El Marxismo en America Latina

download El Marxismo en America Latina

of 112

  • date post

    02-Feb-2016
  • Category

    Documents

  • view

    29
  • download

    0

Embed Size (px)

description

el marxismo en AMÉRICA LATINA

Transcript of El Marxismo en America Latina

  • Bruno Bosteels

    El marxismo en Amrica Latina Nuevos caminos al comunismo

  • Bruno Bosteels

    El marxismo en Amrica Latina Nuevos caminos al comunismo

  • El marxismo en Amrica Latina Nuevos caminos al comunismo

    DISTRIBUCIN GRATUITA

    Vicepresidencia del Estado Plurinacional Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional

    Edificio de la Vicepresidencia del Estado Plurinacionalcalle Ayacucho esq. calle Mercado N 308

    Telf.: (591-2) 2142000

    D.L.: 4-1-150-13 P.O.

    Impreso en Bolivia

    Agosto de 2013

    La Paz - Bolivia

  • El marxismo en Amrica Latina Nuevos caminos al comunismo

    NDICE

    Introduccin .................................................................. 9

    1. Lgicas del desencuentro: Marx y Mart Crtica de la obsolescencia ...................................... 11

    2. Travesas del fantasma: Pequea metapoltica del 68 en Mxico La izquierda siniestra ............................................... 29

    3. Puede pensarse hoy la actualidad del comunismo? Reflexiones en torno al pensamiento terico

    de lvaro Garca Linera ............................................ 81

  • El marxismo en Amrica Latina

    9

    Introduccin

    La Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, tiene el agrado de poner a consideracin la presente publicacin de Bruno Bosteels, destacado profesor de Filologa Romnica de la Universidad de Cornell en el Estado de Nueva York, naci en 1967 en Lovaina, Blgica, es un crtico literario, traductor de las obras de Alain Badiou y autor de varios libros, entre ellos, Alain Badiou: El recomienzo del materialismo dialctico (Santiago de Chile: Palinodia, 2007), The Actuality of Communism (Londres: Verso,2011) y Marx and Freud in Latin America (Londres: Verso, 2012).

    En la obra de Bruno Bosteels se evidencia el anlisis de las nuevas corrientes de pensamiento generadas por figuras como Alain Badiou, Jacques Rancire y Slavoj iek, que estn liderando el debate sobre renacimiento del inters por el comunismo. Examina este resurgimiento del pensamiento comunista a travs del prisma del "izquierdismo especulativo" e ir ms all de meras abstracciones, y repensar a fondo las categoras de masas, las clases y el estado.

    Actualmente prepara un estudio sobre la Comuna en Mxico y otro libro sobre lo que llama las filosofas de la derrota que surgieron despus del radicalismo de los 60 y los 70. Sus trabajos han sido traducidos o estn siendo traducidos a ms de media docena de lenguas, incluyendo el francs, el holands, el alemn, el esloveno, el turco, el chino, el coreano y el bengal.

  • Bruno Bosteels

    10

    En la presente edicin tenemos un extracto de dos captulos del libro Marx y Freud en Amrica Latina y un captulo del libro La actualidad del comunismo, en el que hace un estudio de la obra de lvaro Garca Linera.

    Los estudios y obra de Bruno Bosteels son una invitacin a continuar el trabajo y el debate en la transformacin de nuestras sociedades e instituciones, con lo que la Vicepresidencia del Estado est plenamente comprometida.

  • El marxismo en Amrica Latina

    11

    1. Lgicas del desencuentro: Marx y Mart1

    Crtica de la obsolescencia

    Hoy, lo menos que puede decirse sobre el marxismo es que, si no fuera por el uso atenuante de prefijos como post o neo, su simple mencin se ha convertido en una prueba de obsolescencia. As, mientras que en las libreras de viejo, del DF hasta Tierra del Fuego, se siguen apilando los viejos manuales del materialismo histrico y dialctico de la Academia de Ciencias de la Unin Sovitica, ya nadie parece referirse al marxismo como a una doctrina viva de intervencin poltica o histrica. Ms bien, el marxismo parecera haberse convertido definitivamente en una cosa del pasado. En el mejor de los casos, es un simple objeto de conmemoraciones nostlgicas o acadmicas y, en el peor, ocupa el banquillo del acusado en el tribunal de la historia para los crmenes en contra de la humanidad.

    El actual Vicepresidente de Bolivia, lvaro Garca Linera, en un importante texto de 1996 desde la crcel, titulado 3 retos al marxismo para encarar el nuevo milenio y recogido en el libro Las armas de la utopa. Marxismo: Provocaciones herticas, describe la situacin de la siguiente manera:

    Los rebeldes de ayer que cautivaban con la furia del lenguaje subversivo a empobrecidos campesinos, hoy se hallan al frente de deslumbrantes compaas privadas y ONGs que siguen cabalgando sobre las martirizadas espaldas de los

    1 Extracto del libro Marx and Freud in Latin America (Londres: Verso, 2012).

  • Bruno Bosteels

    12

    mismos campesinos anteriormente convocados. [] Rusia, China, Polonia, El Salvador, Nicaragua, Partidos comunistas y socialistas, vanguardias armadas y desalmadas hoy en da no orientan ningn mpetu de redencin social, no emblematizan ningn compromiso de justa insatisfaccin; simbolizan una descomunal estafa histrica.2

    Sin embargo, si hablamos del destino del marxismo y la poltica del comunismo que suele asocirsele, hay otra cosa que nos est pasando tambin. No slo se trata de crmenes, estafas y traiciones. Es que las generaciones posteriores poco o nada saben de aquellos rebeldes de ayer y mucho menos entienden cmo es que pudieron cautivar a trabajadores o campesinos empobrecidos con la furia de su lenguaje. Por un lado, la memoria est rota. Y muchos intelectuales y militantes radicales de los aos 60 y 70, por una variedad de motivos que incluyen la culpa, el agotamiento, el riesgo de la infamia, o pura y simplemente el miedo a hacer el ridculo al reivindicar sus viejas fidelidades, son cmplices en la desmemoria porque se niegan a elaborar, en el sentido psicoanaltico del trmino, la genealoga interna de su experiencia. As, la furia subversiva se queda, sin trabajarse, en el cajn de las nostalgias, y casi nadie ha atravesado pblicamente su autocrtica. Y eso si bien por otro lado somos testigos tambin de la situacin opuesta, con un cmulo de testimonios y confesiones personales en los cuales la inflacin de la memoria quiz no sea sino otra forma, ms espectacular, del mismo olvido. Como en el caso de la polmica acerca de la militancia y la violencia en Argentina, desatada por la carta-confesin de scar del Barco, entonces s hay debate, pero an as queda todava parcialmente escamoteado el archivo terico y todo lo que ste puede contener de materiales relevantes para pensar el marxismo desde la actualidad.

    Cmo ir en contra de la complacencia que apenas se esconde detrs de este consenso bipolar con sus silencios furtivos por un lado y sus clamorosas autoacusaciones por el otro? En primer lugar, conviene

    2 lvaro Garca Linera, 3 retos al marxismo para encarar el nuevo milenio. Las virtudes de un siglo infame: el reencuentro con la incredulidad activa, Las armas de la utopa. Mar-xismo: provocaciones herticas (La Paz: Punto Cero, 1996), 77.

  • El marxismo en Amrica Latina

    13

    insistir en algo que todos sabemos cuando se trata de mquinas electrodomsticas pero que prefirimos olvidar cuando nos acercamos a las creaciones del intelecto, es decir, el hecho de que todo lo que se produce en este mundo lleva desde el inicio su fecha de caducidad o el sello de una obsolescencia planificada. Las teoras, en este sentido, no presentan excepcin alguna, por ms que nos pese admitirlo. Ahora bien, un efecto indirecto de esta obsolescencia es que la novedad muchas veces no es ms que el resultado secundario de un olvido. En este sentido, quiz valga la pena recordar el epgrafe de Francis Bacon que abre El inmortal de Jorge Luis Borges, un autor que por otro lado poco o nada puede ensearnos acerca del marxismo, al que l prefera calificar con su nombre estalinista de materialismo dialctico y que consideraba intercambiable con el nazismo. El epgrafe en cuestin reza: Solomon saith: There is no new thing upon the earth. So that as Plato had an imagination, that all knowledge was but remembrance; so Solomon giveth his sentence, that all novelty is but oblivion3. Esta grave sentencia salomnica puede aplicarse tambin al trabajo crtico y terico. Aqu, tambin, toda novedad no es ms que olvido.

    De hecho, la historia de los conceptos que se manejan en estudios sobre poltica, arte o cultura hoy da parece agujereada por una serie de silencios, por un no-decir que en parte es el resultado de libres omisiones y en parte se debe a deslices inconscientes o fantasmales. El olvido en otras palabras no es enteramente azaroso, pero tampoco puede atribuirse simplemente al gusto insaciable por lo nuevo de parte de disecados intelectuales en busca de fama o fortuna personal. Guy Debord, al fin y al cabo, observaba ya hace ms de quince aos en sus Comentarios sobre la sociedad del espect culo: La primera intencin de la dominacin espectacular era hacer desaparecer el conocimiento histrico en general y, desde luego, la prctica totalidad de las informaciones y los comentarios razonables sobre el pasado ms reciente. Y sobre el movimiento estudiantil de 1968, aada Debord: Lo ms importante es lo ms oculto. Despus de veinte aos

    3 Jorge Luis Borges, El inmortal, El Aleph (Madrid: Ctedra, 1995), 7.

  • Bruno Bosteels

    14

    no hay nada que haya sido recubierto con tantas mentiras como la historia de mayo de 1968.4 Si hoy la vasta mayora de los militantes de aquel radicalismo de los 60 y los 70 dedican meras elegas a la jubilacin de sus dolos rotos, los que apenas habamos nacido en aquel entonces slo podemos adivinar adnde se fueron a morir todos aquellos elefantes mientras que el pensamiento radical se ha ido disfrazando detrs de una fraseologa cada vez ms nueva que la nueva izquierda anterior. As, en vez de una verdadera polmica o, cuando menos, un trabajo genealgico de contramemoria, lo que predomina es un silencio parcial que, no menos que las r