Ensayo sobre De Amore de Ficino

download Ensayo sobre De Amore de Ficino

of 6

Embed Size (px)

description

Filosofía del renacimiento

Transcript of Ensayo sobre De Amore de Ficino

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    1/6

    I T A L I A : ,

    L A R E A LI D A D Y L A C RE A C I ON

    M A R I A P I A L A M B E R T I F R A N C A B I Z Z O N !

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    2/6

    La filosofia de M arsilio Ficino en su comentario

    alB anquete de Plat6n

    MA. DEL CARMEN ROVIRA

    Universidad Nacional Aut6noma de Mexico

    Marsilio Ficinovivi6 entre 1433 y 1499, epoca del primer Renaci-

    miento italiano. Nos encontramos ante una personalidad apasio-

    nante por su pensamiento filos6fico el cual responde a sus inquie-

    tudes, representativas, a su vez, d e esa Ifnea tan rica en contenidos

    filos6ficos, religiosos yhumanos como fue el platonismo renacen-

    tista que se desarroll6 en Italia, y concretamente en la ciudad de

    Florencia, durante esepeculiar periodo.

    Es oportuno recordar que Cosme de Medicis Ie facilit6 aFicino

    una villa en Careggi, cerca de Florencia, para que, en lasoledad y

    calma de la campifia, pudiera dedicarse al estudio y traduccion de

    la obra platonica. Quiza fue este elorigen de la Academia Platonica

    de Florencia

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    3/6

    en boca deEscipion Emiliano, hijo de Escipion cIi\fri nil ,cl relato

    de un suefio que presentaba contenidos platonic $,r:1i $ omo la

    relacion del alma con el cuerpo y la busqueda dc 1

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    4/6

    a.Inmartalidaddelal111a. Es importantesefialar la opinion deFicino

    sobreel alma y concretamente sabre sus aracrcrlsti asdc in morta-

    lidad yde esencialidad enrelaci6n can el C II rpo hlllnnno, yaque la

    lectura ficiana viene a confirmarnos Ininmorralidau del alma yla

    idea de que elalma esla escncia del cucrpo. En e ll iscu rs IV,cap.IIIde su Comentarioal "13(/I/(}llete" dePIntail, fici noa firma, cn pri-

    mer lugar, que el cuerpo clelhombrc act(la porquc "I lay n 'luna

    cierta fuerza ycualidad casi incorporal" y que las accioncs delcucrpo

    estan regidas "POl' alguna sustancia superior la cual no es cuerpo, ni

    reside en elcuerpo. Yesta es el alma, que, estanclo presente en el

    cuerpo, sesostiene asf misma [... ] POl'tanto elal ma, como actua pOl'

    sf misma, ciertamente pOl'sf misma es y vive. Vive, digo, sinel cuerpo"

    (p.63).

    Ficino insiste enque elalma es el hombre, entendida esta como

    la esencia d e 10 humano, ya que el cuerpo no esestable, cambia y

    perece, "mientras que elalma es siempre la misma". Concl uyenclo:

    "2Quien sera, pues, tan necio, que la apelaci6n de hombre, la cual

    esen nosotros muy firme, laatribuya alcuerpo, que corre siempre,

    yno mas bien alalma que siempre esta firme, esto es, que perdura

    atraves de los cambios?" (p. 64).5

    divino, sino par necesidad. Ficino, por elco ntrario, se opone ala

    necesiclad, aCIIlcuando lareconoce yacepta en ciertos estadios: "EI

    Amor rcina antes que la necesidad" (p. 23). Ficino afirma que el

    Arnor hadado Iugar atodas lascasas y enel nose impone ni funciona

    Iii I 1C csidad. Sin embargo, advierte, "Ia mente angelical germina

    1I('(('sariamentede lasimientede Dios" (id.EI subrayado esnuestro).

    Dea cuerdo can 1 0 anterior podemos conc1uir que en el pensa-miento ficiano elAmor procede par Arnor y la "mente angelical"

    procede, actua, par necesidad. Deacuerdocon locual existeel dominio

    del Amor yeldominio de la necesidad. EI dominio del Arnor esta

    libre delanecesidad, pero la"mente angelical", aunque nace deDios

    yes buena, sin embargo, como procede fuera de Dios, degenera, en

    cierto modo. En este proceder y degenerarse consiste lanecesidad.

    Pero, ac1ara Ficino, lamente ama aDios que es su autor y"en este

    acto resur~e el reino del Arnor": la mente se vuelve hacia Dios yrecibe de Ella luz. De este modo Amor y necesidad "se suceden"

    alternando entre sf: "[ . . .]es masantiguo el imperio del Amor que el

    dc la necesidadj porque aquel comienza en Diosj yeste en las casas

    creadas" (p. 9 6).

    En forma por demas bella, nos remite Ficino aOrfeo que en dos

    desus himnos cantolosdos imperiosel delanecesidad yel delArnar:b.Ideadecreacion. Ficinoexpone claramente laidea deDiosy de

    creaci6n cuando nos dice: "Antes que todas las casas esta Dios,

    autor de todas Ias casas, al cualllamamos el bien [ ... ]EI mismo

    Dios esel principia y el fin detodos los mundos. Lamente angelica

    es el primer mundo hecho par Dios; el segundo es el alma deluniversoj el tercero estodo este edificio que podemos ver" (p. 19).

    Nos encontramos ante un F icino que se alimenta delos conteni-

    dos plat6nicos yneoplatonicos, pero que aliade, en su discurso, la

    idea cristiana deDios. Recordemos 1 0dicho par Platina: el mundoemana deDios, no par creaci6n, esto es, no par un acto libre de 10

    [... ]el imperio de la necesidad en el himno de lanoche, dicien-

    do: la (uerte lIecesidad se ellseliarea sabre tadas las casas. EIrei-

    no del Amor canto as!en el hil11node Venus: tu mandas alas

    Iresh adas)1 atadas lascasas ellgendradas. Divinamente Orfeoconsidero dos reinos , e hizo comparacion entre ellos y a la

    necesidad antepuso el Amor, cuando dijo que este manda

    sobre los tres hados, en loscuales consiste lanecesidad. (p. 97.

    EI subrayado es nuestro)

    5 La inll10rtalidad del alma fue formulada como dogma dc la rglcsia Cat61i-

    ca en el V Concilio de Letran (1511-1517): "Condenamos y reprobamos a to-

    dos 10s que afirll1en que el alma intelectual es mortal 0 (mica cn todos los hom-

    bres, y a los que estas cosas pongan en duda, pues ella no s610 es verdaderamente

    pOl's fy esencialmente la forma del cuerpo humano, como se contiene en el ca-

    non del Papa Clemente V, de felfz recordacion, pr edecesor nuestro, promulgado

    en el Concilio (general) de Vienne, sino tambien inmortal [... J " . Apud Enrique

    Denzinger, El magisterio de la Iglesia, p. 217.

    Ficino, desde un enfoque cristiano, supera el pensamiento pIo-

    tiniano y1 0 supera bellamente, asfco mo, segun nuestro parecer,supera, tambien, can sus comentarios, el pensamiento plat6nico.

    En su esencialidad cristiana, en su misticismo, Dios es bond ad,

    belleza, justicia, principia y fin, Ser absoluto de "todo" y hacia el

    que va y se dirige el "todo".

    c. La idea del caos. 2Que es el caos para Ficino? El caos es 10primigenio, es las tinieblas, pero el Amor acompana al caos y

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    5/6

    antecede al mundo. Siel caos estenebroso, el Amor 1 0 ilumina, "yda vida alascosas muertas, y forma lasno farmadas." Amory caos,

    union de contrarios que, en un proceso dialectic o, sereunen cum-

    pliendo can un cierto orden. Movida par el Amor, el alma del

    mundo "sevuelve hacia lamente deDios [...1

    y aunque al principiasea caos y s e encuentra deslluda de formas", gracias al Amor se

    endereza hacia "Ia mente angel ica". Amor como fll rza rdenadora

    del proceso, yen este, par 10 mismo, se realizarft la bellcza, con-

    sistiendo est aen "una cierta gracia", que surge de la corresponden-

    cia yel orden entre varias casas (p. 23).

    belleza: par ello nos conduce aDios. Le concede, al Amor, una

    proyeccion etica. EIArnor eshonestoy eI que amaes justa; elAmor

    esbello y decente yama 10que es semejante ael. EIAmor hace que

    los amantes realicen aetas honestos y positivos para quedar bien

    ante cIamado. ficino nos habla del Arnor divino que conduce alashombres alios y 10relaciona can el furor divino: "aquella especie

    d fmor que nos inspita Dios, eleva al hombre por encima de 10

    I1llmano; y 10 co nvierte en Dios" (p. 177).

    EI hombre logra, eneI discurso filosoficode Ficino, ellugar mas

    c1evado en el universo. No "lIegara a ser Dios", como dirfa anos

    mas tarde Pico de laMirandola, sino que seha convertido en Dios.

    EI "furor divino" es una cierta iluminacion del alma racional,

    "por 1 0 cual Dios [... ]al alma caida de las cosas superiores alasinferiores, lavuelve a elevar d e las inferiores alas superiores" ( p.

    178).

    Advierte Ficino que son cuatro las e species d el "divino furor":

    "EI primero es eI furor poetico; elsegundo misterico, [... ]eI tercero

    la adivinacion; elcuarto esel efectodel Arnor" (p. 179). Los cuatro

    "furores" ayudan alalma a elevarse, pero eI mas pleno es el"furor"

    efecto del Amor, que conduce alalma a alcanzar labelleza divina

    y el bien, qu e conduce al alma a 1 0 Uno.

    d. ElAmm como fuerza vital universal. EIapetito natural de la

    "mente angelica" la conduce aDios yen este volverse hacia Dios

    interviene eI Amor. EIAmor, segLIIlFicino, es lafuerza ordenadora

    y por este mismo orden es, tambien, deseo de belleza, fuerza vital

    que une tod as las cosas, las perfecciona en labelleza y las co nduce

    aDios. En el universo ficiniano elAmor esla causa del movimiento

    yde todo cambio: siendo el Am or 10 que salva del caos ymueve el

    mundo hacia Dios. Ficino cristianiza elconcepto del Amor COnce-

    diendole una dimension religiosa. Cuando habla del Amor, Ficino

    se convierte en un mistico. En su Comentario puede descubrirse

    eI mas pleno sentimiento mfstico, no particular ni subjetivo , sino

    universal; eluniverso esun universovivo, pleno de energfa y vita-

    lidad, pero tambien lIeno de m isticismo en su union por el Amor, ,con 10 divino. Pieino halogrado dar el paso de lasubjetividad mfstica

    ala objetividad y un iversalidad del mas puro misticismo:

    Pew antes de que lam ente angelica recibiese perfectamente

    deDios lasideas,a el se acerc6; y antes de que seIe acercase,

    suapetito yaestaba encendido de deseos por aproximarse; y

    antes deque suapetito se encendiese, habia recibidoel divino

    rayo; yantes que recibiese talespJendor, yasuapetito natural

    se habia dirigido a Dios que es su principio [... ) y su primer

    volverse hacia Dios es el nacimiento del Amor, yel incendio

    que Ie siguese llamacrecimiento de Amor. (p. 21)

    e. La influeneia aristoteliea y arabiga en Fieino. Puede descu-

    brirse esta influencia en muchos momentos del pensamiento de

    Ficino; pero donde adquiere, quiza, mas significacion es en la

    explicacion del movimiento de la"mente angelica" hacia Diosy enlarecepcion de las formas. Recordemos que nuestro autor plantea

    que el apeti to natural de la "mente angelica" laconduce aDios, y

    eneste volverse hacia Dios esta presente eI Amor, y este amor crece

    y es 10 que Ficino designa como eI "incendio 0 crecimiento del

    amor". De esta forma elmundo ficiniano esta encontinuo movi-

    miento y transformacion producidos por Dios por la fu~rza del

    Amor. La "mente angelica" sedirigea Dios por Amory deEI recibe

    las formas.

    A proposito d e esto es necesario volver al texto aristotelico:

    Distingue, Picino, eIapetitode los sentidos dela fuerzadel Arnor.EIAmor no desea losplaceres delgusto 0del tacto. Labase de estos

    placeres es voluptuosidad que altera la serenidad de lamente. El

    Amor es eI deseo mas elevado de gozar de la hermosura y de la

    [...) nada se mueve por casualidad; es preciso siempre que el

    Illovillliento tenga un principio [...)El se r que imprime este

    Illovilllientoes elm otor inm6vil. Elmotor in6viles, pues, un

    sern ecesario; yen tanto que necesario es elbien [... ) hayuna

  • 7/21/2019 Ensayo sobre De Amore de Ficino

    6/6

    Porque, siDios atrac hacia sf:t1 Illunclo, y 'Imunclo cs atraiclo

    por el, existe una cicrm