllI. Por lo tantoe en este sentido, el organismo no es el mismo de la maana.

Los indicios caractersticos de las enferme~ dades, llamados sintomas, no son ya suficienntes para el diagnstico y pueden inducir a error si no se consideran las variaciones rt-

rnicas en el "horario" de las funciones metaablicas. As, la concentracin de ciertas horrmonas en la sangre vara notablemente en el curso del da. Puede alcanzar el mximo por la maana y llegar al mnimo por la noche. Un examen mdico que no tenga en cuenta estas variaciones llevara a diagnosticar ennfermedades inexistentes.

En condiciones normales este rtmico suuceder de 'Funcione$ constituye un ciclo invaariable que se extiende de 24 a 28 horas. Y puede decirse que ese ciclo es la estructura "cronolgica" del organismo, as como hueesos y rganos representan la estructu ra 'esspacial". No slo el organismo de hombres y animales funciona como un todo segn un ciiclodeterminado sino que tambin ocurre as con la actividad enzimtica y hormonal, que aumenta y disminuye en el lapso del da, y con los procesos vitales de las clulas, los eleementos internos de estas y los tejidos missmos.

Como el orden en la actividad enzimtica y hormonal debe ser preciso y seguir un plan determinado -cada sustancia debe estar dissponible en el momento exacto en que se le necesita- cualquier demora puede indicar una anormalidad o enfermedad.

Semforo de la salud

La importancia de los ritmos y ciclos biolgicos en la diagnosis de las enfermedades coomienza a verse ahora en forma clara. Se saba que la desincronizacin de la divisin celular anunciaba la aparicin de cnceres, y hoy se esstudia la posibilidad de que alteraciones de temo peraturas -observadas en casos de cncer cervical descubiertos al estudiar el fenmeeno- y otras fluctuaciones del ritmo vital, sean indicios de afecciones similares,

En tal. sentido, esos ciclos constituyen verrdaderos semforos 'del estado de la salud que la ciencia puede utilizar en la lucha contra las enfermedades. Parece ahora evidente que los relojes de la vida son respuestas biolgIIcas a ritmos geofsicos. Seran una adaptacin del ser humano al movimiento de la Tierra y se evidencia tambin en las plantas. Algunos vegetales lo siguen, estn o no en su ambiennte natural, el suelo, o en los escaparates de las tiendas donde se venden para la alimentaacin humana. Y el hombre percibe sus alteeraciones. Quin no ha sentido extraas sennsaciones despus de un largo viaje en avin

lo ha puesto en carrera con el Sol y ha

su rio habitual?

Un cientfico asimila esos ritmos geofsicos a las oscilaciones de la corriente que impullsa el motor sincrnico de un reloj elctrico. y as como este puede ajustarse para indicar la hora' es de suponer que el "reloj biolgiico" tiene dispositivos para regular, cambiar o ajustar el ciclo fisiolgico en el interior de la clula o el organismo.

El ciclo danoche sincroniza la cronologa interna del organismo en forma indirecta, peero el ritmo no es pr'isionero absoluto de las influencias externas, luz y obscuridad, como lo prueban quienes han vivido fuera de su ambiente natural -ncuevas, por ejemploopues el ritmo parece haber quedado "impreeso" en el organismo. A qu no podra llegarrse si fuera posible adelantar o atrasar el "ho_ rario" que la naturaleza ha fijado a las funnciones vitales? Si se confirma que los genes, trasmisores de la herencia, ejercen eSe conntrol, tal vez no se est lejos de esa meta.

Mejor uso de medicamentos

A su utHidadcomo "semforo" de la saalud, el conocimiento de los ciclps biolgicos puede agregar su utilidad en el empleo ms efectivo de los medicamentos.

Se ha establecido, por el estudio en ciertos animales, que hay instantes durante el curso del ciclo en que disminuye la resistencia orrgnica. Yesos instantes no son los mismos en todos los individuos. Por eso ahora comiennza a comprenderse la decisiva importancia que el conocimiento de los ritmos tiene para el xito de los tratamientos mdicos. En el caso del tratamiento del cncer de la sangre, por ejemplo, se procura ahora adaptar la addministracin de medicamentos al ciclo de reeproduccin de las clulas malignas, que duurante ciertos perodos son inmunes a su acccin.

Las posibilidades son enormes. Podr hassta llegarse, y se ha ensayado, a la aplicacin prctica del conocimiento de los ritmos bioolgicos en el examen masivo de grupos humaanos para determinar la existencia de afeccioones.

Toda la funcin vital parece regida por un inmenso y completo plan cuyos elementos, como las notas musicales, parecen tener su sitio asignado. Y la ciencia, poco a poco, va desvelando el misterio del metrnomo que marc