Enguita - El Marxismo y la Educaci³n.pdf

download Enguita - El Marxismo y la Educaci³n.pdf

of 7

  • date post

    06-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    17
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Enguita - El Marxismo y la Educaci³n.pdf

  • Ariel Referencia Mariano F. Enguita(editor)

    con la colaborcin dJess M. Snchez

    Sociolopde la

    educacinLecturas bsicas

    y textos de apoyo

    Editorial4riel, SA

  • TExro 2

    EL MARXISMO Y LA EDUCACIN: UN BAIANCE*por MaR^o F. ENGUTT

    n6 Eranes c Btio$ le abotoil,6te rta. Ptitum, lo gue elptso, a1lspoe la ob e

    ^4a6 4tr ca .ftto el nttialsrt a la hotd de dt at ln

    ethtcdc, trc .le ld pn etlti.e det rc6o d. folirccin c k co'1cncia:sE do, 1 wlor ae la obn de Ma ieE para abonial el adlisis d l8 lunca,1e la d acti{rtt coDto tBcanis to,de ptaduc.in', a sa, co cattittoe 6ti-ucloret j prcss qt ptuvact totliltocio es su r 141r1oprin", lalu a-o; j, taNa 1o qrc Ia obra e itad h sCilicao y sigflilica pora l aa.ilisis d.lsise td ulLtcatiro conlo nl@aniso

    'e uistai ", s eci, de ish ibucis tlc losldiridus nl1x 16 poscio'1s t stdtcl ft scidl ddu|a.

    Calqiera qu sea cljuicio quc a cada cualmerezca hoysu obra, no cbeduda de quc Marx ha sido uno de los autorcs modemos, en paticular enffe losno cledicados a la cdt-rcaci, con mayo innuencia e el mbito de sta. Porotra parte, el maDdsmo ha. sido durante vaios decenios el discurso del podersobre media humanidad y el de una importante po(cin de la poblcin, lapoltica y ]a intelectualidad occidentaies. Se1a, po tanto, una tarea excesivay temeraria la de intentar dar cuenta de todos ios aspctos d la obra delfundador', o de la coriente de pensamiento a la que dio origen, que halenconlrado ua u otr? aplicacin en las distrnias ciencias sociales y hmanasque se han ocupado de la educacin: sociologa, economa, antropologa,histoa, psicologfa, pedagoga...

    FIay dos cosas qqe, en consecuencia, no harcmos aquf. Una es revisar ladocera de terlos er los que Manr o Ingels o ambos sc refirieron de maneraexplcilr a la educacin, concretamenle a la enscfianza politcnica, el carctel'progresivo dcl tr?bajo infanril, el rgie combinado de educacjn y trabajoproductivo, la exclosin de la econola poitjca (es deci., de las ateiassoiales o politicas) del contenido de la enseanz, la opcin por ]a escuelapblica o la distincin entrc el estado como adminisxrador y como cducadol.Olra es analizar las corrientes ms importanles quc se han reindicado entodo o en par(e herederas del arxismo en las ciencias de la educacin:1asidentificadas co Makarenko, Blonski, Pislrak, I-Irnle, Freiet, Freire, etc., enla pedagogla; las teoas de la repr.oduccin, de ia correspondencia y de laresistencia, en sociologfa; la llan]ada escuela

    "sotica' o, en parte, la piagetiana, en psicologia, elc.Vde la pcna, e1cambio, detenemos en tlcs grandes apartados, Primeo,

    cn lo que la obra de Max, en particular el matedaismo, snpuso y suponetodava a la hora de situa Ia educacin dentro de la problemtic ms generl

    i Colectivo de Estudos Maist6 (coord-): Mrtsro y sie. Poprestas pato u debd-td, Sevilla, Muoz Moya yMonlnvela, edtos, 1995, pp. 107-120,

  • 34 soctolocfA DE t-AEDUcAc{Nde) proceso de formacin de l concjccia, es decjr, dc la s.Jcio]oga del cono,cimiento. Segundo, n Io qe hemos tilizado y podeoos utilizar de ella paraabordar las luDciones de la eseanza como mecanismo (de p.oduccin), esdecif, omo un onjnto de instjiuciones y plcesos que provocan modifica-ciones en su (matea prima,, ei alunnado. Tercerc, en lo qLrc ha significadoy significa para l anlisis del sistcma cducalivo como fiscanisrno udc asigna-cin,, o sea, de distibucin de los individoos entrc las posicioncs de la estruc,tura social dulla.

    Realidacl, ideologa, educacin

    Ms all de sus rccomerldaciones concrctas sobre 1a orgaaizacin delsistema escolar, que hoy rcsultan simplemente decimonnicas, y ms ac dsu teoa geneal de la historia y de la sociedad capitalisra, en 1a obra de MaIxse platean varias Ilneas temticas ds relevancia indiscutible paa la sociolo-gfa dc la educacin.r En primer lugar, la rclacin cnu el !ndi.{uo y lasociedad o, por utilizar teminologa del autor, cntIc hombe y ambiente- Esel problerna sintelizado en la tercc a tesis sobe Feuclbach:

    La leola nraleriasta dcl cambio de lai ciR:unstancias v Ia eduqcino vida quc las cicun"ranciaj la\ h(c,r c-mbicr los homLr. y quc el cdtca-dor nccesiia, su vez, ser edocado. 'iicnc, pues, que di$lDsuir cn la sociedaddos parts, una de la-r cules se haila colocada porencima dc clla.1

    En lealidad, ste ha sido, quizs, en s versin estrecba (circllnscta a laeducacir como actividad socializadora expresa), un problema ms propio dela pedagogfa que de l sociologfa, peo lo primeo basta para que no pueda serobviado aqu. Ia sido planteado de manem obsesiva po el eiotmismo pedaggicor cambian rnres los idividuos o la sociedad? Ma rechaza cse dualisno, refonrdand los tfninos: individuo social, sociedad humana. Su mo-nismo no es una teorla educcionista (la (bse' dicla la (supereslructura,, Iasociedad el individuo) ni del f1ejo (la conciencia

    omo proyeccjD de la exislencia), sino que se basa en una concepcin jearquizada de la totalidad so,cial, en la que la prinaca de un componcnle no niega en principio la alltono-ma de otros (aunque Ia reduzca considemblcmente), y e una visiD de loconcreio como resultado dc un conjrrnto de determinacioncs-

    Dentro de esta poblemtica s rnucven su concepcin de la persona y suanlisis de la conciencia. La priera se basa n na antropologa del trabajocomo elemento dferercial, coflstittivo y cosiiruyerte de la especie y delindiduo, de la ilognesis y la ontognesis (tal ida ya habta sido defendidapor Hegel, en la conocida ialctica del siervo y el seor y lo sera luego pol'

    1. Me limita. csre prado . seaar somcr?mcoc lo quc ya he tEldo cn protdidA i tobaia, scrdi e id.oldprd, Madrd, Ah.l, I 985.2. K. Man, .-Iesis solre Feuerbach", en K. M y F' EnEeL,I' doloata aleflktu|. o.666(texto.ohpleto, pt'.665-668), Barcelora, crjjalbo, 1970, 4.. edicin. Modif.a.I segn,a ve'si

    deld Watu. vo. I, r. s]4, EerllnOnhll, Dietz. 1978.

    LA SOCIOLOGA CL,ASICA ]5c. H. Mead). Es a travs dl lbajo como el ser humano da forrna, Do slo ala naluleza qre lo odea, sino a sl mismo, iridividual y colectivamente.DerTtro de Ja probiemtica ms estriclamente pedaggica, este tema ha sidoretomado po] numerosas corrientes, en especial reformistas, qe han fatadode eintegra el trabajo productivo en la dlrcaci.

    La segunda, que podamos considera una teora o genealoga de laideologfa (pe!'dn por Ia rjma), se basa en eJ postulado de que el ser social esla base dcl ser consciete (a no confundir con el tpico dogmtico de que lainh'aeslructur determina la superesiructura, etc., en calquiera de sus ver-siones, ni con fbmulaciones sumaris y de batajla cono: (La ideologa domi-nanle es la de la clase doninante', e!c.) o, dicho de otro moclo, que el sercoscicnte es la exprcsin consciente del sr eal. MaD( busca la t.az de lasides, no en las idas mismas, sino en las relaciones sociales cotidinas, enconcrelo las rclaciones sociales de produccin y cambio. De ai su prolijotl.ataienl.o dc tcmas coo la divisin del trabajo, la alinacn, la reifica-cin, el fetichismo d la metcancla, del dnero o del cpital, ei crcte hist-rico y contingente de las categortas econmicas, etc. l qu ene a deciirtos,e definitiva, es que la esuela no es el nico lugar en que se prodrrcen ytransmiten ideas ni, probablemente, el pricipal.

    CoD esta visin expresiva de la ideologa coexisle, sin crnbargo, otra quepodllamos llamar inslrumenlal, en la que se pesenla, no conlo Ia e)'Tresirideal de las condiciones reales, sino como elproducto de una accin manipLr-Iadora ms o menos consciente. Es aqella segrln la cual ia clase que posec losmedios de produccin material posee tambin Ios .medlos de produccinespirjtualb, de modo que la conciencia llega sjempre desde fuera, sea (ideol-gica' o

  • 36 SOCIOLOGJA DE LA EDUCACINolro,las actitudes, disposiciones, formas de compoamienio, ctc., que permi'ten integrase sin demasiados rcces cn la estructura social de la prcduccin(la empresa, el mercado, c(c,). Au a desgo de simplificar y de uriliza loscorceptos n un sentido dcmasiado restrictivo, podemos llarnar a to primcrocualificaci, y a lo segundo socializacin. Pes bien: Marx apo Ln marcoconceptual, el de la distincin enle lrabajo simple y trabajo complejo y Iaconsideracin dc ia tuera dc lrabajo como mercanca, desde el cual puedeabodase fucti[ramcnle el prob]cma de la cualificacin, y leg nos anilisisde la dinmica descualilicadora de ]a produccin [bri], cs decii dc la ienden-cia a la sustitucin dei lrabajo complejo por trabajo silrplc a tmvs dc ladivisin maufacturera de las tateas y de la subordinacin del rrabajo vivo ala aqinatia.

    Sin ernbargo, el marxismo, fascinado a menudo por los presuntos auto-matismos de la lgica del capital y por 1a idea de una polarizacin social (dela riqueza, pero lambin del podery delsaber) que terminaria por oponeunagrar! masa de desposeldos a unapequa minora de poseedores, haciendo asinevitable la ivolucin social, unilateriz el anlisis hastael punto de pemra-necer ciego anle otas tendencras de signo opueslo. As, en la dcada dc lossetenla o primeros ochenia, una seie de blillants estudios de autores conroBravel.man, Freyssenet, Coriat y otros impusielon en l izquie]'da la idea de la(descuatificacin del trabajon. De nanem muy simplitjcada, venfa a decir queel capilal se sirve dc la organizacin y dc la tecnologfa para sLlstituir el trba-jo cualificado, con un alto grado de autonornla del trabajador po el tabajono cualificado, o oespecializado', con una complea subordinacin del mis-mo. De este modo educc I:s costes de la luera cle lrabajo y reftrerza sucontol sobre ella El argumcnto cs lglcamente consislenle, y en gran medidaciedo, pero unilateral. No tiene en cuenla, por ejemplo, que a fuerza desimplifica las tarcas stas rsultan, al final, completamenle normalizadas,Fo lo que pueden pasar y pasan a ser realizadas por mquinas, con 1o cual seprodce una corrienfe pem,anenle de desapacin de los pucstos menoscualificados cuyo efecto