Cuaderno Werkbund 198

download Cuaderno Werkbund 198

of 60

  • date post

    19-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    75
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Cuaderno Werkbund 198

  • 100 AOSDE ARQUITECTURAY DISEOEN ALEMANIADEUTSCHERWERKBUND1907 | 2007

  • 100 AOSDE ARQUITECTURAY DISEOEN ALEMANIADEUTSCHERWERKBUND1907 | 2007

  • 4100 aos de Arquitectura y Diseo en AlemaniaDeutscher Werkbund 1907 2007

    Una exposicin del Museo de Arquitectura de la Universidad Tcnica de Mnich y del ifa, Instituto de Relaciones Internacionales, Stuttgart, www.ifa.de

    La exposicin se celebra bajo los auspicios del Ministro Federal de Relaciones Exteriores de la Repblica Federal de Alemania, Frank-Walter Steinmeier.

    Direccin del proyectoWinfried Nerdinger

    En colaboracin conMirjana Grdanjski, Irene Meissner

    Responsable de la presentacin en el extranjeroElke aus dem Moore, Ursula Zeller

    Organizacin, coordinacin de la itinerancia por el extranjeroCarola Bodenmller

    Diseo exposicin y construccinBeate Rosalia Schmidt, Offenburg

    Diseo paneles exposicinIrene Meissner, Mirjana Grdanjski

    Diseo cartelas de objetosAgnes Weegen

    RedaccinUlrike Steiner

    TraduccinConcha San Francisco, Christoph Strieder

    ReproduccinReproline Genceller, Mnich; Vijoga Papelera Tcnica, Zamora

    MaquetasDepartamento Historia y Teora de Arquitectura (GTA) de la Universidad Tcnica de Darmstadt

    Organizacin y coordinacin general de la itinerancia en EspaaChristoph Strieder

    Revisin de textos y coordinacinConcha San Francisco

    Realizacin grfica4G Estudio Grfico, Zamora

    Imprimexxxxxxxx

    Agradecemos la generosidad de los siguientes instituciones por aportar a la itinerancia de la exposicin en el extranjero sus obrasArchitekturmuseum der Technischen Universitt Mnchen,Fachgebiet Geschichte und Theorie der Architektur (GTA) der Technischen Universitt Darmstadt,Institut fr Darstellen und Gestalten L1 und Architekturgeschichte, Universitt Stuttgart,Arbeitsgemeinschaft Werkbundsiedlung Mnchen,Stankowski-Stiftung, Stuttgart

    Copyright Autores, Fotografos, VG Bild-Kunst, Bonn 2008

    Imagen de cubiertaWilhelm Wagenfeld, Herzvasen, 1935 Die Neue Sammlung Staatliches Museum fr angewandte Kunst | Design in der Pinakothek der Moderne, MnchenFoto: Alexander Laurenzo VG Bild-Kunst, Bonn 2007

  • 5Las nuevas formas de la cultura en la era industrial

    Frederic J. Schwartz

    Ningn historiador de arquitectura niega la importancia de los aos de la fundacin del Deutscher Werkbund antes de la Primera Guerra Mundial.Estos fueron los aos de los incunables de la arquitectura moderna: los im-pactantes intentos de los principios de la arquitectura industrial de Peter Behrens, Walter Gropius, Bruno Taut y otros. En general se valoran estas obras en cuanto que supieron anticipar el desarrollo posterior del movi-miento moderno Neues Bauen (Nueva forma de construir), por ejemplo en los edificios de Le Corbusier en-tre las guerras, de Gropius en el Bauhaus o la obra tarda de Ludwig Mies van der Rohe. Estos pioneros del Werkbund parecen anunciar la llegada de una arquitectura que afirma decididamente la modernidad indus-trial que acepta plenamente la geometra, la impersonalidad y la normalizacin de la produccin en fbricas. Esta mirada hacia atrs a travs de la lente de lo que ms tarde se llamara lnternational Style distorsiona sin em-bargo no slo la importancia del Werkbund, sino en el fondo tambin la preocupacin de esa institucin, tan ex-traordinaria en ese momento.Por un lado, la mirada hacia atrs reduce el trabajo a la cuestin de hasta qu grado se puede considerar el Werkbund como un precursor del Bauhaus y de Le Corbusier; y por otro lado, este punto de vista nos ciega la vista hacia la manera de cmo los propios miembros y otros haban entendido el Werkbund en los primeros aos del siglo XX.Pues la evolucin de los aos veinte y treinta representa la respuesta de la ar-quitectura a una fase posterior de la modernidad, cuando ya no se poda presuponer la hegemona cultural de la burguesa, cuando la prosperidad de la Grnderzeit (epoca de los fundadores) fue reconocida como algo inesta-ble y cuando la cultura del capitalismo se aliment del ejemplo de los modelos americanos, cine, Broadway, la in-dustria de la cultura de Theodor W. Adorno.El momento de la reforma burguesa antes de la Primera Guerra Mun-dial tena una estructura y una entonacin muy diferente.En aquel momento los efectos de la modernizacin ya fueron reconocibles, pero an no haban entrado del todo en juego, todava no se haban envuelto en el manto de la familiaridad y la normalidad y se diferenciaban clara y visiblemente de los anteriores modelos de produccin y consumo.Los debates acerca de la cultura de ellos surgi el Werkbund, trataron de entender la naturaleza de la modernidad, que pareca algo nuevo, capitalista y preocupante, aunque al mismo tiempo abierta a negociacio-nes e intervenciones.Este discurso sobre la cultura caracteriza un pathos que nos resulta ajeno hoy da.Pero la oscilacin entre la uto-pa y la desesperacin no debe cerrar los ojos al hecho de que esa cuestin, al final del Imperio del Kaiser, sigue vi-gente en cierta medida todava hoy.En realidad estos debates que provocaron las tendencias reformistas, tales co-mo el Deutscher Werkbund, se enfrentan con nada menos que la cuestin de la cultura bajo las condiciones del capitalismo industrial: su naturaleza, sus problemas y su potencial.El arquitecto Fritz Schumacher expres en slo tres palabras su discurso programtico de la reunin fundacional del Werkbund, la gran preocupacin y las intenciones de la institucin.Describe los objetivos del grupo no como una mejora puramente esttica de las artes aplicadas, o la unidad entre arte e industria, que se cita tan a menu-do (con el Bauhaus en la mente), sino como la reconquista de una cultura armnica1. Hay que reflexionar sobre las implicaciones de las dos declaraciones significativas de Schumacher, implicaciones que los crculos cultos de la poca conocan por supuesto perfectamente: primero, que una verdadera cultura siempre es armnica y segun-do, que esa armona se haba perdido. Con ese modo de ver la cultura, la burguesa se define mediante un anlisis contundente e irrefutable de la modernidad, tal como la burguesa misma la percibi.

  • 6Este anlisis fue complejo y tambin ambivalente.Y adems fue optimista en el sentido de que los pensadores burgueses eran conscientes del cambio en que se encontraba el mundo y que ahora tenan la posibilidad de trans-formarlo de una manera nueva, de una manera moderna, que as esperaban representara un mundo cuyas con-diciones fueran establecidas por su clase. Pero el anlisis fue seriamente perturbado por la percepcin de que el mundo que haban heredado, se encontraba en una profunda crisis poltica y cultural, caracterizada por la enaje-nacin y la profunda divisin por las fuerzas de la modernizacin capitalista, que de cuando en cuando pareca fuera de control. La industrializacin y la economa de mercado haban dejado profundas cicatrices en la sociedad alemana al comienzo del siglo XX. La transformacin de los pequeos estados, originalmente feudales, en una na-cin unificada e industrializada, que concentraba el poder en centros urbanos, se llev a cabo ms rpido y ms completamente que en la mayora de los otros pases europeos, tal como el crecimiento de un gran proletariado urbano y una burguesa profundamente preocupada.Cuando la fe liberal, optimista en que una economa de mercado libre conducira a una sociedad ordenada y prs-pera, comenz a disminuir, la nueva e incmoda modernidad de la ltima parte del siglo XIX empez a describir-se de maneras enfrentadas. Se puede pensar, por ejemplo, en el anlisis de Karl Marx sobre el trabajo y las clases o en el concepto de Max Weber de un mundo desencantado, y su teora de la racionalizacin. Pero los conceptos que con mayor fuerza resonaron en Alemania, fueron los que ms tarde clasific Georg Lukcs como anti-capita-lismo romntico2.Los crticos de entonces enfrentaron la realidad racionalizada y sin alma de las ciudades anni-mas, y la produccin en masa de la economa capitalista, que se llamaba sociedad, con la imagen (seguramente mtica) de una existencia arraigada, unida espiritualmente en comunidades del pasado y en un contexto de ciu-dad pequea. Ose enfrentaron ala civilizacinde un progresopuramente material, con una cultura perdida, basada envalores espirituales comunes (Fig. 1,2).Los textos delos principios del Werkbundensean las races romnticas, anti-capitalistas, del proyecto deunareforma de la arquitectura.En aquel discurso, que Hermann Muthesiusquera pronunciar enla ceremonia de la fundacindel Werkbund (no pudo hacerlo debido a sucondicin de funcionarioprusiano) habla de la fragmentaciny la confusin,que por ahora todava se puede observar en el trabajo de los oficios y del comerciocomo imagen defragmentacin de toda nuestra vidamoderna3 () y de larecuperacin de la armona espiritualinterior como la aspiracin actual ms frecuente de nuestros tiempos4. Y en su discurso anteel Werkbundde 1911,Muthesius se referacon admiracina la Bibliadel anti-capitalismo popular,el libro de JuliusLangbehnRembrandtcomo educadorde 1890.Con la crtica del impulsofebril de adquirir de la gente delsiglo XIX la ocupacin completa del intelectopor el pensamientocientfico y tcnico,se percibe labase ideolgicade la institucinque colisiona profundamente con una opinin, quesigue estando muy extendida, de queel grupo tenga un enfoque funcionalista y comparta unaaceptacin generalizadade la produccin moderna.Las ideasdel DeutscherWerkbundse centraron en la necesidad de la expresinintelectual, noen una expresin tcnica. Estos pensamientos eran a menudomuy crticos con el caminoque haba tomado Alemaniahacia la modernidad y se basaron enel ideal dela restauracin de unaarmona perdida (Fig.3, 4).La manera de abarcar la problemtica desvela una orientacin profundamenteretrgradaen susproblemas, todo estoa pesar de lapreocupacin delgrupo de transformar laapariencia de las cosasde la vida cotidiana,desdeel cojn de sofa la construccin de ciudad