Aurkibidea Aurkezpena - · PDF fileAurkibidea Aurkezpena 3 Aurkezpena Recortes? No, gracias...

Click here to load reader

  • date post

    20-Oct-2019
  • Category

    Documents

  • view

    6
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Aurkibidea Aurkezpena - · PDF fileAurkibidea Aurkezpena 3 Aurkezpena Recortes? No, gracias...

  • Aurkibidea Aurkezpena Recortes? No, gracias3 Aurkezpena

    Recortes? No, gracias

    4 Hezkuntza

    Peio J. Monteano Sorbet

    La conquista de Navarra

    8 Lingua Navarrorum

    Jokin Mitxelenak:

    “marrazkiekin gauza asko esan

    daitezke”

    11 Muga Guztien Gainetik

    Amaia Posadas:

    “conocer idiomas es cada vez

    más importante”

    2011-12 IKASTURTEA

    Taller de Revista de Padres de Ikastola

    Erredakzioa:

    Mikel Asiain

    Mikel Belasko

    Teresa Videgain

    Elisa Calvet

    Anuska Del Brío

    Diseinua eta

    Maketazioa:

    Javier Unzué

    (Horixe Diseño)

    Imprimaketa:

    Huarte Gráfica

    Hace ya tiempo –bastante antes de iniciarse los recortes que han afectado al mundo académico- escribíamos en esta misma página que el dinero destinado a educación -haciendo nuestras las palabras del Rector de la Universidad Pública de Navarra, Julio Lafuente- no era un gasto, sino una inversión. Y hoy, nos ratificamos en aquellas palabras, y reivindicamos que es precisamente en tiempos de crisis, cuando más hay que invertir en la enseñanza, pues de la preparación académica de las generaciones que hoy están en las aulas, dependerá nuestro futuro inmediato. Y este será mucho mejor –más humano sobre todo- cuanto más y mejor formados estén. Y hace ya unos cuantos años que también en esta misma página seña- lábamos que el objetivo de nuestra ikastola era formar personas que se cuestionasen absolutamente todo: los mensajes del gobierno de turno – sean del color que sean-, de los medios de comunicación, de los partidos políticos y sindicatos… ¡absolutamente todo! para llegar a ser ciudadanos críticos e independientes. Hoy, repetimos, volvemos a reiterar la rabiosa actualidad de ambos men- sajes. Estamos, está claro, en contra de todos los recortes habidos –y de los que pudiera haber si llegasen- en el mundo de la educación. Para cualquier gobierno que se precie ésta debe ser una prioridad, y debe estar por encima de supuestas necesidades como trenes de altas presta- ciones, circuitos automovilísticos, pabellones deportivos, aeropuertos… Podemos hacer nuestro el mensaje incendiario de José Luis Sampedro que recorre las redes sociales y que habla de una larvada –que no decla- rada- tercera guerra mundial. Podemos compartir que “Hay Alternativas” como transmiten, también a través de las redes, Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón… para plantear un nuevo sistema económico y social basado en valores como la solidaridad y no el mero mercantilismo, o el puro liberalismo. Podemos asumir todos aquellos escritos críticos de los columnistas y editorialistas del, desgraciadamente, desaparecido diario “Público”. Podemos, con toda razón, reivindicar una rebelión social en toda regla, porque razones no faltan… pero ¿quién la iniciará? ¿quién la liderará? ¿dónde? ¿cuándo? ¿cómo?... Pero debemos recordar también que no vale una estrategia sindical uni- forme –café para todos- sino adecuada a la realidad de cada momento y cada lugar, porque no todas las circunstancias son iguales… Y debemos recordar, en voz alta para que a nadie se le olvide, que somos una cooperativa, y que los recursos salen –al margen de los conciertos- de todos y cada uno de nuestros bolsillos. Más allá del recorte del gobierno, y de la negativa sindical al mismo. Una cooperativa que pese a todo inten- ta crecer, manteniendo su calidad, y, lo que es más importante en tiempos de crisis, creando nuevo empleo.

    15 En marcha

    18 Klariona eta Arbela

    19 Hoy conocemos a...

    20 Para hacer con nuestros hijos

    20 Mendi taldea 2012

    21 Liburuak 22 Errezetak 22 Diskoak

    Atarrabiako Kultur Zerbitzuaren dirulaguntzaz egindako aldizkaria

    SERVICIO DE CULTURA KULTURA ZERBITZUA

    AYUNTAMIENTO DE VILLAVA ATARRABIAKO UDALA

    3

  • 4

    Es, sin duda, uno de los temas del año, y, evidentemente, no podíamos abstraernos del

    mismo, por lo que solicitamos a Peio Monteano que nos escribiese una breve crónica

    sobre la conquista de Navarra.

    El autor del texto, el villavés Peio J. Monteano es Licenciado Geografía e Historia (UNED,

    1992), Licenciado en Sociología (1997) y Doctor en Historia (1999) por la Universidad

    Pública de Navarra-Nafarroako Unibertsitate Publikoa. Ha investigado en archivos y

    bibliotecas de España, Portugal, Francia, Alemania, Polonia, Gran Bretaña y Estados

    Unidos. Como profesor ha impartido clases de Historia en la Universidad del País Vasco-

    Euskal Herriko Unibertsitatea (2000-2001) y en la UNED (2001-2003). Desde 2007 es

    Técnico Superior del Archivo Real y General de Navarra.

    Monteano es autor, además de otros libros dedicados a la historia local, de “Los navarros

    ante el hambre, la peste, la guerra y la fiscalidad. Siglos XV y XVI” (Universidad Pública

    de Navarra, 1999) –divulgación de su tesis doctoral dedicada al mundo rural navarro- y

    de “La Ira de Dios. Los navarros en la Era de la Peste (1348-1723)” (Pamiela, 2002),

    así como de numerosos artículos científicos y divulgativos sobre la población navarra de

    los siglos XIV, XV y XVI. Su última obra ha aparecido el año 2010, “La Guerra de Navarra

    (1512-1529), crónica de la conquista española”.

    La conquista de Navarra

    hezkuntza

    Peio J. Monteano Sorbet

  • Navarra fue conquistada tras un largo y complejo proceso acaecido entre 1512 y 1529 y jalonado de campañas militares, negociaciones diplomáticas, represión política y cambios institu- cionales. En el contexto de la rivali- dad franco-española por la hegemonía europea y con el trasfondo la fractura abierta por la guerra civil entre agra- monteses y beamonteses, Navarra no sólo dejó de ser un estado independiente sino también una única entidad políti- ca. La parte peninsular o Alta Navarra pasaría a formar parte de la monarquía española (1515) y la norpirenaica o Baja Navarra de la francesa (1620), aunque manteniendo en ambos casos el estatus de reino,

    La primera conquista (1512- 1513)

    A finales de 1511, estalló la guerra entre Francia y la Santa Liga liderada por Fernando de Aragón. Los ejér- citos español e inglés se disponían a invadir Guyena cuando el 17 de julio de 1512, los Reyes de Navarra, Juan III de Labrit (Albret) y Catalina I de Foix, firmaron una alianza defensi- va con Francia que comprometía su neutralidad. Cuatro días más tarde un ejército español invadió Navarra desde Álava y, tras vencer débiles resistencias, llegó hasta Pamplona, que capituló el 25 de julio. A la espera de la ayuda francesa, los navarros trata- ron de resistir en torno a Lumbier, pero la aplastante superioridad mili- tar les obligó a aceptar la Tregua de Pamplona (29 de julio) por la que Juan III debía abandonar Navarra y dejar temporalmente el reino en manos del rey de España.

    En agosto y septiembre fueron capi- tulando las principales plazas de la Zona Media y un ejército aragonés sometió las de la Ribera Tudelana. En virtud de una bula papal que excomul- gaba a los reyes de Navarra, Fernando de Aragón pasó a titularse Rey de Navarra. Paralelamente, el ejército español ocupó Baja Navarra, pero,

    5

    hezkuntza

  • abandonado por los ingleses, quedó en inferioridad ante el ejército franco- navarro. Este inició a principios de octubre una contraofensiva apoyada por la sublevación interior, pero ésta sólo triunfó en Estella y algunos casti- llos de la Zona Media. Juan III penetró con sus tropas por el valle de Salazar mientras que otros dos cuerpos del ejército avanzaron por Baja Navarra y Gipuzkoa. Los españoles consiguieron refugiarse en Pamplona, ciudad a la que los franco-navarros impusieron un férreo sitio. El fracaso de los intentos de asalto, el desabastecimiento e indis- ciplina de las tropas y la amenaza del invierno y del ejército español de soco- rro obligaron a levantar el cerco (30 de noviembre) y a replegarse al norte de los Pirineos.

    La tregua franco-española firmada a principios de 1513 impidió a Juan III proseguir la guerra. Una nueva bula papal confirmó su excomunión y la privación de sus estados. El 23 de marzo, tras comprometerse a respetar el estatus político del reino, Fernando de Aragón fue jurado como Rey por las Cortes de Navarra, integradas casi exclusivamente por beamonteses. En junio se completaba la conquista con la toma de Amaiur y el sometimiento de Baja Navarra.

    La consolidación del dominio español (1514-1515)

    Aprovechando el aislamiento inter- nacional de los monarcas navarros, España consolidó su conquista mediante un ejército de ocupación, un nuevo sistema defensivo y la depura- ción de las instituciones navarras. Para el gobierno político-militar se desig- nó a un virrey y para el judicial a un regente que presidiría un Real Consejo. Paralelamente, trató de atraerse a las élites navarras mediante el respeto a las instituciones, el premio a sus par- tidarios, el castigo de los disidentes y la promulgación de una amplia amnis- tía. No obstante, las Cortes navarras denunciaron repetidamente contrafue-

    ros, como la designación de extranje- ros para los cargos del reino.

    La intentona legitimista (1516)

    La renovación de la alianza franco- navarra (23 de Marzo de 1515) rompió el aislamiento de los monarcas nava- rros, pero el posterior tratado entre Francisco I y el futuro Carlos I impuso el plazo de