informe economico sector agropecuario.pdf

Click here to load reader

  • date post

    24-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    16
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of informe economico sector agropecuario.pdf

  • Bases para la reconversin productiva del sector agrcola de Santa Cruz Departamento de Promocin Econmica Publicacin No. 06/01

  • 3

    La Secretara General de la Asociacin Latinoamericana de Integracin (ALADI), presenta el estudio: Bases para la reconversin productiva del sector agrcola de Santa Cruz, elaborado por el consultor Carlos Nayro Coelho. El mismo fue desarrollado en cumplimiento del Programa de Trabajos para el ao 2000, de la Secretara General de la ALADI, en el marco del Sistema de Apoyo a los Pases de Menor Desarrollo Econmico Relativo. La concepcin y supervisin del mismo estuvieron a cargo del Departa-mento de Promocin Econmica de la Secretara General de la ALADI.

    Montevideo, febrero de 2001.

  • 5

    NDICE

    Pgina 1. INTRODUCCIN .................................................................................

    7

    2. UN PANORAMA DE LA ECONOMA BOLIVIANA ..............................

    9

    2.1

    La expresin sectorial ...................................................................

    9

    2.2

    Un nuevo ciclo de desarrollo ........................................................

    15

    3. LA AGRICULTURA EN EL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ .....

    23

    3.1

    La marcha hacia Oriente ...............................................................

    23

    3.2

    Caractersticas del sector productivo ............................................

    30

    3.3

    Comportamiento del poder de compra ..........................................

    33

    3.4

    Los factores de desempeo ..........................................................

    43

    4. EL MERCADO INTERNACIONAL DE PRODUCTOS AGROPECUA

    RIOS ....................................................................................................

    50

    4.1 El comercio agrcola y el nuevo orden econmico mundial ..........

    50

    4.2

    Las principales caractersticas del comercio agrcola ...................

    56

    4.3

    Principales pases participantes ....................................................

    61

    4.4

    Los principales productos .............................................................

    64

    5.

    LA RECUPERACIN DEL AGRIBUSINESS DE SANTA CRUZ: RECONVERSIN Y REESTRUCTURACIN .....................................

    76

    5.1 Razones para comprometer al sector pblico ..............................

    76

    5.2

    Alternativas para la agricultura de Santa Cruz ..............................

    90

    BIBLIOGRAFA .............................................................................................

    101

    ____________

  • 7

    1. INTRODUCCIN Con un territorio de 370.621 km (33,7% del rea total de Bolivia), el Departamento de Santa Cruz tiene una dotacin de factores (factors endowments) bastante fa-vorable para el desarrollo de la agricultura y de la ganadera. El tipo de suelo pre-dominante en la regin (con grandes manchas de alta fertilidad), el ciclo pluviom-trico, la temperatura, la existencia de varios ros y riachuelos perennes y la dispo-nibilidad de una vasta red de sabanas freticas de baja profundidad, permiten la produccin, a niveles razonables, de una gran variedad de productos agrcolas, tanto en el sistema de secano como en el irrigado. Incluso con esas condiciones favorables, slamente en las ltimas dos dcadas, con el cultivo en escala comercial de algunos productos como la soja, el maz, el sorgo, el arroz, el girasol, el trigo, la caa de azcar y el algodn, el sector agrcola comenz a mostrar una fuerza suficiente para transformar la economa de Santa Cruz en el centro dinmico de la economa boliviana. A comienzos de la dcada del cincuenta, se efectuaron los primeros intentos de aumentar aceleradamente la produccin regional de algunos productos como el arroz, el azcar, el algodn y el maz, dentro de la poltica gubernamental de obte-ner la autosuficiencia de algunos productos bsicos. En 1950, el Departamento de Santa Cruz, a pesar de ser el ms grande del pas en trminos territoriales, contri-bua con slo el 5% del PBI nacional, retena el 9% de la poblacin del pas y prc-ticamente no participaba en las exportaciones. A pesar de algunos avances en la dcada siguiente (en el subsector azucarero fueron instalados los primeros ingenios de trituracin de la caa) el sistema pro-ductivo continu siendo operado en gran parte por pequeas comunidades rurales, utilizando mtodos altamente primitivos y rudimentarios de cultivo y orientado a la subsistencia. En la dcada del setenta, esa agricultura tradicional continu siendo dominante en la regin, pero el boom del algodn, la expansin de la produccin azucarera y la introduccin de algunos productos como trigo y soja dieron comienzo al proceso de modernizacin del sector agrcola de Santa Cruz1, que aunque inicialmente estaba volcado slo al mercado interno, comenz a dar los primeros pasos en direccin a las exportaciones, ampliadas considerablemente en las dcadas siguientes con la soja, el girasol y subproductos. Con el desarrollo del sector, la tasa de participacin de Santa Cruz en el PBI na-cional se elev, en 1999, a ms del 28% y de la poblacin boliviana de 8,1 millones de habitantes, el Departamento aport 1,7 milln (21%). En el sector externo, los datos son an ms impresionantes: en 1998, de las ex-portaciones del pas, consideradas no tradicionales, de US$ 619 millones (de las cuales 69,2% son de origen agropecuario), Santa Cruz particip con el 65%, equi-valiendo a cerca de US$ 280 millones. Este hecho se vuelve particularmente rele-vante cuando se considera que, debido a varios factores limitantes, la agricultura boliviana, como un todo, est esencialmente volcada al abastecimiento del merca-do domstico.

    1 La introduccin de esos productos, junto con la existencia de un considerable rebao ganadero permitie-ron la instalacin de algunos establecimientos agroindustriales en las reas de lcteos, avcola, textil y de bebidas, dentro de las conocidas vnculos hacia adelante (forward linkages) de Hirschman, A. An Strategy of Economic Development, Yale University Press, 1958.

  • 8

    Despus de presentar tasas de crecimiento sorprendentes durante casi dos dca-das2, a partir de 1997, con la crisis asitica (que afect con gran intensidad el mer-cado internacional de commodities), el sector agrcola de Santa Cruz comenz a dar varias seales de estancamiento y debilitamiento, o sea, a mostrar un mayor grado de vulnerabilidad a situaciones coyunturales desfavorables en el mercado in-ternacional. Ese hecho es particularmente preocupante porque en aos anteriores el sector no se vio afectado tan negativamente por los ciclos depresivos que afec-taron, con intensidad variada, el agribusiness mundial. De modo general, debido al fenmeno de la globalizacin, y a la tendencia, cristali-zada en los aos noventa, de reduccin de la intervencin del Estado en la eco-noma y en la agricultura, los sectores productivos agrcolas de todos los pases quedaron ms expuestos (y por lo tanto ms vulnerables) a los cambios, tanto en el escenario macroeconmico mundial como en el mercado de commodities. En las regiones en desarrollo, generalmente sujetas a serias restricciones de orden fiscal y en que la economa agrcola depende sobremanera del desempeo de po-cos productos (como aparentemente est sucediendo en Santa Cruz), el problema tiende a agravarse en la medida en que el proceso de integracin de los mercados (y de competencia) se ampla. Por tratarse de un sector altamente estratgico, tanto en trminos econmicos co-mo sociales, el gran dilema de esa regin y de Bolivia es que al mismo tiempo en que los recursos disponibles para mantener una red de proteccin al sector son ex-tremadamente escasos, es necesario establecer varias medidas para mantener la agricultura generando renta y empleos ante las tres macrotendencias mundiales: creciente integracin de los mercados, reduccin de la intervencin del Estado en la economa y mayor peso de las variables ambientales en el clculo econmico (desarrollo sostenible). El objetivo central de ese estudio es presentar y discutir las variables que histri-camente han comandado el proceso de desarrollo de la agricultura de Santa Cruz y dentro de un anlisis prospectivo de la economa agrcola mundial, presentar al-ternativas, tanto en trminos de convertibilidad de algunos subsectores y reestruc-turacin de otros, como de medidas de poltica econmica y agrcola que sean ne-cesarias para que el sistema productivo del Departamento contine operando sa-tisfactoriamente en el nuevo contexto mundial. El estudio est dividido en tres partes. En la primera parte se mostrar un panora-ma de la economa boliviana, indicando cmo el desarrollo de la economa y del sector agrcola de Santa Cruz se realiz dentro del proceso de desarrollo econmi-co de Bolivia. En la segunda parte se har un anlisis y un diagnstico de la actual situacin del sector agrcola de Santa Cruz. En la tercera se har un anlisis gene-ral del mercado mundial de productos agrcolas, incluso de las implicancias de la Ronda Uruguay y de la OMC, para mostrar los complejos agropecuarios ms di-nmicos y los pases con mayor potencial de consumo para que, en funcin de ello, se disee una estrategia (a corto y largo plazo) para ampliar las exportaciones agropecuarias de Santa Cruz. En la ltima parte se har un rpido anlisis de los mecanismos de administracin de riesgos en la agricultura, de las razones del so-

    2 Entre 1985 y 1997 la produccin de cereales y oleaginosas de Santa Cruz pas de 395.410 toneladas a 2.070.056 toneladas (un crecimiento del 423%). La produccin de soja creci ms de ocho veces (pas de 141,6 mil toneladas a 1,23 milln de toneladas) la de sorgo 300%, la de arroz 134,4%, la de maz 81,14% y la de trigo ms de 25 veces (pas de slo 4,7 mil toneladas a 120,4 mil toneladas). La produc-cin de girasol entre 1990 y 1997 pas de 11,8 mil toneladas a 114,7 mil toneladas (un crecimiento de ms del 800% en siete aos). En los otros dos sectores importantes el desempeo tambin fue notorio: la produccin de caa de azcar creci 241,5% y de algodn, 385,3%.

  • 9

    porte gubernamental, de las experiencias de otros pases, para presentar a conti-nuacin las alternativas de convertibilidad y de reestructuracin del sector agrcola del Departamento, con las sugerencias de poltica y programas.

    2. UN PANORAMA DE LA ECONOMA BOLIVIANA 2.1 La expresin sectorial

    Antes de la expansin de la agricultura empresarial de Santa Cruz, que fue acompaada de la implantacin de varios establecimientos agroindustriales, la economa boliviana tena una base esencialmente extractivista mineral y vegetal, predominando el estao. De la misma manera que la economa chi-lena y la economa brasilea dependieron pesadamente, por mucho tiempo, del cobre y del caf, respectivamente, para equilibrar sus cuentas externas, Bolivia dependi del estao. Como en otras partes del mundo, el sector minero boliviano era un enclave dentro del pas, que aunque generara divisas y renta, sus efectos dinmicos en la economa eran prcticamente nulos, beneficiando slo a una parte res-tringida de la poblacin, involucrada directamente con la actividad3. Antes del estao, la extraccin de plata en Bolivia era la actividad minera predominante, con varios ciclos de expansin, que ocurrieron a mediados y finales del siglo pasado. Sin embargo, debido a la creciente dificultad de ac-ceso a los yacimientos, a la ausencia de nuevas tecnologas de explotacin, a la cada de los precios externos y a la forma de intervencin gubernamen-tal, enseguida el sector de la plata comenz a entrar en colapso. El ciclo del estao comenz en 1900, en funcin de la abundancia del metal en algunas regiones de Bolivia y de los precios favorables en el mercado in-ternacional. En ese ao, las exportaciones de ese commodity ya represen-taron el 40,97% de las exportaciones totales. Con el pasar de los aos, la im-portancia del estao creci an ms y en 1935 lleg a participar con el 96,08% de las ventas en el exterior. Esa importancia, aunque decreciente, continu hasta mediados de la dcada del setenta, cuando se dieron las con-diciones del mercado internacional y comenz la produccin, a escala co-mercial, de algunos commodities agrcolas. Desde el comienzo la explotacin del estao boliviano present algunas se-ales de vulnerabilidad, en funcin de los siguientes factores4: a) En los pases productores que compiten, como Malasia, Indonesia, Ja-

    pn y despus China y Australia, los yacimientos no se forman en alu-viones y s en vetas, lo que influye bastante sobre los costos de produc-cin;

    b) Las zonas de produccin estn distantes de la zona costera lo que ele-

    va los costos de transporte;

    3 La ausencia de efectos dinmicos de las actividades mineras es generalmente consecuencia del bajo valor agregado en la economa local, causado por la ausencia de vnculos intersectoriales, baja remune-racin de mano de obra y baja generacin de tributos. Los recursos generados son generalmente utiliza-dos en importaciones de productos de consumo y alimentos. 4 Urdininea, op cit pag 125.

  • 10

    c) El metal, como un insumo utilizado en la industria de los pases des-arrollados, es incorporado en proporciones mnimas y fijas a otros pro-ductos, haciendo que el producto tenga una elasticidad-renta muy baja (el consumo no aumenta con la renta);

    d) Est sujeto a una continua cada en sus diversos usos, como en lami-

    nados, aluminio, plstico y en el propio reciclaje de los productos de es-tao, desde la II Guerra Mundial; y

    e) Su efecto multiplicador es reducido, pues se trata de una materia prima

    exportada en bruto y que, por consiguiente, demanda pocos servicios de apoyo a la produccin.

    Adems, dentro del modelo de explotacin predatorio, puesto en prctica por pocos empresarios, gran parte de los excedentes generados en la actividad exportadora del producto se invertan o se gastaban en el exterior y un seg-mento muy restringido de la sociedad sacaba provecho de las riquezas gene-radas visto que la remuneracin de la mano de obra empleada directamente era prcticamente de subsistencia. Las inversiones estaban dirigidas exclusi-vamente a mantener las operaciones de extraccin y transporte del producto para los puertos y los cinturones formados alrededor de las zonas mineras estaban constituidos por algunos segmentos de comercio y de bienes impor-tados, pero las relaciones eran tpicamente precapitalistas. Como consecuencia de la onda de nacionalismo, que predomin en gran par-te de Amrica Latina en la dcada de los cincuenta5, las minas fueron nacio-nalizadas para anular la estructura monopolista y cambiar el modelo de ex-plotacin existente. Aunque en cierta forma eso haya permitido la transferen-cia de excedentes hacia otros sectores, como agricultura e infraestructura, los resultados alcanzados inicialmente fueron luego anulados, debido a los problemas que asolaron con intensidad variada los sectores estatizados: ex-ceso de interferencia poltica, ineficiencias, clientelismo poltico y falta de competencia. Con la decadencia de la economa del estao, el esfuerzo estratgico del pa-s en trminos de inversin y reubicacin de mano de obra fue transferido a la explotacin del potencial agrcola y a la diversificacin mineral (en trminos de hidrocarburos y otros minerales). Con las reformas de 1995, la explota-cin minera se privatiz y se realizaron ms inversiones en el sector en el sentido de incorporar nuevas tecnologas y aumentar la competitividad. Con esos cambios, el panorama econmico boliviano sufri una profunda transformacin, y el mayor grado de diversificacin de las actividades produc-tivas evidentemente trajo menor dependencia en la extraccin de minerales,

    5 En esa poca se inici una etapa de gran intervencin estatal en las relaciones econmicas. Los funda-mentos tericos por detrs de los mecanismos de intervencin tienen dos variantes. La primera, que cons-tituye la esencia del pensamiento de Keynes, defiende un involucramiento mayor del Estado en la econo-ma, por medio del aumento en los gastos pblicos, para evitar las fases depresivas de los ciclos econ-micos, provocadas por el subconsumo y por el exceso de ahorro. La segunda, con una carga ideolgica tpicamente tercermundista, defenda la tesis de que un Estado activo y emprendedor es la forma ideal de preservar la riqueza nacional contra la explotacin predatoria del capital internacional, garantizar la segu-ridad nacional, y por encima de todo fomentar el progreso econmico. Las experiencias de des arrollo puestas en prctica en ese siglo sirvieron claramente para reducir las expectativas con relacin al papel del Estado en la actividad econmica. El fracaso de las economas socialistas, y la crisis de las econom -as en que el Estado controlaba una vasta gama de actividades, como las de Amrica Latina, mostraron que la presencia del Estado en la economa crea nuevos problemas sin resolver los antiguos.

  • 11

    tanto en la formacin del PBI como en las exportaciones. En trminos del PBI del sector productivo de bienes, la participacin de los minerales, que en las dcadas del treinta al cincuenta representaba ms del 65% del PBI, en 1999 se situ en poco ms del 10% y contina decreciendo gradualmente (a co-mienzos de la dcada llegaba a casi el 13%), como muestra el Cuadro I.

    Cuadro I

    Bolivia: Estructura del PBI del sector productivo de bienes

    (En porcentaje)

    1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999() BIENES 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Agropecuario 33,6 33,8 33,8 32,7 33,5 33,3 31,0 30,8 Petrleo/gas 9,1 8,8 9,2 9,0 8,9 10,5 11,2 11,8 Minerales 12,9 13,4 12,8 13,4 12,2 11,5 10,9 10,3 Industrias 36,9 36,7 36,9 37,5 37,7 36,9 36,7 36,4 Construccin 7,5 7,3 7,3 7,4 7,7 7,8 10,2 10,7

    Fuente: Instituto Nacional de Estadstica 1Datos preliminares

    Al mismo tiempo en que cay la importancia del sector minero, crece la de los sectores como el de hidrocarburos y construccin, mientras que la del sector industrial permanece estable. La cada del sector agropecuario refleja la crisis asitica de 1997.

    En las exportaciones, la minera que, como ya se vio, lleg a representar ms del 94% de los ingresos de exportacin en la dcada del treinta y ms del 85% en las dcadas del cincuenta y sesenta, en 1999 contribuy con el 33,7% (Cuadro II).

    Cuadro II

    Bolivia: Participacin sectorial en las exportaciones

    (En porcentaje)

    1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 19991

    Minerales 44,7 44 37,2 39,9 36,9 37,7 36,4 33,7 Hidrocarburos 9,8 11,7 8,8 11,8 10,8 7,7 7,3 10,3 Agropecuario 37,1 36 47,1 39,8 44,8 46,6 42,5 43,1 Otros 8,4 8,3 6,9 8,5 7,5 8 13,8 12,9 Total 100 100 100 100 100 100 100 100

    Fuente: Banco Central de Bolivia y CAO 1 Datos preliminares Por otra parte, las exportaciones agropecuarias, que dos dcadas atrs no hacan ningn aporte a la balanza comercial de Bolivia, actualmente aportan ms del 43%. Cabe resaltar que entre 1992 y 1999, mientras las exportacio-nes totales crecieron un 40%, las exportaciones de origen agropecuario cre-cieron ms del 75%; eso porque despus de la crisis de Asia cayeron un 17,4%. La cada en las agroexportaciones, junto con la cada de las exporta-ciones de minerales, fue responsable de la cada del 10,6% en las ventas externas de Bolivia, mientras que las exportaciones de petrleo y gas natural crecieron casi el 20% y la de otros productos el 45,2%.

  • 12

    En trminos de balanza comercial, el saldo altamente positivo de la balanza agrcola contribuy a reducir el dficit general (Grfico I).

    Grfico I

    Fuente: Banco Central de Bolivia

    En 1992, mientras el saldo negativo de la balanza fue de US$ 492,8 millo-nes, en la parte agrcola tuvo un saldo positivo de US$162,9 millones. En los aos posteriores el saldo agrcola creci el 168%, mientras que el dficit total, despus de caer en 1994 a US$ 198 millones, inici un nuevo proceso de crecimiento hasta alcanzar US$ 784 millones en 1998. Los datos preliminares muestran una reduccin en 1999.

    Con relacin al destino de las exportaciones, tanto en 1996 como en 1999, la Unin Europea fue el mayor bloque comprador de productos bolivianos (23,7% en 1996 y 20,5% en 1999) y la Comunidad Andina, el segundo, con el 23,4% en 1996 y el 18,2% en 1999. En las importaciones el grupo del NAFTA fue el mayor abastecedor en 1996 (30,7%). En 1999 el MERCOSUR pas a liderar con el 22,1% (Cuadro III).

    Cuadro III

    Bolivia: Saldo comercial por zonas econmicas

    (En millones de dlares)

    1996 1999 Exp. Imp. Saldo Exp. Imp. Saldo MERCOSUR 182,6 330,7 -148,1 190,2 477,2 -287 C. Andina 266,5 131,7 134,8 270,1 142,2 127,9 NAFTA 249,8 509,6 -259,8 207,2 423 -215,8 U. Europea 270,6 250,7 19,9 304,5 231,9 72,6 Asia 4,7 250,4 -245,7 5,3 236,4 -231,1 Otros 162,8 182,8 -20 503 639,4 -136,4 Total 1137 1655,9 -518,9 1480,3 2150,1 -669,8 Fuente: Banco Central de Bolivia Datos preliminares

    -1500

    -1000

    -500

    0

    500

    US

    $ M

    ilhe

    s

    1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999

    Bolivia: Saldo Comercial Agrcola e Total

    Saldo Agrcola Saldo Total

  • 13

    A pesar de haber presentado un crecimiento bastante irregular a lo largo de los aos, con aos de grandes tasas de expansin intercalados con aos de reduccin, principalmente en las dcadas del sesenta y setenta, el sector de petrleo y gas natural es el que presenta mejores perspectivas de expansin en los prximos aos, en virtud del descubrimiento de nuevas reservas de gas natural y de las grandes oportunidades que el mercado tiende a ofrecer en el futuro. Actualmente el procesamiento del petrleo bruto y el aprove-chamiento del gas natural ya estn produciendo grandes transformaciones en la economa boliviana, principalmente en trminos de incremento en el sector industrial. Lo que se espera es que Bolivia no siga el ejemplo de Venezuela y de otros productores de petrleo, que se transformaron en rehenes del pe-trleo y no aprovecharon los recursos generados en el desarrollo de otros sectores de la economa. Como se sabe, el petrleo tambin es una actividad extractiva mineral y sus efectos dinmicos slo se producen cuando surgen otras industrias vinculadas al aprovechamiento de sus subproductos.

    Se estima que ms del 50% de todo el territorio boliviano, de aproximada-mente 1,1 milln de km2, contenga reserva de petrleo y gas natural. Las in-versiones ya realizadas, aunque sean suficientes para garantizar el abaste-cimiento interno por muchos aos, an son claramente insuficientes para modernizar las refineras y para desarrollar las reservas para exportacin. Con el gasoducto Brasil-Bolivia, un inmenso volumen del gas boliviano se destinar al mercado brasileo. En virtud de ser una actividad econmica re-lativamente reciente, y por lo tanto con una base inicial insignificante, el sec-tor del PBI fue el que tuvo, por lejos, el mejor desempeo. El Cuadro IV muestra el desempeo del PBI boliviano por sector entre 1961 y 1999. El sector de hidrocarburos tuvo por lejos el mejor desempeo. En el perodo analizado creci ms de 23 veces. Solamente en la dcada del ochenta, co-mo los dems sectores, el sector de hidrocarburos present un desempeo mediocre. El peor desempeo fue el de la minera, que creci solamente el 81,1% en cuarenta aos.

    El proceso de industrializacin boliviano, an incipiente comparado con algu-nos pases vecinos, se inici en la dcada del sesenta y a pesar de estar al-tamente concentrado en los subsectores de bebidas y alimentos, tuvo un de-sempeo bastante estable, presentando slo un crecimiento negativo en la dcada del ochenta. Entre 1961 y 1999 creci el 285% y el mejor desempeo se produjo en la dcada del sesenta, cuando se inici el proceso de instala-cin de algunas agroindustrias.

    Cuadro IV

    Bolivia: Desempeo sectorial del PBI

    (En porcentaje)

    1961-1970

    1971-1980

    1981-1990

    1991-1999

    TOTAL

    Agropecuario 17,1 50,8 15,1 31,8 167,8 Minera 63,8 3,1 (8,3) 19,6 81,1 Hidrocarburos 252,3 292,8 6,0 60,7 2.340 Industria 88,8 63,2 (32,3) 35,5 285,5 Total 59,1 87,2 1,2 24,7 275,8

    Fuente: Urdininea, op cit y Banco Central de Bolivia

  • 14

    En el caso del PBI agropecuario, el mejor desempeo se produjo en la dca-da del setenta cuando se inici la expansin de la frontera agrcola a travs de la agricultura moderna. La tasa de crecimiento lleg al 50,8% (promedio anual del 5%). Durante la dcada del ochenta, cuando el PBI total creci slo el 1,2%, el agropecuario creci el 15,1% (promedio del 2%), a pesar de la sequa de 1983/84. En el perodo 1991/1999, incluso con la cada de 1998 (-3,49%), debido a la crisis asitica, el sector creci el 167,8%. En trminos de participacin en el PBI nacional, como ha sucedido en otros pases, en la medida en que la economa se desarrolla, decrece la participacin de la agri-cultura en el PBI6. En 1988 participaba con el 17,14%. En 1999 cay al 13% (Grfico II).

    Grfico II

    Fuente: Banco Central de Bolivia

    6 El PBI agropecuario (visto como produccin sectorial) puede decrecer cuando el desarrollo avanza. Sin embargo, el agribusiness crece en importancia, en la medida en que abarca las actividades de la produc-cin agrcola propiamente dicha (labranzas, ganadera, extraccin vegetal), aquellas ligadas al suministro de insumos en las vinculaciones hacia atrs, las relacionadas con el proceso agroindustrial y las que dan soporte al flujo de productos hasta la mes a del consumidor final, en los encadenamientos hacia adelante. En ese sentido, en el soporte a la produccin se vinculan con el sector agrcola las industrias de fertil izan-tes, defensivos, mquinas y equipos agrcolas, financiaciones (crdito rural para inversin y costo), inves-tigacin agropecuaria y los transportes de esos insumos. En la fase de distribucin y procesamiento se vinculan los transportistas de los productos agrcolas, la agroindustria, los agentes financieros que apoyan la comercializacin, los almacenadores y el comercio (mayorista y minorista), en este ltimo incluyendo el importante subsector de alimentacin comercial (restaurantes, bares, etc.). Este concepto de agribusi-ness tiene implicancias profundas en la organizacin econmica de las naciones, particularmente de pases como Bolivia, Brasil etc., pues muestra la dimensin estratgica de la agricultura. Dentro de ese concepto el sector agrcola no es visto como una actividad estancada, cuyo valor agregado representa slo una pequea parte del Producto Bruto Interno (PBI), que decrece con el desarrollo econmico. En l, el sector agrcola es visto como el centro dinmico de un conjunto de actividades que actualmente repre-senta gran parte del PBI total de esos pases y es responsable del empleo de la mayor parte de la pobla-cin econmicamente activa de esos pases.

    BOLIVIA: Participao do PIB Agrcola

    48

    121620

    1988

    1989

    1990

    1991

    1992

    1993

    1994

    1995

    1996

    1997

    1998

    1999

    %

  • 15

    2.2 Un nuevo ciclo de desarrollo Al contrario de la mayora de los pases, donde el sector agrcola financi, a travs de la generacin de excedentes, el proceso de transformacin indus-trial, en Bolivia, debido a la estructura de propiedad de la tierra y a las rela-ciones de produccin que predominaron desde la independencia del pas, la agricultura siempre fue un factor permanente de atraso. Incluso para garanti-zar el abastecimiento interno de productos bsicos, el pas tena que recurrir frecuentemente a importaciones. A comienzos de la dcada del cincuenta, solamente el 20% del rea total del pas estaba sujeta a algn tipo de propie-dad. En las reas destinadas a la produccin el sistema de cultivo se realiza-ba por comunidades indgenas extremadamente arraigadas en las tradiciones seculares de manejo del suelo, sin remuneracin pecuniaria. Como conse-cuencia de esa estructura de explotacin, la agricultura de Bolivia dej de suministrar los tres elementos, cuya integracin orgnica deflagra el proceso de desarrollo econmico sostenido: materia prima para algunos sectores in-dustriales, capital o divisas para estimular la industrializacin a travs de im-portacin de mquinas y equipos y la creacin de un mercado interno de bie-nes, tanto de consumo, como de capital (insumos agrcolas).

    Para romper esa estructura de explotacin y transportar la agricultura bolivia-na al siglo XX, Bolivia adopt en 1952, una reforma agraria que puede ser considerada una de las ms amplias y bien diseadas de Amrica Latina. Como resultado de la reforma, el gobierno boliviano esperaba aumentar la produccin mediante la expansin del rea plantada, estimular la integracin con la agroindustria, incrementar el ndice de modernizacin y liberar la mano de obra del rgimen de semiesclavitud existente, por medio de la posesin de la tierra.

    Debido a la desarticulacin del sistema existente, el efecto inmediato de la re-forma fue una cada drstica en la produccin. Sin embargo, despus de un lento proceso de articulacin los esfuerzos de movilizacin comenzaron a dar los primeros resultados, pero no al punto de alcanzar los objetivos propues-tos, en funcin de las propias deficiencias estructurales de la economa del pas, que no permitieron el desarrollo, en la escala necesaria, del proceso in-dustrial/urbano que dara soporte a la modernizacin de la agricultura, princi-palmente en trminos de aumento de la movilidad de la mano de obra y del capital. De esa forma se mantuvo el crculo vicioso, en que la industrializa-cin no se produca porque la agricultura continuaba sin tener condiciones de generar los excedentes necesarios para financiarla (como en otros pases de base agrcola) y la agricultura no se modernizaba porque no se produca la industrializacin.

    El ciclo migratorio rural-urbano slamente comenz cuatro dcadas despus de la reforma, pero no en funcin del aumento de la demanda por mano de obra industrial, sino en funcin del agotamiento de la fuerza productiva del suelo y del propio modelo agrario, excesivamente atomizado, puesto en prc-tica por la reforma agraria.

    La agricultura en bases empresariales surgi en la regin oriental del pas, centrada en productos de cultivo tradicional como algodn, caa de azcar y arroz y en productos introducidos ms recientemente como la soja, el girasol y el trigo. La produccin a escala comercial y formato moderno de esas commodities fue un importante factor de diversificaciones de las exportacio-nes bolivianas y particularmente de la dinamizacin de la economa del De-

  • 16

    partamento de Santa Cruz, porque permiti el surgimiento de varias indus-trias coligadas.

    Sin embargo, la expansin de esa agricultura tipo moderna no elimin la agri-cultura rudimentaria ni cre una tendencia fuerte de uniformizacin, debido a grandes dificultades, tanto estructurales como financieras, para eliminar el gap tecnolgico existente entre los dos sistemas. La agricultura tradicional contina siendo practicada a gran escala por pequeas comunidades, involu-crando la produccin de gneros alimenticios de consumo domstico comer-cializados, directamente por los productores en los mercados locales o a tra-vs de una red de intermediarios, que generalmente se apropian de gran par-te del pequeo excedente generado.

    De esa manera, la agricultura boliviana contina siendo dualstica, con un claro predominio del sector tradicional. Del total de unidades productivas del pas, solamente el 7% se consideran unidades empresariales. Segn Urdi-ninea7, las principales razones para la baja tasa de transformacin de la agri-cultura boliviana, a pesar de la reforma de 1952, son las siguientes:

    a) El derecho de la propiedad agraria fue consagrado en la constitucin y en

    las leyes como una forma de proteccin al ciudadano, similar a un menor de edad, no solamente imposibilitando vender sus tierras en el mercado, sino tambin estimular con ellas recursos en el sistema financiero;

    b) La extremada atomizacin de las propiedades (68% de las propiedades tienen como mximo 5 hectreas), aumenta la presin sobre la tierra, no permite la introduccin de tecnologas eficientes y atomiza la oferta, redu-ciendo la capacidad de negociacin en la comercializacin;

    c) Las obras de infraestructura fsica y social fueron orientadas hacia otros productos y otros sectores, marginando las reas rurales de agricultura tradicional, incluyendo lo relacionado a las exportaciones; y

    d) Las polticas de controles de precios, anteriores a 1985, vigentes en un sistema que a pesar de sus precariedades fue, desde 1952, orientado sis-temticamente hacia el mercado, leg a la agricultura tradicional condi-ciones desventajosas en trminos de competencia, produccin y produc-tividad a ttulo de resguardar los salarios.

    Adems de ello, el complejo agroindustrial que en otras economas indujo con xito una escala de transformacin (va contratos, integracin vertical, etc.) sobre sectores aparentemente impermeables a cambios, debido a facto-res histrico-culturales, en Bolivia solamente cre vnculos con el sector mo-derno. As, aunque an represente una parte menor del producto agrcola, ese sector fue el que absorbi la totalidad de las inversiones y de la tecnolo-ga. La inmensa mayora de la agricultura boliviana permaneci al margen del proceso y contina operando con los menores ndices de productividad del continente.

    El Grfico III muestra la evolucin del rea y produccin de granos, que es el sector que ms creci de la dcada del ochenta hasta el presente y que re-presenta el core del agribusiness a escala mundial. El perodo de gran ex-pansin fue entre 1991 y 1997, cuando la produccin de granos pas de 539

    7 Op.cit pg. 121.

  • 17

    mil toneladas a 1.966 mil toneladas, un crecimiento del 294%. El rea planta-da creci el 251%. Despus de la crisis asitica, la produccin cay cerca del 18%, y el rea plantada, cerca del 16%. La produccin de soja cay cerca del 25%, la de girasol cerca del 22% y la de arroz, casi el 20%. El maz y el sor-go, debido a su importancia para el abastecimiento domstico del complejo avcola, fueron poco afectados por la crisis.

    Grfico III

    Fuente: CAO En realidad, durante gran parte de su historia, Bolivia no particip en los ci-clos de desarrollo que se realizaron en Amrica Latina, estimulados por la existencia del exceso de ahorros en los pases lderes del capitalismo mun-dial, por las condiciones favorables del comercio internacional de algunos productos nativos, como caucho natural, caf, azcar y minerales y por la Segunda Guerra Mundial.

    Antes de la Primera Guerra Mundial, pases como Argentina, Brasil, Colom-bia, Cuba, Chile, Mxico, Per, Uruguay y Venezuela presentaban niveles de exportaciones similares a los de los pases industrializados, un gran volumen de inversiones extranjeras financiaba puertos, electricidad, vas frreas e in-fraestructura en general8.

    Como consecuencia, las tasas de crecimiento de la economa boliviana hasta los aos sesenta siempre fueron muy modestas o incluso negativas, lo que mantuvo siempre al pas como uno de los menos desarrollados del continen-te, no habiendo acompaado totalmente el crecimiento espectacular de Am-rica Latina en el perodo 1950-1980. Durante toda la dcada del cincuenta (1951-1960), por ejemplo, el PBI boliviano creci slo el 3,1%, intercalando aos de expansin (como 1951, en que la expansin fue del 7,0%) con aos de recesin, como 1953, en que la cada fue del 9,5%. En el mismo perodo el PBI brasileo creci ms del 25%, mientras que el argentino creci cerca del 31%.

    En funcin de varios factores positivos, como el buen desempeo del merca-do internacional de minerales, la dcada del sesenta (1961-1970) fue la d-cada en el perodo sealado en que el PBI boliviano tuvo el mejor desempe-

    8 Urdininea, Jos B Condicionantes Estructurales para el Crecimiento Boliviano, publicado en Reflexio-nes Sobre el Crecimiento Econmico Fundacin Milenio, 1998.

    Bolivia: Evoluo da rea e Produo de Gros

    0500

    1000150020002500

    84/85

    85/86

    86/87

    87/88

    88/89

    89/90

    90/91

    91/92

    92/93

    93/94

    94/95

    95/96

    96/97

    97/98

    98/9999

    /00

    Ton

    elad

    a

    020040060080010001200

    Hec

    tare

    Produo rea

  • 18

    o (58,0%). En la dcada siguiente, ya en funcin de una mayor presencia de la agricultura y de los hidrocarburos en el sistema econmico, el PBI creci el 47,2% (Cuadro V).

    Cuadro V

    Bolivia y Brasil: Tasas de crecimiento del PBI

    Tasas de Crecimiento

    Perodo Bolivia Brasil 1951-1960 3,1 25,0 1961-1970 58,0 59,1 1971-1980 47,2 87,2 1981-1990 (0,58) 1,2 1990-1999 38,2 24,7

    Fuente: Urdininea, op cit, Banco Central de Bolivia e IBGE En sntesis, Bolivia no fue capaz de aplicar con xito las condiciones estruc-turales normalmente exigidas por un proyecto de desarrollo econmico a lar-go plazo. El modelo de sustitucin de importaciones aplicado con gran inten-sidad en Amrica Latina, apoyado por una fuerte intervencin del Estado en la economa comenz, justamente en Bolivia, debido a algunas caractersti-cas de su economa, a dar las primeras seales de agotamiento.

    Eso se debe, fundamentalmente, a la desarticulacin interna entre los diver-sos sectores de la economa, a la ausencia de inversiones en infraestructu-ra9, a la persistencia de relaciones productivas arcaicas, a la baja calificacin de la fuerza de trabajo, bajo nivel de ahorro domstico y a la alta tasa de riesgo institucional, lo que hace al pas poco confiable para los inversionistas internacionales. Esos factores lgicamente dificultan el proceso de acumula-cin interna de capital, elemento fundamental para el crecimiento econmico, que por su parte solamente sera posible a partir de incrementos de la pro-ductividad, provenientes del proceso de transformacin en los sectores ms importantes, como la agricultura y las actividades de minera. Como resulta-do, la economa boliviana siempre fue extremadamente sensible a las coyun-turas internacionales.

    La combinacin de la crisis internacional de comienzos de los aos ochenta, con la debilidad estructural de su economa, llev a Bolivia a enfrentar una de las peores crisis de su historia, representada por la combinacin perversa de un proceso de hiperinflacin con depresin.

    Para enfrentar el problema, Bolivia adopt profundas medidas de control mo-netario, contencin de los gastos pblicos, que despus resultaron en reduc-cin drstica del ritmo inflacionario10.

    9 El hecho de que Bolivia no tenga acceso directo al mar es considerado por muchos como la gran traba para su desarrollo. Este puede ser el hecho importante, pero sin duda no es crucial, pues existen varias formas de contornar el problema a travs de acuerdos con los pases vecinos. Adems de ello, pases en condiciones econmicas similares a Bolivia, como el Ecuador, que tiene una extensa costa martima, padecen bsicamente de los mismos problemas o de problemas peores. 10 En ese aspecto, Bolivia fue el primer pas de Amrica Latina en implementar, con xito, un plan de estabilizacin. Argentina intent el Plan Austral, pero slo tuvo xito con el plan de conversin automtica implementado a comienzos de los aos noventa. Brasil, despus de varios intentos, slo tuvo xito con el Plan Real, puesto en prctica casi diez aos despus del plan boliviano.

  • 19

    Como en los planos de estabilizacin aplicados posteriormente por Argentina y Brasil, la poltica cambiaria constituy el instrumento bsico de la estabili-dad, debido a la influencia del cambio en las expectativas inflacionarias y en el proceso de realimentacin monetaria y, por lo tanto, de los precios. En ese sentido, la fluctuacin de la tasa de cambio pas a ser administrada por el Banco Central, como un ancla contra la inflacin. Medidas fuertes de con-tencin de los gastos pblicos dieron consistencia a las medidas cambiarias y monetarias.

    Para evitar el desabastecimiento y promover un mayor grado de integracin de la economa boliviana con la economa mundial se eliminaron los contro-les sobre el comercio exterior y se redujeron significativamente los aranceles aduaneros. En trminos estructurales, las principales medidas tuvieron por objetivo transformar la economa boliviana en una economa ms orientada hacia el mercado y sin el accesorio de reglamentos burocrticos, tpicos de economas estatizadas. As, se eliminaron varias empresas y rganos perte-necientes al Estado, varios mecanismos de intervencin en el mercado y se liberaron las relaciones laborales. En el rea financiera se autorizaron opera-ciones en dlares y se liber la tasa de inters.

    Como resultado de las medidas, la inflacin, que en 1985 lleg a 11.749,6% al ao, a finales de 1989 cay a dos dgitos y se recuper la confianza del pblico en el sistema financiero. El nivel de depsitos a la vista pas de US$ 86,5 millones en 1985 a US$ 589,9 millones en 198911. El Cuadro VI muestra el efecto de la reforma de 1996 en las principales variables macroeconmi-cas.

    Cuadro VI

    Bolivia: Principales indicadores macroeconmicos

    (Promedio anual)

    1984 1985 1986/89 1990/93 1994/991

    Crec.PBI (%) (0,2) (1,7) 1,6 4,0 3,8 Inflacin (%) 1.281,3 11.749,6 28,7 13,1 7,5 Df. Pub/PBI (%) 26,5 10,8 5,9 4,8 2,3 Df. C. Corr/PBI (%) 0,1 7,9 4,1 5,1 5,0 D. Externa/PBI (%) 41,7 68,8 88,4 69,7 63,8 Inver. Externa (US$) 8,9 12,3 29,8 102,1 390,2 Reservas Int. (US$) 98,6 123,6 148,6 234,2 798,4 S.div/Export. (%) 42,1 33,1 28,7 23,9 22,8

    Fuente: Pacheco y Banco Central de Bolivia 1 Datos preliminares

    Despus de presentar cinco aos de crecimiento negativo, incluso en el ao de la reforma, a partir de 1987 el PBI comenz a presentar un desempeo positivo, habiendo crecido en el perodo 1986/89 el 1,6%, a pesar de las ele-vadas tasas de inters resultantes del plan de estabilizacin, que permitan slamente realizar inversiones a corto plazo y de alta rentabilidad. El dficit del sector pblico con relacin al PBI cay del 26,5%, en 1985, a un prome-dio del 5,9%, en el perodo 1986/89, hasta llegar ms recientemente al 2,3%.

    11 Pacheco, Mario N. Apuntes Sobre las Transformaciones de la Economa Boliviana en Reflexiones Sobre el Crecimiento Econmico, publicado por la Fundacin Milenio 1998.

  • 20

    El dficit en cuenta corriente tambin present una ligera cada, pasando del 7,9% del PBI en 1995 a un promedio del 4,1% entre 1986 y 1999.

    Las inversiones de riesgo, que prcticamente no estaban fluyendo en la d-cada del ochenta, volvieron a adquirir mayores proporciones en la dcada del noventa, habiendo alcanzado un promedio de casi US$ 400 millones entre 1994 y 1999. El Grfico IV muestra las inversiones de riesgo por sector.

    En 1996 el sector que ms recibi inversiones de riesgo fue el sector de transportes y comunicaciones (48,8% del total). A partir de 1997 el cuadro se modific sustancialmente, con un crecimiento extraordinario de las inversio-nes en hidrocarburos (creci 595% en relacin a 1996). En 1998 el tope cambi a US$ 440,2 millones y la participacin pas al 45,9%, igual a la que se obtuvo en 1999. El sector agropecuario recibi slo US$ 180 mil, en 1997, y US$ 289 mil, en 1998.

    El servicio de la deuda externa, que consuma un promedio anual del 28,7% del ingreso de las exportaciones entre 1986 y 1999, actualmente est en tor-no del 23%.

    Grfico IV

    Fuente: CAO (1) Datos preliminares A pesar de las grandes mejoras en el desempeo de las variables que influ-yen directamente en la estabilidad, el crecimiento del producto real fue mu-cho menos que las expectativas existentes y del propio crecimiento del PBI de pases vecinos, como Chile y Per. Entre las razones se puede citar las elevadas tasas de inters, que reducen el coeficiente de inversin (entre 1994 y 1999 fue del 15,8%, comparado con ms del 25% en Chile y Per), insuficiencia de las reformas estructurales12, la bajsima capacidad de inver-sin del sector pblico para corregir las deficiencias en la infraestructura del

    12 A pesar de haber tomado varias medidas de carcter estructural enseguida despus de la reforma de 1986, slamente en 1996 /97 el gobierno boliviano las ampli y profundiz.

    BOLIVIA: Investimentos Estrangeiros por Setor

    050.000

    100.000150.000200.000250.000300.000350.000400.000450.000

    1996 19997 1998 1999

    US

    $ M

    il

    Energia Eltrica/gua Minerao/Petrleo

    Transporte/Comunicao Outros

  • 21

    pas, incluyendo la calificacin de mano de obra y la persistencia del dficit en cuenta corriente, que siempre reducen el rating de riesgo del pas en los mercados financieros internacionales.

    De cualquier manera, la estabilidad econmica obtenida a partir de la reforma de 1986, adems de haber permitido el comienzo de las reformas estructura-les, permiti el surgimiento de un nuevo ciclo en la economa boliviana, ba-sado en el desarrollo de una matriz agro-exportadora centralizada en el De-partamento de Santa Cruz.

    Por sus caractersticas, la clave del desarrollo de la economa de Bolivia est en el crecimiento del sector exportador. Como enfatiza Pacheco13,

    Las reformas econmicas e institucionales, como la liberalizacin comercial, la desregulacin del mercado interno, la poltica cambiaria reajustable y el rediseo del Estado, tienden a definir al sector expor-tador privado como el sector dinmico para impulsar el desarrollo de la economa. Estrategia comprensible, considerando la estrechez del mercado interno, que no permite aplicar economas de escala en la industria nacional, y la aguda regresividad de la distribucin de la ren-ta nacional. En ese sentido, no parece existir otra alternativa que no sea el desarrollo del sector exportador, como fuerza motriz del creci-miento, medio por el cual se puede diversificar la pauta de bienes ex-portables para reducir los riesgos siempre presentes de precios des-favorables y para eliminar el dficit de la balanza comercial .

    En el actual contexto, dos sectores productivos son los que, aparentemente, poseen los elementos-clave para promover una estrategia de desarrollo eco-nmico, basado en la expansin del sector exportador: el sector de hidrocar-buros y el sector agropecuario.

    Las ventajas de ser un exportador de petrleo o gas natural, en un mundo sediento de esos productos, son obvias. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los efectos dinmicos de las exportaciones de petrleo, princi-palmente en trminos de generacin de empleo y renta para la sociedad co-mo un todo, son limitadas. En el mundo existen innumerables ejemplos de exportadores de petrleo que continan enfrentando los mismos problemas de los pases ms pobres y la gran mayora de los pases desarrollados son grandes importadores del producto. Adems de ello, el desarrollo a gran es-cala de una estructura de explotacin a alta escala del potencial petrolfero, exige un esfuerzo gigantesco en trminos de inversiones en prospeccin, dis-tribucin, refinacin (si fuera el caso), puertos especializados etc., que slo se vuelven interesantes para el gran capital internacional cuando la relacin costo/beneficio es baja. En el caso boliviano, an puede llevar algunos aos para que el sector alcance el patrn de explotacin ideal.

    Queda entonces el sector agropecuario que, en el contexto actual, presenta tres ventajas bsicas: a) Existe una estructura agroexportadora operando de-ntro de patrones modernos y eficientes en el Departamento de Santa Cruz, y que en los ltimos aos fue la principal responsable de la diversificacin en la pauta de exportacin de Bolivia y que, conforme se observ, en 1999 contri-buy directamente con el 43,1% de las exportaciones totales; b) La actividad agrcola (moderna) tiene una gran capacidad de generar efectos dinmicos,

    13 Pacheco, op.cit pg 105.

  • 22

    tanto en la compra de insumos (fertilizantes, mquinas, equipos etc.) como en el suministro de materia prima para la agroindustria y de productos para el consumo final. O sea, el agribusiness es una extensa red de actividades econmicas interconectadas, que abarca desde la moderna industria de tritu-racin al supermercado hasta la pequea bodega, carnicera o restaurante que sacan ventaja de la ubicacin; c) Estudios realizados en diversos pases muestran que es el sector que exige el menor volumen de inversin por uni-dad de empleo generado14, d) Es el sector que menos exige en trminos de preparacin y entrenamiento de la mano de obra y, por lo tanto, el que mejor se inserta en el marco boliviano; y e) Bolivia tiene la gran ventaja de ser an un productor y exportador de poca expresin en el mercado mundial, o sea un price taker en todas las commodities, lo que le permite aumentar sustan-cialmente las exportaciones sin afectar la posicin de los grandes players o los precios del mercado.

    Adems, la regin de Santa Cruz presenta algunas condiciones que la vuel-ven ideal para ser el centro dinmico del proceso: a) Dispone de un gran stock de tierra de alta fertilidad an no explotado o pasible de recuperacin; b) Dispone de una estructura empresarial con capacidad de operar el siste-ma; y c) Dispone de las tecnologas adecuadas en todas las etapas de la produccin.

    De ese modo, la demostracin de debilidad o de vulnerabilidad creciente a los humores del mercado internacional de commodities demuestra que en el conjunto de opciones de polticas de desarrollo hacia el futuro, el sector agro-exportador de Santa Cruz debe fortalecerse y no abandonarlo simplemente a las fuerzas del mercado. Debido al elevado grado de riesgo e incertidumbre existente en sus operaciones, el sector agrcola dispone en todo el mundo de algn tipo de safety net para mantenerlo respirando durante los ciclos de-presivos.

    En el actual contexto boliviano, ese hecho es an ms crucial debido, como se vio, al papel altamente estratgico que ese sector est desempeando (y puede desempear en el futuro) en el proceso de desarrollo del pas, princi-palmente en lo que se refiere a la generacin de empleo y a las exportacio-nes. La concesin de financiamientos al sector, a travs del sistema de crdi-to formal, no refleja esa posicin estratgica. Los datos indican que en 1992, cuando el boom agrcola de Santa Cruz estaba en sus comienzos, el sector agropecuario boliviano recibi el 15,5% del total. En 1997, cuando estaba en el auge, cay al 11,5%, que incluso es mucho menos que la participacin del sector en el PBI (Grfico V).

    14 En el Brasil se estima que la generacin de un empleo directo en el sector siderrgico exige US$ 200.000,00 de inversin, en el sector petroqumico US$ 250.000,00, y en el sector de aluminio US$ 1.000.000,00. Ya en la produccin de soja la inversin necesaria queda en el entorno de US$ 60.000,00 y en la fruticultura US$ 15.000,00.

  • 23

    Grfico V

    Fuente: Banco Central de Bolivia (1) Datos preliminares

    Es necesario crear un sistema de proteccin o de apoyo que utilice un con-junto de instrumentos de poltica agrcola o econmica que sean afinados con el mercado, que exijan el mnimo de intervencin gubernamental y que con-sidere a los sectores o complejos de exportaciones ms dinmicos del agri-business mundial.

    3. LA AGRICULTURA EN EL DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ

    3.1 La marcha hacia Oriente

    Al contrario de los otros pases del continente americano, como los Estados Unidos y Brasil, en que la apertura y expansin de la frontera agrcola fue siempre sinnimo de la conquista del oeste, en Bolivia el desarrollo de la agricultura represent tpicamente una marcha hacia el Este.

    Como se mencion anteriormente, la reforma agraria de 1952 fue un hecho poltico de gran importancia para la nacin boliviana, pues fue un intento exi-toso de romper la pesada estructura de propiedad colonial en vigencia. Sin embargo, la dimensin econmica nunca correspondi a la dimensin polti-ca. A pesar de que la frontera agrcola se expandi y posteriormente la pro-duccin aument (y se estimularon en algunas reas las primeras experien-cias agroindustriales) los mecanismos institucionales aprisionaron la agricul-tura del occidente boliviano en una estructura de pequeas propiedades, que slo reprodujo el sistema anterior en trminos de tecnologa, mtodos de cul-tivo y generacin de pequeos excedentes. Incluso, actualmente, gran parte de la agricultura de Bolivia an est dominada por el rgimen de la explota-cin establecido en 1952 y, a pesar de operar con los ndices de productivi-dad ms bajos del continente, an representa ms del 80% del PBI agrco-la15.

    Aunque desde la dcada del sesenta la idea de la marcha hacia oriente haya sido parte de un proyecto aislado de colonizacin, fue slamente con el Pro-yecto Lowlands, patrocinado por el Banco Mundial en la dcada del ochenta,

    15 Urdininea, op.cit pg.121.

    Bolvia: Financiamento por Setores

    02000400060008000

    1000012000

    1992 1994 1996 1998

    Milh

    es

    de B

    ovin

    os

    Comrcio Indstria ServiosConstruo Agropecurio Outros

  • 24

    que la idea tom la dimensin de un programa de desarrollo integrado. El ob-jetivo primordial del proyecto fue crear alternativas para la economa bolivia-na, asolada por la hiperinflacin y por el colapso del sector minero, estimu-lando el desarrollo agroindustrial de la regin de Santa Cruz, orientado a las exportaciones. La ejecucin sera a travs de la transferencia integrada de tecnologa, incorporacin de investigacin y extensin rural en el proceso de transferencia, mejora de infraestructura vecinal, expansin del crdito rural y manejo de los recursos naturales y preservacin del habitat de los pueblos indgenas.

    La adopcin de las medidas estructurales en la reforma de 1986, como la eliminacin de subsidios, liberacin de los precios y la apertura hacia el exte-rior, que permitieron la eliminacin del proceso hiperinflacionario y la reorga-nizacin de la economa boliviana, si por una parte castig el sistema eco-nmico y la agricultura con intereses ms elevados y ms competencia, por otro, cre las condiciones macroeconmicas, organizativas e institucionales necesarias para la gran expansin de la agricultura empresarial de Santa Cruz dentro de los fundamentos tcnicos especificados por el proyecto del Banco Mundial. El efecto sinrgico del Proyecto Lowlands fue mucho ms intenso del previsto en el estudio original. Mientras el estudio original prevea que en la dcada del noventa la produccin de soja debera alcanzar 200.000 toneladas y la de trigo 30.000 toneladas, en 1997 la produccin de soja lleg a ms de 1 milln de toneladas y la de trigo a 120.000 toneladas.

    Los factores de estmulo ms comnmente citados son los siguientes: a) es-tabilidad y libre convertibilidad de la moneda, que permiti la planificacin y las ejecuciones de operaciones comerciales y financieras con mayor funcio-nalidad y transparencia; b) cambio real y flexible, que evit prdidas con so-brevalorizaciones cambiarias, muy comunes en regmenes anteriores; c) in-versiones en logstica de exportacin granelera; d) baja carga tributaria; e) bajo costo de los combustibles y lubricantes; f) financiacin de algunos orga-nismos internacionales; y g) acceso preferencial al mercado de los pases de la Comunidad Andina.

    En pocos aos, Santa Cruz se transform en el mayor abastecedor de agroindustriales del pas como soja, maz, algodn, caa de azcar, girasol y sorgo. Conforme datos estadsticos disponibles, en 1991 el rea cultivada de Santa Cruz representaba el 46% del rea cultivada de Bolivia. En 1997 pas al 68,5% y en 1999 cay al 66,3%. En la produccin, la participacin del De-partamento pas del 43,2% al 62,3% en 1999.

    Entre 1991 y 1997 el rea plantada creci el 97,1% y la produccin, el 40,6%, mostrando que, en lo general, la productividad del sistema est cayendo gra-dualmente en funcin del debilitamiento agronmico del suelo y, por lo tanto, de la falta de inversiones en fertilizantes y en otros rubros que permiten su recuperacin. Despus de la crisis en el mercado internacional de 1997, el rea y la produccin cayeron cerca del 9% en 1998 y ms del 20% en 1999, con relacin a ese ao (Grfico VI).

  • 25

    Grfico VI

    Fuente: CAO (1) Datos preliminares Con relacin a la ganadera, debe destacarse la avicultura. Entre 1991 y 1999 la produccin de pollos creci el 211,5%, mientras la produccin del pa-s creci el 188,4%. Con ese desempeo, la participacin de Santa Cruz en la produccin nacional pas del 30,5% al 32,5%. El mayor productor de Boli-via es el Departamento de Cochabamba, con 61,9% de la produccin en 1999. En la parte bovina, el crecimiento del rebao nacional fue del 22,5%. El de Santa Cruz creci el 24%. En 1991 participaba con el 28,9% del rebao boliviano. En 1999 particip con el 29,3% (Cuadro VII).

    Cuadro VII

    Santa Cruz: Poblacin ganadera

    (En millones de unidades)

    Bolivia Santa Cruz

    Bovina Porcina Pollo Bovina Porcina Pollo

    1991 5.011,5 1.175,9 25.911,0 1.453,0 540,5 7.890,1 1992 5.142,2 1.237,3 33.265,0 1.440,0 569,0 11.390,2 1993 5.267,2 1.307,4 36.753,4 1.422,1 640,1 12.530,0 1994 5.423,2 1.368,8 46.065,8 1.582,4 662,7 12.550,0 1995 5.569,4 1.443,8 50.635,6 1629,9 689,1 14.220,0 1996 5.730,0 1.524,2 55.710,6 1678,7 712,3 17.290,0 1997 5.898,9 1.609,1 60.110,5 1.729,2 729,2 19.650,0

    1998 6.100,4 1.701,2 70.060,4 1.781,7 748,5 23.620,0 19991 6.140,5 1.730,1 74.700,0 1.801,3 767,7 24.320,0

    Fuente: CAO/ADA 1Datos preliminares

    Santa Cruz: Evoluo da rea Cultivada

    0500

    100015002000250030003500

    1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999

    US

    $ M

    ilhe

    s

    Santa Cruz Bolvia

  • 26

    En los porcinos, Santa Cruz participaba con el 46,0% en 1991. En 1999 esa participacin cay al 44,3%.

    En cuanto a la produccin de huevos, la produccin de Santa Cruz pas de 360,6 millones de unidades, en 1991, a 572,8 millones en 1999, un creci-miento del 58,8%. La participacin de Santa Cruz, que en 1991 lleg al 73,2%, en 1999 cay al 67,5%, en funcin del crecimiento mayor de la pro-duccin de Cochabamba, cuya participacin pas del 20,1% al 25,3%. Como resultado, el sector agropecuario se transform por lejos en el principal ge-nerador de riquezas y de trabajo en la regin de Santa Cruz, tanto en las ac-tividades orientadas a las exportaciones como al mercado domstico. En 1998 represent el 36% del PBI del Departamento (Cuadro VIII).

    Cuadro VIII

    Santa Cruz: Evolucin de la produccin de huevos

    (En millones de unidades)

    1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999 Sta.Cruz 360,6 373,5 356,9 359,6 408,9 394,0 443,6 552,0 572,8 Cochabamba 103,2 119,7 118,9 155,1 190,1 198,7 196,1 234,1 214,6 Otros 28,0 32,1 25,1 26,8 30,0 30,0 31,0 36,6 60,4 Total 491,8 525,3 500,9 541,5 629,0 622,7 670,7 822,7 847,8

    Fuente: CAO/ADA

    En la composicin del valor bruto de la produccin corresponda a la activi-dad agrcola el 71,9% del valor total, en 1989 y en 1999 corresponde el 75,9%. El Grfico VII muestra la evolucin en el perodo 1989 y 1999.

    Grfico VII

    Fuente: CAO (1) Datos preliminares

    Vale decir que aunque el PBI del sector agropecuario represente solamente el 23% (cerca de US$ 506 millones en 1999) del producto departamental, el PBI de los otros sectores, como la industria manufacturera (estimado en US$ 440 millones) y de servicios (estimado en US$ 506 millones), la verdad es que las actividades de transformacin de Santa Cruz son esencialmente acti-vidades agroindustriales y de servicios y giran con gran intensidad en torno a

    Santa Cruz: Valor Bruto da Produo Agropecuria

    0200400600800

    1000

    1989 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999

    US

    $ M

    ilhe

    s

    Agricultura Pecuria

  • 27

    la agropecuaria. De esta forma, aunque no existan estimaciones oficiales, muchos especialistas encuentran que el PBI del agribusiness de Santa Cruz puede llegar a ms del 70% del PBI de ese Departamento.

    En trminos nacionales, el Producto Bruto Interno del sector agropecuario de Santa Cruz, que representaba el 33,3% del nacional, en 1992, pas al 41,85%, en 1998 (Grfico VIII).

    Grfico VIII

    Santa Cruz: Participacin en el PBI agropecuario

    Fuente: CAO Fuente: CAO

    En trminos de PBI total, la participacin de Santa Cruz es la mayor, entre todos los Departamentos, habiendo alcanzado el 28,28%, en 1998, contra el 27,12%, en 1992, conforme muestra el Grfico IX.

    Grfico IX

    Fuente: CAO Fuente: CAO Con respecto al empleo, se estima que el 36% de la poblacin de Santa Cruz est empleado en la produccin agrcola, pudiendo, en ese caso, tambin aplicarse el mismo principio del agribusiness.

    En 1991, Santa Cruz participaba con el 18,8% de las exportaciones totales de Bolivia. En 1999 particip con el 21,7%, conforme indican los datos preli-minares. El Grfico X muestra la evolucin de la participacin del Departa-mento en las exportaciones totales entre 1991 y 1999. Vale destacar que en 1997, antes de la crisis mundial que afect el mercado de commodities, San-ta Cruz particip con el 30,1%.

    Santa Cruz: Participao no PIB Agropecurio Nacional - 1992

    33%

    67%

    Santa Cruz Outras Regies

    Santa Cruz: Participao no PIB Agropecurio Nacional - 1998

    42%

    58%

    Santa Cruz Outras Regies

    Santa Cruz: Participao no PIB Nacional - 1992

    27%

    73%

    Santa Cruz Outras Regies

    Santa Cruz: Participao no PIB Nacional - 1998

    28%

    72%Santa Cruz Outras Regies

  • 28

    Grfico X

    Fuente: CAO (1) Datos preliminares

    Las exportaciones agrcolas de Santa Cruz representan la mayor parte de las exportaciones totales. En 1997 representaron el 78,9% de las exportaciones totales y en 1998 llegaron al 79,7%.

    En lo que se refiere a las exportaciones del sector agropecuario boliviano, de las exportaciones de US$ 310,1 millones realizadas por ese sector, en 1991, Santa Cruz contribuy con el 35,8%. En 1997, ese aporte aument al 52,2%. En 1998 particip con el 59,4% y en 1999, con el 52,2% (Grfico XI).

    Grfico XI

    Fuente: CAO (1) Datos preliminares

    Entre los productos agrcolas exportados por el Departamento se destaca la soja. En 1991 las exportaciones de soja totalizaron slo US$ 26,9 millones (26,1% del total). En los aos siguientes, presentaron un crecimiento extraor-dinario, hasta llegar a US$ 203,5 millones en 1997 (69,1% del total). La soja, sin duda, fue el producto ms alcanzado por la crisis de 1997, en virtud de que es, bsicamente, un producto de exportacin. De acuerdo con los datos

    Santa Cruz: Participao nas Exportaes Totais

    0

    500

    1000

    1500

    2000

    1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999

    US

    $ M

    ilhe

    s

    Santa Cruz Outras Regies

    Santa Cruz: Participao das Exportaes Agropecurias na Exportao Agrcola Total

    0

    100

    200

    300

    400

    500

    600

    1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 1999

    US

    $ M

    ilhe

    s

    Santa Cruz Outras Regies

  • 29

    existentes, en 1998 se produjo una cada de ms del 12% y en el ao si-guiente el 5% ms. El segundo producto ms importante es la caa. En 1991, las exportaciones de ese producto representaban el 14,4% del total y en 1998 pasaron al 5,3%. Las exportaciones de algodn, que llegaron a US$ 42,9 millones en 1997 (contra US$ 4,9 millones en 1991), en 1998 cayeron ms del 50% y, en 1999, ms del 15%. Corresponde recordar que despus de 1997, las cotizaciones de esos dos productos (principalmente de la soja), cayeron sustancialmente. El Cuadro IX muestra la evolucin de la estructura de exportaciones en Santa Cruz.

    Cuadro IX

    Santa Cruz: Evolucin de las Exportaciones Agropecuarias

    (En miles de dlares)

    Productos 1990 1991 1992 1993 1994 1995 1996 1997 1998 19991

    Soja 26,9 43,5 36,2 50,9 88,0 122,2 166,4 203,5 202,8 174,8 Girasol 0,1 1,0 2,1 2,1 2,8 6,8 8,9 8,1 Caa 14,9 22,3 19,4 10,7 35,0 16,5 21,2 15,6 22,3 25,2 Algodn 4,9 14,4 8,7 10,8 17,0 32,5 34,4 42,9 21,3 18,1 Carnes y Cueros 49,6 22,4 7,2 9,2 11,4 7,4 7,1 9,5 8,5 9,2 Otros 6,9 8,5 2,1 1,8 6,0 4,4 8,4 16,0 15,7 11,8 Total 103,2 111,1 73,7 84,4 159,5 185,1 240,3 294,3 279,5 247,2 Fuente: CAO 1Datos Preliminares Los principales compradores de productos agrcolas de Santa Cruz son los pases de Amrica del Sur, destacndose Colombia y Per. En 1999, del total exportado de US$ 294,6 millones, Per import US$ 97,6% millones (33,1%) del total, seguido de Colombia, con US$ 76,2 millones, y de Argentina, con US$ 66,2 millones (22,4%). En 1998 Colombia fue el mayor importador, con US$ 79,1 millones (28,3%), seguida de Per, con US$ 79,1 millones (27,6%). En ese ao Uruguay, que import valores irrelevantes en 1997, particip con el 17,5%. El Grfico XII permite visualizar mejor la participacin de cada pas.

    Grfico XII

    Santa Cruz: Exportaes Agrcolas por Pases - 1997

    22%

    6%

    8%26%

    34%

    4%

    Argentina Brasil ChileColombia Peru Outros

    Santa Cruz: Exportaes Agrcolas por Pases - 1998

    28%

    28%10%

    18%

    4% 12%

    Colombia Peru ArgentinaUruguai Chile Outros

    Fuente: CAO Fuente: CAO

  • 30

    3.2 Caractersticas del sector productivo

    Aunque la agricultura intensiva sea la principal actividad econmica del De-partamento de Santa Cruz, sta ocupa un porcentual muy pequeo del rea total del Departamento. El Grfico XIII muestra que en 1998 slo se utiliz en la agricultura el 6,8% del rea. Las reas de proteccin de la fauna y de con-servacin llegan al 56,8% del total. El rea ocupada con la creacin extensi-va de bovino alcanza el 17,6% y el rea con creacin intensiva alcanza el 1,08%.

    Grfico XIII

    Fuente: CAO

    Aunque el dinamismo de la agricultura de Santa Cruz sea sinnimo de la agricultura empresarial moderna, el sector agrcola del Departamento como un todo an es esencialmente dualstico pues, a pesar del gran avance de la produccin empresarial, la produccin tradicional, sin tecnologa y en peque-a escala, permanece con gran intensidad en algunos productos de subsis-tencia, como el arroz, maz, porotos y otros. Se calcula que el 54,4% del rea de cultivo de arroz (abarcando el 70% del nmero de productores), aplican mtodos manuales de produccin y contribuyen con slo el 17% de la pro-duccin (Grfico XIV).

    Grfico XIV

    Fuente: CAO

    Santa Cruz: Utilizao do Solo7% 3%

    31%

    18%1%11%

    25%

    4%

    Uso Agrcola Intensivo Agricultura Silvo PastoralConservao Pecuria ExtensivaPecuria Intensiva Pecuria ConservaoProteo da Fauna Outros

    Santa Cruz: rea Cultivada de Arroz por Sistema de Produo

    83,0%

    17,0%

    Mecanizado

    Manual

  • 31

    En el caso del maz, se estima que el 43,4% del rea (que abarca el 95% del nmero de productores) se realicen en pequeas propiedades coloniales, de menos de 50 hectreas. Esos productores utilizan mtodos manuales de cultivo y contribuyen con el 17% de la produccin (Grfico XV). Las tasas de rendimiento son, en promedio 40% inferiores a las de los productores comer-ciales, siendo la mayor parte para autoconsumo.

    Grfico XV

    Fuente: CAO Esas propiedades estn ubicadas en los valles, situados en la regin noroes-te del Departamento, en los Municipios de Sara, Ichilo, Obispo Santiesteban y Portachuelo. El sistema de explotacin es rudimentario, basado en la mano de obra familiar, y las diversas etapas del proceso productivo son la prepara-cin del suelo, el control de plagas y la cosecha realizadas manualmente. La tradicional quema en el terreno a ser cultivado es parte del proceso. En ca-sos espordicos, ellos combinan la produccin de esos productos con la pro-duccin de algunos tipos de frutas o leche. Esos pequeos productores constituyen un apndice importante de la eco-noma agrcola de Santa Cruz, principalmente en trminos de ocupacin de mano de obra, que permanece marginado y sin acceso a los elementos ms simples de la vida empresarial moderna y del progreso econmico.

    El pequeo productor campesino carece de los medios forma-les de acceso a la tecnologa, al crdito, a la capitalizacin y a la salud, configurando un crculo vicioso de pobreza y marginali-dad. No obtiene mejores ingresos porque la productividad y las propiedades son pequeas y no puede, en muchos casos, me-jorar esos ndices por no poder tener acceso a diversos servi-cios e insumos que permitan aumentar su produccin. En la mayora de los casos, a pesar de estar situados en tierras de buena calidad, cultivan productos que otros tipos de productores trabajan con mejores resultados, en funcin de la disponibilidad de tecnologa y capital. 16

    16 Rodrguez, W.N. Problemas y Perspectivas del Sector Agropecuario Regional y las Polticas para su Desarrollo, trabajo no publicado, mayo de 1995.

    Santa Cruz:Sistema de Cultivo de Milho - 1998/99

    17%

    59%

    24%

    ManualSemi-MecanizadoMecanizado

  • 32

    En el proceso de comercializacin las relaciones de intercambio son gene-ralmente muy desfavorables a los pequeos productores, que sin mecanis-mos oficiales o formas asociativas eficientes para mejorar su poder de tran-saccin o mejorar el nivel de informaciones, quedan completamente en ma-nos de los intermediarios, ya sean mayoristas, agroindustriales o transportis-tas. Esos compradores, en la mayora de las veces, explotan doblemente al pequeo agricultor, fijando arbitrariamente los precios en una forma de com-pra anticipada de la produccin, en una especie de financiacin informal, y en la venta de insumos y productos de consumo diario, tambin a precios fijados arbitrariamente.

    Los mecanismos asociativos, a pesar de que fueron estimulados desde el es-tablecimiento de la reforma agraria de 1952, no lograron polarizar las fuerzas productivas de los pequeos productores hacia formas concretas y objetivas de desarrollo comunitario basado en la integracin con los mercados y en la explotacin econmica racional de los recursos naturales disponibles, como destaca Rodrguez17.

    Los pequeos productores campesinos estn socialmente or-ganizados en sindicatos agrarios, cuya caracterstica principal es su fuerte contenido de lucha ideolgica; por eso es difcil ca-nalizar el esfuerzo del conjunto hacia objetivos precisos de ca-pacitacin tcnica, comercializacin, etc.

    Los sindicatos agrarios tienen una estrecha relacin con los par-tidos polticos y por ello gran parte del trabajo de los dirigentes se canaliza hacia la bsqueda de apoyo poltico de las bases, en lugar de realizar trabajos de promocin econmica y social de sus representantes.

    Adicionalmente, las formas asociativas que enfatizan su carcter econmico an no se asimilaron en una escala deseable por los pequeos productores. De cualquier manera, despus de una etapa de descrdito, originado por problemas econmicos de la dcada de los setenta, la reformulacin y reor-ganizacin del sistema de cooperativas de pequeos productores, principal-mente en trminos de reeducacin en el sentido de recuperar los fundamen-tos econmicos de ese tipo de organizacin, est siendo parte del proceso de valorizacin de la pequea agricultura.

    Por otra parte, el otro segmento est representado por los medianos y gran-des productores y trabaja para generar excedentes econmicos. Aunque el ndice de empleo de tecnologa sea variado entre los participantes, se puede decir que se trata de una agricultura moderna, pues usa insumos modernos y, dependiendo del producto, ha aumentado el ndice de mecanizacin. Esos productores estn concentrados en la regin de la ciudad de Santa Cruz de La Sierra, integrada por las de Warnes y Montero. Ms recientemente surgi la zona de expansin, ubicada al este de las villas de Cotoca, Pailne y Los Troncos. La zona ganadera de las grandes propiedades se sita en los muni-cipios de Guarayos, Velasco, uflo de Chavez y Chiquitana.

    A diferencia de los pequeos, esos productores tienen ms acceso al crdito, estn integrados al mercado, se organizan eficientemente en una asociacin de productores y cooperativas, saben utilizar paquetes tecnolgicos y cultivan

    17 Op cit pg. 4.

  • 33

    grandes reas de tierra con caa de azcar, soja, maz y arroz y reas meno-res con trigo, sorgo, algodn y girasol. Forman la base de las agroexporta-ciones y de la agroindustria de Bolivia, incluyendo la avicultura, y en la gana-dera bovina son responsables de los avances significativos en la calidad del rebao de Santa Cruz y en la expansin y modernizacin del complejo leche-ro.

    Aunque sean pocos en nmero (cerca de 5.000), esos productores son res-ponsables de la gran expansin de la agropecuaria regional moderna y de los efectos dinmicos generados por ella. Debido al elevado valor de las inver-siones necesarias para ejecutar las actividades productivas y a los elevados costos de transaccin, son agricultores bastante sensibles a las polticas ma-croeconmicas y a los ciclos del agribusiness mundial. Por esa razn se es-tima que en la zafra 1999/2000 haya una disminucin del 16% en el rea total plantada con relacin al perodo anterior.

    3.3 Comportamiento del poder de compra Para determinar el poder de compra de los principales productos cultivados en Santa Cruz se utiliz la relacin entre el ingreso bruto y el costo operativo por hectrea, computados en dlares americanos. Debido a la gran dificultad en la obtencin de algunos datos oficiales, en algunos aos el comportamien-to del ao anterior, en trminos de costo operativo, se utiliz como proxy. Como las variaciones de los costos (en dlares) generalmente son pequeas, ese mtodo no afecta el resultado de la serie. Adems de ello, para los aos ms recientes, se obtuvieron algunas informaciones de entrevistas y contac-tos con organizaciones de productores y con tcnicos de la Cmara Agrope-cuaria del Oriente (CAO) en Santa Cruz de la Sierra.

    Los clculos consideran el poder de compra promedio. Eso significa que los productores ms eficientes, operando por encima de la lnea mostrada en los grficos, estn en mejor situacin financiera y, por lo tanto, tienen mayor ca-pacidad de inversin y de enfrentar situaciones de crisis.

    Varios factores pueden influir, en grados diversos, en el poder de compra de los agricultores de una manera general. En el caso especfico de Santa Cruz existen varios trabajos que analizan esos factores, sin mencionar el grado de importancia de cada uno. Para efectos de este trabajo, esos factores se divi-dieron en dos categoras: los factores que son cruciales, cuya influencia pue-de determinar a corto y largo plazo la continuacin o trmino de la actividad y los factores que pueden ser llamados relevantes, que actualmente tienen un cierto peso en la verificacin del resultado final, pero que en su estado actual, o con algunas mejoras, permiten la continuacin del proceso productivo.

    Evidentemente, incluso haciendo esa distincin, el peso de cada factor puede variar de producto a producto o entre las microrregiones. Sin embargo, dada la actual estructura de operaciones de la agricultura de Santa Cruz, pueden incluirse inmediatamente cuatro factores en la categora de los cru-ciales: la infraestructura (logstica), la financiacin, y el tipo de actividad. En la otra pueden incluirse la transferencia de tecnologa, la regularizacin agra-ria, la degradacin del suelo y la agregacin de valor. No se incluyeron algu-nos factores como el clima y mercado por ser elementos dados, o sea, por estar fuera del control de los policy makers o de los participantes del proce-so. No obstante, todas las acciones en la agricultura, tanto pblicas como privadas, en lo que se refiere a los factores mencionados, son para neutrali-

  • 34

    zar o sacar ventajas de los factores climticos y del mercado. Cabe observar, que la mayora de los factores mencionados est ligada a la ausencia de programas gubernamentales de soporte.

    Como se sabe, la actividad agrcola es estratgica porque suministra alimen-tos para la poblacin y muy compleja, porque est sujeta a un alto grado de riesgo e incertidumbre, debido a las dificultades que tiene el empresario agrcola de prever el comportamiento futuro del mercado y de los fenmenos naturales. Por esa razn, el sector agrcola es siempre tratado en forma diferenciada por los gobiernos como una manera de transferir a la sociedad, como un to-do, parte de los riesgos inherentes a la produccin agrcola.

    Antes de la firma de los acuerdos de la Ronda Uruguay, los programas gu-bernamentales de apoyo a la actividad agrcola en la mayora de los pases se basaban en los programas de support price, implementados en los Esta-dos Unidos como parte de las polticas del New Deal en la dcada del trein-ta. Con la firma de los acuerdos, esos programas, debido a que afectaban el mercado, se consideraron fuera de la caja verde, o sea, no permitidos y su-jetos a reduccin.

    Evidentemente, en la formulacin de una poltica de apoyo al sector agrcola deben considerarse algunos parmetros como desarrollo, ubicacin, natura-leza de los productos, tipo de pblico a quien est destinado, etc. Sin embar-go, generalmente, una poltica moderna de apoyo a la agricultura debe tener tres objetivos bsicos: dar soporte al sector agrcola en la parte financiera y de renta con un mnimo de intervencin, crear un ambiente econmico favo-rable para el aprovechamiento pleno de las ventajas comparativas de los agribusiness y tratar de transferir con eficiencia los llamados bienes pbli-cos para las comunidades rurales.

    En ese sentido, los instrumentos o medidas de apoyo pueden dividirse en dos grupos. En el primero est el grupo de medidas dirigidas directamente al sector y en el segundo est el grupo de medidas que afectan el desempeo del sector, pero que no son medidas de poltica agrcola.

    En el primer grupo estn los siguientes instrumentos: seguro agrcola, crdito agrcola, comercializacin, defensa agropecuaria, desarrollo rural y promo-cin comercial. Con relacin al seguro agrcola, existen dos factores relevantes. El primero es que, como se dijo, en funcin de los acuerdos de la OMC, los pases sig-natarios asumieron el compromiso de eliminar los programas de apoyo a la agricultura, que tienen influencia sobre los precios de mercado (coupled pro-grams) como los de precio soporte. Con eso los pases estn dando mayor importancia al seguro agrcola.

    Con relacin al crdito agrcola vale destacar que, en funcin del ciclo pro-ductivo de la agricultura, ese instrumento contina en todo el mundo siendo esencial para impulsar la produccin agrcola. En Bolivia, como se vio, debido a las exigencias de naturaleza macroeconmica, el crdito rural est sujeto a un serio racionamiento y las tasas de inters son prohibitivas.

  • 35

    La estabilidad de la moneda, el rediseo del Estado y la apertura de la eco-noma no redujeron la importancia del crdito rural. Slo mostraron que debe ser un instrumento de poltica agrcola complementario de los otros instru-mentos y que sus mecanismos operativos deben ser modificados o perfec-cionados para atender las nuevas exigencias del mercado globalizado.

    Con relacin al apoyo en la comercializacin, se estn desarrollando varios instrumentos de transicin para sustituir los precios soporte, los marketing defficiency, en que el gobierno acta al margen, transfiriendo a los producto-res la diferencia entre el precio soporte y el precio de mercado, sin que sea necesario adquirir el producto y los contratos de opcin que aseguren el pre-cio futuro, sin las complicaciones del mercado futuro de las bolsas.

    En lo que se refiere a la defensa agropecuaria, el mercado internacional est dando una importancia cada vez mayor a los patrones y a las normas sanita-rias y fitosanitarias. Para adoptar una estrategia de desarrollo de la agricultu-ra orientada hacia las exportaciones, como parece ser la alternativa de Santa Cruz, los servicios de control sanitario y fitosanitario adquieren una importan-cia crucial para garantizar la ampliacin, asegurando la participacin de las exportaciones en el comercio mundial.

    Los programas estructurales de desarrollo rural, como educacin, salud, in-fraestructura, etc., que afectan la calidad de vida de la poblacin rural, hoy estn en la agenda de todos los pases, porque estn permitidos por la OMC. Los efectos socioeconmicos de los programas de desarrollo rural son mu-cho ms amplios y hacen que, por ejemplo, la agricultura brasilea sea mu-cho ms competitiva, en trminos internacionales. Como se sabe, la falta de nfasis en la construccin de buenas carreteras vecinales, escuelas, hospita-les, sistemas de comunicaciones, electrificacin rural y equipos de apoyo al funcionamiento de los mercados tuvo dos efectos negativos en Bolivia y en Amrica Latina: contribuy a la aceleracin del flujo migratorio del campo ha-cia la ciudad, y cuyos reflejos actualmente se sienten en los centros urbanos, y elev considerablemente los costos de transaccin de los productos agr-colas.

    Es importante notar que los programas de desarrollo rural tienden a llevar a la agricultura sustentable porque en la medida en que vaya mejorando la ca-lidad de vida de la poblacin rural y en la medida en que los altos costos de transaccin se reduzcan, los productores cada vez ms tendrn condiciones de absorber los cambios en los gustos y preferencias de los consumidores y tendrn implcitamente mayor grado de responsabilidad, en el sentido de res-ponder a los deseos de la sociedad en trminos de conservacin del medio ambiente. En Santa Cruz, como se ver ms adelante, el problema de la len-ta pero constante degradacin del suelo es uno de los factores que influye cada vez ms en el poder de compra del sector.

    En cuanto a la promocin comercial, cabe recordar que ese es un mecanis-mo de expansin del comercio que ya se utiliza a gran escala por los grandes exportadores mundiales y abarca dos variantes: financiacin de las exporta-ciones y marketing.

    En las exportaciones agrcolas, debido a las caractersticas cclicas de la agricultura y al alto grado de competitividad de los mercados agrcolas, esos mecanismos son cruciales.

  • 36

    En el otro grupo de medidas estn la tributacin y la diplomacia comercial. En un contexto que abarca tanto negociaciones multilaterales como bilaterales es importante establecer una diplomacia comercial ms agresiva, actuando concretamente para eliminar las barreras comerciales existentes y para ven-der productos agrcolas bolivianos en el exterior a travs de acuerdo o de ventas directas.

    En el rea de tributacin la eliminacin de los impuestos sobre la importacin de insumos, incluyendo mquinas y equipos, y la eliminacin o reduccin de los impuestos sobre productos agrcolas es una forma de estimular al sector.

    La expansin experimentada por la agricultura de Santa Cruz no cont con ningn mecanismo de safety net para transferir parte de los riesgos de la actividad y sin duda eso constituye un fuerte revs para el sector, ya que se vuelve muy vulnerable a crisis coyunturales y tiene que competir con pases que utilizan varios mecanismos de proteccin.

    A continuacin se presentarn los datos relativos al poder de compra de cada producto. La situacin y el papel de cada uno de los factores se analizarn en la seccin siguiente. Arroz El arroz es un producto de demanda muy rgida (aunque para el productor in-dividual sea horizontal) lo que significa una alta sensibilidad de los precios a eventuales cambios en la oferta domstica. Eso ocurre debido al hecho de que el arroz es un producto de consumo local.

    Como la gran parte del arroz se produce en el sistema secano, con bajos niveles de productividad, la tendencia es que el poder de compra acompae la evolucin de los precios domsticos y, por lo tanto, sea muy voltil.

    Conforme muestra el grfico, el mayor ndice ocurri en el perodo 91/92, cuando los precios fueron bastante favorables. En los ltimos dos aos, la si-tuacin se volvi particularmente dramtica y solamente los productores muy eficientes estn logrando mantener un poder de compra positivo (Grfico XVI).

    Grfico XVI

    Santa Cruz: Produo e Poder de Compra do Arroz

    0,0

    50,0100,0

    150,0200,0

    250,0

    300,0

    90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/99

    Mil

    Tone

    lada

    s

    0,00%

    0,50%

    1,00%

    1,50%

    2,00%

    2,50%

    Produo Poder de Compra Mdio

    Fuente: CAO

  • 37

    Soja

    La soja es un producto tpico de exportacin, y los productores de soja se ajustan al mercado internacional. Por lo tanto, la curva de demanda confron-tada por el sector de la soja de Santa Cruz es horizontal. El Grfico XVII muestra que el ao pasado el poder de compra lleg al fondo del pozo, y so-lamente productores muy eficientes estn logrando mantener su sistema ope-rando con una ganancia.

    Por tener que transportar su producto por largas distancias hasta los puntos de exportacin son los productores ms perjudicados por los problemas de logstica existentes en Bolivia y por otras variables que comandan una mo-derna agricultura empresarial orientada hacia el mercado.

    Aunque el poder de compra de la soja no sea tan voltil como el del arroz, fueron los productores ms afectados por la crisis de 1997. Hasta la crisis asitica fue el producto que present el ms estable ndice de poder de com-pra en el complejo agrcola de Santa Cruz. En 1993/1994, el ndice alcanz a 1,73, cayendo a 0,86 en 1997/1998 y a 0,61 en 1998/99.

    Grfico XVII

    Maz

    El maz fue uno de los pocos productos que logr mantener el poder de com-pra positivo durante todo el perodo. Eso se debe a las mejoras sustanciales en la productividad promedio observadas en la mayora de los estratos de agricultores y a una demanda creciente y cautiva, representada por la avicul-tura y cra de cerdos. Ese hecho aisla, de alguna manera, al sector de las turbulencias del mercado internacional y transfiere a los productores algunos beneficios de un sector altamente dinmico y tecnolgicamente avanzado y del crecimiento del consumo de protena animal, que se est produciendo en Bolivia y en el mundo. El Grfico XVIII muestra el poder de compra del maz.

    Grfico XVIII

    Santa Cruz: Produo e Poder de Compra da Soja

    0

    200

    400

    600

    800

    1000

    1200

    90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/99

    Mil

    Tone

    lada

    s

    0%20%40%60%80%100%120%140%160%180%200%

    Produo Poder de Compra MdioFonte: CAO

  • 38

    Santa Cruz: Produo e Poder de Compra do Milho

    050

    100150200250300350

    90/91 91/92 92/93 93/94 94/95 95/96 96/97 97/98 98/99

    Mil

    Tone

    lada

    s

    0,00%

    0,50%

    1,00%

    1,50%

    2,00%

    2,50%

    Produo Poder de Compra Mdio

    Fuente: CAO Sorgo Por ser un sustituto directo del maz, las mismas variables que influyen en la posicin del poder de compra del maz pueden aplicarse al sorgo. El Grfico XIX muestra el comportamiento del ndice de poder de compra del sorgo.

    Grfico XIX

    Santa Cruz: Poder de Compra do Sorgo

    0,050,0

    100,0150,0200,0250,0

    1990

    /9191

    /9292

    /9393

    /9494

    /9595

    /9696

    /9797

    /98