Rese±a Bourdieu

of 24

  • date post

    07-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Las reglas del arte, Bourdieu, Sociologia del arte,

Transcript of Rese±a Bourdieu

1

Estudiante: Carlos Snchez Otero. Fecha: 18/08/2015. Seminario sociologa especial: Sociologa del arte. Docente Luz Teresa Gmez de Mantilla. Primera resea. Propuesta epistemolgica bourdieuana: entre la desacralizacin del arte y la instauracin de la objetividad del campo artstico. 1. Introduccin Resulta indudable que la propuesta epistemolgica bourdieuana fundamentada en un constructivismo estructuralista resulta un paradigma sociolgico central en la constitucin de la teora social contempornea, no solamente debido a que mediante una ingeniosa interpretacin de los postulados clsicos descubre nuevas perspectivas de anlisis social centradas en la predominancia de una sociologa de la dominacin simblica cuyo aporte central radica en la introduccin del poder simblico como elemento necesario para la conceptualizacin de un espacio social de diferenciacin y reproduccin cultural, sino tambin debido a que, si bien resulta imposible aislar el proceso de teorizacin de los casos histricos analizados, su propuesta sociolgica ofrece elementos analticos integrales con alta potencialidad heurstica, que sobresalen en todo el panorama terico del siglo XX debido a su intento (a nuestro parecer fructuoso) de reconciliar dicotomas establecidas desde la fundacin de las ciencias sociales europeas a fin de posibilitar, en trminos del propio autor, una ciencia social total. La realizacin de tal ambicioso proyecto estara entonces marcado por la disolucin de por lo menos tres perspectivas antagnicas. En primera instancia la contraposicin tajante entre distintas ontologas del mundo social: la concepcin objetiva de la estructura social proveniente de la tradicin positivista francesa, que comprende la sociedad a la manera de una fsica social, es decir, como una estructura objetiva, aprehendida desde afuera, cuyas articulaciones pueden ser materialmente observadas, medidas y cartografiadas, independientemente de las representaciones de quienes las habitan (Wacquant, 1998) y por otro lado, la tradicin subjetivista o constructivista proveniente de la teora interpretativa weberiana, el existencialismo francs y el interaccionismo simblico norteamericano, que sostiene que la realidad social es obra contingente e incesante de actores sociales competentes que construyen de continuo su mundo social a travs de las ingeniosas prcticas organizadas de la vida cotidiana (Garfinkel, 1967). En segunda medida la contraposicin de dos puntos de anlisis: por un lado la postura psicologista (ligada sobre todo a la tradicin subjetivista) que dirige su propuesta investigativa al descubrimiento del sentido mentado weberiano del sujeto o de las estructuras mentales independientes del ambiente externo del individuo, y por otro lado la postura estructuralista que aboga por la realizacin simple de una topologa social anclada en regularidades objetivas caracterizadas a su vez por ser exteriores a la consciencia individual, o en trminos del materialismo histrico (dado que no solamente el positivismo durkheimiano es heredero de dicha postura) la revelacin de las relaciones definidas dentro de las cuales los hombres y las mujeres participan forzosamente a fin de producir su existencia social (Marx, 1857)[footnoteRef:1]. En fin, la ltima dicotoma se comprende gracias a la ambicin del autor por imbricar dos tradiciones de trabajo intelectual cuya separacin ha impedido la comprensin holstica (en cierta medida antropolgica)[footnoteRef:2] de la prctica humana, a saber: por un lado el metodologismo empirista de corte norteamericano, caracterizado como la tendencia a separar la reflexin sobre el mtodo de su utilizacin efectiva en el quehacer cientfico y a cultivar el mtodo en s mismo y por s mismo () que reduce el problema de la construccin terica del objeto de estudio a una simple manipulacin tcnica de indicadores y observaciones empricas (Wacquant, 1998) y por otro lado el teoricismo de tinte sobre todo europeo, que en contraposicin al reduccionismo metodolgico, concibe la tarea del intelectual como la elaboracin de teora en tanto tal y con ello redunda en una concepcin hermtica de la teora como campo discursivo separado, cerrado y autorreferente (Ibd., 1998). [1: No debe ser olvidado que si bien dicha resolucin de la dicotoma entre una comprensin subjetiva y objetiva de la sociedad es uno de los rasgos distintivos de la propuesta bourdieuana, en otros autores de diversos contextos nacionales tambin aflora un intento por reconciliar ambas perspectivas, que hace pensar que ms que una estrategia particular de un autor se trata en efecto de un contexto comn a la tradicin intelectual del siglo XX. Sin profundizar en el tema, tngase en cuenta por ejemplo el concepto elisiano de figuracin o configuracin, que enmarcado en su obra central El proceso de la civilizacin (1939) pretende articular los procesos psicogenticos (estructuras mentales) con los sociogenticos (estructuras sociales), as como el intento simmeliano por encontrar un punto medio entre el subjetivismo y el objetivismo en la interaccin. ] [2: No se quiere insinuar con esto que Bourdieu estaba interesado en una suerte de antropologa humana universal trascendente a toda determinacin histrica ni que no tuviera consciencia de igual manera de los lmites disciplinares, sino ms bien que su empresa intelectual pretenda encontrar en cada marco histrico particular, el hilo comn que ataba los diversos fenmenos humanos. ]

Sin reconocer claramente que la apuesta bourdieuana reconcilia armoniosamente todas las posiciones anteriormente presentadas, dado que tal como menciona Alexander (2009) existen posturas dicotmicas frente a la comprensin de la realidad que marcan la trayectoria terica y entre las cuales resulta improbable hallar un punto medio de reconciliacin, el esquema anteriormente presentado pretenda dar un bosquejo general del discurso terico en el cual se ubicar el autor, que posibilitara la comprensin integral de la obra a continuacin reseada, a saber Las reglas del arte (1992) mediante la identificacin del marco intelectual general del autor referido. Las reglas del arte puede ser comprendida en primera medida como una obra tarda, dado que fue escrita casi 60 aos despus de los primeros esbozos del autor en torno a su teora de los campos, que rene sistemticamente las dos razones mencionadas previamente por las cuales el autor resulta central en el panorama terico de la teora contempornea. Posiblemente en efecto el propsito general del texto no sea captado en su integridad si no se tiene en cuenta el movimiento dialctico que realiza, quizs gracias a la capacidad del autor de reflexionar sobre la necesidad de construir teora desde la indagacin emprica (a propsito de la centralidad de la reflexividad en el paradigma bourdieuano), entre la imbricacin de su sociologa de las formas simblicas[footnoteRef:3] profundamente anclada a la vinculacin de los procesos de poder simblico con la reproduccin desigual del sistema social, con su paradigma terico de los campos y habitus, concebido como herramienta de comprensin de la realidad social. Frente a la postura de diversos comentaristas sobre la obra que prefieren concebir Las reglas del arte como una simple aplicacin secundaria de la teora de los campos al fenmeno del arte moderno, como si de alguna manera la reflexin sobre los procesos simblicos fuera un componente tangencial o colateral de la produccin del autor, o que por el contrario prefieren interpretar el texto como una simple indagacin histrica en torno al proceso de autonomizacin del campo artstico a propsito de La educacin sentimental de Flaubert, que poco grado de articulacin tendra con el corpus general bourdieuano, en la presente resea se concibe que la comprensin fidedigna de la obra requiere de una imbricacin de ambos elementos, ya que en efecto Las reglas del arte pretende grosso modo analizar las condiciones histricas del campo histrico desde la teora general de los campos, y en particular, desde las proposiciones tericas de una ciencia de las obras, cuyo propsito es presentar ciertas consideraciones centrales en el tratamiento analtico de los campos de produccin cultural, que si bien presentan ciertas caractersticas generales con otra clase de espacios sociales, resultan particulares debido a la predominancia de una clase especfica de capital, a saber, el capital simblico. [3: El trmino de sociologa de las formas simblicas alude claramente a la posibilidad de establecer un vnculo estrecho entre la filosofa de las formas simblicas establecida por el filsofo alemn neokantiano Ernst Cassirer en su obra magistral con el mismo nombre, y la teora sociolgica de Bourdieu. Segn Taubes esto se considera as dado que Bourdieu fue aquel que supo aterrizar las formas simblicas establecidas de Cassirer del plano trascendente de la filosofa neokantiana al terreno emprico de las ciencias sociales. ]

En principio la obra se comprende como la sistematizacin general de diversas reflexiones tericas de corta longitud realizadas previamente desde 1963 por el autor en torno al problema artstico (en particular el tema literario), plasmados sobre todo en Proyecto creador y campo intelectual (1966) publicado en la revista francesa Les temps modernes que a travs de una exploracin de la naturaleza social de la esttica contiene de alguna manera en forma germinal los principios centrales de la indagacin profundizada en Las reglas del arte, as como en el artculo titulado El mercado de bienes simblicos (1971) publicado en Lane sociologique, cuyo tema principal era justamente la particularidad de los campos de produccin simblica. No cabe olvidar, empero, que la reflexin sobre el arte no solamente se haba materializado en la produccin de diversos artculos acadmicos, sino tambin en la elaboracin previa de diversas obras mayores, tales como Un arte medio (1965) dedicado a la naturaleza particular de la fotografa, El amor del arte (1966) enfocado hacia el rol de las instituciones de difusin de arte, as como La distinc