Creepy Pastas

Click here to load reader

  • date post

    11-Jan-2016
  • Category

    Documents

  • view

    33
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Creepy Pastas

Transcript of Creepy Pastas

Creepypastas

Prlogo. Esta antologa, por si sola, bastara para demostrar que las leyendas se siguen redactando a lo largo de los aos.El libro se inicia con una leyenda llamada Ciudad sin Luz, varias despus Solo una pelcula, y terminar con La mano. Todas estas leyendas son espectaculares, ya que con su forma de desarrollarse causa grandes escalofros.Esta gran antologa har algo mgico, desarrollando mentes, ya que este tipo de gnero son los que ms llaman la atencin de todos los dems.

ndiceCiudad sin luz03La escalera05Ahora lo sabe.08El dibujo.12Ayudadme! ..15Quiz no pasa nada..18Por favor, abre la puerta. .19No cortes tus uas de noche. .21Risas....25Solo una pelcula...29Lo hago por amor..30Suicide Mouse....33La trampa....35Reflejos...36El curioso caro del Sr. Thompson...37Tmido ante la cmara..40Amores que matan42No lo leas....44No solo los perros lamen..46La mano..48

Ciudad sin luz.Hay alguien en tu vida que odies? Alguien por quien daras cualquier cosa para hacerle dao, por quien pagaras cualquier precio a cambio de venganza? Si es as, quiz deberas considerar ir a la Ciudad Sin Luz.Para ir ah, ve a cualquier ciudad relativamente grande y busca un callejn abandonado por la noche. Entra en l, y cierra tus ojos lo ms fuerte que puedas. Di en voz baja Ciudad Sin Luz y concntrate en la oscuridad. Probablemente has notado que ves colores difuminados y figuras abstractas si enfocas tu vista cuando tienes los ojos cerrados; observa esas imgenes. Luego de unos minutos, deberan empezar a volverse ms claras y brillantes.Cuando esto ocurra, irn tomando formas concretas: imgenes de asesinatos violentos, animales deformados y semejantes. No importa lo que veas, mantn tus ojos cerrados. Comenzars a perder la nocin del tiempo, pero eventualmente las imgenes se detendrn y slo vers oscuridad absoluta, nada ms que un tono negro profundo, sin otros colores ni formas. Cuando ests seguro de que has alcanzado este punto, abre tus ojos.Ahora te encontrars en una ciudad bastante oscura, no habr una sola luz o estrella en el cielo. Deberas poder ver las siluetas azul oscuro de los edificios a tu alrededor. Sal del callejn y camina tan silenciosamente como te sea posible por la acera, sin ir en ninguna direccin en particular.Si escuchas algn movimiento,aljatetan rpido como puedas del ruido. En la Ciudad Sin Luz habitan animales. Estar muy oscuro como para distinguir bien sus rasgos, pero son del tamao de los grandes felinos y matarn a cualquier humano que atrapen. Sigue caminando hasta que llegues a un rea con edificios ms pequeos; el lmite de la ciudad.Te encontrars con un nio, cuyo rostro emitir un dbil brillo, permitindote ver que no tiene ojos.Te preguntar, Compartirs tu luz conmigo?.Di que s, y el nio acercar sus manos a tu rostro y te sacar tu ojo derecho. Ser doloroso, pero esto no te dejar ningn tipo de herida ni sangrars. Luego te dar las gracias y se ir. Sigue caminando, y un hombre alto aparecer frente a ti.La luz de quin deseas tomar?.Di el nombre de la persona que odias, y tan pronto lo hagas esa persona quedar completa y permanentemente ciega.Tu odio ha sido satisfecho?, te preguntar el hombre. Si es el caso, di que s, y despertars en el callejn. Si la respuesta es negativa, di que no, y el hombre desaparecer. Sigue caminando. Te encontrars con otro nio sin ojos.Compartirs tu luz conmigo?.Di que s y te sacar tu ojo izquierdo, dejndote ciego. Sigue caminando y el hombre alto se te aparecer de nuevo, aunque por supuesto ahora tendrs que depender del sonido de su voz.La vida de quin deseas que la oscuridad reclame?.Di el nombre de la persona que odias, y esa persona morir. No se te preguntar si tu odio ha sido satisfecho esta vez, y no sers capaz de volver al callejn. Te advert que te aseguraras de que realmente odiabas a alguien antes de hacer esto, porque pasars el resto de tu vida vagando por la Ciudad Sin Luz, ciego, con slo tu odio para reconfortarte.Para algunas personas, eso es suficiente.

La escalera.Fin de semana, un da en el cual alguien como yo, un nio de 13 aos, no tena mucho que hacer ms que jugar en casa solo.Mi mama siempre me echaba un ojo cada cierto tiempo, ya que el tiempo no me haba apoyado mucho, despus de todo, creo que llegu a romper todas las ventanas de mi casa, por eso me prohibieron terminantementejugarfutbol dentro.Llegu a estar tan aburrido que empec a bajar y a subir las escaleras de mi casa.Subir, bajar, subir, bajar, eso era todo lo que estuve haciendo. Mimadrepasaba por ah y me gritaba Jorge deja de hacer laberinto! mientras que mi hermano pasaba por ah y lo que yo hiciera le daba igual.Empec a contar escaln por escaln para matar el aburrimiento.Cont 14 escalones, una y otra vez. Mi hermano paso una vez ms por el pasillo y murmuro algo que traduje como retrasado, le devolv el cumplido, aunque claro creo que no fue lo suficientemente fuerte como para que le prestara atencin.Cont 16 escalones.Cre que me haba equivocado, haba contado alrededor de 8 veces 14 escalones, decid volver a contar.Eran 14 escalones, si, definitivamente me haba equivocado.Llegu a aburrirme de las escaleras y me puse a ver TV. Al da siguiente, empec una vez ms a hacer mis travesuras y a correr por toda la casa. Me met debajo de las mesas, en el cuarto de mi hermano y empec a saltar en la cama de mis padres. Como que ya estaba demasiado grandecito para eso, pero era muy hiperactivo. Baje rpidamente las escaleras contando los escalones una vez ms.18 escalones. Definitivamente algo iba mal.Volv a contar los escalones y esta vez eran 15. Le cont rpidamente a mi hermano lo que estaba pasando. Mi hermano para variar no me prestatencina la primera vez que le dije, pero fue tanta mi insistencia que tuvo que acompaarme y contar por s mismo los escalones.18 escalones. Mi hermano conto 18 escalones en mi cara.Llegu a frustrarme tanto y decid probar algo nuevo. Me tape los ojos y empec a bajar las escaleras contndolas. 1,2,3,4, y as segua. Llegu a contar 18 escalones, pero an no llegaba al final de las escaleras, 20,21,22,23, la cuenta segua, y no pareca haber final, era extrao, las escaleras no eran tan largas.40,41,42, a dnde iban estas escaleras?Llegu a estar ms de una hora bajando las dichosas escaleras, los escalones ya iban en la cuenta de 120 y an no haba fin, quera abrir los ojos, la curiosidad me mataba, pero quera ver hasta donde llegaba.Fue que poco a poco el silencio se fue extinguiendo y reemplazando por unos extraos silbidos. Poco a poco se empezaron a escuchar extraos ruidos, como si se estuviera arrastrando algo. Los ruidos empezaron a hacerse ms claros, hasta que llegue al ltimo escaln. El escaln nmero 305 era el ltimo.Me qued parado al fin de la escalera, sintiendo ese estremecimiento en mi cuello, esos extraos ruidos se detuvieron apenas yo toqu el final de la escalera. Quera abrir los ojos, pero tal vez lo que vera no me gustara para nada. El calor era de lo ms parecido a una fbrica, o a una noche de verano, me sofocaba terriblemente. Comenc a tantear con mi pie para seguir caminando, sin abrir los ojos, hasta que me top con algo.Eran otras escaleras al frente mo, solo que estas iban para arriba. El calor y los extraos ruidos me ponan en tensin, as que decid subir para alejarme de ese lugar.Empec a subir las escaleras y pude escuchar como los extraos sonidos retomaron su normal secuencia. Sub y sub, contando los escalones, pero al llegar al escaln 80 no me pude contener. Que era ese lugar? A dnde me dirigan estas escaleras? en un momento de miedo y desesperacin no me aguante ms y abr los ojos.Me encontraba en las mismas escaleras de mi casa, aproximadamente a la mitad de ellas, subindolas.Corr a la cocina rpidamente para abrazar a mi mama y decirle lo mucho que la amaba.Mi madre me miro extraada, y despus me devolvi el abrazo con un beso en la mejilla.Le cont lo que me haba pasado, todo lo que haba recorrido por esas escaleras, pero ella solo rio, y dijo mientras segua limpiando estos nios, tiene una gran imaginacin.Tal vez, tal vez solo fue mi mente jugndome trucos, pero cuando fui a mi habitacin para descansar y me saque mis zapatillas, note que las suelas de estas estaban totalmente quemadas.

Ahora la sabe.Solo soy una persona con conocimientos en sistemas. Realmente trabajo para una empresa de tecnologa y no soy especialmente creyente en nada paranormal, de hecho soy poco religioso.La razn por la que paso por aqu es precisamente porque me ha entrado cierta curiosidad en estos asuntos desde que un familiar que vive en el campo vino a m a contarme una historia bastante particular, por supuesto es la primera vez que veo un sitio en el cual esta historia podra ser contada.Javier y Mara son prcticamente dos campesinos, criados a la vieja usanza en una pequea choza situada a unos 30 minutos a paso de caballo del pueblo ms cercano. Javier es un primo lejano del lado de la familia de mi padre. Mi padre, a pesar de actualmente ser mdico, viene de una familia muy humilde en el campo y l logr completar sus estudios de medicina con su propio esfuerzo, por esta misma razn an tenemos bastantes familiares en zonas rurales que nunca han salido del campo.La historia me la cont mi primo una temporada que hicimos el viaje hasta ese pueblo y decidimos de paso ir hasta donde el buen primo ya que le vemos prcticamente una vez al ao en temporada de vacaciones. Usualmente nos genera pereza ir hasta donde l vive porque a pesar de ser muy bonito el campo y muy acogedora la choza, la va para llegar no es precisamente apta para un vehculo moderno, aunque sea una camioneta como en la que vamos. De hecho, no es un carretera como tal, es solo un camino que se ha formado por el pasar de los animales y carretas o algunas motos y que en invierno es inaccesible a menos que sea en vehculo de traccin animal de 4 patas. Tambin es posible que si dos carros se encuentran, alguno de los dos tenga que regresarse en reversa, por supuesto nunca ha pasado porque es muy poco transitado.La ltima vez que lo visitamos