Conferencias IV Congreso 1999 Cando

Click here to load reader

  • date post

    03-Sep-2015
  • Category

    Documents

  • view

    240
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Conferencia

Transcript of Conferencias IV Congreso 1999 Cando

  • ES HORA DE PREGUNTARNOS....

    (Transcripcin de unas reflexiones hechas por Mons. Dr. Gustavo Ocando Yamarte en el IV Congreso de TELCAT, Panam, Septiembre 1999). Muy buenos das, muy afectuosamente, en esta nueva oportunidad, en este nuevo kairos que nos ofrece el Seor para compartir. Digo compartir porque es mucho lo que Uds. Aportarn al mismo. Hace apenas unos minutos he sido incluido en el programa: bondad y picarda de nuestro Miguel Angel, excelente coordinador de este encuentro a favor de nuestros pueblos televidentes latinoamericanos. Debemos estar siempre preparados para en cualquier momento expresar dnde estamos, por qu y cmo. El tema para esta improvisacin: tica, creatividad, mensajes, espiritualidad... en la comunicacin. Indudablemente, es un tema voraz. Una sola de esas urgencias exigira semanas: una de tica, una de creatividad, una de mensajes y otra de espiritualidad en la comunicacin. Tambin es cierto que estando estos temas tan enlazados, y siendo tan ontolgicos, ya han sido tocados aqu especfica o tangencialmente en nuestros Congresos. Voy a afrontarlos entonces tratando de globalizar lo ms posible todos esos aspectos. Y lo tengo que hacer, por fuerza, con una macro visin, un vuelo rasante sobre la realidad. Qu potencialidad tiene la televisin? Sabemos todos que la TV es una vorgine de ideas, codificadas en signos, con una gran utilizacin de los instintos...De hecho, las agencias publicitarias tradicionalmente han manejado la teora de los diez instintos como la mejor para hundir los contenidos en los perceptores. Sabemos, igualmente, que toda idea tiende a convertirse en acto, y que, por ello, toda idea entra en el campo de la tica: toda accin humana entra en el campo de la tica. Para precisar qu urgencia, apelacin o desafo nos presenta la comunicacin a quienes seguimos al Comunicador tenemos que plantearnos, en primer lugar, cul es la potencialidad que tiene la televisin pues, si tiene sta mucha potencialidad, la urgencia es ms apremiante; si tiene menos, la urgencia lo ser menos, y si tiene poca ser ninguna. Sin duda, nos rige tambin aqu la proporcionalidad. Tradicionalmente se ha distinguido entre acto de hombre y acto humano, precisando que acto de hombre es aquel que se hace automticamente, sin ninguna decisin

  • interior: acto de hombre es respirar, acto de hombre es caminar, acto de hombre es ver...Acto humano, en cambio, es aquel en el cual la instancia volitiva decide. Todo acto humano es tico. Si toda idea tiende a convertirse en acto, toda la televisin, como apuntamos, entra en el campo tico, en cualquiera de sus formas, con cualquiera de sus recursos. Junto con el principio de que toda idea tiende a convertirse en acto, nos llega otro antiguo principio: todo conocimiento entra por los sentidos. Lo que no nos dijeron los antiguos fue en qu proporcin... Estudios modernos comenzados desde los aos 50, algunos un poco antes, nos dicen en qu proporcin actan los sentidos. Nosotros an usamos el concepto o la clasificacin aristotlica de los pentasentidos: vista, odo, gusto, tacto y olfato. Sin embargo, modernamente esto ha sido muy superado. Gordon Shefferd escribi una obra donde trata el nmero de sentidos que tiene el hombre, y enumera ms de 35 sentidos. Gordon Shefferd dice que podemos comprobar una serie de sentidos adems de los cinco, y es cierto: cuando muevo mi brazo, siento dentro el msculo que se mueve, siento algo dentro que no es ni vista, ni olfato, ni gusto, ni odo, ni tacto. Este estudio es decisivo si se tiene presente que los sentidos, adems de ser la prolongacin de las facultades del hombre, son tambin las fuentes de informacin del cerebro, de la mente, de la inteligencia. Esto tiene una incidencia muy importante cuando hablamos de televisin porque no nos estamos dirigiendo solamente a cinco sentidos, nos estamos dirigiendo a ms de 35 sentidos porque la tv se dirige al hombre unitotal. Se apodera de l. A qu viene esto? A que la voluntad cuya decisin hace tico un acto se basa en las informaciones que recibe. Continuamos: los estudios citados se basan sobre la clasificacin de Aristteles. Ellos concluyen de sus investigaciones pentasensitivos que el 90% de los conocimientos, entran por la vista, el 8% por el odo y el 2% por los otros sentidos. Algunos no menos radicales dicen que el 60% entra por la vista, el 25% por el odo y el 10% por los otros sentidos. De todas maneras la supremaca de la vista sobre los otros sentidos es abrumadora. Casi alucinante. Por tanto, quien hace televisin se dirige especialmente al sentido de mayor influencia en la conciencia, en la inteligencia, de los preceptores: la vista. Prreviewece el cono. Es importante tambin referirnos a la sensibilidad interior de esos conocimientos. Existen estudios: Andrew OBrian, por ejemplo, public una obra titulada Como anunciar por televisin; Holly Word public otra titulada: Psicologa de la audicin. Dice ste que cuando alguien escucha algo inmediatamente recuerda el 71%, y tres das despus el 10%. Cuando algo nos llega por la vista recordamos inmediatamente el 72%, casi lo mismo que por el odo, pero tres das despus recordamos el 20%, es decir el doble de lo que recordamos tres das despus de haber odo; y de lo que

  • hemos odo y visto, inmediatamente recordamos el 86%, pero tres das despus recordamos el 65%. Si pensamos que el medio de comunicacin ms comn de la iglesia ha sido la palabra, y que a los tres das slo se recuerda el 10%...cunto se recordar a los ocho das? Cunto, recordarn de nuestras homilas? Si a esto agregamos que slo un 5% en Amrica Latina asiste a la oportunidad de escuchar en la misa dominical, solo el 5%!, tenemos que concluir diciendo que slo el 5% de los catlicos escucha, recuerda a los tres das slo el 10% de lo que escuch. Cunto recordar al mes? Todo esto, que es cientfico, no nos coloca ante el dilema de si trabajar o no trabajar en televisin; nos coloca ante la obligacin de trabajar en televisin. Tenemos que trabajar en televisin! Cuando decimos que slo el 5% como trmino medio en Amrica Latina asiste a la celebracin dominical, tenemos que afirmar tambin que el otro 95% lo toman los Medios de Comunicacin Social o quedan completamente en el aire. ticamente no podemos plantearnos entonces si entrar o no entrar en el mundo de la televisin...acaso podemos escoger cuando la realidad nos presenta una fe dbilmente comunicada, a causa de los mtodos que hoy usamos y cuando lo impone la misma psicologa del conocimiento actual? Podemos pues, en conciencia decir no me importa la televisin, o no hacer nada en televisin, ni hacer ningn sacrificio por la televisin porque yo tengo ya mi fe?...Podemos adoptar la filosofa facilona de hacernos los muertos o los avestruces?...Podemos hablar sinceramente en el mundo actual de evangelizar escapando de la televisin, del Medio que ms penetra hasta el alma porque impresiona los ojos y los odos?...Si sumamos el 90% de la vista y el 8% del odo, nos resulta que la televisin nos da el 98% de los conocimientos. Son macropreguntas ticas que la filosofa de las ciencias y la conciencia nos hacen. Cmo estn los Medios? Debemos tambin considerar la metodologa comparativa. Hace pocos aos escuchamos hablar de la guerra de las galaxias...y empezamos a preguntar en qu consista. Se nos explic que es todo un dispositivo para tomar un misil de la atmsfera y sacarlo a la estratosfera anulando as su propsito. Hoy podemos decir que la guerra de las galaxias no es sa. La guerra de las galaxias es mental. Lo deca Gorbachov al Papa: la prxima guerra que viene es mental. La guerra de las galaxias, en efecto, es la guerra de las comunicaciones sociales. Hace 20 aos, la mayora ni sobamos el mundo del cable. Un husped alienante, en muchos casos enriquecedor, en otros corruptor. Hace dos aos me lleg una ancdota grotesca: despus de una primera comunin unos nios disfrutaban el paralitrgico desayuno; los adultos se pusieron a conversar. Pronto se hizo muy notable la ausencia de todos los nios. Empezaron a buscarlos...los encontraron en una habitacin, lelos,

  • consumiendo un cable pornogrfico. Acababan de recibir al Seor! La accin de gracias fue una pelcula pornogrfica! La televisin derrota toda autoridad y previsin; provoca en las familias recias batallas de poder a causa de las preferencia programticas. La solucin ms socorrida ha sido instalar en cada habitacin un aparato: mayor libertad y aislamiento. Una buena escuela para el egosmo y la deformacin. La televisin cada da es tambin tcnicamente ms poderosa. Aqu tuvimos ayer una exposicin de tecnologa que me pareci sumamente importante, ms por lo que no se poda entender. Qu bueno es cuando uno entiende que no entiende!, qu bueno es saber que se tiene que afrontar un mundo desconocido en lugar de huir porque entonces se comprende que se le debe desafiar para dominarlo! Al fin y al cabo es una orden de Dios: dominar todo lo creado. Hoy la tecnologa lo abarca todo. El ao pasado un polica dijo a un amigo: cuando te embarcaste en el carro le dijiste al chofer esto y esto y esto y esto... Qu? tenas all algn micrfono? No, respondi-tena un rayo lasser. Estaba a un kilmetro de distancia Hoy no es necesario poner micrfonos; aquello de llegar y poner furtivamente un micrfono debajo de una mesa, en un telfono, en una pantalla... qued slo gata Christie y en sus sucesores. La privacidad cada da es ms imposible: la intimidad desaparece. Ello afecta la espiritualidad. Por lo tanto hoy es insoslayable el trabajar en los Medios. Cmo estn los Medios? Muy bien, sobre todo la TV. La tecnologa progresa en segundos Los Medios cada vez estarn mejor porque la humanidad busca signos. Es la civilizacin de la imagen. Es una era de signos. Jess deca: este pueblo pide signos...Nunca haba tenido tanta actualidad esta comprobacin como la tiene en este momento. Al pueblo que peda signos Jess deca: no se les dar otro signo sino el de Jons. El pueblo peda signos porque quera entender...quera