Marxismo y Libertad - - Praxis en Am£©rica Latina 2019. 11. 18.¢  Marxismo y...

Click here to load reader

download Marxismo y Libertad - - Praxis en Am£©rica Latina 2019. 11. 18.¢  Marxismo y Libertad: Desde 1776 hasta

of 379

  • date post

    11-Oct-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Marxismo y Libertad - - Praxis en Am£©rica Latina 2019. 11. 18.¢  Marxismo y...

  • Marxismo y Libertad Desde 1776 hasta nuestros días

    de Raya Dunayevskaya

  • ~ 2 ~

    Marxismo y Libertad: Desde 1776 hasta nuestros días de Raya

    Dunayevskaya.

    Título original en inglés: Marxism and Freedom... from 1776 to Today By

    Raya Dunayevskaya (1958)

    Traducción revisada por Félix Valdés García,

    Miguel de Armas y Miguel Ángel de Armas

    Impreso en México.

  • ~ 3 ~

    Índice

    Prefacio de Herbert Marcuse (1957) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

    Introducción especial a la edición mexicana de Marxismo y libertad

    (por Raya Dunayevskaya, 1975) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

    Introducción para Morningside Edition. Dialéctica de la revolución:

    Las raíces americanas y el mundo de conceptos humanistas de Marx . .

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39

    Prefacio a la edición de 1982 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51

    Introducción a la segunda edición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55

    Introducción a la primera edición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

    Primera Parte

    De la práctica a la teoría: de 1776 a 1848 Capítulo 1. La época de las revoluciones: la industrial, la socio-política y

    la intelectual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

    Capítulo 2. La economía política clásica, las sublevaciones obreras y los

    socialistas utópicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87

    Capítulo 3. Un nuevo humanismo: los primeros Manuscritos económicos y

    filosóficos de Marx . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

    Segunda Parte

    El obrero y el intelectual en un momento decisivo de la historia: de

    1848 a 1861

    Capítulo 4. El obrero, el intelectual y el Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113

    Tercera Parte

    El marxismo: La unidad de la teoría y la práctica

    Capítulo 5. El impacto de la Guerra Civil en los Estados Unidos en la

    estructura de El Capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

    Capítulo 6. La Comuna de París ilumina y profundiza el contenido de El

    Capital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137

    Capítulo 7. El humanismo y la dialéctica de El Capital, Tomo I, de 1867 a

    1883 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149

    Capítulo 8. La lógica y los alcances de El Capital, tomos II y III . . . . . 173

    Interludio Organizativo Capítulo 9. La Segunda Internacional, de 1889 a 1914 . . . . . . . . . . . . . 197

  • ~ 4 ~

    Cuarta Parte

    La Primera Guerra Mundial y la gran división en el marxismo

    Capitulo 10. El colapso de la Segunda Internacional y la ruptura en el

    pensamiento de Lenin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213

    Capítulo 11. Las formas de organización: la relación de la

    autoorganización espontánea del proletariado con “El Partido de

    Vanguardia” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223

    Capítulo 12. ¿Qué sucede después? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239

    Quinta Parte

    El problema de nuestra época: El capitalismo de Estado contra la

    Libertad

    Primera Sección. El escenario ruso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257

    Capítulo 13. El capitalismo de Estado ruso vs. las sublevaciones obreras . .

    . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261

    Capítulo 14. Stalin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287

    Capítulo 15. El principio del fin del totalitarismo ruso . . . . . . . . . . . . . 297

    Segunda Sección. El escenario norteamericano . . . . . . . . . . . . . . . . . 307

    Capítulo 16. La automatización y el nuevo humanismo . . . . . . . . . . . . 317

    Capítulo 17. El reto de Mao Tse-tung . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 341

    Capítulo 18. La revolución cultural o la reacción maoísta . . . . . . . . . . . 387

  • ~ 5 ~

    Prefacio por Herbert Marcuse

    Una de las tareas más urgentes para comprender la situación

    contemporánea es volver a examinar la teoría marxista. Quizás ninguna otra

    teoría haya previsto con tanta precisión las tendencias básicas de la

    sociedad industrial en su última etapa y, aparentemente, ninguna otra haya

    sacado conclusiones tan incorrectas de su análisis. Si bien el desarrollo

    económico y político del capitalismo del siglo veinte acusa muchos de los

    rasgos que Marx derivó de las contradicciones inherentes al sistema, dichas

    contradicciones no dieron lugar a la crisis final; “la era del imperialismo”

    ha presenciado un reagrupamiento intercontinental pero también una

    estabilización intercontinental del mundo occidental, a pesar de, o debido a,

    una “economía de guerra permanente”. Y mientras la revolución socialista

    se fraguó y se inició, guiada por concepciones estrictamente marxistas, en

    la subsiguiente construcción del socialismo en la órbita comunista apenas

    se detectan rasgos sustanciales de la idea marxista. Sin embargo, al

    reexaminar la teoría marxista, no se gana nada con señalar meramente el

    contraste entre la realidad y sus “predicciones”. En la medida en que la

    noción del desarrollo del capitalismo maduro y de la transición al

    socialismo fue elaborada por Marx y Engels con anterioridad a la etapa en

    que su “verificación” fue prevista, puede decirse que la teoría marxista

    implica ciertas predicciones. Pero el carácter esencial de esta teoría niega

    tal designación. La teoría marxista es una interpretación de la historia y

    basada en esta interpretación se define la acción política, que usando las

    posibilidades históricas dadas, es capaz de establecer una sociedad sin

    explotación, miseria e injusticia. De esta manera, tanto en su estructura

    conceptual como en su praxis política, la teoría marxista debe “responder”

    a la realidad histórica en proceso: la modificación de los conceptos teóricos

    y de la praxis política que ha de guiarse por ellos y forma parte de la teoría

    misma.

    Sin embargo, si tales modificaciones fueran meramente añadidas a la

    concepción original con el fin de corregirlas, a la luz de nuevos e

    inesperados hechos, quedaría destruida la estructura teórica en sí. Esta se

    preserva únicamente si dichas modificaciones se derivan de la concepción

    original como alternativas históricas inherentes a ella. Las modificaciones

    deben estar evidentemente relacionadas con la base teórica, es decir, al

    concepto materialista dialéctico de la sociedad industrial. Este concepto

    unifica los diversos estratos de la teoría marxista: las categorías filosóficas

    más generales, así como las categorías económicas más específicas; tanto la

  • ~ 6 ~

    doctrina como la acción política del marxismo deben ser validadas por

    dicho concepto.

    La falta de una explicación adecuada de la función y del contenido del

    materialismo dialéctico ha dañado gran parte de la discusión marxista y no

    marxista de la teoría de Marx. Salvo notables excepciones (tales como

    George Luckács en su libro Geschichte und Klassenbewusstsein y las más

    recientes reevaluaciones francesas del marxismo) el materialismo dialéctico

    ha sido minimizado, reducido a la calidad de un perturbador “residuo

    metafísico” en la teoría marxista, o formalizado como un método técnico, o

    esquematizado en una concepción del mundo (Weltanschauung). El libro

    de Raya Dunayevskaya descarta ésta y otras distorsiones similares y trata

    de volver a captar la unidad integral de la teoría marxista en su misma base:

    la filosofía humanista.

    A menudo se ha enfatizado el hecho de que los escritos filosóficos de

    Marx que precedieron a la Crítica de la economía política prepararon el

    terreno para la economía y la política marxista. Tras un largo periodo de

    olvido u omisión, estos escritos filosóficos se convirtieron en el foco de

    atención en los años veinte, fundamentalmente después de la primera

    publicación del texto completo de La ideología alemana y de los

    Manuscritos económico-filosóficos. Sin embargo, la identidad interna del

    “nivel” filosófico con el económico y el político en la teoría marxista no

    fue dilucidada (y quizás no podía serlo adecuadamente porque faltaba aún

    un vínculo decisivo, a sa