El ciego bartimeo

download El ciego bartimeo

of 13

  • date post

    23-Jan-2017
  • Category

    Education

  • view

    106
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of El ciego bartimeo

EL CIEGO BARTIMEO (Marcos 10, 46-52; Mt 20, 29-34))

EL CIEGO BARTIMEO(Marcos 10, 46-52; Mt 20, 29-34: Lucas 18, 35-43)MARCOS 10, 46-52

Llegan a Jeric. Y al salir de Jeric, acompaado de sus discpulos y de una gran muchedumbre, el hijo de Timeo (Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado junto al camino. Al enterarse de que era Jess de Nazaret, se puso a gritar: Hijo de David, Jess, ten compasin de m!. Muchos le increpaban que se callara. Pero l gritaba mucho ms: Hijo de David, ten compasin de m!. Jess se detuvo y dijo: Llamadle. Llaman al ciego dicindole: Animo, levntate! Te llama. Y l, arrojando su manto, dio un brinco y vino donde Jess. Jess, dirigindose a l, le dijo: Qu quieres que te haga? El ciego le respondi: Rabbun, que vea! Jess le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y, al instante, recobr la vista y le segua por el camino.

Los tres evangelistas nos narran este episodio, Mateo habla de dos ciegos que tienen el encuentro con Jess a la salida de Jeric. Marcos y Lucas hablan de un solo ciego.La oracin de los ciegos est llena de fe en Cristo como el verdadero Mesas, POR ESO LE LLAMAN HIJO DE DAVID.

Jess va camino de Jerusaln. Jeric est a unos 25 kilmetros de la capital. Cuando un maestro muy famoso se diriga hacia Jerusaln solan acompaarlo muchos discpulos, que por el camino le escuchaba sus enseanzas. Era un modo especial de instruir a los ms fervorosos. Adems todo israelita mayor de 12 aos deba ir a Jerusaln, si le era posible, para el da de la fiesta de Pascua. Y hacia all se diriga la gran caravana.El camino atravesaba la ciudad de Jeric y en la puerta de salida estaba un mendigo ciego, llamado Bartimeo.

ste al or llegar tanta gente, pregunt qu personaje vena por ah y le dijeron que era Jess, el profeta. Instantneamente empez a gritar, para que Jess pusiera su atencin en l. Para los que estaban escuchando las enseanzas del Maestro, aquellos escandalosos gritos eran una distraccin y una falta de respeto, y trataron de que Bartimeo se callar la boca, pero nadie iba a quitarle a l esa nica oportunidad de salir del mundo tenebroso de tinieblas donde estaba viviendo.

As que sigui gritando y con ms fuerza e insistencia. Le haban dicho quizs que este Maestro bondadoso jams negaba un favor a quien le peda con fe. No poda l perder esta oportunidad y la aprovecho. As el no hace caso a las increpaciones de la multitud para que se calle, y continua perseverando en su oracin.Tambin nosotros debemos clamar al Seor en nuestro dolor y angustia: Hijo de David ten compasin de m. Estemos seguros que Jess jams desoir nuestra splica.

Bartimeo no se cansa de clamar y no se calla aunque lo regaan y lo mandan callar. El estaba determinado a dialogar con el nico que poda solucionar su problema. En la mente de este ciego no haba solo el deseo sino la voluntad resuelta de obtenerlo. Esa persistencia logra obtener de Jess el favor que necesitaba.

Jess lo manda a llamar y el ciego da un salto, tira su capa y corre hacia el Seor.Tirar su capa tiene un significado especial, porque en ella es donde pona la limosna que reciba y a l no le importa perder su dinero con tal de correr hacia Jess.

El Seor le hace una pregunta: Qu quieres que haga por ti?. Jess ya lo sabe lo que el ciego quiere, pero desea despertar la fe en l.Bartimeo saba exactamente que quera pedir y le dice Seor que yo pueda ver. Su gran fe le obtuvo el milagro, cuando Jess le dice: Tu fe te ha curado. La fe es la palanca poderosa que logran remover todos los obstculos que se opongan a la consecucin de lo que necesitamos.

Y al momento recobr la vista y lo primero que vio fue el rostro amable y sonriente de Jess que le deca: Tu fe te ha salvado. Y ahora puede ver la belleza incomparable de los campos sembrados de flores de Jeric.Bartimeo demuestra su agradecimiento no quedn-dose donde estaba sino siguiendo a Jess a Jerusaln, alabndolo y dando testimonio.

Pidmosle a Cristo que nos toque con sus benditas manos para que se abran nuestros ojos espirituales y cambie nuestro corazn, concedindonos la salvacin. Todo don y gracia del Seor, an en el campo terreno y humano, deber conducirnos a la conversin y arrepentimiento de nuestros pecados.Debemos imitar al ciego en su actitud, que es fundamental en todo cristiano: agradecer a Dios por los mltiples beneficios que nos da, comenzando por el don de valor incomparable de la vida, alabndolo y glorificando su nombre, amndolo por encima de todas las cosas y personas.

Jess pas su vida haciendo el bien, imitmosle si queremos llegar a su Reino de Amor y Misericordia