Carta Lord Chandos

Click here to load reader

  • date post

    11-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    105
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of Carta Lord Chandos

h ug o von hof m a n nst h a l

Carta de Lord Chandosestudio introductorio d e r i c a r d o c a n o g av i r i a

Universidad Nacional de ColombiaFacultad de Ciencias Humanas

contenido

Estudio introductorio Carta de Lord Chandos

9 33

{7}

Estudio introductorio Hugo von Hofmannsthal, o la prdida del centro

1Desde hace muchos aos de hecho, desde que la poesa del siglo xx empez a ser entendida como una aventura de las imposibilidades del lenguaje, la Carta de Lord Chandos, publicada por Hugo von Hofmannsthal en 1902, aunque escrita dos aos antes, y en la cual el poeta razona su renuncia a la poesa, est considerada como uno de los documentos claves de la lrica moderna. Es importante sealar, para comenzar, que la trayectoria de Hofmannsthal, incluyendo tanto la parte de su obra anterior al giro copernicano de la Carta como la posterior limitada a los gneros teatral, ensaystico y libretstico, tiene cabida a rasgos generales dentro de una secuencia del post-simbolismo, entre cuyos autores suele ser citado al lado de Valry, Yeats, Maeterlinck y otros. Esta trayectoria es la previsible de un poeta que, desde su ms temprana juventud, manifest una inclinacin por la literatura francesa, a cuyo difunto patriarca, {9}

hugo vo n hof mann sth al Victor Hugo, dedicara en 1901 su tesis doctoral, si bien ya en el Gimnasio haba escrito un ensayo firmado con pseudnimo sobre la Psicologa del amor moderno, de Paul Bourget, al que siguieron otros estudios sobre Barrs y El culto del yo, o sobre Marie Bashkirtseff. Como se puede observar, se trata del tpico bagaje con el que varios autores jvenes de la poca, a ambos lados del ocano, iniciaron el viaje que habra de llevarlos a metas en general similares, autores dentro de los cuales hay que incluir al que durante un tiempo fuera el maestro y promotor de Hofmannsthal, Stefan George (al que estn dedicados los poemas A uno que pasa de largo y El profeta), quien, ligeramente mayor, acus la influencia de la literatura extranjera en menor intensidad, si cabe, que su discpulo, que permaneci siempre atento a ella. Pero si bien el signo de la obra de Hofmannsthal es en el punto de partida el mismo que el de otros autores del postsimbolismo, hay que reconocer que en el de llegada es bien diferente. En ninguno de esos autores, en efecto, hubo nada similar a la crisis que se expresa a travs de la Carta, una crisis que supuso el silenciamiento del poeta y el abandono del gnero. En ese sentido, el nico precedente que se le puede encontrar es el de Rimbaud, ya que en el caso de Mallarm nos encontramos no ante un distanciamiento del gnero, sino ante un ensimismamiento del mismo, o su entronizacin en un nuevo escenario: el de la palabra que se hace absoluta desde el silencio que la alberga y la define. La Carta de Lord Chandos considerada de hecho como el acta de defuncin del poeta lrico y el acta de nacimiento del autor de teatro, por el que hoy disfruta de un mayor reconocimiento debe {10}

Estudio introductorio

ser juzgada, pues, desde esta primordial especificidad. En primer lugar, si ella lleva al autor al abandono de la poesa lrica como gnero, no implica el rechazo del corpus general de la literatura; en segundo lugar, carece del valor de una potica (el silenciamiento no est propuesto en ella como pauta a seguir por otros poetas), y, en mucha mayor medida, del de una simple ficcin (no es la narracin de la peripecia intelectual de un personaje narrativo llamado Lord Chandos), y en estas caractersticas reside su indefinible y radical singularidad. Aclarado esto, hay que precisar que, por voz del Lord Chandos al que inspirndose en una clebre familia inglesa Hofmannsthal da vida, habla sin duda ventrlocuamente el joven poeta que de repente ve cmo se agrieta y desmorona entre sus manos el estado de comunin con la naturaleza que ha hecho posible hasta entonces su poesa. Esta comunin, posible consecuencia de una hipstasis narcicista de su yo, fue la que el mismo Hoffmannstal, en la autointerpretacin que hizo a posteriori de su propia obra, caracteriz como de preexistencia: estadio de una unin mstica con la naturaleza a travs de iluminaciones repentinas, sentimiento de comunin con el universo y simultnea inmersin en s mismo. Como ilustracin de tal modalidad, que al menos a primera vista recuerda el pantesmo del joven Goethe, se suelen invocar poemas por encima de aquellos que aluden a un mundo intermedio en el que las cosas estn hechas de la misma sustancia que los sueos (que sealan su implcito platonismo y anticipan si cabe el encuentro del autor maduro con Caldern), como Mundo y yo, Apago la luz, en donde leemos versos como estos: {11}

hugo vo n hof mann sth al Y me sumerjo en lo oscuro Desnudo y solo, El reino profundo Ser mo y yo suyo.1 Tal es el estadio de empata que se agrieta, paulatinamente, en los testimonios previos a la Carta, en los que se puede entrever una creciente crispacin del autor con relacin a la capacidad expresiva del lenguaje. Un ejemplo significativo podra ser el de Monographie, un texto de 1895, donde leemos: Pues, por lo general, las palabras no estn en poder del hombre, sino el hombre en poder de las palabras.... 2 En general, el joven poeta siente que, cuanto ms sabe lo que quiere decir, y cuanto ms definido se le dibuja el compromiso tico de las palabras el mismo que lo hace recelar del esteticismo menos dotadas le parecen stas para cumplir su cometido. Sin embargo, nos equivocaramos si pensramos que es su postura antiesteticista la que inspira su creciente incomunicacin, como tiende a pensar Hermann+ Broch, antes que el propio poder del lenguaje. Tan pronto las palabras se le parecen a seres vivos que huyen de los conceptos, convertidos en grandes perros negros segn se recrea al comentar el libro Die Philosophie des Metaphorischen, de 1893, de Alfred Biese3,1 2 Hugo von Hofmannsthal, Poesa lrica, seguida de la carta de Lord Chandos (Montblanc: Ediciones Igitur, 2002) 93 y 200. Hugo von Hofmannsthal, Lettre de Lord Chandos et autres essais (Paris: Gallimard, 1980) 44. Vase tambin la parte dedicada a Hofmannsthal en Afinidades vienesas, sujeto, lenguaje, arte, de Josep Casals (Barcelona: Anagrama, 2003). Hofmannsthal, Lettre 42.

3

{12}

Estudio introductorio

como expresan lo que el poeta no quiere decir, o bien lo apabullan con significados acumulados que son, antes que el suyo, el de los muertos que las han usado antes. Pero esta constante sensacin de descontrol atestigua, de rebote, la importancia que las palabras tienen para el poeta, como bien se refleja en La carta, de la que Broch no sin razn se expresa un poco vivamente al decir: Cuando Hofmannsthal escribi y describi esto, se debi sentir totalmente identificado con ello, se debi encontrar personalmente en un estado de pnico vital, pues, de lo contrario, cmo hubiera podido escribir una cosa as?4 En efecto, una cosa as solo puede decirse desde una relacin directa con la experiencia, una relacin, adems, marcada por un registro de confesionalidad del que, dicho sea de paso, est impregnada casi toda la obra de Hofmannsthal, desde sus relatos, pasando por sus piezas de teatro, hasta sus ensayos auto-interpretativos. Por eso se impone, al escribir sobre l, llamar la atencin sobre dos posibles registros de interpretacin: los que se limitan a desarrollar y comentar las autointerpretaciones del autor, y los que, como ejercicio hermenutico, prescinden al menos por un momento de ellas...4 Hofmannsthal, Poesa lrica... En dicha edicin se incluye tambin, como eplogo, el captulo sobre la Carta del ensayo de Broch, de referencia obligada en la bibliografa sobre el autor: El abandono de la lrica y La carta de Lord Chandos, publicado originalmente en Poesa y Verdad (Barcelona: Barral Editores, 1974) pp. 194-205.

{13}

hugo vo n hof mann sth al Tal es lo que ocurre en un poema como Soneto del mundo (de la serie Sonetos, 1890-1891). La madre naturaleza refleja Nuestras penas y alegras, Siempre estar en nuestra huella, Y todo se vuelve fuente de metforas.5 En estos versos cualquier conocedor de la literatura fin su sicle puede lisa y llanamente reconocer, al margen de cualquier auto-interpretacin del autor, la huella del simbolismo francs. Aqu, la sospecha de que muchos de los interrogantes que plantea la obra de Hofmannsthal se podran responder de una forma ms difana desde una ptica comparativista, ms atenta que otras a la dinmica de las ondas expansivas que han recorrido la literatura europea, fecundando otras literaturas, pero cambiando con frecuencia de signo en el momento mismo del impasse, nos anima a ahondar un poco ms en su caso. Hablando de Rilke, autor con el que con frecuencia se compara a Hofmannsthal la mayora de las veces para sealar los parecidos que se pueden establecer entre ambos autores desde sus claras y significativas diferencias, Beda Allemann aluda al soneto programtico del simbolismo, Las Correspondencias, de Baudelaire, as como a las crisis y excesos conocidos en la historia del simbolismo, y precisaba: Ya Baudelaire tuvo que apoyar la conciencia de los contextos presentidos con drogas, y de sus correspondances sale un camino directo a la situacin sin5 Hofmannsthal, Poesa lrica 185.

{14}

Estudio introductorio

salida del Lord Chandos de Hofmannsthal, quien ya no es seor y dueo de la propia facultad de la empata con los contextos mgicos del mundo.6 Lo que esta interpretacin pone sin duda de relieve es que, a pesar del hlito de misticismo no cristiano cuya vinculacin con el romanticismo alemn, en especial con Novalis, es casi evidente que sopla a lo largo y ancho de su poesa de juventud, y por encima de sus autointerpretaciones, Hofmannsthal puede situarse perfectamente en la constelacin simbolista, de cuyas crisis habra participado singularmente, y en cuya nmina ocupa un lugar destacado. Una simple lectura atenta de su poesa, en efecto, nos anima a explor