Eddings David - El Tamuli 2 - Los Seres Fulgentes

download Eddings David - El Tamuli 2 - Los Seres Fulgentes

of 577

  • date post

    11-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    66
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Eddings David - El Tamuli 2 - Los Seres Fulgentes

OCR Document

David Eddings

El Tamuli II Los seres fulgentes

David Eddings

El Tamuli II

Los seres fulgentes

PrlogoExtrado del captulo tres de El asunto Cyrga: Un examen de la crisis reciente. Compilado por el departamento de Historia Contempornea de la universidad de Matherion.

Una compilacin como sta es el trabajo de numerosos eruditos y por tanto, de forma inevitable, refleja puntos de vista diferentes. Mientras que el autor de esta parte del trabajo, que tenemos ahora delante, siente un enorme respeto por su eminente colega, que redact el captulo precedente, debemos advertirle al lector, con toda franqueza, que este escritor difiere de su colega en la interpretacin de algunos de los recientes acontecimientos. Principalmente, no est de acuerdo en que la intervencin de los agentes de la iglesia de Chyrellos en El asunto Cyrga estuviera completamente libre de inters personal por parte de los mismos.

Sin embargo, me uno a mi colega para expresar admiracin y respeto por Zalasta de Estiricum. Los inestimables servicios que rindi al imperio este sabio y fiel hombre de estado no pueden ser elogiados en exceso. As pues, cuando la verdadera importancia del Asunto Cyrga se revel ante los ojos del gobierno de su majestad, fue natural que nuestros ministros se volvieran hacia Zalasta en busca de consejo. No obstante, a pesar de nuestra admiracin por este preeminente ciudadano de Estiricum, debemos admitir que la mente de Zalasta es tan noble que a veces no percibe cualidades menos admirables en otras personas. Surgieron graves dudas en algunos sectores del Gobierno de su majestad cuando Zalasta los inst a centrar la atencin fuera de las fronteras de Tamuli en su bsqueda de soluciones para un problema que estaba adquiriendo rpidamente las dimensiones de una crisis. Su sugerencia de que el caballero pandion, Sparhawk, era el ms adecuado para enfrentarse con la situacin, inquiet a los miembros ms conservadores del Consejo Imperial.

A pesar de su genio militar, ese hombre es miembro de una de las rdenes militares de la iglesia de Chyrellos, y los hombres prudentes no bajan la guardia cuando se ven obligados, por la necesidad, a tratar con esa institucin en particular.

El caballero Sparhawk haba captado la atencin de Zalasta durante la segunda guerra de Zemoch, entre los caballeros de la iglesia de Chyrellos y los satlites de Otha de Zemoch. Ni siquiera Zalasta, cuya sabidura es legendaria, puede contamos con precisin qu sucedi en la ciudad de Zemoch durante el funesto enfrentamiento del caballero Sparhawk con Otha y con el dios de Zemoch, Azash. Existen algunos indicios dudosos de que el caballero Sparhawk podra haber utilizado un antiguo talismn conocido como el Bhelliom, en la lucha, pero ningn erudito reputado ha conseguido averiguar detalle alguno sobre dicho talismn ni sus atributos. Sea como fuere que consigui realizar esa asombrosa hazaa, es innegablemente cierto que el caballero Sparhawk cumpli con xito su misin; y fue claramente ese notable xito lo que precipit al gobierno de Su Majestad Imperial a recurrir al caballero pandion en las primeras etapas del Asunto Cyrga, a pesar de las reservas manifestadas por algunos de los ms respetados ministros que sealaron, muy correctamente, que una alianza entre el imperio y la iglesia de Chyrellos podra muy bien estar llena de peligros. Desafortunadamente quiz, la faccin encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores Oscagne tiene en la actualidad de su parte al emperador, y nuestro primer ministro, Pondia Subat, no tuvo posibilidad alguna de evitar que el gobierno se embarcara en una lnea de accin potencialmente peligrosa.

El ministro de Asuntos Exteriores Oscagne encabez en persona la delegacin enviada a la sede de la iglesia elenia de Chyrellos solicitando al archiprelado Dolmant la ayuda del caballero Sparhawk para solucionar la crisis. A pesar de que nadie puede cuestionar la habilidad de Oscagne para la diplomacia, sus puntos de vista polticos han sido cuestionados en algunos sectores, y es de todos conocido el hecho de que l y el primer ministro han tenido violentos desacuerdos en el pasado.

La poltica del continente eosiano es confusa, porque no existe una autoridad central. Con bastante frecuencia, la iglesia de Chyrellos se encuentra en conflicto con los monarcas de los distintos reinos elenios. Como caballero de la iglesia, el caballero Sparhawk estara normalmente bajo el mando del archiprelado Dolmant, pero esa sencilla y directa lnea de mando se vea enturbiada por el hecho de que el caballero Sparhawk era tambin el prncipe consorte de la reina de Elenia y estaba por tanto sujeto a los caprichos de ella. Fue all donde el ministro de Asuntos Exteriores Oscagne tuvo la posibilidad de demostrar su virtuosismo en el terreno diplomtico. El archiprelado Dolmant vio claramente la coincidencia de intereses con el imperio en aquel asunto, pero la reina Ehlana continuaba sin estar convencida. La reina de Elenia es joven, y a veces sus emociones enturbian su capacidad de juicio. Estaba claro que contemplaba con profunda falta de entusiasmo la idea de separarse de su esposo durante un largo perodo de tiempo. Con un brillante golpe maestro, sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores Oscagne propuso que el viaje del caballero Sparhawk al continente daresiano quedara mejor enmascarado por la visita oficial de la reina Ehlana a la corte imperial de Matherion. Como prncipe consorte, resultaba completamente natural que el caballero Sparhawk acompaara a su esposa, y su presencia quedara por tanto perfectamente explicada. Esa propuesta apacigu a la reina, y finalmente consinti en ello.

Junto con una adecuada escolta de caballeros de la iglesia y varios funcionarios, la reina Ehlana se embarc y naveg hasta el puerto de Salesha, que se halla en Zemoch oriental. Desde all, el grupo real viaj por tierra hasta Basne, donde lo aguardaba una escolta adicional de jinetes de Pelosia oriental. Con esos refuerzos, los elenios cruzaron la frontera y entraron en Astel, en Daresia occidental.

Los relatos que nos han llegado del viaje de la reina han presentado tremendas inconsistencias. Se han planteado objeciones referentes a que si tuviramos que aceptar la palabra de estos elenios, nos hallaramos claramente ante un absurdo. Sin embargo, tras algunas consideraciones, este escritor se ha convencido de que estas aparentes discrepancias pueden reconciliarse fcilmente, si esos que tan violentas objeciones presentan se tomaran la molestia de examinar las diferencias entre los calendarios elenio y tamul. La reina de Elenia no ha pretendido, de hecho, haber volado a travs del continente como algunos sugieren desdeosamente. Su avance fue bastante normal, y como tal se reconocera si esos eruditos caballeros tomaran nota del hecho de que la semana elenia es ms larga que la nuestra!

En cualquier caso, la reina Ehlana lleg a Darsas, la capital de Astel, donde encant al rey Alberen de tal forma que el embajador Fontan inform humorsticamente que el pobre hombre estuvo a punto de darle su corona. El prncipe Sparhawk, mientras tanto, comenz a dedicarse activamente al propsito verdadero que se ocultaba tras su viaje a Tamuli, el recoger informacin referente a lo que los elenios han llegado a llamar, melodramticamente, la conspiracin.

Al grupo de la reina se le unieron, en Darsas, dos legiones de guerreros atanes bajo el liderazgo de Engessa, comandante de la guarnicin de Canae, se dirigieron a Pela, en las estepas de Astel central, para reunirse con los nmadas pelois. Desde all, se encaminaron a la ciudad estiriana de Sarsos, que se encuentra en Astel nororiental.

No obstante, del relato de ese viaje surge una nota inquietante. El ministro de Exteriores, ya fuera inocentemente o conspirando de modo voluntario con los elenios, inform que en alguna parte del oeste de Sarsos, el grupo real se encontr con cyrgais! Este claro intento de engaar al gobierno de Su Majestad ha levantado graves dudas, no slo referentes a la lealtad de Oscagne sino tambin sobre la sinceridad de los elenios. Como seal el primer ministro Subat, el ministro de Asuntos Exteriores Oscagne es, aunque brillante, excntrico a veces, una caracterstica comn de los superdotados. Adems, agreg el primer ministro, el prncipe Sparhawk y sus compaeros son caballeros de la iglesia, despus de todo, y se sabe que la iglesia de Chyrellos es un poder poltico, adems de espiritual, en el continente eosiano. Por los pasillos del gobierno de Su Majestad comenzaron a surgir lbregas sospechas, y muchos han expresado graves dudas respecto a la prudencia de la accin emprendida. Algunos han llegado incluso a aludir a la posibilidad de que los disturbios de Tamuli pudieran tener un origen elenio, dado que proporcionaban, como de hecho lo hicieron, una excusa perfecta para que los caballeros de la iglesia, reconocidos agentes del archiprelado Dolmant, realizaran una incursin en nuestro continente. Sera posible, preguntan, que todo este asunto haya sido orquestado por Dolmant para conseguir que la iglesia tenga la oportunidad de convertir por la fuerza a todo Tamuli al culto del dios elenio, y poner as el control poltico del imperio en sus propias manos? Debe dejarse constancia de que el primer ministro Subat le ha advertido a este escritor que est seriamente preocupado por esa posibilidad.

En Sarsos, al grupo de la reina Ehlana se le uni Sefrenia, quien antiguamente era la tutora de los caballeros pandiones en los secretos de Estiricum, pero actualmente es miembro de los Mil, el consejo gobernante de la ciudad. Tambin se reuni con ellos el propio Zalasta, un hecho que ha aquietado algunas de nuestras ansiedades respecto a los motivos que pudieran tener los elenios. Fue obviamente gracias a los esfuerzos de Zalasta que pudo persuadirse a los Mil para que brindaran su apoyo, a pesar de las sospechas durante largo tiem