Homero - Himnos

Click here to load reader

  • date post

    26-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    69
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Homero - Himnos

  • Homero

    HHiimmnnooss

    INTRODUCCIN

    Si entre los fillogos contemporneos el nombre de Homero cobija, a veces usado como un

    paraguas y otras por conviccin de que se trata de una casa la ms adecuada para ello, la

    Ilada y la Odisea, unnime es la opinin de aquellos respecto a la heterogeneidad y

    diversidad de una serie de himnos que la tradicin manuscrita nos ha legado como de

    Homero y que hoy, en efecto, nadie considera posible que sean todos debidos a un mismo

    poeta ni fruto de una misma poca.

    Los manuscritos en que se nos han conservado son compilacin de himnos: de Orfeo, de

    Homero, de Calmaco y de Proclo, segn los ttulos. La tradicin clsica tiene a Orfeo por un

    poeta mtico; los estudiosos depositarios de esta tradicin decidieron obviar el problema

    hablando de himnos rficos, pues es sabido que de este poeta, mtico si se quiere (pero no

    es mtico cuanto sabemos sobre los ms antiguos poetas griegos?), se reclamaba una

    tradicin religiosa llamada orfismo de su mismo nombre. Al llamar rficos a los himnos que

    los manuscritos decan ser de Orfeo queran significar que pertenecan a esta tradicin del

    orfismo y que podan haber sido compuestos, dentro de ella, en poca reciente. Al

    imponerse la costumbre de llamar homricos a los himnos que los manuscritos decan ser

    de Homero, por otro lado, como para la tradicin clsica Homero no era un poeta mtico

    sino histrico, debemos entender que se quiso relativizar la atribucin a aquel poeta

    histrico de tales himnos, dudndose, pues, de ella; pero, dado que se sigui llamndolos

    homricos (y no, por ejemplo, pseudohomricos, como se suelen llamar pseudohesidicos

    los poemas transmitidos como de Hesodo y que se est de acuerdo en que no lo son),

    debemos considerar que se quiso poner de manifiesto su homerismo, su lugar dentro de la

    tradicin pica griega.

    Si cumple aceptar, como me parece del caso, que Homero es el nombre que dieron a su

    epnimo los Homridas, pero que la Ilada y la Odisea son amplios poemas producidos en

    una tradicin potica que llamamos homrica, con materiales de diversa poca e ndole, y

    fijados oralmente, ms o menos en la forma en que luego seran fijados por escrito, a

    caballo entre los siglos VIII y VII; si esto es, pues, as, de los himnos llamados homricos

    entiendo que procede decir que en su inmensa mayora se inscriben dentro de esta misma

    tradicin, aunque, piezas ms o menos extensas pero sueltas (es decir, no formando parte,

    como los episodios homricos de dimensiones comparables, de un conjunto unitario

    superior, el poema pico, la epopeya homrica), no debieron de sufrir una fijacin oral de la

    misma naturaleza, de tan vasto rigor compositivo, sino que habran mantenido hasta ms

    recientemente una situacin ms fluida, menos codificada. La mayor parte de estos poemas

    son sin duda arcaicos, pero, dentro de la tradicin homrica, representan un estadio no

    necesariamente posterior a todos y cada uno de los episodios y materiales que hallamos en

    la Ilada y la Odisea pero s oralmente diferenciable.

  • Homero Himnos

    Pgina 2 de 81

    Antes de la fijacin de la Ilada un poeta pudo haber recitado materia ilidica, un episodio o

    varios de los que luego formaran parte de la epopeya homrica, improvisando, usando de

    modo fluido los medios a su alcance de la diccin pica tradicional. Despus de la fijacin,

    primero oral, de la Ilada en el poema que es, en la epopeya homrica que nos ha

    pervenido, los poetas que buscaron abrigo en la misma tradicin pica (los Homridas,

    entre otros) guardaron como su privilegio no ya la vieja tcnica de los aedos picos sino el

    recuerdo exacto de cada verso dentro de un conjunto acabado, consolidado ya como la

    unidad potica que hoy llamamos epopeya. Estos otros poetas, fijada ya la Ilada (o la

    Odisea, que para lo que voy razonando tanto da uno de estos poemas como el otro),

    podan, como aquel otro poeta anterior, recitar tambin slo un episodio o varios de la

    epopeya, sueltos. La fijacin del poema pico en su totalidad no implica que tuviera que

    recitarse desde entonces siempre entero. Pero s que esta totalidad, bsica para los

    rapsodos homricos como distintiva de su trabajo, era para ellos un freno constante a la

    improvisacin; converta a cada verso en parte de algo slido, y no ya en agua de un ro,

    como en una poca anterior de la cultura oral.

    Dentro de la misma tradicin homrica, el mismo poeta, cuando cantaba un himno, no lo

    haca en las mismas condiciones sino con una libertad mayor, semejante a la que habran

    tenido los aedos de la fase de composicin de los poemas picos. Tanto en la etapa anterior

    como en la posterior a la fijacin de stos, el poeta que entonaba un himno pico actuaba lo

    mismo, igual de libremente (ms cerca del agua que del slido); en efecto, las razones que

    se ha visto que le movan a mantener fijo el canto ilidico, ya parte de un todo que era su

    patrimonio como Homrida, no operaban sobre l cuando, l mismo, ejecutaba un himno. A

    todo lo cual se debe, entiendo, que los himnos homricos, perteneciendo a la misma

    tradicin homrica, sean tcnicamente diferenciables, desde el punto de vista de la oralidad,

    de la epopeya.

    En algn lugar de los que luego se diran cuna de Homero, la tradicin homrica cuaj en

    los poemas picos atribuidos a este poeta, la Ilada y la Odisea. Supongamos es por lo menos posible que ello fuera en Quos; los Homridas, quienes detentaban en exclusiva esta tradicin, pronto los difundieron por todo el mbito de la lengua griega. Segn un

    escoliasta al verso primero de la nemea II de las pindricas, Cineto llev los poemas a

    Siracusa1. La difusin de stos debi de extenderse por todo el mundo griego, pues, durante

    toda la poca arcaica. Pero dentro de las tcnicas de composicin y ejecucin oral, la

    recitacin de episodios de unos poemas ya fijados debi de constituir una novedad, en su

    momento, porque ofrecan un mejor control del resultado potico. Deca Telmaco a su

    madre (Od. I 351-2) que los hombres alaban con preferencia el canto ms nuevo que llega

    a sus odos, y no es forzoso que la novedad haya de referirse slo a los temas. En

    cualquier caso, que al cundir la fama de las epopeyas de que eran depositarios los

    Homridas, otros grupos de poetas aprendieron su tcnica de memorizacin, o se sirvieron

    quiz de la escritura para memorizarlas y hasta para pulirlas, a partir de cierto momento.

    Quiz fuera entonces cuando varias ciudades de Grecia empezaron a disputarse la patria de

    Homero. Porque los rapsodos de donde hubiera nacido Homero seran ms credos al

    proclamarse depositarios de la versin verdaderamente homrica. Cada poeta, para

    legitimar la versin que l haba aprendido y difunda, no poda hacer nada mejor que

    declararse coterrneo de Homero para as hacerla derivar del poeta mismo. Y para ello

    deba difundirse el relato de una vida de Homero que permitiera abonar el privilegio de ser

    su coterrneo alegado por quien cantaba sus poemas.

    Consolidado el prestigio de Homero en el texto oral constituido y fijo, en diversas escuelas

    rapsdicas que competan entre ellas, debi de llegarle el turno a la otra poesa que poda

    ser considerada, en general o por algunos rapsodos, legtimamente o menos, dentro de la

    misma tradicin homrica. Verdad es que no conviene concretar en el tiempo este momento

    sino tenerlo por variable segn los lugares y otras circunstancias, aunque siempre, esto s,

    1 Vase la introduccin a la Ilada de esta coleccin, p. 21. A l se ha atribuido el himno homrico a Apolo, en alguna ocasin: vase W. Burkert, Kynaithos, Polycrates and the homeric hymn to Apollo, Arkturos. Hellenic Studies presented to B. W. Knox, Berln 1979, pp. 53-62.

  • Homero Himnos

    Pgina 3 de 81

    dentro del arcasmo (tardoarcasmo incluido). Pero a este momento, que s se puede definir

    en trminos de tcnica oral, corresponde la fijacin de algunos, por lo menos, de los himnos

    homricos; al momento de consolidacin, gracias a los rapsodos, del prestigio de Homero,

    cuando uno de ellos, por ejemplo, poda hallar motivos para firmar el himno a Apolo delio

    con aspectos de la imagen difundida de Homero que ya eran conocidos por su pblico: un

    varn ciego que habita en la escabrosa Quos (v. 173). Tuvo que ser un Homrida de

    Quos quien as fij el himno y lo sell para el futuro.

    Pero estos himnos, que cantaba un poeta pico, qu eran? Situmonos para responder en

    el canto VIII de la Odisea. Tras un banquete en que ha cantado Demdoco escogiendo

    materia ilidica demasiado cercana a Ulises, Alcnoo se dirige a los presentes dentro de su

    oikos, principales del pueblo (v. 97), invitados habituales del rey, y les exhorta a salir (v.

    100) para asistir a unos juegos que tendrn lugar en un espacio que es llamado agora (v.

    109); se forma al punto un cortejo que all se dirige y que ve cmo en el camino se le van

    sumando gentes y gentes: innumerables, dice el poeta (v. 110). Acabados los juegos,

    Demdoco, de nuevo requerido, canta otra vez y unos muchachos danzan (vv. 256 ss.).

    Esta vez el aedo no canta gestas heroicas sino un episodio, digamos, de la vida cotidiana de

    los dioses2: cmo Ares se entenda con Afrodita a espaldas del marido de sta, el tambin

    dios Hefesto, quien fue informado del asunto por Helios, el Sol mismo; cmo Hefesto urdi

    una trampa alrededor de su propio lecho y fingi irse a Lemnos para