Enseñanzas de Sai Baba+

download Enseñanzas de Sai Baba+

of 62

  • date post

    12-Jul-2016
  • Category

    Documents

  • view

    29
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Enseñanzas

Transcript of Enseñanzas de Sai Baba+

  • Enseanzas de

    SaiBaba

    EDICIONES SAl RAM

  • Ttulo original: Teac:hinKs oI Salhya Sai Baba D. R. (O 1974 Sri Sathya Sai Baba Book Center o' Amcrica. P. O. Box 278, Tustin, California 92680, Estados Unidos

    Primera edicin en espaol: 1979 Octava edicin: 2006 Traduccin: Rosamara Blanco Rugiero n.R.(!') ClN!RO SRI SATIIYA SAl BABA DE MXICO, A. C., Guallajuato 190. Col. Roma, 06700, Mxico, D. F. Prohibida la reproduccin parcial o total sin pcrm iso por escrito del centro editor

    ISBN 968-7149-04-3 IMPRESO Y HECHO EN MXICO

    Indiee

    PO.

    Prefacio .... ... . . . .. . .. ....... .. ... . .. .. . ... .. 9 Exhortaciones a la meditacin .................. 11 La paz perfecta .............................. 19 Joyas de sabidura ............................. 29 El cultivo del amor divino .................... 39 Un atisbo a la naturaleza de Baba y a lo que l

    espera de sus devotos o o o" 00 o, o 00 o o" 0'0 49 El estudio y la disciplina espiritual o o o o o o. o o o 53 El carcter y la disciplina .... o .. o.. .. .. .. .. .. 57 El amor divino y la entrega a Dios o o o o o o o o o o 63 La conquista del ego .. o o o o o o o O' o o o 67 El empleo del nombre del Seor en el culto . o o o 69 La naturaleza de Dios o. o o o o o o o o o o o o o o o o o 71 La verdadera naturaleza del hombre o o o o o o o o o o o 75 El discernimiento y el desapego . o o o o o o o o o o 79 La fe ... o o o. o o o o o o o o" o o o o o o' o o o o o o o o o o 83 El gur o. o o o o o o o o o o o o o o o. o o. o o o o o o. o o o o.' o o 85

    7

  • PG. La contemplacin y la repeticin del nombre del

    Seor .. 87 La paz .... ........ 89 La educacin .................................. 91 El' karma y el deber ........................... 93 El valor y la confianza ........................ 97 Qu es y dnde est Dios .... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 El Bhagavad Cita (El canto del Seor) .......... 101 Pensamientos sobre la realidad .................. 103

    8

    Prefacio

    SATHYA SAl BABA es un maestro universal con millones de seguidores tanto en la India como alrededor del mun-do. Reside en el centro de peregrinacin conocido como Prashanti Nilayam, La Morada de la Paz Suprema, que se encuentra a poco ms de 160 kilmetros al noreste de la ciudad de Bangalore, en el sur de la India. Cada ao se dan cita en ese lugar sagrado millares de peregrinos con objeto de recibir la bendicin de Baba. l cura a los enfermos, despierta la conciencia espiritual, instru-ye sobre los deberes del hombre hacia Dios y sobre su culto, y con el propsito de infundir la fe materializa objetos mediante un movimiento circular de Su diestra.

    En noviembre de 1972, cuando el editor de este libro visitaba la India, Baba otorg el permiso para que ste se hiciera. El extinto seor Walter Cowan, en com-paa de su esposa Elsie, durante una pltica con el santo hombre le pidi que le autorizase la confeccin de una edicin estadunidense; en respuesta a la solici-tud de los Cowan, Baba sonri y dijo: "S. Hganla".

    En esta obra leern pensamientos y preceptos de Sri Sathya Sai Baba dirigidos a individuos y grupos. Esta versin ha sido reproducida con toda fidelidad por Roy Eugene Davis de la compilacin original del seor N. Kasturi, publicada en la India; tan slo algunas de las

    9

  • 1I

    l' I

    I

    frases y palabras en snscrito han sido traducidas al in-gls y de ste al espaol.

    Agradecemos la ayuda del seor Y. K. Gokak para obtener el visto bueno del original para la imprenta. Hacemos votos por que las Enseanzas de Sai Baba infundan esperanza, eleven y bendigan a los lectores de todo el mundo.

    Los EDITORES

    10

    Exhortaciones a la meditacin

    1

    La prctica de la disciplina de la meditaci6n implica el logro progresivo de la verdad, la justicia, la paz y el amor.

    Ofrezcan y entreguen todo al Seor, sin albergar deseo alguno de beneficio personal.

    s

    Para adquirir la conciencia dd esplendor divino uno debe buscar la compaa de los hombres santos y es-forzarse por seguir la senda espiritual con el nombre de Dios en los labios y la entrega a la meditaci6n.

    4

    i Mediten, concntrense y avancen por la senda! i Me-diten de modo met6dico y correcto y sean uno con el Ser Supremo!

    Abstnganse dc incurrir en los diez errores: los tres fsicos, los cuatro verbales y los tres mentales. Los fsi-cos son el dao a la vida, el deseo adltero y el robo.

    11

  • i ",

    I 1I

    Los verbales son las afirmaciones tendenciosas, la pa-labra hiriente, la conversacin envidiosa y la mentira. Los mentales son la codicia, la envidia y la negacin de la realidad de Dios.

    6

    Las disciplinas espirituales deben ser de la naturaleza ms elevada, si uno aspira a alcanzar la conciencia suprema y estar por siempre bajo la gracia de Dios.

    '1

    Dejen todos sus deseos y apegos ante las plantas de Dios; nicamente l es eterno y slo l es la fuente de toda alegra. En cuanto al resto, amen las cosas como lo que son, nada ms. Tomen al hombre como tal, nada ms. Amen totalmente a Dios.

    8

    Fortalezcan su fe en Dios, cualquiera que sea la forma en la cual lo adoren. Crean firmemente que todo es santificado por Su nombre. Con esta disposicin prac-tiquen sus devociones.

    9 Deseen la compaa de los buenos y los virtuosos. Aque-llos que se renen (satsanga) para escuchar la verdad, aquellos que hablan de Dios, sobre la verdad, del ser-vicio a los dems y del amor divino en el que todos los hombres se consideran iguales, son los devotos verdade-ros de Dios.

    12

    10

    Para el avance en la disciplina espiritual uno debe fo-mentar la cualidad de la alegra y el gozo permanentes con la sonrisa en los labios. Esto contribuye a la adop-cin de una actitud de contento y permite que uno adelante en el sendero con un mnimo de discordia interna.

    11

    La firmeza del carcter es un poder. Templen su carc-ter y emplenlo para alcanzar la visin de Dios; despus afrrense a tal realizacin.

    12

    No anhelen los goces fsicos de modo que, si lo hacen, descarten el goce ms permanente de la calma interior y del contento.

    13

    No tengan apego por el efmero cuerpo fsico, utilcenlo como un instrumento. Considrense separados del cuer-po perecedero, el cual ha sido creado a partir de la combinacin de los cinco elementos. i Conzcanse a us-tedes mismos como el indestructible Ser Supremo!

    14

    Entiendan bien esto: hagan que el cuerpo obedezca la voluntad de ustedes. Nunca se rindan ante l ni cum-plan sus caprichos. Estn preparados para hacerlo a un lado, decdanse a dominarlo y mantenerlo bajo control estricto. Tienen que cuidar con esmero su cuerpo y en-trenarlo con mucha atencin. Esto lo dotar de fortaleza y har que las pasiones sr enfren; ustedes adquirirn

    13

  • virtudes y el cuerpo se tornar ms adecuado para la meditacin y las disciplinas espirituales. 15

    Para sobreponerse al dolor uno debe meditar y cantar repetidamente el nombre de Dios. Sin la meditacin no es posible gobernar la mente. Por lo tanto, la medita-cin es esencial para sumergIr a la. mente en la con-ciencia suprema. 16

    El contento es una virtud que eleva; dejen que la aten-cin de la mente viaje hacia Dios, quien es el nico que otorga la paz. 17

    La senda que lleva a la bienaventuranza es la verdadera, la santa, la eterna. El mejor medio para alcanzar la bien-aventuranza superior es la meditacin. 18

    Cuando el discernimiento es agudo y las ondas mentales son calmadas, cuando la atencin se fija en un solo pun-to como resultado de la contemplacin de la conciencia pura, se manifiesta el esplendor divino, el cual ticne el poder de calcinar la maldad y avivar la llama de la alegra. 19 La vida del hombre toma esplendor nuevo cuando apre-hende y visualiza la conciencia-existencia-bienaventuran-za, por medio de una mente y un intelecto que han sido purificados y transformados por virtud de la meditacin.

    14

    20

    Cuando uno vuelve su visin hacia dentro, el ojo inte-rior ve cun real es la bienaventuranza de la conciencia suprema. Es entonces cuando desciende la gracia de Dios.

    21 El fijar la concentracin en un solo punto incrementa el poder de la voluntad y la nabilidad, y conduce al buen xito en todas las empresas.

    22 Todos los autnticos aspirantes a la espiritualidad, as como los yoguis y los que han renunciado a las cosas de este mundo, han adquirido entendimiento del Absoluto por medio de la meditacin. Cuando se establece el co-nocimiento superior no hay sensacin del pasado o del futuro: todo es tiempo presente.

    28 El meditador que obtiene la bienaventuranza suprema siempre tiene control sobre las tendencias fsicas, verba-les y mentales.

    24

    Los frutos de la meditacin y de los cnticos devocionales son mejores que los que se alcanzan con gran dificultad mediante el 'Yoga fsico, los rituales o el pranayama.

    25 La meditacin nos ofrece la posibilidad de superar la debilidad del cuerpo, controlar la naturaleza inquieta

    15

  • n i

    I de la mente y avanzar hacia la morada de la gracia; uno puede en tal caso tener la vivencia del poder primordial.

    26

    La riqueza que se adquiere al meditar y al cantar el nom-bre de Dios es la influencia de las energas superiores de la naturaleza sobre la vida de uno. Tales energas no slo limpian el cuerpo externo, sino purifican las tenden-cias interiores.

    27

    La identificacin con lo Supremo la alcanzan aquellos que, posedos de una actitud de contento genuino y en-trega total del ser, dedican todo (pensamiento, senti-miento y accin) a Dios. 28 El cumplimiento cabal de la vida del hombre est en su fusin con la conciencia suprema. Para llegar a tal fusin uno debe estar totalmente libre de imp