Bourdieu y Norbert Elias.

download Bourdieu y Norbert Elias.

of 24

  • date post

    03-Apr-2018
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Bourdieu y Norbert Elias.

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    1/24

    Sociologa e historia: Norbert Eliasy Pierre Bourclieu

    Ignasi Brunet y Antonio Morell

    1. INTRODUCCIN

    La 'sociologa figuracional' de Elias contiene un programa epistemolgicoque se desarrolla en contra de la tradicin cartesiana ...kantiana. El puntofocal programtico se centra en el concepto de proceso. Y si bien el equipoconceptual del que disponemos en la actualidad resulta an insuficiente paracomprender cuestiones tales como el surgimiento de la humanidad, podemosdarnos cuenta "cmo un problema que en la forma de un dualismo quedisuelve el proceso se resiste obstinadamente a una solucin reconocida, pasaa ser susceptible de solucin si se abandonan las valoraciones extraas y serestaura el carcter de proceso (...). De momento, basta con presentar a losseres humanos dentro del marco del proceso evolutivo universal como unaclase nueva de seres posmateriales. De este modo podemos complementar laanttesis ser humano ...animal por medio de una nueva forma de mirar surelacin. El reconocimiento de la singularidad de la tcnica humana decomunicacin por medio de un lenguaje aprendido ni reduce a los sereshumanos al nivel de animales ni les saca del todo del marco evolutivo"(Elias, 1994: 88...89).

    De ah que Elias entienda la biologa evolutiva como una ciencia humanaque ha de entretejerse, sin reduccionismos, dentro de una concepcin a largoplazo del desarrollo humano, en concordancia con su Teora de los niveles deintegracin. Elias tambin resalta que es imposible entender la naturaleza dellenguaje si se usan como punto de partida las acciones individuales. Paracumplir su funcin como medio de comunicacin, el lenguajenecesariamente debe ser conocido y usado por una pluralidad de individuos("Un lenguaje no puede disolverse en acciones individuales, comunicativaso de otro gnero" -Elias, 1994b: 57- ) . Esta observacin permite establecer,en contra de la epistemologa tradicional, la vinculacin entre lenguaje,pensamiento y conocimiento: si bien toda definicin social de la realidad esuna construccin efectuada por medio del lenguaje (que no slo dice cosas

    Sociolgica, 4/2001, pp: 109.,130

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    2/24

    SOCIOLGICA

    sino que al decirlas las hace), es al mismo tiempo una construccin que noopera nunca en un vaco social, ya que las estructuras estructurantes, lasestructuras cognitivas, estn a su vez socialmente estructuradas al tener unagnesis social (Bourdieu, 1991). Por tanto, hay que remit ir el discurso a losprocesos y conflictos sociales de la situacin histrica que lo engendra yconfigura: "no hay un discurso verdadero de los sujetos. Estos producen susdiscursos siempre en situaciones concretas que determinan las prcticasdiscursivas" (Martn Criado, 1991: 201). Se trata, pues, de fundamentar unasociolingstica que analice la produccin de los discursos en el seno de losgrupos y clases sociales.

    En la Teora del Smbolo, Elias (1994b) resuelve la cuest in de qu es elconocimiento?1 al devolver "al conocimiento su carcter lingstico demensaje de persona a persona en forma de pautas sonoras ms o menosregularizadas. Estas pautas sirven a los humanos en una forma como mediode comunicacin, en otras como medios de orientacin y, en la forma depensamiento, como una experiencia silenciosa con soluciones posibles parahallar la ms simple y mejor de todas ellas. Sobre esta base podemos decircon toda claridad que el conocimiento no tiene ninguna similitud ontolgicacon sus objetos salvo si se convierte en su propio objeto" (Elias, 1994b: 171.,172). En definitiva, lenguaje y conocimiento son inseparables. Elias subrayaque las formas individuales de pensamiento (en concordancia con laepistemologa tradicional) forma 'natural' de pensar en todas las sociedades.Para superar esta dificultad Elias sustituye el concepto de verdad por el decongruencia con la realidad, expresin que toma como marco de referenciael desarrollo de la humanidad en su conjunto y que nos permite explicar eldesarrollo de conocimiento congruente con la realidad.

    Los hombres provocan transformaciones sociales, pero no plantean susresultados. Hay que entender la sociedad como un encadenamiento deplanes individuales de los que surge algo distinto a lo intencionado. Para

    1. Lo que llamamos conocimiento "es el significado social de smbolos construidospor los hombres tales como palabras o figuras, / dotados con capacidad paraproporcionar a los humanos medios de orientacin. Estos, en oposicin a la mayorade las criaturas no humanas, no poseen medios innatos, o como ms frecuentementese dice, medios instint ivos de orientacin. Los seres humanos tienen que adquirirdurante su desarrollo mediante el aprendizaje los conjuntos de smbolos sociales consus correspondientes significados y, por tanto , retoman de sus mayores un fondosocial de conocimiento. Especficos conjuntos de smbolos sociales significativostienen a la vez la funcin de medios de comunicacin y de medios de orientacin y,sin el aprendizaje de los smbolos sociales dotados de esta doble funcin, no podemosconvertirnos en seres humanos" (Elias, 1994a: 55).

    110

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    3/24

    /. Brunety A. MoreIJ

    ilustrar esta idea Elias analiza la figura de Enrique IV: que representa laencarnacin de la impotencia de los individuos respecto del avance de lahistoria. Cabe recordar, en este sentido, que el proceso de expansin delconocimiento de las fuerzas naturales (no humanas) y la capacidad delhombre de utilizarlas para sus propios fines, no slo est ligado a cambiosespecficos en la vida social, sino que contribuye a acelerarlos. En el marcode tales transformaciones "la red de las actividades humanas se hace cada vezms compleja, amplia y densa. Son cada vez ms los grupos, y, por tanto, losindividuos, cuya seguridad y satisfaccin de las necesidades dependen deotros, a menudo sin que los mismos interesados comprendan este fenmeno.Es como si miles de personas, primero, luego millones y finalmente ms y msmillones anduvieran por este mundo con los pies y las manos atados a losdems por ataduras invisibles. Nadie gua ese andar. Nadie queda fuera de l.Algunos quieren ir hacia all, otros hacia all. Caen unos sobre otros, yvencedores y vencidos siguen encadenados entre s. Nadie puede dirigir losmovimientos del todo" (Elias, 1990a: 20 ...21).

    El proceso que reduce la dependencia de los seres humanos de loscaprichos incontrolables de la naturaleza los hace ms dependientes unos delos otros. Las mismas transformaciones que otorgan al hombre mayor podery seguridad frente a las potencias no humanas abren nuevos frentes deinseguridad en la vida en sociedad. Comprender el carcter de lastransformaciones provocadas (pero no planeadas) por los seres humanos,implica que stos se ven constantemente obligados a adaptarse a ellas y aresolver como pueden los problemas que plantean. Por tanto, estastransformaciones producen una y otra vez tensiones y conflictos y, sobretodo, vnculos de poder. Ahora bien, como advierte Elias, hay que entenderel poder como una relacin, como una caracterstica (ni buena ni mala)estructural y extensiva a cualquier sociedad: el poder es un universalsociolgico. No es posible desarrollar una teora sociolgica sin tomar enconsideracin la universalidad sociolgica del poder (Bourdieu, 1997), esdecir, el hecho de que existen tipos de interdependencia que impulsan al egoy al alter a hostilizarse y a matarse. En otras palabras, del entramado deacciones intencionales de muchas personas pueden derivarse desarrollos noplaneados por ninguna de ellas. Por ello, Elias habla de 'equilibrios de poder'y analiza flujos y tensiones en las variables alianzas y oposiciones que creanlos hombres a par tir de modelos de jueg02

    2. Para Elias (1982: 88 ..89), "los modelos de juego son modelos de relacionesrelativamente reguladas. Pero es imposible comprender las relaciones humanasreguladas si se parte de la premisa de que las normas o reglas estn ah, por as decirlo,

    111

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    4/24

    SOCIOLGICA

    El concepto de integracin es otro universal sociolgico. Este concepto,sin embargo, no preconiza la existencia de una muralla ontogentica entrelos fenmenos naturales inanimados y los vivos y, dentro de estos ltimos,entre los no humanos y los humanos. Slo significa que en el esfuerzo porlograr un dominio conceptual del universo observable se alcanza lacomprensin de una articulacin especfica del universo en diferentes planosde integracin, lo que, en otras palabras, supone afirmar que las unidadesorganizadas en un plano superior de integracin poseen autonoma relativafrente a los sucesos del plano de integracin inmediatamente inferior, y quese requieren formas de pensamiento y mtodos de integracin especficospara captar de un modo adecuado en el trabajo cientfico las formas deconexin de los planos superiores de interposicin. Hay que afirmar, endefinitiva, que en un plano superior de integracin hay formas de conexin(tipos estructurales y tipos funcionales) que son distintos de las formas deconexin, de los tipos estructurales y funcionales del plano de integracinanterior, que los primeros no pueden explicarse a partir de los segundos, queposeen una autonoma relativa frente a stos y que requieren mediosconceptuales distintos a los desarrollados para la comprensin del plano deintegracin precedente.

    Ahora bien, lo anterior no postula una ruptura de la continuidadontogentica y con ella una escisin del universo en esferas absolutamentedesconectadas. Lo que ocurre, segn Elias (1982a: 127), es que los sereshumanos constituyen la unidad de integracin ms elevada que conocemos.Determinar en qu se diferencian determinadas sociedades humanas y en quse parecen todas las sociedades humanas requiere un paso previo, esto es,establecer la relacin entre la sociologa y la biologa: "La autonoma de lasociologa en relacin con la biologa se basa en ltima instancia en que loshombres son organismos, ciertamente, pero organismos en cierto sentidonicos. Esto es lo primero que hay que constatar cuando se habla de losuniversales de la sociedad humana. El dato central e irrevocable de todasestas sociedades es la naturaleza humana. Pero la unicidad del hombre enrelacin con otros seres vivos se muest ra ya en el hecho de que la palabra'naturaleza', cuando se aplica a los hombres, desde ciertos puntos de vistatiene un significado distinto al que se utiliza en otros contextos. En otroscontextos se entiende por 'naturaleza' lo que no vara, lo eterno, loinmutable. Se cuenta entre las peculiaridades del hombre el hecho de que

    ab ovo. Con ello se suprime por completo la posibilidad de preguntar y de observarbajo que circunstancias y que relaciones no reguladas por normas se sujetan a stas".

    112

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    5/24

    1. Brunety A. MoreJl

    por naturaleza pueda cambiar de manera especfica. Su integracin en lasociedad lo muestra elocuentemente. Una buena y seria pregunta de examen,que todava se formula aunque muy raramente, sera: cules son laspeculiaridades estructurales del hombre que hacen posible la historia? 0 ,para formularlo con mayor precisin sociolgica: Qu peculiaridadesbiolgicas son premisas de la variabilidad y particularmente de la capacidadde desarrollo de las sociedades humanas?"Pues bien, los hechos sostienen que si bien la estructura de las sociedades

    constituidas por los seres vivos no humanos slo cambian cuando cambia laestructura biolgica de esos seres, las sociedades humanas pueden cambiar sinque se altere la constitucin biolgica del hombre, sin que cambie la especie.De lo que se trata, pues, es de encontrar explicaciones acerca de la'naturaleza' y del 'carcter' de las transformaciones sociales que sean ajenas alas teoras biolgicas. Y la respuesta se encuentra en el aprendizaje: no es quelos hombres, por su constitucin biolgica, puedan aprender a dirigir suconducta en mayor medida que otros seres vivos, sino que su conducta debeser dirigida por el aprendizaje. Se constata, en este sentido, que laconformacin social de la conducta del hombre (en relacin a otroshombres) es extraordinariamente variable, extraordinariamente distinta ensociedades diferentes e, incluso, extraordinariamente distinta en estratosdiferentes de una misma sociedad. Ello explica el propsito de Elias deexaminar crticamente la idoneidad de las estructuras tradicionales delpensamiento para el estudio cientfico de las interrelaciones existentes en elplano humano ..social de integracin, pues "la complejidad de muchas teorassociolgicas actuales tiene su causa no en la complejidad del objeto en cuyainvestigacin se esfuerzan, sino en el uso de conceptos que se han acreditadofundamentalmente en otras ciencias, en especial las fsicas o en el uso deconceptos cotidianos asumidos como obvios y que resultan inapropiados parala investigacin de contextos funcionales especficamente sociales" (Elias,1982a: 133).

    Debemos abordar una reorganizacin del pensamiento sociolgicoalternativo a la perspectiva dominante que sostiene la estabilidad como lasituacin normal y la transformacin y/o cambio social como la situacinexcepcional: no se busca lo inmutable de una sociedad cuando se habla delos universales de la sociedad humana?, se pregunta Elias. La respuesta, lisa yllanamente, es no. Lo nico que parece "invariable es la variabilidadespecfica del hombre surgida de su cambio evolutivo; pero esta variabilidadno tiene nada que ver con el caos. Se trata de un orden de tipo especfico. Enla investigacin de este orden, orden del cambio mismo, se esforzarn los

    113

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    6/24

    SOCIOLGICA

    socilogos clsicos del siglo XIX, hombres como Comte, Marx, Spencer ymuchos otros" (Elias, 1982a: 137 ..138). As, en contra del nominalismosociolgico, que sostiene el individuo como una realidad social propiamentedicha, Elias reclama la necesidad de construir un marco referencial deconceptos que den cuenta del carcter procesual de las sociedades.

    Tambin Bourdieu (1997) considera que el primer momento, inevitable,del conocimiento del mundo social, es la crtica al reconocimiento universalde lo universaL Por ello habla de reflexividad sociolgica en trminos dedesvelamiento sistemtico de los esquemas clasificatorio, que son lasprecondiciones de nuestras prcticas sociolgicas ms conscientes. Estanocin de reflexividad se opone a la de Beck y/o Giddens. Para estos autores,la reflexividad tiende a implicar la suspensin del mundo de la vida parallegar a formas de conocimiento social individualizado, subjeto..objeto. Parala sociologa reflexiva de Bourdieu, implica suspender el conocimientosujeto ..objeto y situar a los conocedores en el mundo de la vida (Lash, 1997),esto es, en el espacio social que tiende a funcionar como un espaciosimblico: un espacio de luchas simblicas por el poder de producir eimponer la visin legtima del mundo. As pues, lo decisivo para la sociologaes analizar racionalmente la dominacin: la sociologa, indica Bourdieu, msque dar lecciones facil ita armas mediante el conocimiento de losmecanismos e instituciones de la vida social, en pugna con eldesconocimiento que implica casi siempre el reconocimiento de loestablecido.

    Todo ello lleva a Elias a exigir un impulso de autodistanciamiento quehaga posible la comprensin de la relacin entre individuo y la sociedad, esdecir, para la comprensin de la sociedad de los individuos: "Realmente lafuncin que desempea el pronombre 'yo' en la configuracin humana slose entiende en conexin con las dems posiciones representadas por los otrosmiembros de la serie. Difcilmente son separables las seis posiciones deljuego; es imposible imaginarse un 'yo': sin un 'tu' un 'l' o un 'ella', sin un'nosotros', un 'vosotros' y un 'ellos'" (Elias, 1982a: 148). La serie depronombres aporta un material conceptual bsico para la comprensin de lasfiguraciones humanas, esto es, para la compresin del carcter multilateral delas interrelaciones sociales. Se trata, en definitiva, de proveerse de uninstrumental conceptual que permita flexibilizar la presin social que inducea hablar y a pensar como si individuo y sociedad fuesen dos figuras (no tanslo distintas, sino tambin) antagnicas.

    Plantear la propia naturaleza de la mirada cientfica forma parte delquehacer cientfico que busca el origen de la razn no en una 'facultad'

    114

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    7/24

    J. Brunety A. MoreJl

    humana, es decir, en una naturaleza, sino en la historia misma de esosmicrocosmos sociales singulares donde los agentes luchan, en nombre de louniversal, po r el monopolio legtimo de lo universal. O dicho en otraspalabras, a n cuando ante s misma la mirada cientfica (como diraBourdieu, el habitus caracterstico del campo cientfico) se presente bajo laapariencia de un don de la naturaleza, es el producto de la historia, existenicamente en tanto que situado en la red de prcticas y significadospreexistentes.2. LA SOCIEDAD DE LOS INDIVIDUOS

    La genealoga describe fuerzas histricas que en su enfrentamientohicieron posible las culturas y las formas de vida. Por ello, el punto de partidaepistemolgico del genealogista consiste en contras tar las categoras deconocimiento instituidas en el llamado campo cientfico. Para Varela (1997:36), tanto Elias como Foucault, siguiendo a los clsicos de la sociologa(Marx, Weber, Durkheim), "defienden la necesidad de un uso determinadode la historia para romper co n las evidencias y los esquemas preestablecidos,para poder recuperar la memoria de los conflictos, en fin, para podercomprender cmo se han gestado las condiciones que conforman el presentey elaborar as nuevos conocimientos que puedan ser tiles p ar a c o no c er deun modo reflexivo y distanciado lo que est aconteciendo". Es en este sentidoque Bourdieu (1988: 166) afirma que "en el dominio simblico los golpes defuerza se t ra d uc en p o r golpes de forma", y que su consolidacin, por tanto,determinar la forma imperceptible de hacer las cosas, esto es, el habitus enla vida social.

    La anterior reflexin refuerza la necesidad de aplicar el mtodo socio ..histrico al estudio de las relaciones sociales. stas, segn Elias (1990a: 93 ..94), no pueden pensarse en trminos de oposicin entre individuo ysociedad, ya que dondequiera que se mire "se e nf re nt a u n o con las mismasantinomias: tenemos una cierta n o ci n h ab it ua l de lo que somos nosotrosmismos en tanto que individuos particulares. Y tenemos tambin una nocinms o menos precisa de lo que queremos expresar cuando decimos 'sociedad'.Pero estas dos nociones, la conciencia de nosotros mismos en tanto quesociedad y la conciencia de nosotros mismos en tanto que individuos, nuncaencajan completamente la un a en la otra. Es indudable que, al mismotiempo, tenemos ms o menos claro que no existe ta l abismo entre individuosy sociedad. Toda la sociedad humana est compuesta po r individuosparticulares, y todo individuo humano llega a ser verdaderamente humano

    115

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    8/24

    SOCIOLGICA

    slo cuando aprende a actuar, a hablar, a sentir, en una sociedad formada porpersonas. La sociedad sin individuos, el individuo sin sociedad, son absurdos.Pero cuando intentamos reproducir mentalmente lo que vivimos realmenteda a da, siempre aparecen aqu y all, como un rompecabezas cuyas piezasno encajan para formar toda la figura, nuevas brechas y agujeros en nuestrascadenas cognoscitivas". Lo que nos falta, aade Elias, "son modelos mentalesy una visin global con cuya ayuda podamos conseguir una mejor armonaentre nuestra concepcin de los seres humanos como individuos y nuestraconcepcin de los seres humanos como sociedad".

    Para superar este falso dilema es preciso coordinar sociologa e historia.Esta es la tesis que Elias plantea en La sociedad cortesana (1982) y en Elproceso de la civilizacin (1987). Su propsito consiste en plantear "un modelode desarrollo de la est ructura de la humanidad en su conjunto" (Kilminster,1987: 215), presuponiendo que el territorio epistemolgico es estrictamentesocial y que en l se dice 'objetivamente' como es el mundo ( la realidad) apartir de unas formas de experiencia que ( tambin) es tn medidassocialmente. As, en Elias se manifiesta la bsqueda incesante de respuestasa preguntas epistemolgicas y metodolgicas fundamentales, modificando odiscutiendo varias de las tesis centrales de la epistemologa weberiana3 yaproximndose a posturas durkheimianas.

    Respecto a la relacin de la sociologa con la historiografa, Elias se centraen el problema de la unicidad e irrepetibilidad de los acontecimientoshistricos, que a su vez adjudican un valor especial a la unicidad eirrepetibilidad de los individuos en sociedades concretas. No cabe duda,segn Elias, que las relaciones entre los acontecimientos reflejan una formasocial especfica de la autoconciencia humana. Pero, ante este tipo dehistoriografa basada en la irrepetibilidad y unicidad de la historia y de losindividuos y sus hechos, observamos relaciones objetivas, o por el contrario

    3. A diferencia de Weber, Elias no sita las ideas y los valores en el centro de losprocesos de organizacin y cambio socia1. Para l, los valores no activan ni orientanla motivacin del individuo para la accin. Por ello, por ejemplo, no comparte lateor a weberiana de la sucesin de las formas de legitimidad. Elias se distancia,asimismo, del mtodo weberiano de elaboracin de 'tipos ideales', basado en lacomparacin ponderada de todos los fenmenos de un determinado tipo en unapoca histrica determinada, y se decanta por el anlisis intensivo de casoshistricos. Esta forma de operar le permite establecer las leyes de funcionamiento delas sociedades a partir del examen minucioso de sus actualizaciones histricas. Elanlisis intensivo se completa con el mtodo comparativo, que permite contrastardistintas formas de una misma sociedad (la corte inglesa, prusiana, asiticas...) y,tambin, contrastar distintas formas sociales (la sociedad burguesa, la sociedadfeuda1. .. ).

    116

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    9/24

    l. Brunety A. MoreJl

    estamos ante una manipulacin del investigador social? La dificultad radicaen que los aspectos nicos e individuales de las relaciones histricas estnvinculados con aspectos sociales irrepetibles. Mientras que en las especies nohumanas las configuraciones sociales son especficas y slo cambian si semodifica su substrato biolgico, los individuos (representantes biolgicos delhorno sapiens) transforman la sociedad en que viven sin transformar laespecie, el sustrato biolgico: "Que las sociedades humanas puedan cambiarde estructura sin cambios genticos demostrables de sus miembros es, entrminos biolgicos, una singularidad sorprendente de estas sociedades.Pueden cambiar de estructura dentro de un intervalo de tiempo que seconsiderara excesivamente breve en el caso de cambios genticos queentraen el paso de una especie a otra. Cambios importantes de la estructurasocial, como los de urbanizacin o industrializacin, se produjeron en un parde siglos. Quizs slo tomemos conciencia de toda la importancia delproblema con que nos enfrentamos aqu si comparamos la relativamaleabil idad de las sociedades humanas con la rigidez e inmutabilidadrelativa de las sociedades animales" (Elias, 1994: 74,75). En La sociedadcortesana encontramos un buen ejemplo del significado que Elias otorga altrmino unicidad: la persona de Luis XIV fue, ciertamente, nica eirrepetible. Pero "la definicin de la unicidad misma de un rey permaneceincierta y fragmentaria en tanto no se investigue la posicin regia, nica ysingular, en diferente sentido. Adems de esto, modalidades tales comounicidad e irrepetibilidad no son ms que sntomas de peculiaridadesestructurales de las relaciones histricas a las que estos conceptos aluden"(Elias, 1982: 34,35).

    Elias rechaza la premisa de la historiografa clsica del siglo XIX y primertercio XX que afirma la libertad del individuo como la base de todas lasdecisiones y acciones. El objeto de la sociologa histrica de Elias no loconstituyen los individuos, supuestamente libres y nicos, sino las posicionesque existen de forma independiente a ellos y las dependencias que rigen elejercicio de su libertad: Elias no pretende estudiar un rey en particular, sinola red de obligaciones -re laciones- en las que se encuentra; no la accinde un prncipe, sino la red de obligaciones -re laciones- en la que seencuentra inscrito. Por ello analiza las determinaciones que pesan sobre lasdistintas personas, los fenmenos que ninguna voluntad (ni siquiera la delrey) podra transformar. Frente a la visin del horno economicus, cuyaprincipal cualidad es ser un self made man, "aqu se va a defender que suautodeterminacin no resulta sostenible, por lo que debe aceptarse que losactores slo pueden definirse y constituirse relacionalmente, y noendgenamente" (Gil Calvo, 1994: 240).

    117

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    10/24

    SOCIOLGICA

    La personalidad 'regia' de Luis XIV que Elias plantea no es la de unapersona independiente y libre, sino la de un sujeto cuyos actos y decisionesse hayan condicionados por la interaccin social, esto es, por lainterdependencia y la heterodeterminacin. La intensificacin de lasrelaciones de interdependencia recproca (la densidad moral de Durkheim),no slo se halla en la base de todos los procesos civilizatorios, sino queconstituye el factor bsico del orden social. As, frente a la imagen dehombres aislados e independientes que presenta la historiografa clsica, lateora sociolgica de la interdependencia "parte de la observacin de quetodo hombre desde su infancia pertenece a una multiplicidad de hombresdependientes recprocamente". Es dentro (y solo dentro) del entramado deinterdependencias en el cual se ha nacido que "se desarrolla y acredita ungrado y segn modelos diversos su autonoma relativa como un individuo quedecide por s mismo" (Elias, 1982: 192 .. 194). En ltimo trmino, el conceptode interdependencia debe entenderse a partir de las coacciones que algunoshombres ejercen sobre otros, y a partir de las necesidades (formadassocialmente) de dependencia recproca que stos tienen. De ah que paraElias (1994) el poder ha de entenderse como un aspecto de una relacin, alser una peculiaridad estructural de todas las relaciones sociales.Concretamente, Elias "estudia las relaciones de poder en interdependenciacon la configuracin que adoptan las relaciones sociales en cada momentohistrico, es decir, con la red de interdependencias que exis ten entre losdistintos grupos y agentes sociales. Es en el interior de esta red deinterdependencias donde determinados grupos o sujetos pueden alcanzarmayores oportunidades de poder en relacin a otros, en la medida en que sehacen con el control de recursos militares econmicos o de conocimiento.Las relaciones de poder reenvan as al cambiante equilibrio de poder que seestablece en cada momento entre los distintos agentes y grupos sociales"(Varela, 1997: 44).

    Si aceptamos que cada accin individual desencadena respuestas porparte de otro(s) individuo(s), y as sucesivamente, para captar la verdaderaestructura y la gnesis social de las construcciones histricas debemos otorgara las relaciones sociales (a la dinmica relacional) un lugar centra l. Larelacin de los agentes con lo social es una relacin prctica e inmanenteentre agentes y campos que no pueden reducirse al clculo consciente de losagentes; clculo que ignora la dialctica de las estructuras sociales y lasdisposiciones estructurales y estructurantes en las que se forman ytransforman los principios de pensamiento (Bourdieu, 1991). Esto es,debemos prestar especial atencin a los enfrentamientos de intereses que sedan a partir de los objetivos y las necesidades ms bsicas de los individuos

    118

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    11/24

    I. Brunety A. MorelJ

    (Ramos Torre, 1994). Hay que estudiar "como del entramado de innmerasintenciones e intereses -sean stos coincidentes o no e incluso opuestos-surge algo que ninguno de los participantes haba planeado o pretendido yque, sin embargo, es el resultado de las intenciones y de las acciones demuchos individuos. Y ste es, en realidad, todo el secreto del entramadosocial de su necesidad, de su regularidad estructural de su carcter de procesoy de su desarrollo; ste es el secreto de la gnesis social y de la dinmica delas relaciones" (Elias, 1987: 391).

    Junto a los mecanismos de interdependencia, es bsico analizar elcomportamiento de los individuos y sus funciones psquicas en relacin ala estructura de las funciones sociales. En los perodos de transicin,cuando las antiguas pautas de comportamiento resultan inadecuadas paraorientar nuestras vidas y todava no han aparecido nuevas pautas, escuando mejor se observan los esquemas de comportamiento humanoaprehendidos desde la infancia y sometidos a un fuerte control social: "Aligual que en el conjunto de la orientacin de nuestro comportamiento y delentramado general de nuestras funciones espirituales, estos esquemas sonpolifacticos: en su constitucin y en su reproduccin participan losimpulsos emocionales tanto como las funciones racionales, instintivas yrelacionadas con el yo. Hace tiempo que se ha convertido en costumbreexplicar la regulacin a que est sometido el comportamiento de losindividuos de nuestra sociedad como algo racional, algo fundamentado enla ref lexin racionaL El resultado de nuestras investigaciones indica queesto no es correcto. Hemos comprobado que la racionalizacin as como laconfiguracin racional y la justificacin de los tabes sociales, slo es unaspecto del cambio que abarca el conjunto de la organizacin espiritual,tanto los aspectos impulsivo como los del yo y los del s u p e r ~ y o . Tambin seha demostrado que el motor de este cambio de la a u t o ~ o r i e n t a c i n psquicason las fuerzas de interdependencia en una orientacin determinada, lastransformaciones de las formas racionales y del conjunto de la red sociaLEsta racionalizacin es coincidente con una diferenciacin considerable delas cadenas funcionales y de la transformac in correspondiente en laorganizacin de la violencia fsica. El presupuesto de la racionalizacin esun aumento del nivel de vida y de la seguridad, una mayor proteccinfrente a la supeditacin o ~ n i q u i l a c i n fsicas y frente a la irrupcin de losmiedos incontrolables que caracterizan ms clara y frecuentemente laexistencia del individuo en sociedades con monopolios menos estables ycon una menor divisin de funciones"4 (Elias, 1987: 5 2 6 ~ 5 2 7 ) .

    4. Elias considera importante los nexos entre las pautas de comportamiento y los

    119

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    12/24

    SOCIOLGICA

    De este modo, Elias entra en el terreno de la 'psicologa histrica'. Paraeste autor, el proceso de civilizacin (proceso que incluye el deracionalizacin) es al mismo tiempo un fenmeno psquico y un fenmenosocial. De lo que se trata, pues, es de iniciar lneas de investigacin queposibiliten el anlisis de las relaciones inseparables entre estructurasindividuales y estructuras sociales. El objeto de la psicologa histrica es el'habitus humano en su conjunto' (las maneras de mirar, los diversos usos dellenguaje, la regulacin de las funciones naturales, etc.) y/o toda la economapsquica (Bourdieu). Por ello se debe aplicar dos enfoques interrelacionados:el enfoque socio--gentico y el enfoque psico--gentico.El enfoque socio--gentico descubre los mecanismos de formacin y los

    principios de estructuracin de una sociedad determinada (este enfoqueconsidera el conjunto del mbito social); el enfoque psico--gentico delimitala elaboracin y la economa del habitus psquico engendrado por la sociedad(este enfoque considera tanto lo 'consciente' como lo 'inconsciente' delorden funcionaP). Pero todo ello sin olvidar que el habitus psquico es unafuncin de la estructura social, una expresin de las relaciones sociales defuerza, de poder: "Las diferencias entre esta independencia y dependenciahumanas son el ncleo de aquello a que nos referimos al hablar de relacionesde poder de las personas de una sociedad. Su estudio ocupa, en mi opinin,

    mandatos y las prohibiciones de una sociedad concreta. Su comprensin requiere irms all de las justi ficaciones racionales: debe d ~ s c e n d e r s e a los substratos de laorganizacin de los miedos sociales. Porque, en su opinin, en todas las sociedadeslos miedos y los temores son suscitados por algunos hombres con el fin de regular elcomportamiento social.

    5. En El sentido prctico, Bourdieu (1991) da cuenta de la generacin social de lasdisposiciones a partir de las cuales los sujetos perciben y actan en el mundo. Estasdisposiciones, a las que denomina habitus, han sido conformadas a lo largo de lahistoria de cada sujeto y suponen la interiorizacin de la estructura social. El habitus"se define como un sistema de disposiciones durables y transferibles -estructurasestructuradas predispuestas a funcionar como estructuras estructurantes- queintegran todas las experiencias pasadas y funciona en cada momento como matrizestructurante de las percepciones, las apreciaciones y las acciones de los agentes decara a una coyuntura o acontecimiento y que l contribuye a producir". Los sistemasde habitus "deben su eficacia al hecho de que funcionan ms all de la conciencia yde l discurso, luego fuera del examen y del control voluntario: orientadoprcticamente las prcticas, esconden lo que se denominara injustamente unosvalores en los gestos ms automticos o en las tcnicas del cuerpo ms insignificantesen apariencia (...) y ofrecen los principios ms fundamentales de la construccin y .de la evaluacin del mundo social, aquellos que expresan de la forma ms directa ladivisin del trabajo entre las clases, las clases de edad y los sexos, o la divisin deltrabajo de dominacin" (Bourdieu, 1988: 54 y 447).

    120

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    13/24

    l. Brunety A. Morell

    o, ms exactamente, debera ocuparlo, el centro de trabajo de investigacinde la sociologa. Sin determinar y explicar las relaciones de poder de ungrupo, los estudios de sociologa de tipo macro o microsociolgico sonincompletos, vagos y, en definitiva, estriles. En este asunto requieren unaespecial atencin las transformaciones de las relaciones de poder y suexplicacin" (Elias, 1995: 171).

    3. EL PROCESO DE CIVILIZACINLa sociologa histrica de Elias se desarrolla en torno a la teora del

    proceso de civilizacin. Sus estudios se caracterizan por ser a la vez (a)tericos y empricos y (b) figurativos y desarrollistas. Elias trata a los sereshumanos y a sus sociedades de forma global, evitando la compartimentacinque resulta "de la actual divisin del trabajo acadmico" (Elias y Dunning,1992: 29). No analiza las ' relaciones intersubjetivas' con categoraspsicolgicas que las suponen invariables y consubstanciales a la propianaturaleza humana, sino desde una perspectiva histrica, esto es,directamente dependientes de las exigencias propias de cada sociedad. Lascadenas de interdependencias se distribuyen en series de antagonismos,inestables, mviles, que son la condicin misma de su posible reproduccin.As, al ubicar los equilibrios de fuerzas fluctuantes en el centro de cualquierconfiguracin social, el enfoque figuracional de Elias resulta prximo a lagenealoga de Foucault y a la teora general de los campos de Bourdieu6

    Elias estudia la configuracin de la sociedad cortesana a partir delequilibrio de las tensiones que permita su reproduccin. La sociedadcortesana emerge a consecuencia de la ruptura del equilibrio de fuerzas de lasociedad feudal, a partir de la preeminencia conquistada por los reyesconvertidos en soberanos absolutos a expensas de sus competidores feudales.Es la modificacin del equilibrio de fuerzas lo que permite explicar la

    6. Elias rebate el error behaviorista de l imi tar el objeto de estudio cientf ico a losfenmenos directamente observables. Rebate, as mismo, el pensamientofenomenolgico que afirma que las reflexiones, experiencias y actividades mentalesno son directamente asequibles a la observacin de personas ajenas a ellos. En suma,los socilogos de l comportamiento observan acciones y los socilogosfenomenolgicos experiencia de forma completamente aislada. En el otro extremo,la sociologa figuracional "considera al ser humano en su conjunto. Se basa en unmodelo pentadimensional de una pluralidad de seres humanos, modelo que abarcatanto los aspectos tetradimensionales y directamente observables delcomportamiento como los aspectos de la 'experiencia' , del pensamiento, lasemociones y los instintos.

    121

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    14/24

    SOCIOLGICA

    reproduccin (o desaparicin) de las figuraciones, no la accin voluntaria delos individuos (aunque estn dotados de un poder absoluto). La sociedadcortesana aparece como un mbito de poder entre un nmero cada vez msreducido de familias guerreras: las casas reales que desde los siglos X, XI y XIIluchaban por mejorar sus oportunidades territoriales. Las capas urbanas y elcomercio juegan un papel decisivo en la consolidacin del poder de lasfamilias guerreras, pues "las ciudades y la comercializacin actan an demodo indirecto como instrumentos u rganos de las casas reales para laintegracin de territorios cada vez ms amplios" (Elias, 1986: 366). Adems,la sociedad cortesana se encuentra indisolublemente unida a un doblemonopolio: (1) el monopolio fiscal que centraliza los impuestos y (2) elmonopolio sobre la violencia legtima que atribuye al monarca la fuerzamilitar, esto es, 10 convierte en el garante de la pacificacin de todo elespacio social.

    Esta doble monopolizacin fiscal y militar, que despoja a la aristocraciaguerrera de los antiguos fundamentos de su poder y la obliga a convertirse encortesana, permite a Elias establecer la 'ley del monopolio de la dominacin':"Un seor feudal ha acabado ganando el predominio sobre todos suscompetidores y el seoro sobre todas las tierras. Y esta disposicin sobre lastierras se monetariza o se comercializa cada vez ms. Este cambio semanifiesta en el hecho de que el Rey posee un monopolio de imposicin yrecaudacin de gravmenes sobre todo el pas, de forma que acabadisponiendo del ingreso mayor de todo el reino. Un Rey poseedor y donantede tierras se ha convertido en un Rey poseedor y donante de rentasmonetarias" (Elias, 1987: 443 ..444). El monopolio fiscal, el monopoliomilitar y la etiqueta de cor te const ituyen los tres instrumentos dedominacin del monarca; instrumentos que considerados conjuntamentedefinen la configuracin original que es la sociedad cortesana.

    El sistema de relaciones que se establece en la sociedad cortesana permiteentender el tipo de racionalidad dominante en esta poca. Ciertamente, losmodelos intelectuales que orientan la conducta humana varan segn laestructura de la sociedad. En consecuencia, la 'racionalidad' cortesana esdistinta de la 'racionalidad' profesional ..burguesa. En esta ltima el clculo dela ganancia desempea "un papel primario, mientras que en el tipocortesano..aristocrtico, 10 juega el clculo de la ganancia y la prdida en lasoportunidades de poder del prestigio y el status. Como se ha visto, en loscrculos cortesanos se paga a veces una ganancia en las oportunidades deprestigio y de status con una prdida de oportunidades financieras. Lo que,en un sentido cortesano, apareca como 'racional' y 'realista', era, en

    122

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    15/24

    l. Brunety A. MoreJl

    consecuencia, 'irracional' y 'no realista' en el sentido profesional..burgus.Ambas racionalidades tenan en comn la direccin de la conducta enreferencia a las oportunidades de poder, ta l como respectivamente lasentendan, es decir, segn la correspondiente configuracin de hombres".As, la racionalidad cortesana "no recibe su carcter especfico como laracionalidad cientfica, primariamente en virtud del esfuerzo por conocer ycontrolar las relaciones naturales extrahumanas, ni tampoco, como laprofesional..burguesa, primariamente por razn de la planificacincalculadora de la propia estrategia de la conducta en la lucha competitiva porlas oportunidades econmicas de poder, sino (...) en virtud de laplanificacin calculadora de la propia estrategia respecto a las posiblesganancias o prdidas de oportunidades de status y de prestigio, bajo la presinde una incesante competicin por las oportunidades de poder de esta ndole".Se observan luchas "de competencia por las oportunidades de prestigio y delstatus en muchas formaciones sociales; es posible que existan en todas lassociedades. Lo que se ha observado aqu en la sociedad cortesana tiene, eneste sentido, un carcter paradigmtico. Dirige la atencin a unaconfiguracin social que lleva a los individuos de poder del tipo status yprestigios" (Elias, 1982: 124.. 127).

    Lo 'racional' (o lo 'razonable') depende en cada caso concreto de la propiaestructura de la sociedad. Por ello, la racionalidad profesional..burguesa ycapitalista que Weber destac no es la nica posible. En la corte del reydescubrimos un tipo especfico de racionalidad no burguesa: la racionalidadcortesana basada en "un control de los afectos a favor de una conductaexactamente calculada y matizada en el trato con los hombres" (Elias, 1982:150). En la corte el trato espontneo queda anulado y sometido a unrozamiento de tipo econmico, medible y calculado con la finalidad de lograrel prestigio deseado. El modelo genrico de racionalidad instrumental es,como ha mostrado Gellner (1994: 141), un producto histrico. La 'mente'que Hume y Kant describieron y que referan a la humanidad en general es,en realidad, "la culminacin de un desarrollo histrico nico". La conexinracional entre medios y fines que constituye la esencia del empresariomoderno (esto es, la concepcin de un mundo ordenado y liberado de lomgico) es una codificacin de la Ilustracin.

    La instauracin del Estado absolutista se acompaa de significativasevoluciones que Elias interpreta como constitut ivas del proceso decivilizacin. Como hemos dicho, entre los siglos XII y XVIII lassensibilidades y los comportamientos se ven modificados por dos hechosfundamentales: a) la monopolizacin estatal de la violencia, que obliga a

    123

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    16/24

    SOCIOLGICA

    dominar las pulsiones y pacifica as el espacio social, y b) el fortalecimientode las relaciones interindividuales, que implica un control ms severo de lasemociones y de los efectos. De ah surgen los mecanismos de autocontrol quecaracterizan el hombre occidenta l en la modernidad. El proceso decivilizacin es un proceso de larga duracin en el transcurso del cual semodifica la economa psquica que regula los mecanismos de autocontrolejercidos sobre las pulsiones y las emociones, de ta l modo que se pasa de lacoaccin social a la autocoaccin. Este es un proceso que se inicia en lascortes feudales (que constituyen islotes de civilizacin donde se esboza unnuevo habitus) y que contina en la sociedad cortesana y/o en la sociabilidadaristocrtica o de corte. Elias destaca el papel de los humanistas en lainstauracin de los nuevos modos de comportamiento. Es en este momentoque se desarrollo el cdigo de la civilidad propiamente dicha (civilitaristocrtica frente a la courtoisie de la nobleza guerrera). De ah surge uno delos rasgos fundamentales y originales de la sociedad cortesana: la ausencia(en las prcticas y en los pensamientos) de la distincin entre vida privada yvida pblica. Tal ausencia indica que el ser social del individuo se identificatotalmente con la representacin que se da a l mismo o que le otorgan losotros. Por ello, la superioridad social se afirma en la sumisin poltica ysimblica a un orden en el que las formalidades pblicas indican el lugar quecada uno ocupa en la jerarqua de las condiciones sociales.

    As pues, la 'civilizacin' (trmino aplicable a Francia y a Inglaterra,contrariamente al de 'cultura' que se circunscribe a Alemania) hacereferencia a un conjunto de formas de comportamiento que se manifiestanexteriormente y que expresan la cualidad social de las personas, es decir,alude a la conducta observable de un grupo social en relacin a otros queconsideran ms brbaros, menos evolucionados socialmente. Pero tambin esun proceso de remodelaje de la afectividad que somete al hombre a una redcerrada de autocontroles automticos. Elias conceptualiza la nocin decivilizacin como una marcha inacabada que hay que promover. Ello suponeafirmar que el proceso de civilizacin consiste en la generalizacin a toda lasociedad de las prohibiciones, censuras y controles que en un tiempo fuerondistintos de la manera de ser de los hombres cortesanos.

    Elias concluye La sociedad cortesana con un captulo dedicado a la gnesissocial de la revolucin. En l esboza el proceso que condujo a la destruccinde la sociedad cortesana absolutista: en las ltima dcadas del reino ningunode los tres principales poderes (rey, parlamento y nobleza de espada) gozabade una posicin de dominio sobre los otros, sino que, por el contrario, existauna distribucin equilibrada del poder entre las distintas lites: "cada parte

    124

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    17/24

    /. Brunet y A. MoreJl

    vigilaba con mil ojos que sus privilegios y oportunidades de poder no seredujeran" (Elias, 1982: 357). Ello explica que las lites monopolistas delantiguo rgimen fueran incapaces de ver los cambios sociales (y, por tanto,los cambios en las relaciones de poder) que acontecan a su alrededor. Suatencin se centraba en "las escaramuzas y combates no violentos que tenanentre s por el reparto de las oportunidades sociales producidas". En ta lsituacin, "los contrincantes privilegiados tienen, pese a su rivalidad, elinters comn de excluir a los grupos marginados de la particin en el controlde los monopolios centrales del poder estatal y en las oportunidades de poderque ta l control ofrece. En estas circunstancias, es muy probable que losgrupos que se estn haciendo socialmente ms fuertes y que hasta entoncesocupaban una posicin marginal, intenten tomar por asalto el accesobloqueado al control del monopolio estatal de la violencia y de los demsmonopolios estatales, mediante el uso de la fuerza fsica, esto es, mediante larevolucin". Esta fue, segn Elias (1982: 359 ..360), "la configuracin quecondujo a la explosin violenta de la Revolucin Francesa".

    Al caracterizar cada configuracin social a partir de una red especfica deinterdependencias, Elias aporta una slida contribucin a la comprensin delproceso histrico. Para l, los mecanismos de cambio no pueden serexplicados a partir de un slo factor (econmico, demogrfico, tecnolgico,etc.) o de un nico esquema (de clases sociales, por ejemplo): ni la lucha porla existencia ni la lucha de clases impulsa el cambio social. Por el contrario,las causas del cambio se encuentran en la propia estructura social, es decir, elconflicto tiene un origen estructural, y en la medida que lo consideremos unacategora social contribuir al esclarecimiento de las tensiones sociales. Lacoaccin se ejerce a travs de las estructuras de poder como un todo queoprime a los individuos y que modela/produce sus consecuencias. Violenciay/o coaccin bajo la que subyace la desigualdad en la distribucin de poder.Como Hegel, Elias no rechaza la violencia, sino que la integra en eldesarrollo de la historia humana y la justifica como condicin sine qua nonpara la civilizacin/humanizacin de las relaciones interpersonales. Laviolencia es algo adquirido que tiene su base en la estructura social y en laestructura de la personalidad configurada en el proceso desocializacin/civilizacin.

    La progresiva contencin de los impulsos, fruto del proceso decivilizacin, es una constante en la sociologa histrica de Elias. Comoafirman Elias y Dunning (1992: 60..61), "el aprendizaje del autocontrol es ununiversal humano, una condicin comn de la humanidad. Sin ella, laspersonas, como individuos, no lograran convertirse en seres humanos y,

    125

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    18/24

    SOCIOLGICA

    como sociedades, se desintegraran con rapidez". Es la necesaria contencinde los impulsos lo que lleva a todas las sociedades a desarrollar mecanismosque faciliten la expulsin de las tensiones generadas por el sobreesfuerzo queellas mismas generan. En la actualidad, el deporte cumple esta funcin. Consu escenografa especfica, sirve para aflojar las tensiones sin los riesgoshabituales de otras situaciones vividas en el quehacer diario, produciendo unefecto casi liberador, catrtico. El deporte comparte con otras actividadesrecreativas la funcin de controlar un placentero descont rol de lossentimientos, ya que lo que en l se da son batallas controladas y noviolentas. Batallas que imitan selectivamente las luchas que tienen lugar enla vida real.

    Pero si la civilizacin es un movimiento continuo, un flujo y reflujo deformas sociales, el deporte estar necesariamente ligado a las condiciones dela civilizacin de la sociedad en general, y ms concretamente a lainteraccin de esfuerzos civilizadores y descivilizadores. En este sentido, Eliasy Dunning (1992: 78;79) plantean el origen del deporte en la Inglaterra delsiglo XVIII como un pasatiempo de las clases altas. Pero un pasatiempo queeliminaba un rescoldo de vital importancia: deporte de tipo recreativoproporciona una solucin a la extrema sensibilidad hacia la violencia fsicaque caracteriza a todas las sociedades altamente pacificadas. De hecho, "elproblema resuelto por los pasatiempos en tanto que deportes fue el de cmoexperimentar el deleite pleno"de una batalla sin herir a ningn ser humano,es decir, con un mnimo de dao fsico", o dicho con otras palabras, "lasociedad que no proporcione a sus miembros, y especialmente a susmiembros ms jvenes, las oportunidades suficientes para que puedanexperimentar la agradable emocin de una lucha que quiz, pero nonecesariamente, implique fuerza fsica y habilidad corporal, puede correr elriesgo de embocar ilcitamente la vida de sus miembro; puede que no lesofrezca los escapes complementarios suficientes para las tensiones sinemocin producidas por las rutinas recurrentes de la vida social". Lapropensin a aprender controles sociales form parte de la constitucin

    7. Retornando al pesimismo freudiano de El malestar en la cultura, Elias funda todaposibilidad de civilizacin en la represin del deseo, que por naturaleza seraantisocial. O dicho en otras palabras, la sociedad no es ms que una forma deorganizar el deseo (la violencia), por tanto, no podemos definir la sociedad como'natural' (inscrita en la naturaleza del hombre): "La civilizacin ha sido conquistadapor obra de la renuncia a la satisfaccin de los instintos y exige de todo nuevoindividuo la repeticin de ta l renuncia. Durante la vida individual se produce unatransformacin constante de la coercin exterior en interior", afirma Freud (1972:2106).

    126

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    19/24

    I. Brunety A. MorelJ

    natural de los seres humanos7 Por tanto, subvenir a una necesidad dediversin y, en concreto, a la de sentir una emocin agradable quecontrarreste el continuo control de los sentimientos en la vida no recreativa,es una de las funciones bsicas que las sociedades humanas deben cumplir. Eldeporte, como la propensin humana a la risa, ilustra modos y manerasdiferentes de contrarrestar las tensiones y esfuerzos provocados por el controlde los impulsos. Por tanto, la bsqueda de la emocin, el entusiasmo oeuforia en nuestras actividades recreativas, es la otra cara de la moneda delcontrol y de las restricciones que coartan nuestra expresin emocional en lavida corriente. No es posible entender una sin la otra.

    En definitiva, la sociologa histrica de Elias se articula a partir de lanecesidad de explicar la hostilidad recproca de los grupos humanos y,concretamente, explicitar los mecanismos sociales inherentes a la estructurasocial de las guerras. Por ello, las ciencias sociales deben ocuparse de lascuestiones del poder con el fin de hacer comprensible la dinmica social delas constelaciones de Estados y su furor hegemonialis. Y es que, ciertamente, lacivilizacin es un necesario e inacabado proceso de represin de los impulsosque concluir con la represin de las guerras y catstrofes que los pueblosejercen sobre los pueblos. Este es el lado positivo del proceso civilizatorio. Elnegativo lo constituye la soledad que engendra ta l proceso, es decir, elindividualismo extremo. Por ello Elias, como Durkheim, reivindica lasolidaridad, la intrnseca necesidad y dependencia de los hombres.

    4. AMODO DE CONCLUSIN: N. ELLAS VS. P. BOURDIEUElias y Bourdieu construyen una antropologa de la prctica humana que

    supera la vieja ant inomia entre fsica social (necesidad estructural) yfenomenologa social (accin individual). Frente a la fsica objetivista de lasestructuras sociales materiales y frente a la fenomenologa constructivista delas formas cognitivas, ambos autores despl iegan un programa deinvestigacin basado en la idea de que cada accin prctica se desarrollaentre estructuras objetivas y estructuras incorporadas. Ello permite a Eliasaunar la psicosociologa histrica con el proceso histrico de construccindel Estado, que ejerce el monopolio de la violencia fsica (y simblica -Bourdieu, 1998-) . La psicosociologa histrica de Elias se define poroposicin a la historia de las ideas y a la investigacin psicoanaltica(Chartier, 1992). Se critica a la primera la suposicin de que lastransformaciones que afectan a las estructuras de la personalidad se reducena transformaciones ideolgicas, expresadas en plena consciencia por los

    127

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    20/24

    SOCIOLGICA

    propios sujetos. Y al psicoanlisis el hecho de constituir un inconsciente 'sinhistoria' como instancia dominante e invariable de la estructura psquica.Para Elias (y Bourdieu) no existen categoras universales del psiquismo,

    sino dispositivos (cognitivos, e incluso libidinales) que son moldeados por lasrelaciones de interdependencia que caracterizan cada formacin social. Portanto, debemos centrarnos en el estudio de las relaciones sociales que sonconstitutivas de los sujetos (Varela, 1997; Martn Criado, 1991). Esteplanteamiento rompe con la tradicional dicotoma entre fisicalismo ypsicologismo, o si se prefiere, entre objetivismo y subjetivismos. Se trata deestablecer un modo de pensamiento relacional que identifique lo real no consustancias, sino con relaciones. Ello significa que existe una gnesis socialtanto de los esquemas de percepcin, de pensamiento y de accin, como delas estructuras sociales. Por ello Elias parte de un doble esquema: su enfoquesociogentico estudia los mecanismos de formacin y los principios deestructuracin de una figuracin social dada (evitando la reduccin de lasrelaciones sociales a las representaciones que de ellas se hacen los sujetos),su enfoque psicogentico estudia los mecanismos de formacin y losprincipios de estructuracin del habitus psquico engendrado por aquellafiguracin social. En la misma lnea, la Teora General de los Campos deBourdieu evita reducir las estructuras a las interacciones, o deducir lasacciones y/o interacciones de la estructura social. As, ambos autoresexplican en trminos sociolgicos lo que se presenta como una propiedaduniversal de la experiencia humana, a saber, el hecho de que el mundofamiliar tiende a ser percibido como evidente y a ser captado segn unamodalidad dxica. Ello se debe a que las estructuras mentales a travs de las

    8. "La sociologa supone, por su misma existencia, la superacin de la oposicinficticia que subjetivistas y objetivistas hacen surgir arbitrariamente .. Si la sociologaes posible como ciencia objetiva, es porque existen relaciones exteriores, necesarias,independientes de las voluntades individuales y, si se quiere, inconscientes (en elsentido de que no son objeto de la simple reflexin), que o pueden ser captadas sinopor los rodeos de la observacin y de la experimentacin objetivas (. .. ) Pero, adiferencia de las ciencias naturales, una antropologa total no puede detenerse en laconstruccin de relaciones objetivas porque la experiencia de las significacionesforma parte de la significacin total de la experiencia: la sociologa, aun menossospechosa de subjetivismo, recurre a conceptos intermediarios y mediadores entrelo subjetivo y lo objetivo, como alineacin, actitud, o ethos. En efecto, lecorresponde construir el sistema de relaciones que engloba y el sentido objetivo delas conductas organizadas segn regularidades mensurables y las relaciones singularesque los sujetos mantienen con las condiciones objetivas de su existencia y con elsentido objetivo de sus conductas, sentido que los posee porque estn desposedos del. Dicho de otro modo, la descripcin de la subjetividad..objet ividad remite a ladescripcin de la interiorizacin de la objetividad" (Bourdieu et al., 1976: 18..20).

    128

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    21/24

    l. Brunety A. MoreJI

    cuales los agentes aprehenden el mundo social (esto es, las disposiciones ohabitus de los agentes) son, en lo esencial, producto de la interiorizacin delas estructuras del mundo social.

    Elias y Bourdieu tambin coinciden en afirmar que lo instituido es elresultado de una lucha que se da con el fin de que algo exista (o deje deexistir), pues el mundo social es esa 'realidad' en la que tiene lugar la luchapermanente para definir 'la realidad'9. Por ello resulta errneo considerar quelos objetos histricos son los que parece que son: objetos 'naturales', esto es,objetos universales e invariables excepto en sus peculiaridades histricas.Como indica Chartier (1992: 71 ..72), "la medicina, la locura, el Estado noson objetos pensables en el modo de lo universal y cuyo contenido seraparticularizado en cada poca histrica. Detrs de la engaosa comodidad delvocabulario no hay que reconocer objetos sino 'objetivizaciones' producidaspor prcticas diferenciadas que construyen, en cada ocasin, figurasoriginales, irreductibles las unas de las otras (...) 'en este mundo, no se juegaal ajedrez con figuras eternas, el rey, el alfil: las figuras son aquello en que lasconvierten las sucesivas configuraciones sobre el tablero'. No las constituyenobjetos histricos fuera de las prcticas, mviles y por tanto tampoco camposde discursos o de realidad definidos de una vez para siempre, divididos enforma fija y notables en cada situacin histrica: 'Las cosas no son ms queobjetivaciones de prcticas determinadas, de las cuales deben actualizar lasdeterminaciones' . Slo al identif icar las particiones, las exclusiones, lasrelaciones que constituyen los objetos que estudia, la historia podr pensarloscomo 'constelaciones individuales o incluso singulares' y no como figurascircunstanciales de una categora supuestamente universal".

    A partir de la imagen del juego (la partida de cartas o el juego de ajedrez)Elias explicita el concepto ms relevante de todo su anlisis: el de figuracin.En efecto, para Elias "la modalidad propia de las relaciones deinterdependencia relacionan a los individuos entre s en una formacin dada,lo que define la especificidad irreductible de esta formacin o configuracin.De esto, las figuras singulares cada vez de las formas de dominio, de losequilibrios entre los grupos, de los principios de organizacin de lassociedades. De esto, la variabilidad de las categoras psicolgicas y de laestructura misma de la personalidad, de ninguna manera reductibles a una

    9. La realidad social, en tanto que objeto de percepcin y de accin, es un mundoconstruido y en construccin. Los procesos sociales son procesos de produccin derealidades. La objet iv idad del mundo institucional "es una objetividad deproduccin y construccin humana 'e n la que adems' el producto vuelve a actuarsobre el productor" (Berger y Luckmann, 1984: 84).

    129

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    22/24

    SOCIOLGICA

    economa universal de la naturaleza humana, sino formadas diferentementepor el modo de dependencias recprocas que caracteriza cada formacinsocial. De esto, por ltimo, la particin 'concreta' 'objetiva ' de las formassociales por el cruzamiento de las prcticas interdependientes: ni 'el juego' ni'los jugadores' son abstracciones. Es lo mismo que la configuracin queforman los cuatros jugadores, y los jugadores mismos son igualmenteconcretos. Lo que debemos entender por configuracin es la figura globalcambiante que forman los jugadores: sta incluye no slo su intelecto sinotoda su persona, las acciones y las relaciones recprocas" (Chartier, 1992: 71..-72). Tambin Bourdieu recurre a la imagen del juego para definir el conceptode campo social. Con l se alude a la constitucin en el espacio social deesferas relativamente autnomas en funcin de sus principios de regularidad,de sus valores particulares y del tipo de bienes (capital) que se juegan enellas. Cada campo social es a un tiempo un campo de fuerzas y un campo deluchas, donde estructura e historia se amalgaman.

    As, ambos autores coinciden en concebir la sociologa como una cienciahistrica que se ocupa de una estructura de relaciones socialeshistricamente dada y, por tanto, variable. Al poseer un sentido de lahistoria, Elias y Bourdieu conocen que toda pauta de relacionessocioestructurales experimenta continuas transformaciones, y que el objetodel pensamiento sociolgico "no son slo las 'socioestructuras', sino tambinsu movimiento histrico" (Bertaux, 1993: 24). Por ello, en ruptura radicalcon el individualismo metodolgico, Elias y Bourdieu centran su atencin enlas prcticas sociales que se dan en la complejidad de las estrategias del juegosocial. Prcticas que han de entenderse como producto de la relacin entreel sujeto estratgico y el campo donde produce su estrategia.

    Concluimos este trabajo afirmando la apuesta constructivista de NobertElias y Pierre Bourdieu. Ambos autores no piensan el sujeto y el objetocartesianamente, como oposiciones ya dadas, como separaciones insalvables,sino como supuestos construidos por medio de los cuales a su vez efectanconstrucciones. Se trata, epistemolgicamente y metodolgicamente, deconstruir un programa de desnatural izacin del mundo objetivo. Nopodemos ignorar que las estructuras cognitivas a travs de las cuales losagentes aprehenden el mundo social son, en lo esencial, productos de lainteriorizacin de las estructuras objetivas del mundo. La objetividad delmundo institucional es una objetividad de produccin y construccinhumanas en la que, adems, el producto vuelve a actuar sobre el productor.Por ello, la historia no puede sernos ajena. Debemos unir sociologa yhistoria si queremos comprender "la dinmica interna de las. fuerzas noqueridas de los individuos sociales" (Kilminster, 1987: 218).

    130

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    23/24

    J. Brunety A. MoreJl

    BIBLIOGRAFABE]AR, H. (1991): "La sociologa de Nobert Elias: las cadenas del miedo", en

    REIS, n 56.BE]AR, H. (1994): "Nobert Elias, retrato de un marginado", en REIS, n 65.BERGER, P.L. y LUCKMANN (1984): La construccin social de la realidad,

    Amorrortu, Buenos Aires.BERTAUX, D. (1993): "De la perspectiva de la historia de va a la

    transformacin de la prctica sociolgica", en Santamara, M.: Lahistoria oral: mtodos y experiencias, Debate, Madrid.BERTAUX, D. (1993a): "La perspectiva biogrfica: validez metodolgica ypotencialidades", en Santamara, M.: La historia oral: mtodos yexperiencias, Debate, Madrid.

    BOURDlEU, P. (1988): La distincin. Criterio y bases sociales del gusto, Taurus,Madrid.

    BOURDlEU, P. (1988a): Cosas dichas, Gedisa, Barcelona.BOURDlEU, P. (1991): El sentido prctico, Madrid, Taurus.BOURDlEU, P. (1997): Razones prcticas. Sobre la teora de la accin, Anagrama,Barcelona.BOURDlEU, P. (1998): Meditaciones pascalianas, Anagrama, Barcelona.BOURDlEU, P. y otros (1976): El oficio de socilogo, Siglo XXI, Madrid.BOURDlEU, P. y WACQUANT, L.].D. (1994): Per a una sociologa reflexiva,

    Herder, Barcelona.BOUZA, F. (1994): "Debatiendo con Nobert Elias: entre el yo y el nosotros",

    en REIS, n 65.CHARTlER, R. (1992): El mundo como representacin, Gedisa, Barcelona.ELlAS, N. (1982): La Sociedad cortesana, FCE, Mxico.ELlAS, N. (1982a): Sociologa fundamental, Gedisa, Barcelona.ELlAS, N. (1987): El proceso de civilizacin (Investigaciones sociogenticas y .psicogenticas), FCE, Mxico.ELlAS, N. (1988): Humana conditio (Consideraciones en torno a la evolucin de

    la humanidad), Pennsula, Barcelona.ELlAS, N. (1990): Compromiso y distanciamiento, Pennsula, Barcelona.

    131

  • 7/29/2019 Bourdieu y Norbert Elias.

    24/24

    SOCIOLGICA

    ELlAS, N. (1990a): La sociedad de los individuos, Pennsula, Barcelona.ELlAS, N. (1994): "Civilizacin y Violencia", en REIS, n 65.ELlAS, N. (1994a): Conocimiento y poder, La Piqueta, Madrid.ELlAS, N. (1994b): Teora del smbolo, Pennsula, Barcelona.ELlAS, N. (1995): Mi trayectoria intelectual, Pennsula, Barcelona.ELlAS, N. y DUNNING, E. (1992): Deporte y ocio en el proceso de la civilizacin,FCE, Mxico.FREUD, S. (1972): Obras completas, Biblioteca Nueva, Madrid.GELLNER, E. (1994): El arado, la espada y el libro, Pennsula, Barcelona.GIL CALVO, E. (1994): "La hiptesis del rol 'egosta'. Lmites de la teora dela eleccin racional, en Problemas de Teora Social Contempornea, CIS,Madrid.KILMINSTER, R. (1987): "Introduction to Elias", Theory, Culture and Society,Vol. 4, CIS/Siglo XXI, Madrid.KOCKA, J. (1994): "Nobert Elias desde el punto de vista de un historiador",

    en REIS, n 65.LASH, S. (1997): "La reflexividad y sus dobles: Estructura, esttica ycomunidad", en V. Beck; A. Giddens y S. Lash: Modernizacinreflexiva. Poltica, tradicin y esttica en el orden social moderno, Alianza,Madrid.MARTN CRIADO, E. (1991): "Del sentido como produccin: elementos para

    un anlisis sociolgico del discurso", en Latiesa, M. (ed.), El pluralismometodolgico en la investigacin social: Ensayos tpicos, Servicio dePublicaciones de la Universidad de Granada.RAMOS TORRE, R. (1994): "Del aprendiz de brujo a la escalada de lareflexividad: el problema de la historia en la sociologa de NobertElias", en REIS, n 65.RAMOS TORRE, R. (1993): "Problemas meteodolgicos y textuales de lasociologa histrica", en REIS, n 63.SAAVEDRA, L. (1994): "La sociologa histrica", en Problemas de Teora SocialContempornea, CIS, Madrid.VARELA, F. (1984): Conocer, Gedisa, Barcelona.VARELA, J. (1997): Nacimiento de la mujer burguesa, La Piqueta, Madrid.