el cristiano de rodillas - cristiano de rodillas.pdf · PDF file no contaminado por la...

Click here to load reader

  • date post

    23-Mar-2020
  • Category

    Documents

  • view

    4
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of el cristiano de rodillas - cristiano de rodillas.pdf · PDF file no contaminado por la...

  • queremos insistir ante los lectores que consideren segura esta verdad: la oración verdadera nunca queda sin respuesta

    Un libro basado en las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, no contaminado por la metafísica ni la confesión positiva.

    Un clásico de la literatura cristiana, un gran aliento para los que buscan orar con sabiduría y efectividad.

    DIARIOS DE

    AVIVAMIENTOS el cristiano de rodillas

    https://diariosdeavivamientos.wordpress.com

  • 1

    INDICE

    Prefacio del autor 2 l. La gran necesidad de Dios 3 2. Promesas casi increíbles 7 3. "Pedid y se os dará" 12 4. Pidiendo señales 18 5. ¿Qué es la oración? 25 6. ¿Cómo debemos orar? 32 7. ¿Es necesario orar "agonizando"? 38 8. ¿Contesta Dios siempre la oración? 47 9. Contestaciones a la oración. 53 10. ¿Cómo contesta Dios a la oración? 56 11. Obstáculos a la oración 61 12. ¿Quienes pueden orar? 67

    https://diariosdeavivamientos.wordpress.com

  • 2

    PREFACIO DEL AUTOR

    Un viajero en China visitó un templo pagano en un día en que se celebraba un gran festival. Había innumerables personas que se acercaban a un ídolo raro, enmarcado en el altar sagrado, para adorarlo. El visitante notó que muchos de los devotos llevaban consigo tiras de papel, en las cuales había escritas oraciones, a mano o impresas. Estos devotos envolvían las tiras en bolitas de barro endurecido y las lanzaban al ídolo. El viajero preguntó cuál era el significado de este extraño proceder, y se le dijo que si las oraciones se quedaban pegadas al ídolo, las oraciones habían sido escuchadas; pero que si la bolita se caía, las oraciones eran rechazadas. Es posible que nos sonriamos ante esta curiosa prueba respecto a la aceptabilidad de una oración. Pero no deja de ser un hecho que la mayoría de los cristianos tienen ideas muy vagas, cuando adoran y oran al Dios vivo, respecto a cuáles son las condiciones que hacen su oración prevalecer ante El. Y, a pesar de ello, la oración es la llave que abre la puerta de la sala del Tesoro de Dios. No es exagerado decir que todo crecimiento verdadero en la vida espiritual -toda victoria sobre la tentación, toda confianza y paz en presencia de dificultades y peligros, todo sosiego del espíritu en épocas de contrariedades y pérdidas, toda la comunión cotidiana con Dios, todo ello depende de la práctica de la oración privada. Este libro fue escrito porque me lo pidieron, y sólo llego la tinta al papel después de haber sido vencidas muchas dudas. Una vez escrito, es ofrecido con mucha oración. Que el que dijo: «Os es necesario orar y no desmayar» «nos enseñe a orar».

    autor anónimo

    https://diariosdeavivamientos.wordpress.com

  • 3

    1. LA GRAN NECESIDAD DE DIOS «Y se maravilló Dios.» Estas palabras son realmente sorprendentes. Lo atrevido de la idea es suficiente para dejar pasmado al cristiano, y forzarle la atención sobre el asunto, si es sincero, sea hombre, mujer o niño. ¡Un Dios que está maravillado! Qué extraordinario es esto. ¡Cuán atónitos vamos a quedar en el momento que descubramos el por qué Dios se está maravillando!, nos decimos. Sin embargo, cuando lo sabemos, al parecer, no nos causa mucha impresión. De todas formas, si lo consideramos con cuidado, nos daremos cuenta de que es una cosa de la mayor importancia para todo creyente en el Señor Jesús. No hay nada más, en realidad, que sea tan vital, de tanta trascendencia, para nuestro bienestar espiritual. En aquella ocasión Dios «Se maravilló de que no hubiera quien intercediese» (Isaías 59: 16) o que «Se interpusiese», que «se pusiera en la brecha» como dicen otras traducciones. Pero esto era en los días de antaño, antes de la venida de nuestro señor Jesucristo «lleno de gracia y de verdad»; antes del derramamiento del Espíritu Santo, lleno de gracia y de poder, para «ayudar a nuestras flaquezas», para «interceder el mismo por nosotros». (Romanos 8:26.) Sí, y este maravillar se de Dios ocurrió antes de las asombrosas promesas de nuestro Señor respecto a la oración; antes de que los hombres supieran mucho sobre la oración, en los días en que los sacrificios por sus pecados eran mucho más importantes en sus ojos que la súplica por los pecadores. Por tanto, ¿cuánto más maravillado debe sentirse Dios hoy? Porque, ¡cuán pocos son los que saben qué es realmente la oración que prevalece! ¿Cuántos de los que decimos que creemos en la oración, creemos realmente en el poder de la oración? Antes de dar un paso más adelante, el autor quiere suplicar al que lee este libro que no lo haga apresuradamente, un capítulo tras otro. No es ésta la manera de leer y sacar provecho de este libro. Mucho, muchísimo, depende del caso que haga el lector del contenido del libro. Porque todo depende de la oración. ¿Por qué los cristianos nos consideramos derrotados con tanta frecuencia? La respuesta es: Porque oramos tan poco. ¿Por qué los miembros de las iglesias que somos activos nos hallamos desalentados, alicaídos? Porque oramos tan poco. ¿Por qué vemos a tan pocos que son traídos «de las tinieblas .a la luz» por nuestro ministerio? Porque oramos tan poco. ¿Por qué nuestras iglesias no «están ardiendo» por el Señor? Porque oramos de verdad, con tan poca frecuencia. El Señor Jesús tiene el mismo poder hoy que antes y que siempre. El Señor Jesús está deseoso de que los hombres sean salvos, hoy y siempre. Su brazo no se ha acortado para salvar; pero Él no puede alargar este brazo a menos que nosotros oremos, oremos más de verdad.

    https://diariosdeavivamientos.wordpress.com

  • 4

    Podemos estar seguros de esto: el secreto de todos nuestros fracasos es el fallo de la oración privada. Si Dios «Se maravillaba» en los días de Isaías, no tenemos de qué sorprendernos de que en los días en que estaba sobre la tierra, nuestro Señor se «maravillara » también de la incredulidad de algunos, la cual le impedía hacer prodigios y milagros en sus ciudades (Marcos 6:6). Pero hemos de recordar que aquellos que eran culpables de esta incredulidad no veían belleza en El para que le desearan y creyeran en El, como dice Isaías. ¡Cuánto más, pues, debe «maravillarse» hoy, cuando ve entre nosotros, que de veras le amamos y le adoramos, tan pocos que «invoquen su nombre, que se despierten para apoyarse en Dios» (Isaías 64: 7). Sin duda, la existencia de un cristiano que prácticamente no ore es algo asombroso. Estos son días de extraños sucesos y presagios ominosos. De hecho, hay muchas evidencias de que se trata de «los últimos tiempos», en que Dios prometió derramar su Espíritu -el Espíritu suplica- sobre toda carne (Joel 2:28). Con todo, la inmensa mayoría de cristianos apenas tienen idea de lo que «suplicación» significa: y muchas de nuestras iglesias no sólo no celebran reuniones de oración, sino que sin sonrojarse consideran que no hay necesidad de tales reuniones y aún parecen tener lástima del que desea celebrarlas. La Iglesia Anglicana reconoce la importancia del culto de oración, y espera que sus ministros lean las plegarias de la Iglesia cada mañana y cada noche. Pero, cuando esto se hace, ¿no está con frecuencia vacía la iglesia? Y ¿no son leídas las oraciones a una velocidad que impide la verdadera adoración? Por la expresión «oración común» se entiende no oración que afecta a todos, sino otro significado: oración vaga e indefinida. Y ¿qué diremos de aquellas iglesias en que se celebran aún las reuniones de oración semanales que· se consideran ya pasadas de moda? ¿No podríamos decir también que son «débiles» estas reuniones? Recordemos que C. H. Spurgeon tenía el gozo de poder decir que cada lunes por la noche dirigía una reunión de oración «a la que asistían entre mil y mil doscientas personas de un modo regular». Hermanos, ¿hemos dejado de creer en la oración? Si en su iglesia aún se reúnen semanalmente para la oración, ¿no es un hecho que la gran mayoría de los miembros de la iglesia nunca se asoman a la reunión? Sí, ni aún piensan en ir. ¿Por qué? ¿Quién tiene la culpa? « ¡Sólo es una reunión de oración!», hemos oído decir muchas veces. ¿Cuántos de los que leen ahora estas líneas han asistido y disfrutado en una reunión de oración? ¿Se trataba de gozo o simplemente de un deber? Por favor, que se me perdone por hacer tantas preguntas y por señalar lo que me parece a mí son debilidades peligrosas y una deficiencia lamentable en nuestras iglesias. No estoy tratando de criticar, ni mucho menos condenar. Esto lo puede hacer todo el mundo. Mi anhelo es despertar en los cristianos el «deseo de apoyarse en Dios», como nunca antes. Lo que deseo es animar, estimular, elevar. Nunca somos tan altos como cuando estamos de rodillas. ¿Criticar? Quién puede atreverse a criticar a otro. Cuando miramos en nuestro propio pasado y vemos cuántos períodos de la propia vida se han deslizado sin oración, las palabras de crítica se desvanecen antes de llegar a los labios. Pero creemos que ha llegado la hora de dar un toque de trompeta a los individuos y a la iglesia, llamándolos ... a la oración! Ahora bien. ¿Vamos a atrevernos a afrontar este asunto de la oración? Parece una cuestión insensata, porque, ¿no es la oración una parte integrante de todas las religiones? Creo que debo pedir a los lectores a que consideren este asunto con imparcialidad y franqueza. ¿Creemos realmente en el poder de la oración? ¿Es la

    https://diariosdeavivamientos.wordpress.com

  • 5

    oración, realmente «hacer mover la mano que hace mover al mundo»? ¿Me