Enel Principio

Click here to load reader

  • date post

    27-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    39
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Enel Principio

  • En el principio fue lalnea de comandos

    Neal Stephenson1999

  • 2

  • Indice general

    1. Introduccion 5

    2. Descapotables, tanques y batmoviles 9

    3. Lanzador de bits 15

    4. Los GUIs 21

    5. Lucha de clases en el escritorio 29

    6. Tarro de miel, pozo de brea, lo que sea 37

    7. La tecnosfera 45

    8. La cultura del interfaz 51

    9. Morlocks y Eloi al teclado 63

    10. El trasquilon metaforico 71

    11. Linux 75

    12. La broca de agujero de los sistemas operativos 83

    13. La tradicion oral 87

    3

  • INDICE GENERAL

    14. Shock de Sistema Operativo 91

    15. Falibilidad, enmienda, redencion, confianza, y otros ar-canos conceptos tecnicos 101

    16. Memento Mori 113

    17. La fatiga del nerd 121

    18. Etre 125

    19. Mente compartida 137

    20. El menique derecho de Dios 141

    4

  • Introduccion

    HACE UNOS VEINTE ANOS, a Jobs yWozniak, los fundadores deApple, se les ocurrio la muy extrana idea de vender maquinasde procesamiento de informacion para uso domestico. El nego-cio despego, y sus fundadores hicieron un monton de dineroy recibieron el credito que merecan como osados visionarios.Pero sobre la misma epoca, a Bill Gates y Paul Allen se les ocu-rrio una idea todava mas extrana y fantasiosa: vender sistemasoperativos de ordenador. Esto era mucho mas extrano que laidea de Jobs yWozniak. Un ordenador por lo menos tena ciertarealidad fsica. Vena en una caja, poda abrirse y enchufarse yse poda ver como parpadeaban las luces. Un sistema operativono tena ninguna encarnacion tangible. Vena en un disco, cla-ro, pero el disco no era, a todos los efectos, mas que la caja quecontena el sistema operativo. El producto mismo era una seriemuy larga de unos y ceros que, cuando se instalaba y se cuidababien, te daba la capacidad de manipular otras series muy largasde unos y ceros. Incluso los pocos que de hecho comprendanque era un sistema operativo de ordenador posiblemente pen-saban en ello como un prodigio increblemente complicado dela ingeniera, como un reactor o un avion espa U-2, y no algoque pudiera llegar a ser (en la jerga de la alta tecnologa) produc-tizado.

    Pero ahora la compana que fundaron Gates y Allen ven-

    5

  • Introduccion

    de sistemas operativos como Gillette vende hojas de afeitar. Selanzan nuevas versiones de sistemas operativos como si fue-ran pelculas de Hollywood, con el respaldo de celebridades,apariciones en talk shows, y giras mundiales. Su mercado es lobastante vasto como para que la gente se preocupe de si ha si-do monopolizado por una compana. Incluso los menos inclina-dos a la tecnica de nuestra sociedad tienen ahora al menos unaidea nebulosa de lo que hacen los sistemas operativos; lo que esmas, tienen fuertes opiniones sobre sus meritos relativos. Es yaun conocimiento compartido el que, si tienes un software quefunciona en tu Macintosh, y lo pasas a una maquina Windows,no funciona. Esto sera, de hecho, un error risible e idiota, comoclavar herraduras en las ruedas de un coche.

    Una persona que entrara en coma antes de la fundacion deMicrosoft y despertara hoy, tomara el New York Times de estamanana y no entendera nada casi:

    Item: el hombre mas rico del mundo hizo su fortuna a partirde que? ferrocarriles? buques? petroleo? No, sistemas ope-rativos.

    Item: el Departamento de Justicia esta investigando el su-puesto monopolio en sistemas operativos de Microsoft con he-rramientas legales que se inventaron para restringir el poder delos jefes de bandas de ladrones del siglo XIX.

    Item: una amiga ma me conto recientemente que haba in-terrumpido un (hasta entonces) estimulante intercambio de e-mails con un joven. Al principio pareca un tipo tan inteligentee interesante, dijo, pero luego empezo a ponerse en plan PC-contra-Mac. Que diablos esta pasando aqu? Y tiene futuro elnegocio de los sistemas operativos, o solo pasado? Esta es miopinion, que es completamente subjetiva; pero, dado que mehe pasado bastante tiempo no solo usando, sino programandoen Macintosh, Windows, Linux y BeOS, tal vez no sea tan de-sinformada como para carecer completamente de valor. Este esun ensayo subjetivo, mas crtica que artculo de investigacion, ypuede parecer injusto o sesgado comparado con lo que se pue-

    6

  • En el principio fue la lnea de comandos

    de encontrar en las revistas de PC. Pero desde que salio el Mac,nuestros sistemas operativos estan basados en metaforas, y, porlo que a m respecta, es legtimo cuestionar cualquier cosa conmetaforas dentro.

    7

  • Introduccion

    8

  • Descapotables, tanques ybatmoviles

    EN LA EPOCA EN QUE JOBS, Wozniak, Gates, y Allen estabansonando estos planes inverosmiles, yo era un adolescente queviva en Ames, Iowa. El padre de uno de mis amigos tena unviejo descapotable oxidandose en el garaje. A veces de hechoconsegua que arrancara y cuando lo haca nos llevaba a daruna vuelta por el barrio, con una expresion memorable de sal-vaje entusiasmo juvenil en la cara; para sus preocupados pa-sajeros, era un loco, tosiendo y renqueando por Ames, Iowa ytragandose el polvo de oxidados Gremlins y Pintos, pero en supropia imaginacion el era Dustin Hoffman cruzando el Puentede la Baha con el cabello al viento.

    Mirando atras, esto me revelo dos cosas acerca de la relacionde las personas con la tecnologa. Una fue que el romanticismoy la imagen influyen mucho sobre su opinion. Si lo dudan (ytienen un monton de tiempo libre), preguntenle a cualquieraque tenga un Macintosh y que por ello imagina ser miembro deuna minora oprimida.

    El otro punto, algo mas sutil, fue que la interfaz es muy im-portante. Claro que aquel deportivo era un coche malsimo encasi cualquier aspecto importante: pesado, poco fiable, poco po-tente. Pero era divertido conducirlo. Responda. Cada guijarro

    9

  • Descapotables, tanques y batmoviles

    de la carretera se senta en los huesos, cada matiz en el asfalto setransmita instantaneamente a las manos del conductor. Podaescuchar al motor y saber que fallaba. El volante responda in-mediatamente a las ordenes de las manos. Para nosotros los pa-sajeros, era un ejercicio futil de no ir a ningun lado mas omenos tan interesante como mirar por encima del hombre dealguien que mete numeros en una hoja de calculo. Pero parael conductor era una experiencia. Durante un breve tiempo, es-taba expandiendo su cuerpo y sus sentidos en un ambito masamplio, y haciendo cosas que no poda hacer sin ayuda.

    La analoga entre coches y sistemas operativos es bastantebuena, as que permtanme seguir con ella durante un rato, co-mo modo de dar un resumen sumario de nuestra situacion hoyen da.

    Imagnense un cruce de carreteras donde hay cuatro puntosde venta de coches. Uno de ellos (Microsoft) es mucho, muchomayor que los demas. Comenzo hace anos vendiendo bicicletasde tres velocidades (MS-DOS); no eran perfectas, pero funciona-ban, y cuando se rompan se arreglaban facilmente.

    Enfrente estaba la tienda de bicicletas rival (Apple), que unda empezo a vender vehculos motorizadoscoches caros, pe-ro de estilo atractivo, con los mecanismos hermeticamente sella-dos, de tal modo que su funcionamiento era algo misterioso.

    La tienda grande respondio apresurandose a sacar un kit deactualizacion (el Windows original) al mercado. Este era un dis-positivo que, cuando se atornillaba a una bicicleta de tres ve-locidades, le permita seguir, a duras penas, el ritmo de los co-ches Apple. Los usuarios tenan que usar gafas de protecciony siempre estaban sacandose bichos de los dientes mientras losusuarios de Apple corran en su confort hermeticamente sella-do, burlandose por las ventanillas. Pero los Micro-motopedaleseran baratos, y faciles de reparar comparados con los cochesApple, y su cuota de mercado crecio.

    Al final la tienda grande acabo por sacar un coche en todaregla: un monovolumen colosal (Windows 95). Tena el encan-

    10

  • En el principio fue la lnea de comandos

    to estetico de un bloque sovietico de viviendas para obreros,perda aceite y le estallaban las bujas, y fue un exito tremen-do. Poco tiempo despues, sacaron tambien un enorme vehculopara la circulacion fuera de carretera destinado a los usuariosindustriales (Windows NT), que no era mas bonito que el mo-novolumen, y solo algo mas fiable.

    Desde entonces ha habido un monton de ruido y gritos, pe-ro poco ha cambiado. La tienda pequena sigue vendiendo ele-gantes sedanes de estilo europeo y gastandose mucho dineroen campanas publicitarias. Tienen carteles de ((Liquidacion!))puestos en el escaparate desde hace tanto tiempo que ya estanamarillos y arrugados. La tienda grande sigue fabricando mo-novolumenes y vehculos de circulacion fuera de carretera, cadavez mas y mas grandes.

    Al otro lado de la carretera hay dos competidores que llega-ron mas recientemente. Uno de ellos, (Be, Inc.) vende Batmovi-les plenamente operativos (los BeOS). Son mas bonitos y ele-gantes incluso que los eurosedanes, mejor disenados, mas avan-zados tecnologicamente, y al menos tan fiables como cualquierotra cosa en el mercado - y sin embargo son mas baratos que losdemas.

    Con una excepcion, claro: Linux, que esta enfrente mismo, yque no es un negocio en absoluto. Es un conjunto de tiendas decampana, yurtas, tipis, y cupulas geodesicas levantadas en unprado y organizadas por consenso. La gente que vive all fabri-ca tanques. No son como los anticuados tanques sovieticos dehierro forjado; son mas parecidos a los tanques M1 del ejerci-to americano, hechos de materiales de la era espacial y llenosde sofisticada tecnologa de arriba abajo. Pero son mejores quelos tanques del ejercito. Han sido modificados de tal modo quenunca, nunca se averan, son lo bastante ligeros y maniobrablescomo para usarlos en la calle, y no consumen mas combustibleque un coche compacto.