ACTINOMYCOSIS VESICAL PRIMARIA

Click here to load reader

download ACTINOMYCOSIS VESICAL PRIMARIA

of 3

  • date post

    11-Jun-2015
  • Category

    Education

  • view

    514
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of ACTINOMYCOSIS VESICAL PRIMARIA

  • 1. NOTA CLNICA ACTAS UROLGICAS ESPAOLAS JULIO/AGOSTO 2000 ACTINOMYCOSIS VESICAL PRIMARIAL.M. MARCO PREZ, M.A. LPEZ COSTEA, E. TRILLA HERRERA,E. CONDOM MUNDO*, E. FRANCO MIRANDA, N. SERRALLACH MILServicio de Urologa. *Servicio de Anatoma Patolgica. Ciutat Sanitria i Universitria de Bellvitge. LHospitalet de Llobregat. Barcelona.PALABRAS CLAVE:Actinomicosis. Vejiga urinaria. Cistectoma.KEY WORDS: Actinomycosis. Bladder. Cystectomy. Actas Urol Esp. 24 (7): 573-575, 2000 RESUMEN La actinomicosis vesical primaria constituye una rara forma de presentacin de esta enfermedad.Su principal problema radica en la realizacin del diagnstico diferencial con procesos tumorales vesi-cales, con la consiguiente repercusin teraputica. Presentamos el caso clnico de un paciente afecto de actinomicosis vesical, comentando los datosms relevantes en su diagnstico (incluyendo el mencionado diagnstico diferencial) y tratamiento.ABSTRACT Primary actinomycosis of the bladder is an infrequent presentation of this condition. The main con-cern is obtaining a differential diagnosis from tumours of the bladder and the subsequent impact thishas on the therapeutic choices. Contribution of one case report of a male patient with actinomycosis of the bladder, with remarkson relevant diagnostic (including differential diagnosis) and therapeutic data. CASO CLNICO L a actinomicosis vesical primaria es una forma de presentacin extremadamente rara de esta enfermedad, habindose descrito hasta el momen- Paciente varn de 55 aos de edad, con ante-cedentes de hemigastrectoma y Billroth II por to en la literatura mundial doce casos1,2,3. Su prin-lcus duodenal hace unos 6 aos, que es diag- cipal problema, en todas las formas de presenta- nosticado a raz de cuadro de molestias lumbares cin, se encuentra en la realizacin del diagnsti-y en flanco derecho, y mediante ecografa, de co diferencial con procesos tumorales, precisandotumoracin vesical en pared lateral derecha e en la gran mayora de los casos de un tratamien- hidronefrosis derecha. to quirrgico radical y del diagnstico definitivoSe realiza uretrocistoscopia que evidencia efec- tras el anlisis anatomopatolgico, ya que las to de masa a nivel de la pared lateral derecha con exploraciones radiolgicas complementarias nomucosa vesical conservada (interpretado como suelen aportarnos datos orientativos (nicamente efecto de compresin extrnseca). Posteriormente evidencian la presencia de procesos expansivos dese completa el estudio realizndose colonoscopia aspecto tumoral o pseudotumoral).(no aporta datos por imposibilidad de progresar a 573

2. L.M. MARCO PREZ, M.A. LPEZ COSTEA, E. TRILLA HERRERA, Y COLS. sigma debido a fijacin del mismo) y TomografaCon la sospecha de Tumor vesical infiltrante vs Axial Computerizada (que informa de importante tumoracin maligna retrovesical, se decide reali- engrosamiento de la pared vesical posterior ezar ciruga radical exanterativa. hidronefrosis derecha hasta nivel yuxtavesical). Se practica laparotoma exploradora que evi- (Figs. 1, 2 y 3).dencia masa de aspecto infiltrante entre vejiga ysacro, con infiltracin de toda la pared vesical pos-terior y englobando ambos urteres. Se realizanbiopsias peroperatorias de dicha masa, siendotodas ellas negativas para proceso tumoral. Anteestos hallazgos, y dada la afectacin vesicourete-ral, se opta por la realizacin de cistoprostatecto-ma radical con posterior derivacin urinariamediante ureteroileostoma transileal cutnea. INFORME DE ANATOMA PATOLGICA: las sec-ciones de la pared vesical posterior muestran unproceso inflamatorio crnico, con fibrosis y agre-gados linfoides, en alguna zona esta abscesificado FIGURA 1. TAC abdominal: engrosamiento de la pared vesi-y parece prolongarse en un trayecto fistuloso a la cal posterior. pared muscular; en algunas secciones se obser-van acmulos de grmenes de tipo Actinomyces,envueltos por un exudado purulento; en ningunade las secciones practicadas se observa neoplasia.(Fig. 4).Posteriormente, y tras conocer este resultado,el paciente ha realizado tratamiento mdico anti-bitico mediante Penicilina G sdica va endove-nosa (dosis de tres millones de unidades cada cua-tro horas) durante cuatro semanas.COMENTARIO La actinomycosis humana est causada fun-damentalmente por el Actinomyces israelii, bacilo FIGURA 2. TAC abdominal: engrosamiento de la pared vesi- cal posterior. gram positivo esporulado, inmvil, anaerobio y FIGURA 3.. TAC abdominal: hidronefrosis derecha. FIGURA 4. Detalle de Anatoma patolgica. 574 3. ACTINOMYCOSIS VESICAL PRIMARIA que forma agrupaciones filamentosas (letras chi- forma postoperatoria tras el anlisis anatomopa- nas), y que fue descrito por primera vez en 1891 tolgico de la pieza quirrgica1-5,(en raras ocasio- (Wolf e Israel). nes se obtiene el diagnstico mediante punciones Forma parte habitual de la flora comensal de o biopsias). El diagnstico de certeza se obtiene la cavidad oral, creando infecciones oportunistascon la demostracin microscpica de la presencia ante lesiones de las barreras tisulares. del germen. Tras producirse esta confirmacin, el De forma caracterstica, forma los denomina- tratamiento se suele completar con dosis endove- dos Granos de Azufre (las colonias secretan unanosas de Penicilina (en caso de alergia puede sustancia polisacrido-proteica, que se une a losadministrarse tetraciclinas o clindamicina)1,4,6. filamentos formndose una partcula homognea, En nuestro caso, la imposibilidad del diagns- macroscpica y de coloracin amarillenta). tico diferencial con la neoplasia vesical infiltrante, Las formas clnicas de la enfermedad puedenas como el atrapamiento de ambos urteres con dividirse en: cervicofacial, torcia, gastrointestinal la consecuente uropata obstructiva bilateral, con- y formas menos frecuentes (entre ellas se encon- dicionaron la realizacin de un tratamiento qui- trara la afectacin vesical). Para algunos autores, rrgico radical. la afectacin vesical sera una forma de afectacin secundaria a la actinomicosis gastrointestinal, por REFERENCIAS diseminacin del actinomyces desde este foco al1. DUCA S; BALA O; HOTAIT M.; C.BARBONTA; A. BAN: Primary Actinomycosis of the Urinary Bladder: Case espacio retroperitoneal1. Report and Review of the literature. Acta Chir Belg En los ltimos aos, y asociado al uso en muje- 1996; 96: 295-297. res de dispositivos intrauterinos (DIU), se ha expe- 2. GUERMAZI A, DE KERVILER E, WELKER Y, ZAG- DANSKI AM; DESGRANDCHAMPS F; FRIJA J: rimentado un incremento en la prevalencia de esta Pseudotumoral vesical actinomycosis. J Urol 1996; infeccin en el rea plvica (ovarios, trompas, 156:6, 2002-3, Dec. tero, parametrios, y vejiga)4,5.3. KAWAHARA M; KAWAHARA K; GOTO T; YAMAMOTO S; FUCHINOUE S; MATSUMOTO T: Abdominal acti- Provocan una afectacin crnica, indurada, nomycosis misdiagnosed as a secondary bladder con lesiones granulomatosas, caracterizada por la tumor: a case report. Int J Urol 1998; 5 (5): 498-500, existencia de supuracin, formacin de abscesos Sep. y fistulizacin. 4. KING DT; LAM A: Actinomycosis of the urinary blad- der and association with UID. JAMA 1978; 240: 1512- La clnica de la actinomicosis vesical suele ser1516. inespecfica (discretas molestias miccionales). Las5. OZYURT C; YURTSEVEN O; KOAK I; KANDILOGLU exploraciones complementarias de imagen no sue- G; ELMAS N: Actinomycosis simulating bladder tumour. Brit J Urol 1995;76:263-264. len aportar datos que ayuden en el diagnstico 6. MAKAR AP; MICHIELSEN JP; BOECKX GJ; VAN etiolgico, ya que nos muestran procesos expan- MARCK EA: Primary Actinomycosis of the Urinary sivos de aspecto tumoral o pseudotumoral sinBladder. Brit J Urol 1992; 70(2): 205-206. mayor informacin sobre su naturaleza. Si que son exploraciones indicadas para la correcta valo-Dr. L.M. Marco Prez racin de la extensin de la enfermedad.Avda. Josep Tarradellas i Joan, 219, tico 3 El diagnstico diferencial de esta entidad con 08901-LHospitalet de Llobregat (Barcelona) procesos tumorales es ciertamente difcil, siendo nicamente posible en la mayora de casos de (Trabajo recibido el 17 de Septiembre 1999)575