Chicas enamoradas. Jacqueline Wilson

download Chicas enamoradas. Jacqueline Wilson

of 116

  • date post

    07-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    1.061
  • download

    11

Embed Size (px)

description

Chicas enamoradas.

Transcript of Chicas enamoradas. Jacqueline Wilson

IndiceSinopsis.....3 Agradecimientos.....4 Captulo 1........6 Captulo 2......19 Captulo 3......30 Captulo 4......40 Captulo 5......52 Captulo 6......67 Captulo 7......75 Captulo 8......89 Captulo 9....101 Esta saga contina con...115 Biografa de la autora...116

2

El presente documento tiene como finalidad impulsar la lectura hacia aquellas regiones de habla hispana en las cuales son escasas o nulas las publicaciones, cabe destacar que dicho documento fue elaborado sin fines de lucro, as que se le agradece a todas las colaboradoras que aportaron su esfuerzo, dedicacin y admiracin para con el libro original para sacar adelante este proyecto.

SinopsisEllie es una adolescente que se enfrenta a sus primeros problemas con los chicos. Tendr que elegir entre un chico, Dan, y las opiniones de sus amigas, Magda y Nadine, a quienes Dan no les gusta. Casi no existe ningn chico en la vida de Ellie, hasta que aparece Dan, que le va a causar ms de un dolor de cabeza. En efecto, a sus mejores amigas, Magda y Nadine, que comienzan a tener sus propios planes y una vida social interesante, no les gusta Dan. Ellie intenta ponerse a la altura de sus dos amigas, cuya soltura le da tanta envidia. Al final, decide asumir su cario por Dan y olvidarse de los comentarios de los dems. 1. Una chica 2. Dos amigas 3. Tres novios 4. Una familia de cuatro personas 5. Somos cinco y los cinco estamos vivos, aunque muertos de aburrimiento 6. Seis cartas 7. El sptimo cielo 8. Desde las ocho y hasta muy tarde 9. Nueva urgencia. Divertida novela realista sobre los problemas en la amistad, el amor y la vida cotidiana de unas quinceaeras en la que se basa la serie de tv.

3

AgradecimientosNueve dedicatorias 1. Para Stephane Dummler y para las chicas de la clase de cuarto de E.S.O "venus", promocin de 1995, del colegio para chicas Coombe. 2. Para Becky y Heather y para la clase de Secundaria "Chesnut & Beech", promocin de 1995, del colegio para chicas "Green". 3. Para Jane Ingles y los alumnos del Colegio Hillside. 3. Para Claire Drury y los alumnos del colegio Failsworth, en especial para Jackelyn y Rachel. 5. Para Sarah Greenacre y los alumnos del instituto Stoke. 6. Para los alumnos del colegio Reading y los del "St. Benedict". 7. Para Angela Derby. 8. Para Becki Hillman. 9. Y para todos los dems colegios que me acogieron con tanto cario entre 1995 y 1996.

4

NUEVE DECISIONES FUNDAMENTALES1. seguir siendo la mejor amiga de Magda y Nadine. 2. Dibujar todos los das y convertirme en la mejor de la clase de arte. 3. Intentar no ser la peor en las dems asignaturas. 4. Ponerme a dieta y seguirla a rajatabla. Nada de helados Magnum. Olvidarlos por completo. Sniff, sniff. 5. Hacer algo con mi pelo. Cualquier cosa, Dejrmelo largo? Cortrmelo del todo? Termelo? 6. Conseguir algn trabajo remunerado en cuanto cumpla diecisis, para as poder... 7. Comprarme ropa decente. 8. Irme de juerga y... tachn, tachn!... 9. Echarme novio!

5

Captulo 1Una chica

P

rimer da de colegio. Tendr que ir andando. He perdido el autobs. A esto no lo llamara yo un buen comienzo. Ya casi termino la Secundaria. A ver qu pasa.

Nmero nueve, nueve, nueve... Eso dice la cancin de los Beatles. Una de las del lbum Blanco, ese que tiene un final muy loco. Siempre me he sentido muy cerca de John Lennon, aunque muriera antes de que yo naciera. Me gusta porque dibujaba garabatos alucinados, llevaba gafas de abuelita, era la mar de divertido y siempre haca lo que le daba la gana. Yo tambin hago dibujos muy locos, llevo gafas de abuelita y mis amigos piensan que soy muy divertida. Pero, desde luego, no hago lo que me da la gana. Son las ocho y media y, si hiciera lo que me diera la gana, estara ahora mismo en la cama, hecha un ovillo y medio dormida. A John Lennon tambin le gustaba un rato largo estar en la cama, a que s? l y Yoko Ono estaban en la cama todo el da. Incluso los entrevistaban en la cama. Qu fuerte. O sea que, si yo hiciera lo que me diera la gana, dormira hasta las doce. Despus me zampara un desayuno guay. Chocolate caliente y montn de donuts. Todo el rato oyendo msica y dibujando en mi libreta de apuntes. A lo mejor me vera un vdeo. Despus volvera a comer algo. Mandara a un esbirro a por una pizza. Aunque quiz sera mejor comer ensaladas. Porque si ests todo el da en la cama debe de ser muy fcil que engordes y engordes. No me gustara acabar como una ballena varada. As que me comera una ensalada de lechuga. Y uvas verdes. Y me tomara un licor verde. En casa de Magda me tom una cosa verde que se llamaba crema de menta. Solo un poco. La verdad es que no me pareci gran cosa. Pareca pasta de dientes. Bueno, pues paso de la bebida. Llamara por telfono a Magda y Nadine y tendramos grandes conversaciones. Y despus... Llegara la hora de cenar. Me dara un bao fantstico, me lavara el pelo y me pondra... Qu me pondra? Desde luego, la camiseta de los ositos con la que duermo, ni hablar. Es de nia. Pero tampoco esa ropa interior de satn, como resbaladiza. Ya s: me pondra un camisn

6

blanco hasta los pies, con rosas bordadas de todos los colores del arco iris, unos anillos esplendorosos en cada dedo, y me pasara el da en la cama como Frida Kahlo. Es otra de mis heronas: una artista impresionante, mejicana ella, con unas cejas que te mueres, pendientes y flores en el pelo. Bueno, aqu estoy yo, otra vez en la cama, hecha una belleza. Oigo que se abre la puerta. Oigo pasos. Es mi chico, que me viene a ver... Claro que lo que pasa es que yo no tengo chico. Ya s que tampoco tengo un camisn con rosas bordadas como Frida, ni televisor, ni vdeo, y encima mi cama cruje, porque siempre que estoy fuera de casa, mi hermanito Eggs la usa como trampoln. Pero la verdad es que todas estas carencias no me importan. Me bastara con tener un noviete. Por favor. En esas estaba, cuando aparece por la calle un chico rubio y maravillossimo, con unos ojazos marrones, sorteando un coche aparcado casi por entero en la acera. Se aparta y me deja pasar; pero, como yo tambin me haba apartado, pues nos volvemos a tropezar. Se aparta y me aparto. Parece como si estuviramos bailando algo. Oh, perdn! tartamudeo. Tengo la cara como un pimiento morrn. l, tan ancho. Levanta una ceja. No dice nada, pero me sonre. Me sonre! Y despus pasa junto a m, mientras yo me tambaleo, todava medio mareada. Le miro por encima del hombro y l hace lo mismo. Caramba. A lo mejor... a lo mejor le gusto. No puede ser. Por qu voy a gustarle a este to tan increble, que por lo menos tiene dieciocho aos, cuando yo soy una cra que no sabe ni andar por la calle. Baja los ojos. Horror! Me est mirando las piernas. A lo peor llevo la falda demasiado corta; me sub el dobladillo ayer por la noche. Anna me dijo que ya lo hara ella, pero s que la hubiera acortado solamente uno o dos centmetros. Y yo la quera muy, muy corta. Lo que pasa es que no soy muy buena cosiendo y el dobladillo me ha quedado todo lleno de bultos. Cuando me la prob, de repente me di cuenta de que se me vea un montn de carne colorada. Anna no dijo nada, pero se notaba mogolln lo que estaba pensando. Pap fue mucho ms directo y me dijo:

7

Por el amor de Dios, Ellie! Esa falda casi no te cubre ni las bragas! Hay que ver, pap! le dije suspirando. Pens que estabas muy puesto y... mira! Si todo el mundo lleva las faldas as! Lo cual es totalmente cierto. Magda, por ejemplo, la lleva ms corta todava. Claro que tiene las piernas largas y morenas. Se pasa el da protestando, porque dice que no le gusta tener las pantorrillas musculadas. Cuando era pequea haca ballet, y ahora baila jazz y cosas as. O sea que protesta mucho, pero en realidad le importa un pepino. A la menor ocasin ensea las piernas todo lo que puede. Nadine tambin lleva la falda muy corta. Aunque no tenga las piernas morenas. Sus piernas son negras, cuando se pone leotardos de lana, o blancas, cuando vamos al colegio. Es que a Nadine no le gusta nada lo de ponerse al sol. Es una chica muy gtica, parece un vampiro. De piel muy blanca y esbelta como un sauce. La verdad es que las minis son para las tas que tienen las piernas largas y esbeltas. Es muy deprimente que tus mejores amigas sean mucho ms delgadas que t, y todava ms deprimente que tu madrastra est como un fideo. Parece una modelo. Anna solo tiene veintisiete aos y encima parece ms joven. Cuando salimos juntas, la gente cree que somos hermanas. Aunque no nos parezcamos nada. Ella est esqueltica y es impresionante. Y yo soy baja y redonda. No es que yo est gorda. Realmente, no. Claro que no me ayuda el tener cara de manzana. Bueno, la realidad es que tengo la tripa y el trasero redondos. Incluso mis estpidas rodillas son redondas. Y mi delantera tambin es redonda. Magda ha decidido ponerse un wonderbra para tener una delantera como es debido, mientras que Nadine es lisa como una tabla. A m no me importa tanto lo de delante, sino lo de detrs. Oh, cielos! Qu le estar pareciendo al chico rubio vista por detrs? No me extraa que me mire tan fijamente. Doy la vuelta a la esquina sintindome una imbcil. Me tiemblan tanto las piernas que casi no puedo andar. Y ellas tambin parece que se han ruborizado. Mralas. Coloradas como jamones. A quin quiero engaar? Por supuesto que estoy gorda. La cintura de mi falda indecentemente corta me est muy apretada. Y adems este verano he engordado ms an. Lo s. Sobre todo en las tres terribles semanas que acabamos de pasar en la casa de campo en Gales. No es justo. Todo el mundo se va a sitios maravillosos: Magda, a

8

Espaa; Nadine, a Estados Unidos, y yo, en cambio, a Gales, a nuestra asquerosa casa de campo, que encima es de un hmedo que no veas. No para de llover. Acab hasta el gorro de jugar con Eggs y de intentar ver la tele, una tele porttil, que no era en color y se vea todo borroso, y la frustracin fue tal, que no hice ms que comer y comer. Comamos tres veces al da en familia, pero yo, por mi cuenta, coma otr