Alkarren barri 202

Click here to load reader

  • date post

    22-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    223
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Revista de la dióceis de Bilbao correspondiente al mes de marzo

Transcript of Alkarren barri 202

  • alkarren barri 202 martxoa 2013

    Bidean aurreraCaminando

    comunicacinalkarren barri

  • 2ndice aurkibideaalkarrenbarri202martxoa2013

    Edita: Delegacin de Medios deComunicacin Social de la Dicesis de Bilbao.

    Directora: Dorleta Alberdi Aretxederreta.Secretaria de redaccin y administracin: Begoa Kareaga Menika.Diseo: Suspergintza Elkartea. Imprime: Estudios Grcos Zure

    N Depsito legal: BI-523-00Suscripcin anual: 16 euros Virgen de Begoa, 38. 48006 Bilbao7IQR)D[E-mail: [email protected]

    Comunicacin/Alkarren Barri es una revista con contenidos de mbito diocesano. La Direccin de C/AB slo se compremete a publicar aquellas informaciones y artculos que hayan sido solicitados y se enven exclusivamente a esta revista. Las informaciones y dossiers rmados, que contienen valoraciones, igual que los artculos de opinin y las res-puestas en entrevistas, son responsabilidad de sus autores.

    4. Gracias, Santo Padre

    10. Todos junto al sucesor de Pedro

    14. Se necesita ms voluntad poltica para solucionar el problema de los sin techo

    22. La falta de recursos econmicos provoca el xodo de cristianos en Tierra Santa

    8. El Consejo Pastoral Diocesano trat el tema de Paz y Reconciliacin

    20. Entrevista a Fernando Huarte

    18. Voces del Sur 20135. En la Iglesia todos somos radicalmente iguales

    16. IV PDE: Acoger, salir, proponer...

    28. 1.800 jvenes en la VI Semana de Cine Ikusiz Ikasi

    Foto portada: Gontzal Fernndez

    6. La alegra de caminar con Jesucristo

    26. Rafaela Ybarra luchara contra la explotacin de la mujer del siglo XXI.

  • alkarrenbarri202martxoa2013

    3

    La leucemia es implacable! Maana comenzarn a darme las sesiones de quimio y, segn dicen, ten-go un 50% de posibilidades de salir bien

    Estas fueron las palabras de Iaki, nuestro hijo mayor (39 aos), a las cinco de la tarde, el da si-guiente a San Juan; palabras dichas por telfono desde el hospital de Bayona.

    Estaba invitado a sumergirme en el misterio de la enfermedad. Esto fue lo primero que me vino a la cabeza: Y podis conar en Dios, que no os dejar sufrir pruebas ms duras de lo que podis soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios os dar tambin el modo de salir de ella, para que po-dis soportarla. (1 Co 10, 13). Para m, por supues-to, tentacin = crisis.

    Los siguientes das y semanas vivimos a diario esa comunin, viviendo y compartiendo lo de cada da. Un misterio conlleva otro misterio Informa-mos inmediatamente a los ms cercanos. Y, de pronto, se puso en marcha una red de fraternidad y solidaridad! S, ciertamente, vivir esto es una gracia. Tambin una gracia, la posibilidad que se nos ha dado, dadas las circunstancias, de vivir con nuestros nietos.

    Dira que para m es un reto diario, con este dilema: cmo comulgar en el dolor del enfermo, el sufri-miento y en la esperanza, sin violar su intimidad. Estamos en el ncleo del misterio del amor.

    Peio Ospital

    La enfermedad de Iaki, nuestro hijo mayor

    Oinaezean nabil, Oinazean, Jauna,Oinazea dut bidelagun nirekin,Gorputz atal bat dut minduta;

    Minak bizi naizela gogorarazten dit,Bizi, konszienteki,

    Konszientziaren bakardadean.

    Saminak jota egonda ere,Haserreak erasota ere,

    Maite dut gorputz-atal samindua,Samina neure egiten baitut,

    Ezagutzaren eta errukiaren urrats baita.

    Ezin diot maitatzeari utzi, hutsik bainengoke,Hutsa bailitzateke ene bizitza,

    Eta hitzok?Hutsaren hurrengoa!Maitatzea da dudan bakarra,Maitatzea da dudan ardatza,

    Haren inguruan jiratu eta biratu nahi dut,Haren baitan ernatu gura dut nire ahala,

    Haren besoetan bihurtu nahi dut tximeleta berri,Gaixotasunaren har izatetik hegaldatze

    betierekora abiatzeko,Gizaki berri izateko, Maitasun suaz sukartzeko,

    Bihotz gartsu izanez izartzeko, O! Jauna, zure izarteriaren bihotzean

    Iaki Salamero

  • 4OBISPO GOTZAINAalkarrenbarri202martxoa2013

    Queridos hermanos y hermanas.

    Jaungoikoaren, Elizearen eta munduaren aldeko zerbitzurik onena eskaintzeko na-hiak bultzatutako gizonaren handitasuna erakusten dauan erabagia izan da

    Cuando el pasado 11 de febrero, lleg la noticia de que Benedicto XVI renunciaba al ministerio como sucesor del Apstol san Pedro, afloraron en nosotros un sin fin de sentimientos contradictorios: estupor, sor-presa, pena, comprensin, afecto, esperan-za Una decisin largamente meditada, tomada con la conciencia desplegada ante Dios, como ejercicio supremo de libertad y responsabilidad, mostrando la grandeza de una persona movida nicamente por el mejor servicio a Dios, a la Iglesia y al mun-do. An resuenan entre nosotros aquellas primeras palabras en la inauguracin de su ministerio el 19 de abril del 2005: Que-ridos hermanos y hermanas: despus del gran Papa Juan Pablo II, los seores car-denales me han elegido a m, un simple y humilde trabajador de la via del Seor. Me consuela el hecho de que el Seor sabe trabajar y actuar incluso con instrumentos insuficientes y, sobre todo, me encomiendo a vuestras oraciones.

    `Deus caritas est: miragarria da Jaungoikoaren guganako muga bako maitasuna

    Y estas palabras sencillas se han ido cum-pliendo en los siete aos de ministerio de Benedicto XVI: el Seor sabe trabajar y actuar con instrumentos insucientes, con la sencillez y la humildad de los que confan en Dios. El Santo Padre nos ha re-galado tres magncas encclicas. La pri-mera, todo un programa de centrar en lo fundamental la labor que se le conaba: Deus caritas est, Dios es amor. En ella nos desgranaba la maravillosa realidad de ser amados innitamente por Dios, de su designio de amor desplegado en la his-toria de la salvacin y de la redencin ma-nifestado en Cristo; la intrnseca relacin entre el amor a Dios y al prjimo; la Iglesia como comunidad de amor y servidora de la humanidad en la justicia y la caridad.

    `Spe salvi: giza arpegia dauan eta azkeneraino maite izan gaituan Jaungoikoa da itxaropenaren oinarria

    En su segunda encclica, Spe salvi, En la esperanza fuimos salvados, nos mostra-ba el rostro verdadero y luminoso de la virtud de la esperanza, tan necesaria para los tiempos que corren. La fe es espe-ranza y posee una intrnseca dimensin comunional, nos saca del individualismo para ir al encuentro del prjimo y cami-nar juntos hacia Dios y en l hacia una humanidad consumada por el amor. Una esperanza que se aprende en la oracin, en el actuar cotidiano, en el sufrimiento y en el juicio de Dios. En ltimo trmino, el Santo Padre viene a decirnos que nuestra vida est transida por muchas esperan-zas que nos sostienen en el camino. Pero slo puede ser Dios la esperanza ltima, cierta y able. Dios es el fundamento de la esperanza; pero no cualquier dios, sino el Dios que tiene un rostro humano y que QRVKDDPDGRKDVWDHOH[WUHPRDFDGDuno en particular y a la humanidad en su conjunto. (Spe salvi, 31).

    `Caritas in veritate: benetako senide-tasuna berreskuratu beharra ezinbeste-koa da benetako garapenerako

    Su tercera encclica toca de lleno la si-tuacin actual de nuestra sociedad, su-mida en una profunda crisis. Caritas in veritate, La caridad en la verdad, viene a iluminar admirablemente las dimen-siones diversas y los distintos estratos que han provocado la penosa situacin que estamos atravesando y propone ca-minos para salir de ella. El documento H[SOLFLWDHOVHQWLGRJHQXLQRGHODXWQWLFRprogreso humano, del desarrollo de los pueblos; la necesidad de recuperar una autntica fraternidad para el adecuado desarrollo econmico, cientco, tecno-lgico y de una verdadera sociedad civil basada en la dignidad humana; los fun-damentos y los derechos y deberes que de ellos se desprenden para lograr un desarrollo adecuado que sea al mismo tiempo respetuoso con la ecologa y la creacin.

    Bere homiliak inspirazino-iturri ona dira otoitzerako eta predikurako

    A su vez, Benedicto XVI nos ha dedica-do una hermosa triloga sobre Jess GH 1D]DUHW H[SRQLHQGR FRQ DGPLUDEOHsencillez, sin menoscabar la necesaria profundidad y rigor, los aspectos funda-mentales y los episodios centrales de la vida de Jess. Sus catequesis de los mircoles en la plaza de San Pedro, so-bre los apstoles, los padres y doctores de la Iglesia, los escritores medievales y las grandes mujeres en la historia de la Iglesia, son de gran provecho para co-nocer la genuina tradicin. Sus homilas constituyen una preciosa fuente de ins-piracin para la oracin y la predicacin gracias a su uncin y su forma nueva de H[SUHVDUORVFRQWHQLGRVSHUHQQHVGHODrevelacin y ponerlos en relacin con la vida cotidiana y las preocupaciones del mundo contemporneo.

    Aita Santuak egiari begira bizi nahi izan dau, Jaungoikoaren, Elizearen eta giza-diaren aldeko zerbitzuan

    Todo ello, transido por su modo de ser amable, sencillo, contagiando paz, sere-nidad y esperanza, sin huir ante cues-tiones tan dolorosas como los terribles HSLVRGLRVGHDEXVRVVH[XDOHVSRUSDUWHde miembros del clero, que ha tenido que puricar con espritu de rmeza y fortaleza, o la traicin a su conanza por parte de colaboradores muy cercanos. Su renuncia a desempear el ministerio petrino a causa de su ancianidad consti-tuye un episodio ms que muestra a un Papa que ha querido vivir de cara a la YHUGDGYROFDGRQLFD\H[FOXVLYDPHQWHen el servicio a Dios, a la Iglesia y a la humanidad, desprendido de cualquier apego, incluso de la misma Sede de Pe-dro si lo estimaba oportuno por el bien de la Iglesia. Cmo pagar al Seor todo el bien que me ha hecho? (Sal 116, 12). Gracias de corazn, Santo Padre. Le seguiremos acompaando con nuestro afecto y oracin en la nueva etapa que se abre en su vida como obispo emri-to de Roma. Siga rogando al Seor por nosotros en el silencio de esa pureza de alma que Dios le ha concedido. Que pueda sentirnos siempre muy cerca de su corazn. Eskerrik asko, Aita Santua, bihotz-bihotzetik

    + Mario Iceta GabicagogeascoaObispo de Bilbao

    Gracias, S