Hiroshima - Laurence Yep.pdf

Click here to load reader

  • date post

    31-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    2.169
  • download

    202

Embed Size (px)

Transcript of Hiroshima - Laurence Yep.pdf

  • HIROSHIMA

    NOVELA CORTA DE

    LAURENCE YEP

    SCHOLASTIC INC. New York Toronto London Auckland Sydney

    Mexico City New Delhi Hong Kong Buenos Aires

  • Originally published in English as flil'lMl.lllll fl Translated by Jorge Ignacio DomInguez.

    If you purchased th is book without a cover, you should be aware that this book is stolen property. It was reported as "unsold and destroyed" to the pub-lisher, and neither the author nor the publisher has

    received any payment for th is "stripped book."

    No part of this p ublication may be reproduced, stored in a retrieval system, or transmitted in any form or

    by any means, electronic, mechanical, photocopying, I' rding, or otherwise, without written permission o/' ill(' Jlllhli slwr. 1'0" information r gard ing permis-ill ll , writ!' 10 . '" lt oll l1 l; , 111

  • INDICE

    LA BOMBA

    LA CIUDAD 4

    EL TRABAJO 9

    EL ATAQUE 14

    EL HONGO 21

    LA DESTRUCCI6N 25

    LAS DONCELLAS DE HIROSHIMA 30

    i.PAZ? 38

    EL PARQUE 44

    EPILOGO 50

    FUENTES CONSULTADAS 53

  • LA BOMBA

    Al amanecer del 6 de agosto de 1945, un inmenso bombardero estadounidense ruge al despegar de la pista de una isla diminuta llamada Tinian. EI piloto es el coronel Tibbets. Le ha puesto al avi6n el nombre de su madre: Enola Gay. En una misi6n de rutina, un B-29 llevada de 4.000 a 16.000 libras de bombas, pero

    J

  • HIROSHIMA

    el Enola Gay va en una misi6n especial. Lleva una sola bomba. Es una bomba atomica que pesa 8.900 libras. Todos es-peran que la bomba atomica ponga fin a una larga y horrible guerra.

    Cuatro aiios antes, el 7 de diciem-bre de 1941, aviones japoneses habian atacado sin previo aviso a numerosos bar 0 tadounidenses anclados en 1 lawai. T mados por sorpresa, muchos barcos y aviones fueron destruidos en la base naval de Pearl Harbor. Estados U nidos declaro la guerra a J apon y a su aliada Alemania que, junto con otros paises, se enfrentaron en una guerra Ha-mada la Segunda Guerra Mundial.

    Alemania se rjnde en ] 945. Solo Japon continua lu ha ndo nLra los aliados, p ro ' La I Un i I Liene un

    LA BOMBA

    arma secreta: la bomba atomica. Es el arma mas poderosay terrible que existe. La bomba atomica es tan devastadora que Estados U nidos espera persuadir a Japon para que deje de luchar.

    Otros dos bombarderos van detras del EnoLa Gay. Esos aviones solo Hevan camaras e instrumentos especiales para medir la explosion. Volando en for-macion, los tres bombarderos se dirigen al oceano Pacifico y vuelan en medio de la oscuridad con rumbo a Japon.

    2 5

  • LA CIUDAD

    Son solo las siete de la maiiana, pero ya se siente el aire calido y humedo de Hiroshima. La gente va a su trabajo. Los nIDOS se apresuran para llegar ala escuela. Algunos soldados y mujeres salen de compras con cestas. Un coronel entre-na a su caballo blanco. Esa manana hay unas 320.000 personas n Hiroshima.

    4

    LA CIUDAD

    Dos hermanas caminan soiiolientas en medio de la multitud. Riko tiene die-ciseis aiios y Sachi, su hermana menor, tiene doce. Se han pas ado la noche sin dormir, escondidas de los bombarderos estadounidenses, pero hasta el momento, los aviones siempre han atacado otras ciudades. Algunas personas piensan que Hiroshima es tan hermosa que los estadounidenses han decidido no bom-bardearla.

    Riko y Sachi se detienen en un santua-rio. Rezan por su padre que esta en el ejercito. Al mirar el rostro sereno y generoso de Buda, se sienten en paz.

    Un bombardero de Estados Unidos sobrevuela lao ciudad antes de que lle-9'uen el EnoLa Gay y sus acompaiiantes. Ese bombardero se llama Straight FLudD.

    5

  • HIROSHIMA

    Tiene la mision de comprobar qu ti m-po hace en Hiroshima. Si eJ i Jo esta nublado, el Straight FLwh Ie dira al Enola Gay que ataque otra ciudad.

    La tripulacion del Straight FLwh ob-serva ansiosamente a su alrededor en busca de aviones de guerra japoneses, pero los japoneses estan reservando sus aviones para la invasion que todos esperan. Por eso hoy no hay aviones )apones s.

    AI prin ipio, la tripulacion del Straight FluJh solo ve nubes, pero de pronto,

    d~visan un area sin nubes justo sobre Hiroshima. Los rayos del sol brillan so-bre la ciudad en el area despejada.

    La ciudad esta rodeada de colinas verdes y sus siete rlOS brill an como cin-tas de seda.

    Hiroshima es el blanco per~ t. La tripulaci' n d I 1"(lf~(ll.?1 /,tlMh Ie

    LA CIUDAD

    indica al Enola Gay que siga rumbo a Hiroshima.

    Mientras tanto, en Hiroshima, al~ guien ve el Straight Flwh y hace sonar la alarma.

    Las sirenas suenan en breves inter-valos. Por todas partes, la gente deja 10 que esta haciendo. Un tranvia se detiene en medio de la calle. Los pasajeros corren a esconderse en el refugio antiaereo.

    Sachi y Riko salen del santuario y se van con las demas personas.

    ~ Ponte la capucha ~ Ie dice Riko a Sachi.

    De las bolsas de emergencia, ambas sacan las capuchas para bombardeos. Se las ponen y las atan fuertemente. Si las bombas comienzan a explotar, se sup one

    7

  • HIROSHIMA

    que las capuchas las protege ran de las chispas.

    Bajan por la escalera con otras perso-nas y se esconden en la oscuridad.

    Sin embargo, el Straight FLlldh pas a sobre la ciudad sin atacar.

    8

    EL TRABAJO

    C uando el Straight FLlUJh se aleja final-mente, las sirenas avis an que ha pasado el peligro. Con un suspiro de alivio, la gente sale de los refugios antiaereos. Se apresuran a terminar 10 que esta-ban haciendo. Regresan a sus casas a preparar el desayuno. Los tenderos vuel-ven a abrir sus negocios. Los tranvias

    9

  • HIROSHIMA

    continuan su recorrido por las calles de la ciudad.

    Todos piensan que ha pasado el peli-gro. No creen que otros bombarderos vengan despues del Straight FLlMh.

    Sachi se quita la capucha aillegar a la calle.

    ~Detesto ponermela ~dice mien-tras la mete en su bolsa de emergencia.

    ~ Vamos a llegar tarde ~ Ie dice Riko a Sachi. Las dos ninas se echan a correr mientras sus bolsas de emergencia y del almuerzo se bambolean en su es-palda.

    En la esquina, Riko detiene a .Sachi. ~No te olvides de ponerte la capu-

    cha ~ Ie recuerda a su hermana. Sachi sigue apresurada hacia la es-

    cuela y se reune en el patio con sus companeras. Hoy no van a estudiar en las aulas. Como son miembros de las brigadas de servlClO, les han asignado

    10

    EL TRABAJO

    trabajos al aire libre para ayudar a J apon a defenderse de la invasion de Estados U nidos.

    Los nrnos mayores trabajan en fibri-cas. Otros, como Riko, recogen mensajes telefonicos en el comando central del ejercito, que se encuentra en un an-t i l'U a tillo . Lo ninos hacen la labor de los solda 0 qu han tenido que ir a luchar contra los estadounidenses.

    Sachi y sus compa:neros trabajan en la calle derrumbando casas. Es una es-cena muy triste para los duenos, pero saben que es necesario sacriflCar sus ca-sas para ayudar a J apon en la guerra.

    En J apon, muchos edificios estin hechos de madera y papel. En otras ciudades, los aviones estadounidenses han lanzado bombas y han causado

    II

  • HIROSHIMA

    incendios que han destruido grandes areas. Basta ahora, eso no ha sucedido en Hiroshima, pero como nadie quiere arriesgarse, el ejercito y las autoridades de la ciudad han decidido hacer franjas antiincendio. Los espacios vados per-mitiran detener el avance de las llamas y tambien serviran de vias 'de acceso para los equipos de .bomberos y de ru-tas de escape para huir de las llamas.

    Sachi y sus compafieros ayudan a los adultos a derrumbar las casas. Luego, buscan entre los escombros cualquier cosa que puedan recoger para volver a usar despues, como las tejas de los techos. Bace mucho calor y el aire humedo hace que el polvo se pegue en sus rostros sudados. Para entretenerse

    12

    ELTRABAJO

    mientras trabajan, los nifios cantan al ritmo de las palas.

    La mejor amiga de Sachi se pone guantes blancos para protegerse las ma-nos. Varios nifios se ponen cintas en la frente para que el sudor no les entre en los ojos.

    Todo el mundo esta muy ocupado mientras el EnoLa Gay se ace rca a la ciudad.

    1J

  • EL ATAQUE

    Por todo Jap6n hay vigias que obser-van el cielo en busca de bombarderos estadounidenses. A diecinueve millas al este de Hiroshima, un vigia ve el EnoLa Gay y los dos aviones que 10 acompa-iian. Inmediatamente llama al comando central del ejercito de Hiroshima.

    Riko contesta el telefono y escribe el

    14

    EL ATAQUE

    informe. Se sobresalta al saber que se acercan mas bombarderos. Llena de ra-bia, piensa que todo ha sido una trampa para sorprender a la gente fuera de los refugios.

    Llama inmediatamente a la estaci6n de radio y pide a los locutores que avisen a t da la p blaci6n.

    Riko pi n gu dentro del antiguo cas-tillo no corre peligro, pero reza por su marna, que esta en casa, y por Sachi, que debe de estar derrurnbando casas en la calle.

    Mientras tanto, la gente sigue su vi-da normal, como si nada. Desayunan, comienzan a trabajar, los nmos mas pe-queiios salen a jugar fuera de las casas. Un coronel atraviesa un puente a caballo.

    A bordo del Enola Gay, el coronel Tibbets da la orden:

    15

  • HIROSHIMA

    ~ Ponganse las gafas. Los miembros de la tripulacion se

    ponen las gafas protectoras, pero el co-ronel Tibbets tiene que ver claramente para dirigir la nave. Por eso no se pone gafas protectoras. EI bombardero tam-poco se las pone.

    Todos estan tensos y nerviosos. Nadie sabe con seguridad si la bomba estallara. Ayer en Tinian, el coronel Tibbets