¡LAS ACADEMIAS HAN MUERTO, VIVA LA 132.248.45.5/foro2012/ponencias/Juan Cristóbal...

Click here to load reader

  • date post

    14-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    219
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of ¡LAS ACADEMIAS HAN MUERTO, VIVA LA 132.248.45.5/foro2012/ponencias/Juan Cristóbal...

  • 1

    [Foro de diagnstico a propsito del nuevo intento por reformar el

    Plan de Estudios de la Licenciatura en Economa de la FE-UNAM]

    LAS ACADEMIAS HAN MUERTO, VIVA LA ACADEMIA

    Y LAS LUCHAS ANTICAPITALISTAS!1

    Juan Cristbal Crdenas Castro

    Profesor Ayudante de (crtica de la) Economa Poltica2

    Febrero de 2012

    As pues, los universitarios que se graden de economistas no sern hombres

    sin conciencia propia ante el capitalismo y sin ms mira que el medro personal;

    junto al conocimiento de la realidad, les daremos un impulso de valorizacin

    del mundo de los fenmenos de la riqueza. Junto a una aptitud tcnica, tendrn

    una orientacin filosfica y tica, que provenga de una crtica profunda de los

    cimientos de la organizacin econmica y de un sentido de la vida justo y gil.

    Slo as se sortear el peligro de que la Escuela de Economa () se convierta

    en algunos aos en el soporte tcnico de un nuevo porfirismo en nuestro pas.

    Porfirismo quiere decir aptitud poltica y social que vincula el progreso de

    Mxico a la invasin capitalista ms intensa posible ().

    Narciso Bassols3

    Se ha dicho aqu que el economista no podr lucrar Yo no creo que el objeto

    de una profesin sea lucrar; esto es una idea retardada del individualismo del

    siglo pretrito. El objeto de una profesin no es el lucro, sino prestar servicio

    social, ser til a la colectividad (); lo importante es que el economista se

    prepare eficientemente para que llegue a ser un elemento que contribuya a

    salvar a esta patria tan desdichada y tan digna de suerte mejor ().

    Jess Silva Herzog4

    1 El ttulo de este trabajo alude a la ponencia que originalmente Andr Gunder Frank, economista y socilogo de origen alemn, present en 1972 en el X Congreso de Sociologa organizado en Santiago de Chile por la Asociacin Latinoamericana de Sociologa (ALAS). Esa ponencia fue publicada, ese mismo ao, en el nmero 3 de la revista Sociedad y Desarrollo publicada por el Centro de Estudios Socioeconmicos (CESO) de la Universidad de Chile, bajo el ttulo: La dependencia ha muerto. Viva la dependencia y la lucha de clases. Una respuesta a crticos. Al ao siguiente fue reproducida en Mxico con el ttulo: De la dependencia hacia la acumulacin, en revista Problemas del Desarrollo, ao 4, n 13, noviembre-enero. 2 Licenciado en Economa por la FE-UNAM, Maestro en Estudios Latinoamericanos por la FFyL/FCPyS-UNAM, Doctorando en Estudios Latinoamericanos por la FFyL/FCPyS-UNAM. 3 Discurso pronunciado en la apertura de las clases en la Escuela de Economa el 20 de febrero de 1929. Ver: TORRES GAYTN, RICARDO [1981]: Memoria conmemorativa de la Facultad de Economa , pp. 24-25, FE-UNAM, Mxico. (Cursivas nuestras.)

  • 2

    LA CRISIS DE LA CRTICA (Y DE LOS CRTICOS)

    Partimos del hecho de que los estudios de economa en esta Facultad se encuentran en

    una profunda crisis, y que uno de los signos ms visibles de esa crisis es que ella se ha

    extendido a prcticamente todas las reas de estudio de la economa, impactando, por

    lo dems, a todas las instancias otrora colegiadas que jugaban un rol importante en la

    vida poltica de la Facultad (e incluso a los que en el pasado se constituyeron como

    espacios abiertamente crticos de la antidemocrtica estructura universitaria).

    La divisin, a inicios de este nuevo Siglo, primero, de la Academia de INAE y, ms

    recientemente, de la Academia de Economa Poltica, muestra que la crisis es profunda

    y general. No obstante la visibilidad de la crisis que aqu nicamente esbozaremos, son

    an pocos los que se atreven a reconocer su existencia de manera abierta y sincera, es

    decir, sin tapujos.

    Pero quiz el signo ms rotundamente definitorio de la crisis es que, digmoslo

    sencillamente y sin ambages, la gran mayora de los llamados crticos (incluidos los

    que se dedican a la crtica de la economa poltica) se han vuelto transas y sobreviven

    de la farsa de machacarnos hasta el cansancio (repite mil veces una mentira y se

    convertir en una verdad!) con la aburrida cantaleta de que ellos son unos autnticos

    crticos, autnticos marxistas o, lo que pareciera significar lo mismo, la herencia

    viva y certificada de San Marx o del recientemente canonizado San Bolvar.

    Y como para que no quepa duda de lo anterior, hoy organizan y participan en cuanto

    evento se pueda sobre los Santos de la revolucin y del Socialismo del Siglo XXI. Ya

    ni siquiera importa si esos eventos son patrocinados y financiados por algunas de las

    tribus del Partido de la Revolucin Democrtica o del Partido del Trabajo o de alguno

    que otro membrete del Progresismo capitalino (los que por estos das se han

    repartido por arriba el botn del Distrito Federal y se aprestan a imponerle a los de

    abajo sus candidatos). Lo que importa, no cabe duda, es el estrellato. As, la exgesis

    que algunos han hecho del discurso crtico de Marx ha servido para encubrir la praxis

    crtica que este despleg a lo largo de su vida, vulgarizando de tal manera lo que es la

    crtica, que se hacen esfuerzos monumentales por engranarla a la macro-bitica, a la

    iridologa, al culto por el yoga, a las granjas orgnicas y a alguno que otro spa en las

    inmediaciones del Distrito Federal.

    Aventurarse en todo lo anterior se ha vuelto segn pareciera para ellos mucho ms

    importante que apostarle a la honestidad, la solidaridad, la equidad, la transparencia,

    la justicia y hasta a la lucha por la transformacin y por la revolucin. En fin, no vale la

    4 Consideraciones expuestas al discutirse en el Consejo Universitario el plan de estudios de la carrera de economa el 26 de enero de 1931. Ver: TORRES [1981], p. 40. (Cursivas nuestras.)

  • 3

    pena distraerse demasiado en las cotidianas y pestilentes miserias de muchos de

    nuestros colegas que hoy en da son nuestros adversarios. No podemos detenernos a

    describir puramente el putrefacto fenmeno tal y como se nos presenta ante nuestros

    ojos. El Moro nos aconsejara, dar un paso adicional, penetrar en las profundidades de

    la fbrica social, en las profundidades de nuestra Facultad, para desde ah ver por qu

    nuestros colegas entre ellos, aquellos que imparten la materia de Economa Poltica

    reproducen (arrastrados, preferimos pensar, por una suerte de vrtigo o por el

    llamado huracn de la globalizacin) los preceptos bsicos de la Sociedad Burguesa,

    es decir, la competencia, la inequidad, la injusticia, el culto por la personalidad y, hasta

    cierto punto, la reproduccin ampliada de la anorexia. Veamos, pues.

    LAS ACADEMIAS HAN MUERTO!

    La hiptesis central que aqu sostenemos, es que LAS ACADEMIAS HAN MUERTO.

    Quin pudiera hoy siquiera poner en duda esta afirmacin? Teora Econmica,

    Matemticas, Instrumentales e Historia desde hace bastante tiempo (prcticamente

    desde sus orgenes) fueron controladas por Seores Feudales. Lo mismo se reproduce,

    con transparente notoriedad, en el Posgrado de Economa y en el Sistema de

    Universidad Abierta5. Y hace algunos aos ese regresivo camino que parece

    retrotraernos hacia la Sociedad Feudal, impact a la Academia de INAE y, ms

    recientemente, a la de Economa Poltica. As pues, ya no existen espacios

    democrticos de vida colegiada en la Facultad de Economa. Las ACADEMIAS (en

    plural) han puesto en jaque a la ACADEMIA (en singular). Por lo mismo, cualquier

    defensa que hoy se haga de la ACADEMIA como una de las razones de ser de la

    Universidad, debe pasar, necesariamente, por mostrar cmo las ACADEMIAS han sido

    parte consustancial de la erosin y corrosin de la ACADEMIA. Aunque, como

    veremos, stas no son las nicas responsables de lo anterior.

    Y claro est que la progresiva feudalizacin de la Facultad de Economa pone en

    cuestin la posibilidad de un proyecto acadmico emancipador, que pudiese erigirse

    como un pilar que contribuyese al florecimiento de una alternativa necesaria y

    urgente ante el depredador sistema de relaciones sociales actualmente dominante, el

    mismo que hace ya tiempo el Moro identific como la Sociedad Burguesa.

    Extrao recorrido: despus del desplome del socialismo realmente existente nos

    enfrentamos a las miserias provocadas por la mac-donalizacin del mundo, que se

    5 En este ltimo espacio el abuso es tal que hace unos pocos aos se decidi, por ejemplo, bautizar a una de las aulas del Edificio Anexo con el nombre de un profesor de apellido Paz. Al lado de los nombres de maestros de la talla de Jess Silva Herzog, de Jos Luis Cecea o de Narciso Bassols, se coloc la placa con el nombre de un centinela de poca monta.

  • 4

    consum con la llegada de la mac-hamburguesa a un costado de la Plaza Roja de

    Mosc un ao antes de la implosin de la Unin de Repblicas Socialistas Soviticas

    (URSS), que, hay que decirlo, paradjicamente nunca fueron Repblicas constituidas

    sobre la base de Soviets, menos aun Socialistas y, como se vera ntidamente luego de

    la debacle iniciada en 1991 (la que ya haba iniciado en el Este de Europa en 1989),

    bastante agrietadas y des-Unidas Despus de esa mac-donalizacin, despus de las

    mac-hamburguesas, despus del salvajismo de los bom